Des­igual­dad social en el mun­do alcan­za máxi­mo his­tó­ri­co

Gran­ma

La pobre­za, antes con­cen­tra­da en las nacio­nes de meno­res ingre­sos, aho­ra aumen­ta tam­bién en las de “ingre­sos medios”, don­de resi­de más del 70 % de la pobla­ción de esca­sos recur­sos a esca­la glo­bal.

Ade­más, en las 32 nacio­nes más desa­rro­lla­das del mun­do, la bre­cha entre las capas con más recur­sos y las menos favo­re­ci­das ha lle­ga­do a su máxi­mo his­tó­ri­co en 20 años y sigue aumen­ta­do.

Duran­te este perio­do, en el 20 % de estos paí­ses las ganan­cias de los pobres han baja­do con­si­de­ra­ble­men­te, lo que afec­ta, sobre todo, las con­di­cio­nes en que nacen y cre­cen los meno­res.

Des­de la déca­da de los noven­ta, la bre­cha entre niñas y niños ricos y pobres a nivel inter­na­cio­nal ha aumen­ta­do un 35 %, es decir, casi el doble de las dife­ren­cias entre adul­tos. Esto sig­ni­fi­ca que en algu­nos paí­ses la pro­por­ción de meno­res pobres, que mue­ren antes de cum­plir cin­co años de edad es el doble de la pro­por­ción entre los ricos.

Sin embar­go, la orga­ni­za­ción reco­no­ce que ha habi­do cier­to pro­gre­so en algu­nas áreas rela­cio­na­das con el bien­es­tar de los niños, como por ejem­plo, en la mor­ta­li­dad infan­til.

El infor­me de Save the Chil­dren, que pre­ce­de a una reu­nión de la ONU con el pro­pó­si­to de adop­tar nue­vas estra­te­gias para erra­di­car la pobre­za en el mun­do y esta­ble­cer nue­vos Obje­ti­vos de Desa­rro­llo del Mile­nio pos­te­rio­res al 2015, invi­ta a abor­dar las des­igual­da­des de tal modo que los ingre­sos gene­ra­dos por el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co se dis­tri­bu­yan más efi­caz­men­te.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *