La bue­na noti­cia es que per­dió Rom­ney. La mala noti­cia es que ganó Oba­ma- Aporrea

Cre­di­to: NBCNEWS

06 de noviem­bre de 2012.- Según pro­yec­cio­nes de la mayo­ría de los medios de comu­ni­ca­ción esta­dou­ni­den­ses, citan­do datos de los coman­dos de cam­pa­ña de ambos can­di­da­tos y datos de encues­tas a boca de urna (exit polls), Barack Hus­sein Oba­ma resul­tó gana­dor de las reñi­das elec­cio­nes esta­dou­ni­den­ses, derro­tan­do al con­ser­va­dor Mitt Rom­ney y logran­do así ser reelec­to para un segun­do perio­do de gobierno.

Oba­ma logró un acu­mu­la­do de 303 votos elec­to­ra­les, mien­tras el repu­bli­cano Mitt Rom­ney lle­va 203. En el sis­te­ma de cole­gios elec­to­ra­les de EEUU, se nece­si­tan 270 o más de los votos elec­to­ra­les para ganar.

Su con­ten­dor Mitt Rom­ney, se comu­ni­có con Oba­ma vía tele­fó­ni­ca para felicitarle.

Oba­ma ganó en los dispu­tados esta­dos de Ohio, New Ham­pshi­re, Pennsyl­va­nia, Michi­gan y Wis­con­sin, todos con­si­de­ra­dos como cla­ve en vir­tud de que nin­guno de los can­di­da­tos tenía una cla­ra mayo­ría en las encues­tas pre­vias a las elecciones.

Toda­vía se des­co­no­ce el gana­dor defi­ni­ti­vo en el esta­do de Flo­ri­da, aun­que Oba­ma va ganan­do cómo­da­men­te en la zona de Mia­mi, cap­tu­ran­do gran par­te del voto his­pano en esa zona.

Lucha de cla­ses en los Esta­dos Divi­di­dos de América

La vota­ción estu­vo divi­di­da por cla­se, raza y géne­ro. Mien­tras Rom­ney reci­bió la mayo­ría del voto de hom­bres blan­cos en edad madu­ra, mayo­ri­ta­ria­men­te reli­gio­sos, de ten­den­cia con­ser­va­do­ra y eco­nó­mi­ca­men­te afluen­tes, Oba­ma ganó la mayo­ría del voto joven, latino y afro-esta­dou­ni­den­se, las muje­res y las cla­ses media y baja.

Antes de incur­sio­nar en la polí­ti­ca, Rom­ney era un capi­ta­lis­ta co-pro­pie­ta­rio de la fir­ma Bain Capi­tal, cuyas polí­ti­cas de maxi­mi­za­ción extre­ma de ganan­cias, cau­só la pér­di­da de cien­tos de miles de pues­tos de empleo para tra­ba­ja­do­res esta­dou­ni­den­ses en las empre­sas a las que finan­cia­ban, al ser muda­das sus ope­ra­cio­nes a otros paí­ses con nive­les de explo­ta­ción más altos y menor for­ta­le­za en la orga­ni­za­ción sindical.

Oba­ma, hijo de un keniano y una esta­dou­ni­den­se, se gra­duó de abo­ga­do en Har­vard y se des­em­pa­ña­ba como acti­vis­ta comu­ni­ta­rio en el sur de Chica­go, antes de incur­sio­nar en la política.

Según encues­tas a boca de urna cita­das por The Washing­ton Post, 44% de los elec­to­res opi­na­ron que las polí­ti­cas pro­pues­tas por Oba­ma bene­fi­cian a la cla­se media, mien­tras 31% creen que las mis­mas bene­fi­cian a los pobres y 10% que bene­fi­cian a los ricos. En con­tras­te, 54% de los votan­tes opi­na­ron que las polí­ti­cas de Rom­ney bene­fi­cia­rían a los ricos, 34% creen que bene­fi­cia­rían a la cla­se media, mien­tras sólo 2% creen que bene­fi­cia­rían a los pobres.

Rom­ney y los repu­bli­ca­nos basa­ron par­te de su cam­pa­ña en carac­te­ri­zar algu­nas polí­ti­cas tibia­men­te pro­gre­sis­tas de Oba­ma a favor de la cla­se media y los pobres como «socia­lis­tas» o «comu­nis­tas» y que Oba­ma y los demó­cra­tas incen­ti­van la «lucha de cla­ses», algo que la dere­cha carac­te­ri­za como opues­to a las tra­di­cio­nes esta­dou­ni­den­ses o al lla­ma­do «Ame­ri­can Way of Life».

El colum­nis­ta E.J. Dion­ne Jr. en su articu­lo «El pro­ble­ma de cla­se de Rom­ney» en The Washing­ton Post, resu­me de for­ma elo­cuen­te la prin­ci­pal razón de la derro­ta de los repu­bli­ca­nos. «Los ata­ques de Rom­ney con­tra la “lucha de cla­ses”, resul­ta­ron ser infec­ti­vos, ya que la mayo­ría pien­sa que de hecho sí hay una lucha de cla­ses y que los ricos están ganán­do­la».

Por otro lado, 72% de los votan­tes lati­nos a nivel nacio­nal apo­ya­ron a Oba­ma, mien­tras sólo 23% apo­ya­ron a Rom­ney, en cla­ro recha­zo a las duras polí­ti­cas anti-inmi­gran­tes pro­pues­tas por el con­ser­va­dor Rom­ney. Oba­ma obtu­vo el apo­yo de 93% de los afro-estadounidenses.

55% de las muje­res se incli­na­ron por Oba­ma, mien­tras sólo 43% vota­ron por Rom­ney, en par­te como refle­jo del apo­yo de Oba­ma al dere­cho de la mujer al aborto.

A pesar de estas dife­ren­cias en algu­nas polí­ti­cas domés­ti­cas, ambos can­di­da­tos man­te­nían una muy simi­lar y agre­si­va polí­ti­ca exte­rior de inter­ven­cio­nis­mo mili­tar y con­trol geo­po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co glo­bal, ten­dien­te a tra­tar de pre­ser­var la domi­na­ción impe­ria­lis­ta estadounidense.

«La bue­na noti­cia es que per­dió Rom­ney. La mala noti­cia es que ganó Oba­ma», fue una fra­se fre­cuen­te­men­te repe­ti­da en la red social Twit­ter, lue­go de cono­cer­se los resultados.

Sis­te­ma elec­to­ral anticuado

Curio­sa­men­te, los can­di­da­tos que­da­ron muy cer­ca el uno del otro en el con­teo del voto popu­lar a nivel nacio­nal, la for­ma en que nor­mal­men­te las demo­cra­cias del mun­do cuen­tan los votos para ele­gir el presidente.

En el sis­te­ma elec­to­ral esta­dou­ni­den­se, el pue­blo no eli­ge al pre­si­den­te, sino a «dele­ga­dos» por esta­do, quie­nes a su vez eli­gen al pre­si­den­te usan­do una can­ti­dad de votos (los votos elec­to­ra­les) que depen­den de la pobla­ción de cada esta­do (los cole­gios elec­to­ra­les). Al obte­ner la mayo­ría del voto popu­lar en un deter­mi­na­do esta­do, la tota­li­dad de los votos elec­to­ra­les de ese cole­gio elec­to­ral son asig­na­dos al dele­ga­do que repre­sen­ta al can­di­da­to ganador.

En con­se­cuen­cia, los can­di­da­tos pre­si­den­cia­les esta­dou­ni­den­ses no hacen cam­pa­ña en esta­dos con vota­ción no reñi­da y cuyo resul­ta­do es fácil de pre­de­cir, lo cual es fre­cuen­te tema de pro­tes­ta por par­te de acti­vis­tas pro-demo­cra­cia que con­si­de­ran que el sis­te­ma exclu­ye a millo­nes de elec­to­res cuyos votos no son toma­dos en cuen­ta en el con­teo final para ele­gir al presidente.

Geor­ge W. Bush fue elec­to en 2000, ya que a pesar de no haber obte­ni­do la mayo­ría del voto popu­lar, ganó la mayo­ría de los votos de los cole­gios elec­to­ra­les por estado.

El Con­gre­so dividido

Jun­to a las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, varios esta­dos eli­gie­ron sus repre­sen­tan­tes a la cáma­ra del sena­do y la cáma­ra de dipu­tados del Con­gre­so estadounidense.

Los resul­ta­dos pre­li­mi­na­res dan una mayo­ría para los demó­cra­tas en el sena­do, mien­tras los repu­bli­ca­nos man­tie­nen mayo­ría en la cáma­ra de dipu­tados, con lo cual se espe­ra que con­ti­núen tor­pe­dean­do algu­nas de las pocas polí­ti­cas pro­gre­sis­tas de Oba­ma, como han hecho con el pro­gra­ma de refor­ma de salud que bus­ca pro­veer mejor acce­so al cui­da­do médi­co para millo­nes de esta­dou­ni­den­ses de bajos recursos.

Vea tam­bién:

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *