El arma del silen­cio mediá­ti­co- Man­lio Dinuc­ci

Se dice que el silen­cio es oro. Lo es, sin lugar a dudas, pero no sola­men­te en el sen­ti­do del pro­ver­bio. Es sobre todo impor­tan­te como ins­tru­men­to de mani­pu­la­ción de la opi­nión públi­ca: si en los perió­di­cos, en las noti­cias de la tele­vi­sión y en los deba­tes tele­vi­sa­dos no se habla de un acto de gue­rra, no exis­te en el espí­ri­tu de los que están con­ven­ci­dos de que sólo exis­te lo que apa­re­ce en los medios de infor­ma­ción. Por ejem­plo, ¿cuán­ta gen­te sabe que hace una sema­na la capi­tal de Sudán, Kar­tum, fue bom­bar­dea­da? El ata­que fue efec­tua­do por caza bom­bar­de­ros que ata­ca­ron de noche una fábri­ca de muni­cio­nes. La que, según Tel Aviv, pro­veía a los pales­ti­nos de Gaza. Israel es el úni­co Esta­do a poseer en la región avio­nes capa­ces de ata­car a 1.900 km de dis­tan­cia, de esca­par a los rada­res y de pro­vo­car el blo­queo de las tele­co­mu­ni­ca­cio­nes, capa­ces de lan­zar misi­les y bom­bas de pre­ci­sión des­de dece­nas de kiló­me­tros del obje­ti­vo. Fotos de saté­li­tes mues­tran, en un radio de 700 metros del epi­cen­tro, seis enor­mes crá­te­res abier­tos por poten­tes cabe­zas explo­si­vas, que han pro­vo­ca­do muer­tos y heri­dos. El gobierno israe­lí guar­da silen­cio ofi­cial, limi­tán­do­se a afir­mar que Sudán es un «peli­gro­so Esta­do terro­ris­ta, apo­ya­do por Irán». Por el con­tra­rio, los ana­lis­tas estra­te­gas hablan, dan­do por segu­ro de don­de vino el ata­que, seña­lan que esto podría ser un ensa­yo del bom­bar­deo de los empla­za­mien­tos nuclea­res ira­níes. La peti­ción suda­ne­sa de que las Nacio­nes Uni­das con­de­ne el ata­que israe­lí y la decla­ra­ción del Par­la­men­to ára­be, que acu­sa a Israel de vio­la­ción de la sobe­ra­nía suda­ne­sa y del dere­cho inter­na­cio­nal, han sido igno­ra­das por los medios de infor­ma­ción impor­tan­tes.

El bom­bar­deo israe­lí de Kar­tum ha, de esta mane­ra, des­apa­re­ci­do bajo la ley del silen­cio mediá­ti­co. Como la masa­cre de Bani Walid, la ciu­dad libia ata­ca­da por las mili­cias «guber­na­men­ta­les» de Mis­ra­ta. Videos y fotos, dis­tri­bui­das por inter­net, mues­tran impre­sio­nan­tes imá­ge­nes de la masa­cre de civi­les, inclu­so niños. En un tes­ti­mo­nio de video rea­li­za­do en un hos­pi­tal de Bani Walid sitia­do, el doc­tor Meleshe Shan­doly habla de los sín­to­mas que pre­sen­tan los heri­dos, típi­cos de los efec­tos del fós­fo­ro blan­co y de gases asfi­xian­tes. Hemos sabi­do des­pués que este médi­co fue dego­lla­do. Hay, sin embar­go, otros tes­ti­mo­nios, como el del abo­ga­do Afaf Yusef, que expli­ca que nume­ro­sas per­so­nas han muer­to sin haber sido alcan­za­das por pro­yec­ti­les o explo­sio­nes. Cuer­pos intac­tos, como momi­fi­ca­dos, pare­ci­dos a los de Fallu­jah, la ciu­dad ira­quí ata­ca­da en 2004 por las fuer­zas esta­dou­ni­den­ses con pro­yec­ti­les de fós­fo­ro blan­co y con armas nue­vas de ura­nio. Otros tes­ti­mo­nios hablan de un bar­co trans­por­tan­do armas y muni­cio­nes, que lle­gó a Mis­ra­te poco antes del ata­que con­tra Bani Walid. Otros hablan de bom­bar­deos aéreos, de ase­si­na­tos y de vio­la­cio­nes, de casas demo­li­das con los bull­do­zes. Pero sus voces tam­bién han sido aho­ga­das bajo la capa del silen­cio mediá­ti­co. Así como la infor­ma­ción de que Esta­dos Uni­dos, duran­te el asal­to con­tra Beni Walid, blo­queó en el Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU la pro­pues­ta rusa de resol­ver el con­flic­to a tra­vés de medios pací­fi­cos.

Infor­ma­cio­nes que no lle­gan, y lle­ga­rán cada vez menos, a nues­tras casas. La red mun­dial de saté­li­tes Intel­sat, cuyo cuar­tel gene­ral está en Washing­ton, aca­ba de blo­quear las trans­mi­sio­nes ira­níes hacia Euro­pa, y la red de saté­li­tes euro­pea Eutel­sat ha hecho lo mis­mo. En la épo­ca de la «infor­ma­ción glo­bal», lo úni­co que debe oír­se es la Voz de su Amo.

Man­lio Dinuc­ci

Edi­ción del mar­tes 30 de octu­bre de 2012 de il mani­fes­to

http://​www​.ilma​ni​fes​to​.it/​a​r​e​a​-​a​b​b​o​n​a​t​i​/​i​n​-​e​d​i​c​o​l​a​/​m​a​n​i​p​2​n1/…

[Tra­du­ci­do del fran­cés por Boltxe kolek­ti­boa.]

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *