FARC-EP: “La ban­de­ra de la paz es nuestra”

Foto: Anncol

Al res­pon­der en colec­ti­vo un cues­tio­na­rio vía correo elec­tró­ni­co des­de La Haba­na al dia­rio ecua­to­riano El Telé­gra­fo, Iván Már­quez, Ricar­do Téllez, Jesús San­trich, Mar­cos Calar­cá y Andrés París coin­ci­die­ron en que des­de los orí­ge­nes, estas agru­pa­cio­nes han plan­tea­do solu­cio­nes dife­ren­tes a la guerra.

“La ban­de­ra de la paz es nues­tra”, ase­gu­ra­ron al rota­ti­vo, al que dije­ron, ade­más, que ésta es par­te de su línea polí­ti­ca y por ello exis­te una­ni­mi­dad en ade­lan­tar los diá­lo­gos con el gobierno en este pro­ce­so que ape­nas comienza.

En opi­nión de los altos man­dos de la gue­rri­lla colom­bia­na, “cada pun­to de la agen­da con­tem­pla unos sub-pun­tos que habrá que desa­rro­llar con crea­ti­vi­dad para ir encon­tran­do fór­mu­las de acuer­dos que deben comen­zar a plas­mar­se en la vida prác­ti­ca de la socie­dad colombiana”.

“Si en la refren­da­ción e imple­men­ta­ción de los acuer­dos se van obte­nien­do resul­ta­dos con­cre­tos, se tran­si­ta­rá hacia un país que ata­ca las cau­sas que han dado ori­gen al con­flic­to; segu­ra­men­te esto hará inne­ce­sa­rio el uso de las armas que legí­ti­ma­men­te hemos empu­ña­do has­ta el momen­to”, aseveraron.

Al expo­ner sus pun­tos de vis­ta, ase­gu­ra­ron que “la gue­rra nun­ca ha sido un fin para los gue­rri­lle­ros y las gue­rri­lle­ras de las FARC-EP, por tan­to, si dejan de exis­tir las cau­sas que hicie­ron tro­nar las armas, estas se silen­cia­rán y no ten­drán nin­gu­na utilidad”.

Res­pec­to a si aún con­si­de­ran a la lucha arma­da como una alter­na­ti­va mili­tar y polí­ti­ca, mien­tras en la mayo­ría de paí­ses sur­ame­ri­ca­nos se dan otros pro­ce­sos polí­ti­cos cali­fi­ca­dos de pro­gre­sis­tas, seña­la­ron que “los pue­blos tie­nen dere­cho a luchar por sus intere­ses y en con­tra de aque­llos que usur­pan sus dere­chos y riquezas”.

“La for­ma de lucha es deci­sión de cada pue­blo con­sul­tan­do las reali­da­des que vive, y las FARC-EP no son pre­go­ne­ras de la lucha arma­da espe­cí­fi­ca­men­te, pues esta no sur­ge por decre­to, sino que obe­de­ce a fac­to­res muy espe­cí­fi­cos de cada socie­dad”, apuntaron.

“Como revo­lu­cio­na­rios nos soli­da­ri­za­mos con todas las luchas de los pobres de la tie­rra”, argu­men­ta­ron los coman­dan­tes al decano de la pren­sa nacio­nal ecuatoriana.

Según expu­sie­ron, “en Colom­bia no se per­mi­te hacer polí­ti­ca de otra mane­ra”, y así lo con­fir­ma “el carác­ter vio­len­to, ase­sino y san­gui­na­rio de las apá­tri­das éli­tes nacio­na­les, ple­ga­das a las polí­ti­cas del Pen­tá­gono (un Esta­do vio­len­to que uti­li­za el terro­ris­mo como méto­do pre­fe­ri­do de dominación)”.

Por otra par­te, aco­ta­ron, exis­te una lar­ga lis­ta de otros fac­to­res que hacen de Colom­bia tie­rra fér­til para la expre­sión arma­da de la lucha, “sin ir más lejos la des­igual­dad social”, y agre­ga­ron: “nues­tro país ocu­pa el ver­gon­zo­so cuar­to lugar sobre la lis­ta a nivel mundial”.

¿Y qué decir de la corrup­ción?, se cues­tio­na­ron, y ale­ga­ron que los gober­nan­tes de ese país “meti­dos has­ta los tué­ta­nos en nego­cios sucios, no res­pe­tan nin­gu­na nor­ma moral, mucho menos una car­ta éti­ca, mien­tras “aquel que disien­te del sis­te­ma y sus polí­ti­cas se con­vier­te auto­má­ti­ca­men­te en obje­ti­vo militar”.

Mani­fes­ta­ron que en otros paí­ses de la Patria Gran­de lati­no­ame­ri­ca­na se dan pro­ce­sos con gobier­nos que repre­sen­tan los intere­ses popu­la­res, reali­dad que, a su jui­cio, influ­ye posi­ti­va­men­te en este nue­vo inten­to de sali­da dia­lo­ga­da al con­flic­to en Colombia.

(Con infor­ma­ción de Pren­sa Latina)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *