Con­flic­to sirio, nue­vo mode­lo de gue­rra pro­mo­vi­da des­de el extran­je­ro- Dia­rio Octu­bre

El pre­si­den­te de Siria vol­vió a ase­gu­rar que su enemi­go es el “terro­ris­mo” y pre­ci­só que su país no está en “una gue­rra civil” como lo ase­ve­ran paí­ses occi­den­ta­les.

El man­da­ta­rio sirio, Bashar al-Asad, mani­fes­tó el jue­ves duran­te una entre­vis­ta con­ce­di­da a la cade­na ‘Rus­sia Today’ que el pro­ble­ma de su país no se tra­ta de una gue­rra inter­na ni tam­po­co tie­ne rela­ción algu­na con su pre­sen­cia en el poder, sino que el tema prin­ci­pal es la segu­ri­dad del país que está sien­do vul­ne­ra­da por el terro­ris­mo, cuyos gru­pos gozan de gran apo­yo “des­de el exte­rior para des­es­ta­bi­li­zar” al país.

El con­flic­to actual de Siria, según el pre­si­den­te Al-Asad, es un nue­vo mode­lo de gue­rra que se ejer­ce a tra­vés del terro­ris­mo por “dele­ga­ción”, ya sea diri­gi­da por sirios que viven en el país o “com­ba­tien­tes extran­je­ros veni­dos des­de el exte­rior”.

En este sen­ti­do, el pre­si­den­te sirio afir­mó, en res­pues­ta a las ame­na­zas de dis­tin­tos paí­ses sobre una inter­ven­ción mili­tar en Siria, que tal acción aca­rrea­ría con­se­cuen­cias nega­ti­vas des­de “el océano Atlán­ti­co has­ta el océano Pací­fi­co”, mien­tras tan­to el res­to del mun­do no podría sal­var­se de tal esce­na.

Bashar al-Asad tam­bién expli­có que los paí­ses occi­den­ta­les siem­pre crean enemi­gos, como medi­da para eli­mi­nar a sus detrac­to­res, y aho­ra él mis­mo es blan­co de tal tác­ti­ca.

Por tan­to, aho­ra el pre­si­den­te Asad es quien debe irse, pero el man­da­to­rio ase­gu­ra que él “no es una mario­ne­ta del Occi­den­te y quie­re vivir y morir” en su tie­rra.

Según el pre­si­den­te sirio, el cos­to de una posi­ble inva­sión extran­je­ra “será más gran­de de lo que el mun­do ente­ro pue­da tole­rar”. Este con­flic­to no ten­drá un fin a no ser que sea resuel­to median­te el diá­lo­go, por lo cual se podría ter­mi­nar con esta pug­na en “cues­tión de sema­nas”.

Bashar al-Asad, con­fir­mó que cree en la diplo­ma­cia y el diá­lo­go “inclu­so con aque­llos que no entien­den el diá­lo­go o no creen en él”, ya que su prin­ci­pal deber es con­se­guir la paz, y hará todo lo posi­ble para alcan­zar­la.

El fin del con­flic­to lle­ga­ría según el pre­si­den­te sirio, cuan­do cese el envío de com­ba­tien­tes extran­je­ros de dis­tin­tas par­tes del mun­do, prin­ci­pal­men­te, del Orien­te Medio (paí­ses como Ara­bia Sau­dí y Catar), y se deje de con­ti­nuar “los sumi­nis­tros logís­ti­cos a los terro­ris­tas”.

Res­pec­to a la ten­sión siria-tur­ca, Al-Asad negó las posi­bi­li­da­des del esta­lli­do de una gue­rra entre ambos paí­ses, al pre­ci­sar que el sur­gi­mien­to de una con­tien­da entre dos nacio­nes requie­re el apo­yo de la mayo­ría del pue­blo; en este caso, el pue­blo tur­co como el sirio no quie­re una gue­rra, por lo tan­to, Al-Asad ase­ve­ró que “nin­gún res­pon­sa­ble racio­nal pien­sa con­tra­riar la volun­tad del pue­blo en su pro­pio país”.

En cuan­to a la cau­sa ini­cial de la dispu­ta, naci­da des­pués de que se haya lan­za­do un pro­yec­til des­de el terri­to­rio sirio hacia el tur­co que pro­vo­có la muer­te de varios ciu­da­da­nos, Al-Asad espe­ci­fi­có que para dedu­cir el ori­gen del dis­pa­ro se requie­re una coope­ra­ción a fin de poder estu­diar “la natu­ra­le­za del pro­yec­til y el lugar del impac­to”, así que “le pedi­mos al Gobierno tur­co for­mar una comi­sión rela­ti­va, pero lo recha­zó”.

En la entre­vis­ta se le plan­teó la siguien­te pre­gun­ta al pre­si­den­te sirio: ¿cor­tar las rela­cio­nes con Irán podría lle­var­los a la paz?, cues­tión que Al-Asad res­pon­dió afir­man­do que su país e Irán tie­nen una bue­na rela­ción des­de el año 1979, y esta rela­ción sigue mejo­ran­do con el paso del tiem­po, así que tal ver­sión, dijo, es fru­to de la publi­ci­dad occi­den­tal.

“Irán ha dado apo­yo a Siria y res­pal­da­do nues­tra cau­sa, la cau­sa de los terri­to­rios ocu­pa­dos, y debe­mos apo­yar­lo en sus cau­sas”, aña­dió Al-Asad, al tiem­po que agre­gó que no se pue­de hablar de paz y esta­bi­li­dad tenien­do malas rela­cio­nes con Irán, Tur­quía u otros paí­ses veci­nos.

Des­de hace unos 20 meses, Siria se deba­te entre fuer­tes dis­tur­bios y matan­zas indis­cri­mi­na­das pla­ni­fi­ca­dos des­de el exte­rior; situa­ción que se agu­di­za con el correr de los días debi­do a los ince­san­tes actos de vio­len­cia de los terro­ris­tas, cuyo fin es for­zar una inter­ven­ción mili­tar extran­je­ra.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *