Salud y soli­da­ri­dad- Alfon­so Sas­tre

Impor­ta decir que Aska­pe­na apues­ta por la prác­ti­ca de la soli­da­ri­dad con­tra esa ten­ta­ción del ensi­mis­ma­mien­to (de ence­rrar­se en sí mis­mos), que acom­pa­ña común- men­te a los movi­mien­tos nacio­na­lis­tas aldea­nos pro­pios del pen­sa­mien­to bur­gués.

Con estas pala­bras que aho­ra esta­mos escri­bien­do nos situa­mos en el cora­zón de un gran tema: el de la libe­ra­ción de los pue­blos y de la soli­da­ri­dad inter­na- cio­na­lis­ta con quie­nes luchan por esa con­quis­ta de su sobe­ra­nía. Lo cual nos dis­tan­cia mucho de todo paci­fis­mo a ultran­za. (Una vez más val­drá decir aque­lla feliz con­sig­na: «Ni gue­rra entre los pue­blos ni paz entre las cla­ses». Y así nos ale­ja­re­mos defi­ni­ta­va­men­te del «huma­nis­mo bien­pen­san­te» que tan bien vive y se nutre en los medios de la bur­gue­sía «pro­gre»).

Ello nos sitúa así mis­mo como com­pa­ñe­ros de ruta de quie­nes ponen su voca­ción en esa línea de Defen­sa de la Huma­ni­dad que des­de hace años reco­rre las venas de la Amé­ri­ca Lati­na y late en los movi­mien­tos de carác­ter «boli­va­riano» con auto­de­fi­ni­cio­nes como «socia­lis­mo del siglo XXI» (Chá­vez). Cuba, Vene­zue­la, Ecua­dor, Boli­via, viven y com­ba­ten ya deci­di­da­men­te en esa pales­tra; y otros varios están en cier­ne de hacer­lo.

Somos ya muchas gen­tes las que pen­sa­mos que se están abrien­do por fin las puer­tas de ese nue­vo (neo)socialismo capaz de hacer fren­te a la igno­mi­nio­sa dic­ta­du­ra de los mer­ca­dos, que cada vez ate­na­za con más y más des­ver­gon­za­da agre­si­vi­dad a la Huma­ni­dad en su con­jun­to, pero sin dar al olvi­do, por supues­to, las gran­de­zas crea­do­ras de las dos pri­me­ras déca­das de la Unión Sovié­ti­ca y ni tan altos epi­so­dios de la soli­da­ri­dad como fue la for­ma­ción y el inol­vi­da­ble herois­mo de las Bri­ga­das Inter­na­cio­na­les duran­te la gue­rra de 1936 a 1939; ejem­plo del que yo encuen­tro un eco vivo en el espí­ri­tu de Aska­pe­na. Con­fir­me­mos, pen­san­do ya hoy y en hoy, algu­nas ver­da­des que ya se nos pre­sen­tan con fuer­za como per­ma­nen­tes, como es la de que no hay libe­ra­ción (Aska­pe­na) sin soli­da­ri­dad (Elkar­ta­su­na). Tal es el cora­zón del hecho que este año se con­me­mo­ra y se cele­bra. Esta es una idea-fuer­za que corre por las venas de los movi­mien­tos revo­lu­cio­na­rios a la altu­ra de nues­tro tiem­po. Pon­gá­mo­nos, en fin, defi­ni­ta­va­men­te tan lejos del «ensi­mis­ma­mien­to» como de la «alte­ra­ción» (de per­der la pro­pia idio­sin­cra­sia) pro­pia de los huma­nis­tas bien­pen­sa­tes, que se pro­cla­man enfá­ti­ca­men­te «ciu­da­da­nos del mun­do», para quie­nes la nación es un con­cep­to obso­le­to, cayen­do así en una tram­pa, en sen­ti­do con­tra­rio: la de un cos­mo­po­li­tis­mo des­na­tu­ra­li­za­do o, diga­mos, la de un uni­ver­sa­lis­mo abs­trac­to. Lenin ‑otro de los maes­tros inol­vi­da­bles y tan­tas veces secues­tra­do por la buro­cra­cia para-socia­lis­ta del sta­li­nis­mo y sus cama­ri­llas- se lo dijo muy bien a Rosa Luxem­bur­go: «No se olvi­de usted (vino a decir­le) de que es pola­ca».

Recor­de­mos para ter­mi­nar que uno de los gran­des enemi­gos de la vida huma­na es la «homo­ge­nei­za­ción». El neo­so­cia­lis­mo que hoy se pro­pug­na pre­sen­ta­rá la reali­dad huma­na como un mun­do rico y vario, pobla­do de gen­tes libres y dife­ren­tes, con un gran motor situa­do en la uto­pía, enten­di­da ésta como el arte de posi­bi­li­tar lo que es desea­ble y que hoy toda­vía se nos pre­sen­ta intere­sa­da­men­te como impo­si­ble. (La crí­ti­ca de lo impo­si­ble y de su corre­la­to la «sos­te­ni­bi­li­dad» será una de nues­tras tareas teó­ri­cas para el futu­ro).

Me que­da solo feli­ci­tar ‑y así lo hago- a Aska­pe­na, afec­tua­sa­men­te, por su lar­go reco­rri­do, y lo hago con estas pala­bras: Salud y Soli­da­ri­dad.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *