Luiz Car­los Pres­tes en un libro de Ani­ta Leo­cá­dia Pres­tes- Miguel Urbano

Este libro de Ani­ta Leco­adia Pres­tes es antes que todo un fas­ci­nan­te via­je por la His­to­ria de Bra­sil duran­te más de tres décadas.

“Luiz Car­los Pres­tes – O com­ba­te por um par­ti­do revo­lu­cio­ná­rio (1958−19901)” (1), per­mi­te al lec­tor, de la pri­me­ra a la últi­ma pági­na, acom­pa­ñar el reco­rri­do y las luchas de un hom­bre que dejó mar­cas inapa­ga­bles en el cami­nar de su pueblo.

La auto­ra escri­be como his­to­ria­do­ra. Hija (2) de Luis Car­los Pres­tes, no hay en su libro un solo pará­gra­fo sobre la rela­ción fami­liar con el revo­lu­cio­na­rio que fue secre­ta­rio gene­ral del Par­ti­do Comu­nis­ta Bra­si­le­ño duran­te casi cua­ren­ta años. Ani­ta Pres­tes dedi­co años al estu­dio de una docu­men­ta­ción en par­te iné­di­ta u olvi­da­da y divul­ga los resul­ta­dos de su investigación.

Al ofre­cer a los lec­to­res una ver­sión his­to­rio­grá­fi­ca enrai­za­da en hechos des­mon­ta “fal­si­fi­ca­cio­nes y defor­ma­cio­nes exis­ten­tes sobre Pres­tes y los comu­nis­tas, difun­di­das por la his­to­ria ofi­cial pro­du­ci­da por inte­lec­tua­les com­pro­me­ti­dos con los due­ños del poder”.

La obra no es osten­si­ble­men­te apo­lo­gé­ti­ca. Pero Ani­ta pre­sen­ta de Pres­tes, a tra­vés de sus acti­tu­des y opcio­nes polí­ti­cas, un retra­to que enca­mi­na a los lec­to­res para la con­clu­sión de que fue un revo­lu­cio­na­rio que casi no come­tió erro­res. Acon­te­ce que, por huma­nos, no hay revo­lu­cio­na­rios per­fec­tos, y Pres­tes no fue la excepción.

La pri­me­ra par­te del libro abar­ca el perio­do que va de la Decla­ra­ción de Mar­zo de 1958, que defi­nió la revo­lu­ción bra­si­le­ña como demo­crá­ti­ca y nacio­nal, al gol­pe de esta­do de 1964. La segun­da par­te inci­de sobre acon­te­ci­mien­tos com­pren­di­dos entre el gol­pe mili­tar fas­cis­ti­zan­te y la amnis­tía de 1979. La ter­ce­ra par­te ilu­mi­na la lucha per­ma­nen­te de Pres­tes con­tra el refor­mis­mo y en defen­sa de un par­ti­do comu­nis­ta revolucionario.

El gol­pe agra­vó las diver­gen­cias exis­ten­tes en la izquier­da bra­si­le­ña, en espe­cial en el PCB, afec­ta­do por la esci­sión que die­ra ori­gen a la for­ma­ción del PCdo B, hoy una orga­ni­za­ción social­de­mó­cra­ta inte­gra­da en el sis­te­ma, pero ini­cial­men­te maoista.

En aque­llos años, dos par­ti­dos comu­nis­tas de pres­ti­gio, el chino y el cubano , apo­ya­ban a las fuer­zas que en Amé­ri­ca Lati­na pre­co­ni­za­ban la lucha arma­da para la toma del poder. Luiz Car­los Pres­tes con­si­de­ra­ba que en Bra­sil no esta­ban reu­ni­das con­di­cio­nes míni­mas para el asal­to al poder a tra­vés de la lucha arma­da y pri­vi­le­gia­ba la inten­si­fi­ca­ción de la lucha de masas en el com­ba­te a la dic­ta­du­ra. Más la mayo­ría del Comi­té Cen­tral, dis­tan­cia­da de su posi­ción, insis­tía en una tác­ti­ca inse­pa­ra­ble de las vie­jas ilu­sio­nes de que en la bur­gue­sía nacio­nal los sec­to­res “pro­gre­sis­tas” eran antim­pe­ria­lis­tas y que en el ejér­ci­to los ofi­cia­les nacio­na­lis­tas aca­ba­rían por entrar en cho­que con el núcleo duro de la dictadura.

Viví en Bra­sil, como mili­tan­te del PCB, los años terri­bles del Acto Ins­ti­tu­cio­nal Núme­ro 5, que ins­ti­tu­yó el terror fas­cis­ti­zan­te en el país. Par­ti­ci­pe enton­ces en el cuar­te­to –Jar­bas Holan­da, Mil­ton Coelho da Gra­ca, Rodol­fo Kon­der y yo- que diri­gió el sema­na­rio “Fato Novo”, cita­do por Ani­ta. El direc­tor era Pau­lo, un pro­fe­sor libe­ral pro­gre­sis­ta jubi­la­do , pero el perió­di­co fue crea­do para defen­der posi­cio­nes con­tra­dic­to­rias del par­ti­do. Su línea edi­to­rial era tan ambi­gua que me sepa­ré cuan­do elo­gió al pre­si­den­te Medi­ci y al gene­ral Albu­quer­que Lima y cri­ti­có al Papa y a Jean Paul Sar­tre por haber asu­mi­do posi­ción con­tra la dic­ta­du­ra brasileña.

Pro­nun­cián­do­se con­tra las tesis pre­sen­ta­das en la Con­fe­ren­cia Extra­or­di­na­ria Esta­tal de Sao Pau­lo, Pres­tes dis­cre­po de la línea capi­tu­la­do­ra en ascen­so y acu­só a los comu­nis­tas de Sao Pau­lo ( y de otros esta­dos) de colo­car­se “a la cola de la bur­gue­sía, aban­do­nan­do en la prác­ti­ca la lucha por el pro­gre­so y la eman­ci­pa­ción nacio­nal”. Esos y otros diri­gen­tes al defen­der la ilu­sión de la con­quis­ta del “poder local” esta­ban en la prác­ti­ca trans­for­man­do “el par­ti­do Comu­nis­ta en exclu­si­va­men­te o prin­ci­pal­men­te, electorero”.

El VI Con­gre­so, rea­li­za­do en rigu­ro­sa clan­des­ti­ni­dad en 1967, refle­jó las pro­fun­das divi­sio­nes abier­tas en el Par­ti­do. Las tesis man­te­nían la orien­ta­ción polí­ti­ca ante­rior, sus­ten­tan­do que “la actual eta­pa de la revo­lu­ción bra­si­le­ña es (…) antim­pe­ria­lis­ta y antifeudal”.

La posi­ción de Pres­tes era difí­cil. En La Haba­na, la Con­fe­ren­cia Tri­con­ti­nen­tal, en el año ante­rior, había esti­mu­la­do ten­den­cias que en el PCB pre­co­ni­za­ban la lucha arma­da, bajo las for­mas de la gue­rri­lla urba­na y de la gue­rri­lla rural. Pres­tes hizo con­ce­sio­nes a las ten­den­cias refor­mis­tas. Su obje­ti­vo ‑escri­be Ani­ta- era man­te­ner la uni­dad “y derro­tar las posi­cio­nes izquier­dis­tas, más peli­gro­sas en aquel momen­to, pues podrían lle­var a la pul­ve­ri­za­ción de la orga­ni­za­ción”. Para el secre­ta­rio gene­ral del PCB la derro­ta de la dic­ta­du­ra solo sería posi­ble “a tra­vés de la acción de masas, lo que exi­ge de los comu­nis­tas no hacer nada que los sepa­re de las masas”.

La fac­ción de la lla­ma­da “corrien­te revo­lu­cio­na­ria” lide­ra­da por Car­los Marighe­lla, no tar­dó en des­co­no­cer la dis­ci­pli­na par­ti­da­ria, optan­do por una estra­te­gia incom­pa­ti­ble con las deci­sio­nes del Congreso.

Los disi­den­tes, ade­más, se divi­die­ron cuan­do Marighe­lla negó la nece­si­dad del par­ti­do y fun­dó con Câma­ra Ferrei­ra la Acción Liber­ta­do­ra Nacio­nal –ALN. Tres ex-diri­gen­tes del PCB, Mario Alves, Apo­lo­nio de Car­valho y Jacob Goren­der crea­ron enton­ces el Par­ti­do Comu­nis­ta Bra­si­le­ño Revo­lu­cio­na­rio –PCBR.

Ani­ta cita los hechos, pero no acom­pa­ña la lucha de esas orga­ni­za­cio­nes, limi­tán­do­se a recor­dar que fue­ron todas ani­qui­la­das rápi­da­men­te por el ejér­ci­to y por las poli­cías, inclu­yen­do el PCdoB.

Trans­cu­rri­do medio siglo, es posi­ble recor­dar sin pasión aque­lla épo­ca dra­má­ti­ca y con­cluir que no había des­pués del AI‑5 estra­te­gia algu­na vali­da para la toma del poder. Cono­cí algu­nos de los comu­nis­tas que rom­pie­ron con el PCB. La influen­cia de Mao, de Fidel, del Che, de Fan­non, era iden­ti­fi­ca­ble en las posi­cio­nes defen­di­das por los diri­gen­tes de las dife­ren­tes orga­ni­za­cio­nes que opta­ron por la lucha arma­da. Casi todos, sobre todo Marighe­lla, mere­cen mi res­pe­to. Dis­cor­de de ellos y de su roman­ti­cis­mo revo­lu­cio­na­rio, más vivie­ron y murie­ron como revo­lu­cio­na­rios, cohe­ren­tes con su idea­rio de comunistas

El exi­lio y el regreso

La rique­za docu­men­tal del libro de Ani­ta Leo­ca­dia difi­cul­ta hacer sín­te­sis cla­ri­fi­ca­do­ras sobre las dife­ren­tes fases de la lucha de Pres­tes en ella iluminadas.

En 1971, la direc­ción del Par­ti­do, fren­te a la inten­si­fi­ca­ción de la repre­sión y la deten­ción de los apa­ra­tos clan­des­ti­nos, deci­dió que Pres­tes debía salir de Bra­sil. En bre­ve algu­nos de los más des­ta­ca­dos miem­bros del Comi­té Cen­tral deja­ron tam­bién el país.

El órgano cen­tral del Par­ti­do, “La Voz Ope­rá­ria”, pasó a par­tir de 1976 a ser edi­ta­do en París, bajo la res­pon­sa­bi­li­dad de un núcleo de diri­gen­tes que defen­dían tesis refor­mis­tas, incom­pa­ti­bles con las posi­cio­nes del secre­ta­rio gene­ral. Pres­tes, exi­lia­do en Mos­cú, con otros cama­ra­das, acom­pa­ña­ba con mucha difi­cul­tad, por la esca­sez de con­tac­tos y fal­ta de infor­ma­ción de con­fian­za, los acon­te­ci­mien­tos de Brasil.

Ani­ta recuer­da que, opo­nién­do­se a las ten­den­cias de con­ci­lia­ción con la “demo­cra­cia bur­gue­sa” y los mili­ta­res, defen­dió tenaz­men­te el com­ba­te con­tra la dic­ta­du­ra, tenien­do por obje­ti­vo el adve­ni­mien­to de un “nue­vo tipo de demo­cra­cia” avan­za­da que fue­se “una for­ma de tran­si­ción a un poder de carác­ter revo­lu­cio­na­rio”. Denun­ció insis­ten­te­men­te la esca­la­da fas­cis­ta y terro­ris­ta del gobierno de Gei­sel (cali­fi­ca­do en Por­tu­gal por Mario Soa­res de “gene­ral huma­ní­si­mo”). Pero no fue escu­cha­do y su ais­la­mien­to se profundizó.

Ren­con­tré a Luiz Car­los Pres­tes en Mos­cú, en Junio de 1979. Está­ba­mos ambos en tra­ta­mien­to ocu­pan­do cuar­tos veci­nos en un hos­pi­tal de la capi­tal sovié­ti­ca. Tuve así la opor­tu­ni­dad de man­te­ner con él duran­te sema­nas lar­gas con­ver­sa­cio­nes de las que guar­do un recuer­do inolvidable.

Recuer­do que lo escu­ché evo­car epi­so­dios de la Colum­na Pres­tes, del gol­pe de los gene­ra­les des­pués de la renun­cia de Janio Qua­dros, y sobre­to­do comen­tar las esci­sio­nes del PCB y la des­via­ción de dere­cha del Par­ti­do. Insis­tí repe­ti­da­men­te para que ini­cia­se la escri­tu­ra de Memo­rias por­que las luchas de su vida se habían tor­na­do pági­nas de la his­to­ria con­tem­po­rá­nea de Brasil.

Pocos meses des­pués, alcan­za­do por la Amnis­tía, Pres­tes regre­sa­ba a Bra­sil. Encon­tró un par­ti­do irre­co­no­ci­ble, con un Comi­té Cen­tral con­tro­la­do por una mayo­ría en rup­tu­ra con la tra­di­ción revo­lu­cio­na­ria del Par­ti­do y con los prin­ci­pios y valo­res del mar­xis­mo-leni­nis­mo. La Car­ta a los Comu­nis­tas, divul­ga­da por el secre­ta­rio gene­ral, de Mar­zo de 1980, des­en­ca­de­nó un cho­que frontal.

“Un par­ti­do comu­nis­ta –afir­ma­ba en ella- no pue­de en nom­bre de una supues­ta demo­cra­cia abs­trac­ta y por enci­ma de las cla­ses, abdi­car de su papel revo­lu­cio­na­rio y asu­mir la posi­ción de freno de los movi­mien­tos popu­la­res, de aval de un pac­to con la burguesía”

El des­li­za­mien­to a la dere­cha del CC no me sor­pren­dió. Al agra­var la opción revi­sio­nis­ta, los diri­gen­tes que regre­sa­ban de Euro­pa Occi­den­tal esta­ban con­ta­mi­na­dos por el euro­co­mu­nis­mo que flo­re­cía en los par­ti­dos fran­cés, espa­ñol e italiano.

Lo mis­mo ocu­rría con des­ta­ca­dos inte­lec­tua­les del Par­ti­do. En encuen­tros con Lean­dro Kon­der y Car­los Nel­son Coutinho, al pasar por Lis­boa de regre­so a Bra­sil, pre­sen­tí que iban a con­tri­buir a aumen­tar la con­fu­sión en el deba­te ideo­ló­gi­co. Tales pen­sa­do­res tuvie­ron el meri­to de difun­dir en Bra­sil lo mejor de Grams­ci y Lukács, pero, per­ma­ne­cien­do mar­xis­tas, habían absor­bi­do una dosis preo­cu­pan­te de euro­co­mu­nis­mo, des­ta­ca­da­men­te del ita­liano que esta­ba empu­jan­do al PCI a su destrucción.

Vol­ví a encon­trar a Pres­tes tres veces en Lis­boa. En la pri­me­ra, él con­ce­dió una exten­sa entre­vis­ta a “O dia­rio” que yo enton­ces diri­gía. Y par­ti­ci­pó de un mitin gran­dio­so en la Pla­za de Toros, con Álva­ro Cunhal y Rod­ney Aris­men­di, del Par­ti­do Comu­nis­ta de Uruguay.

En la últi­ma, él ya había roto con el Par­ti­do, y regre­sa­ba de una gira por Euro­pa en que fue reci­bi­do por Pod­gorny, Mar­chais y Ber­lin­ger. Fue gra­ti­fi­can­te vol­ver a ver al cama­ra­da y ami­go, pero tam­bién dolo­ro­so por­que el ren­cuen­tro fue mar­ca­do por la omi­sión de temas que yo no que­ría abor­dar para no herir­le y por la admi­ra­ción que me inspiraba.

Su sali­da del Par­ti­do fue en mi opi­nión un error polí­ti­co. Era den­tro del PCB y no fue­ra de él que, en mi opi­nión, debía con­du­cir la lucha con­tra los “reno­va­do­res” (pala­bra que años des­pués sería uti­li­za­da por los ex-comu­nis­tas por­tu­gue­ses) de la Comi­sión Eje­cu­ti­va del CC que impo­nían su volun­tad al Par­ti­do. Entre­ga­do a esa gen­te, el PCB, cayó en una situa­ción que vie­jos mili­tan­tes defi­nie­ron como de “orfan­dad”.

Dan­do tum­bos, bajo la direc­ción de Rober­to Frei­re –hoy diri­gen­te de un par­ti­do inte­gra­do en el sis­te­ma capi­ta­lis­ta- el PCB siguió el rum­bo ita­liano, que sepul­to al PCI. Des­ga­rró el Pro­gra­ma, renun­ció a los sím­bo­los y al mar­xis­mo y aca­bó por cam­biar de nombre.

Fui tes­ti­go de esa ago­nía al vol­ver al Bra­sil en 1989 para acom­pa­ñar las pri­me­ras elec­cio­nes pre­si­den­cia­les post dic­ta­du­ra. Me dolió veri­fi­car que Pres­tes apo­ya­ba la can­di­da­tu­ra de Leo­nel Bri­zo­la. El cau­di­llo gau­cho, aven­tu­re­ro popu­lis­ta, era enton­ces una som­bra del polí­ti­co que en 1961 lide­ra­ra la resis­ten­cia al gol­pe de la troi­ka fas­cis­ti­zan­te de Odi­lio Deniz, Syl­vio Heck y Grun Moss. Lo cono­cí en Lis­boa don­de cul­ti­vó una rela­ción polí­ti­ca de inti­mi­dad con Mario Soa­res, el prin­ci­pal res­pon­sa­ble de la con­tra­rre­vo­lu­ción por­tu­gue­sa. Nin­gún revo­lu­cio­na­rio –repi­to- es perfecto.

No vol­ví a ver a Pres­tes. Pero en una visi­ta bre­ve por Bra­sil, cuan­do él alcan­za­ba ya los 90 años, habla­mos por telé­fono. Yo esta­ba en Sao Pau­lo y me invi­to a visi­tar­le en Rio. No fue posible.

Me iden­ti­fi­co con Ani­ta cuan­do ella, en la con­clu­sión de su impor­tan­te libro, escribe:

“El lega­do de Luiz Car­los Pres­tes, una vez apro­pia­do por las nue­vas gene­ra­cio­nes, repre­sen­ta una ame­na­za para las cla­ses domi­nan­tes. Esa es la razón ofi­cial por­que la His­to­ria ofi­cial y los medios de comu­ni­ca­ción se esfuer­zan por man­te­ner silen­cio res­pec­to de él, hoy cuan­do for­za­dos a recor­dar, tra­tan de dis­tor­sio­nar sus ideas y de calum­niar su actuación”

Hoy su tra­yec­to­ria de gran revo­lu­cio­na­rio y su lucha mere­cen en todo el mun­do la admi­ra­ción de los autén­ti­cos comu­nis­tas. No vivió lo sufi­cien­te para acom­pa­ñar la resu­rrec­ción –es la pala­bra- como orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria mar­xis­ta-leni­nis­ta del PCB, el Par­ti­do del que fue secre­ta­rio general.

Notas

1. Edi­to­ra Expres­são Popu­lar, São Pau­lo, 2012.
2. Ani­ta Leo­ca­dia Pres­tes nació en la pri­sión de la Ges­ta­po de Bar­nims­tras­se en la Ale­ma­nia nazi, don­de su madre, Olga Bena­rio Pres­tes, extra­di­ta­da del Bra­sil de Var­gas, fue inter­na­da emba­ra­za­da, y des­pués trans­fe­ri­da a un cam­po de exter­mi­nio don­de murió. Es pro­fe­so­ra de His­to­ria Com­pa­ra­da en un cur­so de post gra­dua­ción, de la Uni­ver­si­dad Fede­ral de Rio de Janeiro.

Vila Nova de Gaia, Outu­bro de 2012
www​.odia​rio​.info – Tra­duc­ción: Jaz­min Padilla

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *