Inter­na­cio­na­lis­tas has­ta la muer­te

Jesus Valen­cia ha pre­pa­ra­do este tra­ba­jo, basa­do en su libro ‘La ter­nu­ra de los pue­blos, Eus­kal Herria Inter­na­cio­na­lis­ta’, en el que nos pre­sen­ta a esas per­so­nas que sien­do vas­cas die­ron su vida acom­pa­ñan­do la lucha de otros pue­blos, o, sien­do de otros pue­blos, die­ron su vida acom­pa­ñan­do la lucha de Eus­kal Herria:

El inter­na­cio­na­lis­mo supo­ne colo­car­se del lado de los opri­mi­dos y cola­bo­rar en la defen­sa de sus dere­chos fren­te a las estruc­tu­ras de poder que se los nie­gan. Éstas com­ba­ten con la mis­ma saña tan­to a los explo­ta­dos que se reve­lan como a las gen­tes soli­da­rias que les apo­yan. Aska­pe­na, en su vein­ti­cin­co ani­ver­sa­rio, quie­re home­na­jear a quie­nes, sin ser vas­cos, nos defen­die­ron has­ta la muer­te y a quie­nes, sin olvi­dar­se de su Eus­kal Herría natal, encon­tra­ron la muer­te apo­yan­do a otros pue­blos. De todos ellos se pudie­ra decir: “Se acer­ca­ron cons­cien­te­men­te a un con­flic­to que tra­ta­ron de resol­ver y que aca­bó con ellos. Cada uno inten­tó a su mane­ra pro­te­ger la cau­sa de los humil­des con los que se había alis­ta­do. La bru­tal vio­len­cia del poder los envol­vió en su tor­be­llino y se los lle­vó” (Jesús Valen­cia, Pág.198 del libro “La ter­nu­ra de los pue­blos. Eus­kal Herria Inter­na­cio­na­lis­ta” Edt. Txa­la­par­ta).

A quie­nes murie­ron defen­dien­do los dere­chos del pue­blo vas­co

Eus­kal Herria nun­ca olvi­da­rá a las cin­co per­so­nas que encon­tra­ron la muer­te defen­dien­do nues­tra cau­sa. Per­so­nas, tiem­pos y esce­na­rios muy dife­ren­tes que guar­dan entre sí un ele­men­to común: la soli­da­ri­dad que demos­tra­ron para con nues­tro pue­blo.

A fina­les de 1970, Euro­pa era un her­vi­de­ro de mani­fes­ta­cio­nes y pro­tes­tas con­tra el régi­men fran­quis­ta. Se esta­ba cele­bran­do el cono­ci­do como Pro­ce­so de Bur­gos y se temía que la dic­ta­du­ra eje­cu­ta­se a varios acti­vis­tas vas­cos. Milán no era una excep­ción. Entre los mani­fes­tan­tes que pro­tes­ta­ban aque­lla tar­de de invierno con­tra la eje­cu­ción de los vas­cos se encon­tra­ba Save­rio Sal­ta­re­lli. Había naci­do el año 1947 en Pes­cas­se­ro­li y estu­dia­ba ter­cer cur­so de Dere­cho en la Uni­ver­si­dad de Milán. A las cin­co de la tar­de se incor­po­ró a la mani­fes­ta­ción con­vo­ca­da en defen­sa de los encau­sa­dos en Bur­gos. Algo más tar­de caía muer­to cuan­do los cara­bi­ne­ros le dis­pa­ra­ron a boca­ja­rro un bote de humo que le impac­tó en el pecho. Eran las seis y media de la tar­de del 12 de diciem­bre de 1970.

En noviem­bre de 1972, 70 refu­gia­dos vas­cos man­te­nían una dura huel­ga de ham­bre para denun­ciar su pre­vi­si­ble entre­ga al Esta­do espa­ñol. Alguien, median­te car­tas anó­ni­mas, esta­ba anun­cian­do en Ipa­rral­de que se que­ma­ría vivo si el Gobierno Fran­cés expul­sa­ba a los refu­gia­dos vas­cos. La espe­luz­nan­te ame­na­za se cum­plió el 14 de octu­bre de 1972. Quien se había inmo­la­do por Eus­kal Herria era el joven viet­na­mi­ta N´Guyen Van Dong que resi­día en Bia­rritz. En 1975 fue el ciu­da­dano fran­cés Jac­ques Andreu quien reali­zó un ges­to simi­lar. Se pren­dió fue­go ante el Con­su­la­do espa­ñol en Pau. Fue tras­la­da­do aún con vida a un hos­pi­tal cer­cano pero murió como con­se­cuen­cia de las que­ma­du­ras.

Pasa­ron los años pero la soli­da­ri­dad con Eus­kal Herria cono­ció nue­vos epi­so­dios. En agos­to de 1994 el Gobierno de Uru­guay se dis­po­nía a repa­triar a varios refu­gia­dos vas­cos al Esta­do espa­ñol. Estos se decla­ra­ron en huel­ga de ham­bre y su pre­ca­ria situa­ción acon­se­jo aten­der­los en el cen­tro hos­pi­ta­la­rio El Fil­tro. Miles de per­so­nas de Uru­guay se soli­da­ri­za­ron con los vas­cos. Los acuer­dos guber­na­men­ta­les pre­va­le­cie­ron sobre el sen­ti­mien­to popu­lar y el ope­ra­ti­vo de expul­sión se puso en mar­cha.

Cuan­do la ciu­da­da­nía se ente­ró cer­có por miles el hos­pi­tal tra­tan­do de impe­dir el paso de las ambu­lan­cias que tras­la­da­ban a los refu­gia­dos has­ta el aero­puer­to. Las pro­tes­tas fue­ron enér­gi­cas y la repre­sión poli­cial con­tun­den­te. Como con­se­cuen­cia de la vio­len­cia poli­cial per­die­ron la vida dos per­so­nas: Fer­nan­do Morro­ni y Rober­to Facal. Era el 24 de agos­to de 1994.

Para todos ellos, un recuer­do agra­de­ci­do y entra­ña­ble

A las vas­cas y vas­cos que murie­ron defen­dien­do los dere­chos de otros pue­blos

Paki­to Arria­ran

Nació en Arra­sa­te el 22 de abril de 1955. El entorno fami­liar y socio polí­ti­co en el que se mue­ve con­tri­bu­yen a desa­rro­llar su con­cien­cia iden­ti­ta­ria y com­ba­ti­va. Se sien­te par­te de un pue­blo al que le son nega­dos sus dere­chos y se estruc­tu­ra en ETA, que se ha rebe­la­do con­tra seme­jan­te some­ti­mien­to. Sus iti­ne­ra­rios aca­dé­mi­co y mili­tan­te no se com­pa­gi­nan dema­sia­do bien. Con vein­te años recién cum­pli­dos sufre la pri­me­ra deten­ción y el pos­te­rior encar­ce­la­mien­to. En 1978, y cuan­do sabe que la poli­cía fran­quis­ta inten­ta dete­ner­le de nue­vo, pasa a la clan­des­ti­ni­dad.

Tras per­ma­ne­cer como refu­gia­do en Ipa­rral­de duran­te un tiem­po bre­ve, via­ja a Vene­zue­la en 1979. Allá se encuen­tra con la Amé­ri­ca que, por aque­llos años ardía en revo­lu­cio­nes, y con Lau­ra (la joven vas­ca que sería has­ta su muer­te la com­pa­ñe­ra sen­ti­men­tal de Paki­to). La pare­ja deci­de tras­la­dar­se a El Sal­va­dor e incor­po­rar­se al FMLN. Paki­to fue el pri­me­ro en lle­gar. Duran­te el asal­to al cuar­tel de La Lagu­na su cono­ci­mien­to en el mane­jo de explo­si­vos fue deter­mi­nan­te para la toma del edi­fi­cio pero de gra­ves con­se­cuen­cias para él: el bala­zo que reci­bió en una pier­na obli­gó a la ampu­tación de ésta. Cuan­do Lau­ra cono­ció la noti­cia en Mana­gua ace­le­ró su via­je al país vecino. Ella fue des­ti­na­da a la estruc­tu­ra sani­ta­ria. Él recha­zó aban­do­nar la pelea y soli­ci­tó algún pues­to com­pa­ti­ble con su con­di­ción de muti­la­do. Le fue asig­na­da la impor­tan­tí­si­ma tarea de ela­bo­rar, con­tro­lar y dis­tri­buir los per­tre­chos mili­ta­res; era cons­cien­te de que mane­ja una infor­ma­ción pri­vi­le­gia­da y de que, por nada del mun­do, podía caer en manos del enemi­go

El ejér­ci­to, en una de sus incur­sio­nes por Cha­la­te­nan­go, lo des­cu­brió. Paki­to exi­gió a quie­nes debían pro­te­ger­lo que se ale­ja­ran y lo deja­ran solo. Cuan­do los mili­ta­res le urgían para que se rin­die­ra, la gra­na­da que siem­pre lle­va­ba con­si­go aca­bó con su vida y con sus secre­tos. Aquel 30 de sep­tiem­bre de 1984 pres­ta­ba su últi­mo ser­vi­cio a la gue­rra popu­lar sal­va­do­re­ña.

Ambro­sio Mogo­rrón

Nació en la pro­vin­cia de Cuen­ca el 1953. Cuan­do su fami­lia emi­gró a Biz­kaia cam­bió la labran­za por la mine­ría y se incor­po­ró al pue­blo vas­co con la cre­den­cial de tra­ba­ja­dor. Duran­te sus años de mine­ro se diplo­mó en la rama sani­ta­ria y en con­cien­cia inter­na­cio­na­lis­ta.

En 1979 los san­di­nis­tas toma­ron el poder y la pujan­te izquier­da vas­ca se puso de su lado. Ambro­sio, inmer­so en aque­lla efer­ves­cen­cia inter­na­cio­na­lis­ta, ofre­ció su cola­bo­ra­ción a la revo­lu­ción san­di­nis­ta. Lle­gó a Mana­gua en 1980 con 27 años cum­pli­dos y un diplo­ma de enfer­me­ría recién estre­na­do. Se ofre­ció como alfa­be­ti­za­dor pero fue ads­cri­to a una bri­ga­da de salud que apo­ya­ría a los alfa­be­ti­za­do­res en la zona tam­bién mine­ra de Zela­ya Nor­te.

Con­clui­da la bri­ga­da, deci­dió que­dar­se a resi­dir en San José de Bocay. Pres­ta­ba aten­ción sani­ta­ria a los cam­pe­si­nos de la zona que pron­to le con­ce­die­ron el títu­lo de “doc­tor”. La nece­si­dad y el empe­ño por res­pon­der a todas las deman­das exce­dían las com­pe­ten­cias de un ATS. Con­si­guió libros de medi­ci­na para “espe­cia­li­zar­se” en las diver­sas ramas de su nue­va pro­fe­sión. Era el pri­mer “doc­tor” que vivía con los luga­re­ños y, para ellos, el mejor. Fue en la rama de la epi­de­mio­lo­gía don­de tuvo su actua­ción más bri­llan­te. Se espe­cia­li­zó en el estu­dio de la leish­ma­nia­sis, enfer­me­dad tras­mi­ti­da por el pica­zo de un mos­qui­to y cono­ci­da como “lepra de mon­ta­ña”. Sus inves­ti­ga­cio­nes sobre el tema le hicie­ron acree­dor a una con­de­co­ra­ción que le con­ce­dió el Gobierno nica­ra­güen­se.

Ante los con­ti­nuos ata­ques de la con­tra, el Gobierno nica­ra­güen­se reco­men­dó a los inter­na­cio­na­lis­tas que aban­do­na­sen la zona. Los ries­gos que corría Ambro­sio eran evi­den­tes ya que la emi­so­ra anti­san­di­nis­ta Radio 15 de Sep­tiem­bre lo había ame­na­za­do de muer­te. Al sani­ta­rio deci­dió per­ma­ne­cer en la zona y las ame­na­zas se cum­plie­ron. Cuan­do via­ja­ba para aten­der a una cam­pe­si­na enfer­ma, manos mer­ce­na­rias acti­va­ron una bom­ba colo­ca­da jun­to al camino y lo mata­ron. Era el 24 de mayo de 1986.

Ale­jan­dro Laba­ka

Nació en Bei­za­ma ‑abril de 1920- en un entorno com­ple­ta­men­te eus­kal­dun. Aban­do­nó el domi­ci­lio fami­liar para incor­po­rar­se a la orden capu­chi­na. Tras cul­mi­nar los estu­dios – que habían sido inte­rrum­pi­dos por la suble­va­ción fas­cis­ta- empren­dió un lar­go peri­plo por dife­ren­tes paí­ses del mun­do. En 1954 lle­gó al Ecua­dor y once años más tar­de ‑1965- fue nom­bra­do pre­fec­to apos­tó­li­co de El Agua­ri­co, exten­sa región ama­zó­ni­ca que sir­ve de fron­te­ra entre Ecua­dor y Perú

En aque­lla inmen­si­dad sel­vá­ti­ca, y agru­pa­do en núcleos peque­ños, vive el pue­blo huao­ra­ni. Ale­jan­dro, per­te­ne­cien­te al pue­blo ori­gi­na­rio más anti­guo de Euro­pa, cap­tó fácil­men­te la esen­cia de aque­llas pobla­cio­nes dise­mi­na­das. Los peque­ños núcleos, apa­ren­te­men­te inco­ne­xos, for­ma­ban una uni­dad étni­ca y cul­tu­ral. Cons­ti­tuían un suje­to úni­co y plu­ral, depo­si­ta­rio de su pro­pia iden­ti­dad y due­ño sobe­rano de sus recur­sos natu­ra­les

Aque­llas refle­xio­nes, apa­ren­te­men­te teó­ri­cas, tenían un fuer­te impac­to ya que los huao­ra­ni vivían, sin saber­lo, sobre un mar de petró­leo. El Gobierno ecua­to­riano había con­ce­di­do la explo­ta­ción del cru­do a varias com­pa­ñías petro­le­ras y estas no iban a fre­nar la depre­da­ción por el hecho de que exis­tie­ran peque­ños núcleos de pobla­do­res ori­gi­na­rios. Para Ale­jan­dro, el pue­blo ama­zó­ni­co mere­cía el mis­mo res­pe­to que el vas­co. Apren­dió tra­ba­jo­sa­men­te su idio­ma y se acer­có a ellos; no pre­ten­día cris­tia­ni­zar­los sino pro­te­ger­los. Con­tac­tó con algu­nas de aque­llas colec­ti­vi­da­des que lo adop­ta­ron como un miem­bro más. Des­po­ja­do, como ellos, de cual­quier otro atuen­do, cola­bo­ra­ba aca­rrean­do agua. En los ano­che­ce­res lar­gos, cuan­do el gru­po se refu­gia­da en la cho­za colec­ti­va, juga­ban a repro­du­cir soni­dos. Ale­jan­dro los fas­ci­na­ba ento­nan­do el hurtxo poli­ta.

Cuan­do se acer­có a los tagae­ri, gru­po espe­cial­men­te moles­to con las petro­le­ras, estos lo con­fun­die­ron con un téc­ni­co de las com­pa­ñías. Sin pen­sár­se­lo mucho, y de varias lan­za­das, lo mata­ron. Era el 21 de julio de 1987. Voces mali­cio­sas dije­ron que en su pro­ce­der apun­ta­ba el vas­co. Con aque­llos comen­ta­rios, y sin pre­ten­der­lo, le hon­ra­ban a él y tam­bién a Eus­kal Herria

Igna­cio Ella­ku­ria y Juan Ramon Moreno

El pri­me­ro había naci­do en Por­tu­ga­le­te (noviem­bre de 1930) y el segun­do en Villa­tuer­ta (agos­to de 1933). Ambos eran jesui­tas y, por dife­ren­tes cami­nos, lle­ga­ron a la Uni­ver­si­dad Cen­tro­ame­ri­ca­na de El Sal­va­dor (UCA).

Dos fuer­zas arma­das se enfren­ta­ban des­de enero de 1981. Por un lado, los insur­gen­tes del FMLN; por otro lado, el ejér­ci­to sal­va­do­re­ño sos­te­ni­do por USA. El equi­po de la UCA man­te­nía una acti­tud crí­ti­ca res­pec­to a las dos fuer­zas con­ten­dien­tes pero era espe­cial­men­te inci­si­vo res­pec­to a la polí­ti­ca beli­cis­ta ofi­cial. El divor­cio entre la UCA y el Gobierno se ahon­dó. Para la oli­gar­quía sal­va­do­re­ña, el país sufría el ata­que del comu­nis­mo mun­dial y había que fre­nar­lo a cual­quier pre­cio. Para la UCA, el con­flic­to era con­se­cuen­cia de la mise­ria y explo­ta­ción que sufría el pue­blo; la mejor for­ma de des­ac­ti­var el con­flic­to sería redis­tri­buir la tie­rra aca­pa­ra­da por cator­ce fami­lias e ins­tau­rar un socie­dad jus­ta. Tam­bién res­pec­to a la sali­da del con­flic­to, la dis­cre­pan­cia entre el Gobierno y la Uni­ver­si­dad era sus­tan­cial. El pri­me­ro apos­ta­ba por la derro­ta del FMLN; la UCA pro­po­nía la vía de la nego­cia­ción.

Las ame­na­zas con­tra Ella­ku­ria eran fre­cuen­tes: “Es un gue­rri­lle­ro, que le cor­ten la cabe­za como a los demás”. Noviem­bre de 1989 fue muy con­vul­so ya que la gue­rri­lla lan­zó una nue­va ofen­si­va el día 11. Dos días más tar­de regre­sa­ba Ella­ku­ria al país ya que había via­ja­do a Bar­ce­lo­na para reci­bir el pre­mio Alfon­so Comín. Nada más cono­cer­se su lle­ga­da comen­za­ron extra­ños movi­mien­tos mili­ta­res en torno a la UCA. El bata­llón con­tra­in­sur­gen­te Atla­catl la asal­tó matan­do a seis jesui­tas, a la coci­ne­ra de la resi­den­cia y a su hija. Era la madru­ga­da del 16 de noviem­bre de 1989.

Bego­ña Gar­cía

Esta joven de Gares nació en 1966. Estu­dió medi­ci­na en la Uni­ver­si­dad de Nava­rra y comen­zó a tra­ba­jar como inte­ri­na en Iru­ñea. Su futu­ro pro­fe­sio­nal era pro­me­te­dor cuan­do la revo­lu­ción nica­ra­güen­se lla­mó a su puer­ta. Ate­rri­zó en Mana­gua en octu­bre de 1988; regre­sa­ría a los seis meses, pre­vi­sión que nun­ca se cum­plió.

En aque­lla Nica­ra­gua libe­ra­da y aco­sa­da sien­to el pri­mer encuen­tro estre­me­ce­dor con la pobre­za. Jor­na­das inter­mi­na­bles y ago­ta­do­ras para aten­der a las muchas per­so­nas que recla­ma­ban sus ser­vi­cios y que pre­sen­ta­ban cua­dros agu­dos de des­nu­tri­ción. Entre sus pacien­tes había com­ba­tien­tes del FMLN que habían sido heri­dos y que con­va­le­cían en Mana­gua. Ellos le infor­ma­ron de la gue­rra veci­na y de la nece­si­dad de per­so­nal sani­ta­rio. Bego­ña enten­dió el men­sa­je y, tras días de inten­sa refle­xión, acep­tó la pro­pues­ta. Se incor­po­ró como médi­co a una de las zonas de com­ba­te don­de fue rebau­ti­za­da como Alba.

Per­ma­ne­ció duran­te un año en aque­lla zona y esta­ba pre­vis­to su tras­la­do a un ser­vi­cio médi­co menos arries­ga­do aten­dien­do a la pobla­ción civil del can­tón San­ta Ana. No fue posi­ble. Cuan­do rea­li­za­ba su últi­mo ser­vi­cio en la zona acom­pa­ñan­do a una patru­lla del ERP, la colum­na fue des­cu­bier­ta y aba­lea­da por un des­ta­ca­men­to de sol­da­dos aga­za­pa­dos. Alba, tras que­dar heri­da, fue tras­la­da­da a la guar­ni­ción mili­tar y ase­si­na­da a boca­ja­rro. Era el 10 de sep­tiem­bre de 1990.

Mar­ta Gon­zá­lez

Nació en Bil­bao en 1961 y, a la edad de 16 años se tras­la­dó con su fami­lia a Madrid. Cur­so en Madrid la carre­ra de medi­ci­na y se dejó sedu­cir por la voz del inter­na­cio­na­lis­mo que le lla­ma­ba des­de Nica­ra­gua. Via­jó en 1986 y que­dó impac­ta­da por las con­di­cio­nes de pobre­za que sopor­ta­ba la gen­te a la que aten­día. Tra­ba­jo abru­ma­dor al ser­vi­cio de unos pacien­tes que la ago­ta­ban y que la hacían feliz. Regre­só dos años más tar­de al entorno fami­liar pero su regre­so fue bre­ve y par­cial. Tenía casi deci­di­do regre­sar a El Sal­va­dor y poner sus com­pe­ten­cias al ser­vi­cio de la cau­sa popu­lar.

En febre­ro de 1990 tuvo lugar su segun­do y defi­ni­ti­vo via­je. Mar­ta había llo­ra­do el ase­si­na­to de Bego­ña con la que le unía una entra­ña­ble amis­tad pero no se que­dó en lamen­tos. En noviem­bre de aquel mis­mo año se com­pro­me­tió a cubrir el vacío que había deja­do Bego­ña cuyo nom­bre asu­mió. Se des­pi­dió de sus amis­ta­des sal­va­do­re­ñas pre­tex­tan­do que via­ja­ba a Espa­ña; rega­ló el pasa­je con el que pen­sa­ba regre­sar y se enca­mi­nó hacia el fren­te. Su tra­ba­jo en aque­lla zona libe­ra­da fue inten­so y bre­ve. En la Noche­bue­na se reu­nie­ron cam­pe­si­nos y com­ba­tien­tes para depar­tir cor­tas vian­das y lar­ga risas. Repa­ró Mar­ta que un inter­na­cio­na­lis­ta chi­leno que­da­ba al mar­gen de la fies­ta ya que le tocó hacer guar­dia en aque­lla noche que se supo­nía de tre­gua. No fue tal. Cuan­do ella se acer­có al vigi­lan­te para ofre­cer­le algún deta­lle, se escu­cha­ron unos dis­pa­ros que aca­ba­ron con la vida de los dos jóve­nes. Era el 24 de diciem­bre de 1990.

Iñi­go Egi­luz

Nació en Bil­bao en 1975. Tras cono­cer Chia­pas, Gua­te­ma­la y Cuba, reca­ló en Colom­bia. Encua­dra­do en una Misión de Obser­va­do­res Inter­na­cio­na­les lle­gó al Cho­có. Depar­ta­men­to occi­den­tal que lin­da con Pana­má y que, con una espe­sa red de ríos, cons­ti­tu­ye una de las mayo­res reser­vas acuí­fe­ras de la huma­ni­dad. Tie­rra muy ape­te­ci­da por el capi­tal agro­pro­duc­tor que tra­ta a los habi­tan­tes ori­gi­na­rios como un impe­di­men­to para su pro­yec­to expan­si­vo; recu­rre el cri­men de los gru­pos para­mi­li­ta­res para des­pe­jar la zona. Acer­ca­re al Cho­có como obser­va­dor es gozar de la esti­ma de las pobla­cio­nes ame­na­za­das y pro­vo­car el odio de los extor­sio­na­do­res obser­va­dos.

Un gru­po de obser­va­do­res, del que for­ma­ba par­te Iñi­go, había rea­li­za­do su misión de cam­po y regre­sa­ba a la base de Quib­dó, capi­tal del Depar­ta­men­to. Era de noche y el maqui­nis­ta de la moto­ra ini­cia­ba la manio­bra de apro­xi­ma­ción al embar­ca­de­ro. De impro­vi­so, y con todas las luces apa­ga­das, apa­re­ció otra poten­te embar­ca­ción que embis­tió de cos­ta­do la lan­cha de los obser­va­do­res. Varias de las per­so­nas que iban en ella pudie­ron ser auxi­lia­das. Los cadá­ve­res de Iñi­go y de un sacer­do­te colom­biano fue­ron res­ca­ta­dos de entre las aguas unos días más tar­de. La lan­cha que los había embes­ti­do era una moto­ra que los para­mi­li­ta­res habían roba­do y que la uti­li­za­ban con total impu­ni­dad para tras­la­dar per­tre­chos y armas. Era el 18 de noviem­bre de 1999.

Para todos ellos, la pro­me­sa de siem­pre los ten­dre­mos pre­sen­tes.

Aska­pe­na

Inter­na­cio­na­lis­tas has­ta la muer­te (y II)

En la entre­ga ante­rior se ha recor­da­do a quie­nes encon­tra­ron la muer­te en dis­tin­tas movi­li­za­cio­nes a favor del pue­blo vas­co. Y a quie­nes se inmo­la­ron volun­ta­ria­men­te para que el mun­do visua­li­za­ra el gra­ve atro­pe­llo que se inten­ta­ba come­ter con­tra los patrio­tas que se habían refu­gia­do en el Esta­do fran­cés. En este segun­do tra­ba­jo sobre el inter­na­cio­na­lis­mo y las liber­ta­des vas­cas recor­da­mos de for­ma escue­ta a quie­nes asu­mie­ron com­pro­mi­sos más exi­gen­tes. Por un lado, evo­ca­mos la memo­ria de quie­nes, per­te­ne­cien­do a otros pue­blos, adop­ta­ron la arries­ga­da deci­sión de com­pro­me­ter­se con nues­tra lucha. Por otro lado, la de los volun­ta­rios y volun­ta­rias vas­cas que se sin­tie­ron moti­va­das por inter­na­cio­na­lis­mo para inten­si­fi­car el com­pro­mi­so que ya man­te­nían con su pue­blo.

Quie­nes, per­te­ne­cien­do a otros pue­blos, asu­mie­ron nues­tra lucha

Son varios los com­pa­ñe­ros de otros pue­blos que se iden­ti­fi­ca­ron con la lucha del nues­tro y que encon­tra­ron la muer­te en este arries­ga­do com­pro­mi­so soli­da­rio. “No les bas­tó Ger­ni­ka”, tra­ba­jo publi­ca­do por Eus­kal Memo­ria el año 2010, da cuen­ta cum­pli­da de todos ellos.

Xosé Ramón Reboi­ras Noia

Era natu­ral de Imo, parro­quia per­te­ne­cien­te al muni­ci­pio coru­ñés de Dodro. Urgi­da por la nece­si­dad eco­nó­mi­ca, toda la fami­lia aban­do­nó el pue­blo natal y se tras­la­dó a Vigo. Allá fue toman­do con­cien­cia de la reali­dad socio­po­lí­ti­ca y en 1969 ingre­só en la Unión do Povo Gale­go (UPG). Montxo – que así era como se le cono­cía- seguía un rit­mo ace­le­ra­do en sus com­pro­mi­sos sin­di­ca­les y polí­ti­cos. La UPG bara­ja­ba por aque­llos años la posi­bi­li­dad de ini­ciar una fase de lucha arma­da en Gali­cia. En 1970, y con el apo­yo de ETA (pm) se con­for­mó el fren­te arma­do de la UPG en el que se encua­dró Montxo.

En este con­tex­to esta­ble­ció lazos de cola­bo­ra­ción y apo­yo a las orga­ni­za­cio­nes inde­pen­den­tis­tas vas­cas. La poli­cía detec­tó esta acti­vi­dad y lo some­tió a un estre­cho segui­mien­to. La Bri­ga­da Polí­ti­co Social esta­ble­ció un con­trol en la zona de Cani­do, pro­vin­cia del Ferrol, tra­tan­do de cap­tu­rar al mili­tan­te. A las dos de la madru­ga­da, y con el refuer­zo de 300 agen­tes de la Poli­cía Arma­da, la Bri­ga­da rodeó el edi­fi­cio en el que se encon­tra­ba el joven con otros dos mili­tan­tes. Estos pudie­ron huir gra­cias a la cober­tu­ra que les brin­dó Montxo. Duran­te dos horas pudo esqui­var el estre­cho segui­mien­to poli­cial que se foca­li­zó en él. Al final, fue atra­pa­do en un por­tal don­de el mili­tan­te inten­ta­ba refu­giar­se. A pesar de tener­lo con­tro­la­do y redu­ci­do, fue acri­bi­lla­do en el mis­mo por­tal don­de murió desan­gra­do. Eran las cua­tro de la madru­ga­da del 11 de agos­to de 1975.

Jan Car­los Mon­tea­gu­do Povo

Nació en Valen­cia y fue uno de los fun­da­do­res de la orga­ni­za­ción arma­da Resis­ten­cia Obre­ra Cata­la­na (ROCA). En 1983 tuvo que huir al exi­lio don­de esta­ble­ció con­tac­to con mili­tan­tes de Terra Lliu­re pasan­do a encua­dra­se en la estruc­tu­ra de dicha orga­ni­za­ción. En 1986, cuan­do la poli­cía fran­ce­sa seguía sus movi­mien­tos, pasó a la clan­des­ti­ni­dad. Fue enton­ces cuan­do con­tac­tó con ETA y se com­pro­me­tió en la lucha por la liber­tad de Eus­kal Herria des­de una pers­pec­ti­va cata­la­na e inter­na­cio­na­lis­ta.

La Guar­dia Civil cono­cía sus acti­vi­da­des y lo tenía iden­ti­fi­ca­do como miem­bro de ETA. Un gru­po espe­cial de este cuer­po irrum­pió con ráfa­gas de metra­lle­ta en un cha­let de la loca­li­dad bar­ce­lo­ne­sa de Lli­cà d´Amunt. Lue­go se supo que los par­ti­ci­pan­tes en el asal­to habían reci­bi­do la orden de tirar a matar. Nun­ca se lle­gó a saber lo que ocu­rrió en el tra­yec­to des­de el lugar del asal­to has­ta el Hos­pi­tal Clí­ni­co de Bar­ce­lo­na don­de ya lle­gó cadá­ver y lleno de hema­to­mas. Era el 30 de mayo de 1991.

Jean – Yves Marie Joseph Groix

Nació en la pobla­ción bre­to­na de Hen­bont, en el seno de una fami­lia de agri­cul­to­res. Su tra­yec­to­ria polí­ti­ca la ini­ció en Unión Demo­crá­ti­ca Bre­to­na (UDB) lle­gan­do a ser can­di­da­to por dicha for­ma­ción en varias elec­cio­nes y miem­bro del comi­té fede­ral en Mor­bihan.

El 29 de noviem­bre de 1990 fue arres­ta­do tras haber dete­ni­do en su casa a tres refu­gia­dos vas­cos a los que daba cobi­jo; duran­te los años 1992 – 1993 fue­ron más de un cen­te­nar los ciu­da­da­nos bre­to­nes que fue­ron dete­ni­dos por el mis­mo moti­vo. Tras ser some­ti­do a un aco­so per­ma­nen­te, Groix vol­vió a ser dete­ni­do y tras­la­da­do a París bajo la acu­sa­ción de “aso­cia­ción cri­mi­nal en rela­ción con una empre­sa terro­ris­ta y el apo­yo a la estan­cia ile­gal de extran­je­ros”. En el trans­cur­so de la ope­ra­ción se le man­tu­vo inco­mu­ni­ca­do duran­te 96 horas. Duran­te todo ese tiem­po, la poli­cía no le per­mi­tió dor­mir debi­do a la ilu­mi­na­ción per­ma­nen­te y a los cons­tan­tes inte­rro­ga­to­rios rela­cio­na­dos con el apo­yo a los ciu­da­da­nos vas­cos.

No era una per­so­na depre­si­va, sin embar­go, abru­ma­do por el aco­so poli­cial Jean Groix se qui­tó la vida en la cár­cel de Fres­nes. Era el 27 de enero de 1991 y jus­to aquel mis­mo día Jean Marie cum­plía los 41 años.

Quie­nes inten­si­fi­ca­ron la lucha a favor de su pue­blo tras haber com­par­ti­do la de otros pue­blos her­ma­nos.

Via­ja­ron a otras geo­gra­fías, se iden­ti­fi­ca­ron con la lucha de otros pue­blos y regre­sa­ron al suyo con una con­clu­sión car­ga­da de lógi­ca: quien trans­for­ma su pro­pia casa con­tri­bu­ye a la trans­for­ma­ción mun­dial. O, lo que es lo mis­mo, luchar por la libe­ra­ción del pro­pio pue­blo es luchar por la libe­ra­ción de todos los pue­blos del mun­do. En aquel empe­ño, per­die­ron la vida. Este capí­tu­lo mere­ce un estu­dio más minu­cio­so; el de hoy es un bre­ve acer­ca­mien­to a estas per­so­nas que, sin duda nin­gu­na, mere­cen mayor dedi­ca­ción.

Angel María Gala­rra­ga

Nació en Zal­di­bia en 1954. Miem­bro de una fami­lia muy com­pro­me­ti­da con los dere­chos y liber­ta­des vas­cas; el ter­ce­ro de los her­ma­nos que se alis­tó como volun­ta­rio en ETA. Murió en Donos­tia el año 1986 cuan­do inten­ta­ba colo­car un explo­si­vo y la guar­dia civil lo mató. Pre­via­men­te había par­ti­ci­pa­do en la lucha arma­da revo­lu­cio­na­ria de Gua­te­ma­la.

Mari­sol Múji­ca Arei­taour­te­na

Nació en Ermua el año 1951. Mari­sol esta­ba vivien­do en Lau­dio don­de se afin­có tras haber regre­sa­do de Nica­ra­gua. Varios de sus últi­mos años los pasó en dicho país cola­bo­ran­do como bri­ga­dis­ta en el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio impul­sa­do por los san­di­nis­tas. A su regre­so se decan­tó por la lucha arma­da como la estra­te­gia más efi­caz para con­se­guir los cam­bios socia­les con los que ella soña­ba: “Es la úni­ca sali­da fren­te a un sis­te­ma que siem­pre nos ata de algu­na mane­ra y que nos tie­ne com­ple­ta­men­te ama­rra­dos”

Ser incor­po­ró como miem­bro de Iraul­tza y, con dos com­pa­ñe­ros más de la mis­ma orga­ni­za­ción, se acer­có a la ofi­ci­na del INEM de Ses­tao don­de pen­sa­ban colo­car un explo­si­vo. La bom­ba les esta­lló antes de colo­car­la y los tres murie­ron como con­se­cuen­cia de la explo­sión. Era el 30 de mar­zo de 1991.

Lutxi Uri­goi­ta Aju­ria

Nació en Otxan­dio. Com­pro­me­ti­da con la cau­sa vas­ca, par­ti­ci­pó en ini­cia­ti­vas a favor de la cul­tu­ra, en defen­sa de los dere­chos de los pre­sos polí­ti­cos, en el movi­mien­to femi­nis­ta…. El año 1985 hubo de empren­der el camino de la clan­des­ti­ni­dad. Dos años más tar­de – el 23 de julio de 1987- fue ase­si­na­da cuan­do la guar­dia civil asal­tó el piso en el que se alo­ja­ba en Trintxer­pe. El cadá­ver pre­sen­ta­ba dos impac­tos: uno en el vien­tre y otro en la nuca efec­tua­do a que­ma­rro­pa.

Pre­via­men­te había esta­do en Nica­ra­gua como miem­bro de la Bri­ga­da Gas­par Gar­cía Lavia­na. Tras su muer­te, sus com­pa­ñe­ras y com­pa­ñe­ros de bri­ga­da le dedi­ca­ron este poe­ma:

Luzía era como la tie­rra,

cáli­da, sen­ci­lla como un lirio,

fuer­te, tier­na y gene­ro­sa.

Sen­ci­lla­men­te, esta­ba

¿Dón­de? allá don­de hicie­ra fal­ta.

Supo vivir y supo morir.

Como amó, vivió

y como vivió, murió.

Juan Louis Mai­tia

Nació en Este­ren­zu­bi (Baxe­na­fa­rroa) don­de vivió has­ta su mayo­ría de edad. Par­ti­ci­pó en el movi­mien­to Enba­ta casi des­de su cons­ti­tu­ción. Per­ma­ne­ció doce años en Marrue­cos tra­ba­jan­do en la soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta. A su regre­so, se impli­có de lleno en la pro­mo­ción de la cul­tu­ra vas­ca. Fue uno de los por­ta­vo­ces sig­ni­fi­ca­dos de Seas­ka.

En oto­ño de 1996 fue dete­ni­do por orden de la tris­te­men­te cono­ci­da juez Levert que lo acu­só de cola­bo­ra­ción con ETA. Per­ma­ne­ció nue­ve meses ence­rra­do en La San­té y las duras con­di­cio­nes de encie­rro le afec­ta­ron gra­ve­men­te. Su muer­te se pro­du­jo de for­ma repen­ti­na el 26 de agos­to de 1997. Quie­nes le cono­cie­ron de cer­ca están con­ven­ci­dos de que la impli­ca­ción con su pue­blo fue su sen­ten­cia de muer­te. Y La cár­cel se encar­gó de eje­cu­tar­la.

Inazi Zebe­rio Arrua­ba­rre­na

Había naci­do en Ore­xa en 1963. Cuan­do tenía 25 via­jó a Nica­ra­gua para cola­bo­rar como bri­ga­dis­ta en el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio de dicho país. Años más tar­de se incor­po­ra como volun­ta­ria en ETA y, en agos­to de 1995 pasa a la clan­des­ti­ni­dad. El año 1998 alqui­la un piso en Ger­ni­ka don­de se alo­ja con otros com­pa­ñe­ros de la orga­ni­za­ción. En junio de ese año, y a pesar de tener­la iden­ti­fi­ca­da y loca­li­za­da, la Ertzain­tza asal­ta el piso fran­co. Mue­re acri­bi­lla­da tras haber reci­bió 20 dis­pa­ros. En una paté­ti­ca actua­ción, los asal­tan­tes espo­san a la joven des­pués de muer­ta.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *