Auro­re Mar­tin, pre­sa en Madrid por míti­nes y rue­das de pren­sa- Naiz​.Info

Arp_110618_707498

Tres actos polí­ti­cos, dos com­pa­re­cen­cias ante los medios y una reu­nión son los moti­vos por los que el juez Ruiz la envía a la cár­cel y la ame­na­za con una con­de­na de doce años. La izquier­da aber­tza­le recuer­da a Hollan­de que ni Sar­kozy lo hizo. Pro­tes­ta con­jun­ta de elec­tos vas­cos del PS.

La mili­tan­te de Bata­su­na Auro­re Mar­tin ya se encuen­tra en Soto del Real. El juez de la Audien­cia Nacio­nal espa­ño­la Pablo Ruz orde­nó ayer su encar­ce­la­mien­to apo­yán­do­se en una úni­ca acu­sa­ción: su acti­vi­dad polí­ti­ca. Un tra­ba­jo que la pro­pia Mar­tin no ha ocul­ta­do, ni antes ni des­pués de que el tri­bu­nal de excep­ción le impu­tase por «inte­gra­ción en orga­ni­za­ción terro­ris­ta» el 29 de mar­zo de 2009. Tam­po­co lo hizo ayer, duran­te los 15 minu­tos que duró su com­pa­re­cen­cia fren­te al magis­tra­do, tre­ce horas des­pués de ser entre­ga­da a la Guar­dia Civil en Biria­tu tras haber sido dete­ni­da por la Gen­dar­me­ría en Mau­le.

En vir­tud de esta acu­sa­ción polí­ti­ca, el magis­tra­do cons­tru­ye una impu­tación que podría aca­rrear una pena máxi­ma de 12 años de cár­cel, tal y como indi­ca el auto. Ade­más, Ruz advier­te que el jui­cio oral con­tra 43 mili­tan­tes aber­tza­les, entre los que se inclu­ye la pro­pia Mar­tin, podría estar cer­ca de cele­brar­se, ya que el suma­rio ha sido ele­va­do ya a la Sala de lo Penal de la Audien­cia Nacio­nal.

En una ope­ra­ción sin pre­ce­den­tes, Mar­tin fue arres­ta­da el jue­ves en un con­trol de carre­te­ra. Pos­te­rior­men­te, la Poli­cía fran­ce­sa la puso en manos del cuer­po arma­do espa­ñol, que la con­du­jo a la Audien­cia Nacio­nal. Según rela­tó la joven zube­ro­ta­rra a su defen­sa, el tra­to por par­te de los agen­tes fue «correc­to» en todo momen­to. Tras pasar la noche en los cala­bo­zos del tri­bu­nal de excep­ción, Mar­tin pres­tó decla­ra­ción pasa­das las 10.30 horas. Según indi­có su abo­ga­da, la mili­tan­te aber­tza­le rei­vin­di­có en todo momen­to que su acti­vi­dad había sido exclu­si­va­men­te «polí­ti­ca». Pese a ello, alre­de­dor del medio­día el juez Ruz se sumó a las tesis de la Fis­ca­lía y decre­tó su ingre­so en pri­sión fren­te a la peti­ción de liber­tad rea­li­za­da por su defen­sa.

Miti­nes como prue­ba

Un acto públi­co en Iru­ñea, dos rue­das de pren­sa, la pre­sen­ta­ción de una pro­pues­ta polí­ti­co-ins­ti­tu­cio­nal rea­li­za­da en Uzta­ritze, un mitin en Anai­ta­su­na, una reu­nión en Agu­rain y un artícu­lo publi­ca­do en GARA son algu­nas de las prue­bas que esgri­me el juez para jus­ti­fi­car el ingre­so en pri­sión de Mar­tin. Estar dada de alta en la segu­ri­dad social como tra­ba­ja­do­ra del PCTV en 2006 (cuan­do la for­ma­ción era legal y dis­po­nía de nue­ve par­la­men­ta­rios en Gas­teiz) o diver­sos ingre­sos de esa for­ma­ción son tam­bién argu­men­tos uti­li­za­dos por el toga­do. Para­dó­ji­ca­men­te, el auto no men­cio­na que las acti­vi­da­des de Bata­su­na en Ipa­rral­de, de don­de es ori­gi­na­ria Mar­tin, nun­ca han esta­do prohi­bi­das, a pesar de que el Esta­do espa­ñol ile­ga­li­za­se la for­ma­ción aber­tza­le en 2003.

Ni el cese defi­ni­ti­vo decre­ta­do por ETA ni la nue­va fase polí­ti­ca abier­ta en Eus­kal Herria son toma­das en con­si­de­ra­ción por el juez Ruz. Tam­po­co el hecho de que Mar­tin estu­vie­se par­ti­ci­pan­do acti­va­men­te en Bake Bidea y la con­fe­ren­cia de paz que se des­aro­lla­rá en diciem­bre en Baio­na. Por el con­tra­rio, su escri­to se remi­te a los razo­na­mien­tos esgri­mi­dos por el magis­tra­do Bal­ta­sar Gar­zón en julio de 2009, don­de ya se acor­da­ba el encar­ce­la­mien­to de la mili­tan­te zube­ro­ta­rra a cau­sa de «con­tri­buir a la obten­ción del fin delic­ti­vo común sigien­do las direc­tri­ces de la orga­ni­za­ción terro­ris­ta ETA». Se refie­re así a las diver­sas ope­ra­cio­nes de moti­va­ción polí­ti­ca lan­za­das en octu­bre de 2007 y febre­ro de 2008.

«Tales razo­na­mien­tos per­ma­ne­cen inal­te­ra­dos al pre­sen­te esta­dio pro­ce­sal», indi­ca el auto dic­ta­do ayer, que recuer­da que, tras no com­pa­re­cer cuan­do fue cita­da en 2009, la Audien­cia Nacio­nal decre­tó sen­das órde­nes euro­peas de deten­ción y entre­ga fecha­das el 14 de julio de 2009 y el 13 de octu­bre de 2010. Unas soli­ci­tu­des que, final­men­te, fue­ron acep­ta­das por el Tri­bu­nal de Ape­la­ción de Pau el 23 de noviem­bre de ese mis­mo año, y con­su­ma­das aho­ra.

Argu­men­tos para la pri­sión

En con­cre­to, Ruz res­pon­sa­bi­li­za a Auro­re Mar­tin de las «acti­vi­da­des insi­tu­cio­na­les y orgá­ni­cas lle­va­das a cabo en el seno de la ile­ga­li­za­da orga­ni­za­ción Bata­su­na duran­te el perío­do com­pren­di­do entre 2006 y 2008». Por este moti­vo, le impu­ta un deli­to de «inte­gra­ción en orga­ni­za­ción terro­ris­ta», con posi­bles penas de has­ta 12 años de cár­cel. Para­dó­ji­ca­men­te, las cua­tro pági­nas que ocu­pa el auto se cen­tran más en jus­ti­fi­car la pri­sión que en argu­men­tar por qué se encuen­tra impu­tada. De hecho, la acu­sa­ción se basa úni­ca­men­te en su par­ti­ci­pa­ción en actos polí­ti­cos y en vin­cu­lar­la con la Mesa Nacio­nal de Bata­su­na.

Sobre su ingre­so en la cár­cel, el magis­tra­do se afe­rra al «ries­go de fuga» y a su incom­pa­re­cen­cia ante los tri­bu­na­les espa­ño­les, que pre­ten­dían encar­ce- lar­la por su tra­ba­jo polí­ti­co, tal y como ha ocu­rri­do. Lo que no toma en con­si­de­ra­ción es que, tras pasar medio año en la clan­des­ti­ni­dad debi­do al per­se­cu­ción de la que era obje­to, Auro­re Mar­tin regre­só a la vida públi­ca en 2011. Tam­po­co el hecho de que la pro­pia arres­ta­da mani­fes­ta­se ayer mis­mo su dis­po­si­ción a seguir resi­dien­do en su domi­ci­lio habi­tual e inclu­so some­ter­se a con­trol poli­cial.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *