[Video] ¿Cómo se reali­zó el docu­men­tal «Che: un hom­bre nue­vo»?

Al cum­plir­se el 83 ani­ver­sa­rio del naci­mien­to del Che
Tris­tan Bauer nos cuen­ta como reali­zo «Che: un hom­bre nue­vo»
Edi­ción: Mario Her­nan­dez – FM La Boca (90.1)

El Cine Club Ger­mi­nal del Cen­tro cul­tu­ral de Razón y Revo­lu­ción, pre­sen­tó la pelí­cu­la Che: un hom­bre nue­vo, con la pre­sen­cia de su direc­tor Tris­tán Bauer.*
Repro­du­ci­mos sus decla­ra­cio­nes:

Creo que estos encuen­tros en los cua­les tra­to de par­ti­ci­par per­so­nal­men­te son muy bue­nos

La pelí­cu­la lle­vó mucho tiem­po de tra­ba­jo, muchos años que tuvie­ron que ver fun­da­men­tal­men­te con la inves­ti­ga­ción y un tra­ba­jo de muchas rela­cio­nes sobre todo con la fami­lia del Che, con­cre­ta­men­te con Alei­da March que año a año nos fue abrien­do toda la memo­ria que ella guar­da en el Cen­tro del Che en La Haba­na. Son más de 12 años de tra­ba­jo. Como Uds. saben se ha retra­ta­do mucho al Che tan­to bajo la for­ma de docu­men­tal como de fic­ción, la inten­ción nues­tra fue pro­fun­di­zar un poco y sobre todo en sus ideas, redes­cu­brir­lo a par­tir de sus escri­tos. Fue tam­bién un apor­te muy impor­tan­te el de Evo (Mora­les) quien final­men­te nos dejó abrir los archi­vos.
Fui­mos por pri­me­ra vez a Boli­via y por casua­li­dad nos encon­tra­mos fren­te a esos escri­tos que fue­ron halla­dos en su mochi­la, los dos cua­der­nos que hablan del Che no sólo como hom­bre de acción sino de la pro­fun­di­dad de con­cep­to que tenía de la vida, de la revo­lu­ción; esa nece­si­dad per­ma­nen­te que tenía de refle­xio­nar y trans­for­mar esa refle­xión en pala­bras. Fue un reco­rri­do de muchos años, de mucha inten­si­dad.
A mí hace 5 años me con­vo­ca­ron para hacer el canal Encuen­tro por lo cual tuve que, de algu­na mane­ra, des­aten­der un poco la pelí­cu­la, pero final­men­te logra­mos ter­mi­nar­la hace un año, año y medio apro­xi­ma­da­men­te. La pelí­cu­la hizo un reco­rri­do inter­na­cio­nal muy intere­san­te. La pasa­mos tam­bién en salas y creo que estos encuen­tros en los cua­les tra­to de par­ti­ci­par per­so­nal­men­te son muy bue­nos para con­ver­sar un poco.

Noso­tros había­mos hecho un docu­men­tal sobre Cor­tá­zar, había­mos ido a pre­sen­tar­lo a la Cine­ma­te­ca boli­via­na y fui­mos a vivir en la Emba­ja­da argen­ti­na. Des­de La Paz hici­mos un via­je por toda la zona de Ñan­cahua­zú y de La Higue­ra para inves­ti­gar. Cuan­do nos está­ba­mos yen­do le pido al agre­ga­do cul­tu­ral de la Emba­ja­da que me inves­ti­gue toda la docu­men­ta­ción que había sobre el Che en La Paz. Esta­mos unos 15 días hacien­do el reco­rri­do y cuan­do regre­sa­mos nos dice que lo úni­co que hay es el Dia­rio del Che que está en la bóve­da del Ban­co Cen­tral. Enton­ces le digo mi com­pa­ñe­ra: ‘no pue­de ser, tie­ne que haber algo más’ y des­de la Emba­ja­da aga­rro la guía tele­fó­ni­ca y veo que hay un Archi­vo His­tó­ri­co Mili­tar y lla­mo. Me van pasan­do del tele­fo­nis­ta a un secre­ta­rio has­ta que lle­go a un capi­tán direc­tor del archi­vo que me dice que vaya por­que allí hay más mate­rial. Vamos a la maña­na siguien­te pen­san­do que no íba­mos a encon­trar nada sus­tan­cial pero final­men­te nos lle­van a una biblio­te­ca y nos encon­tra­mos con los pasa­por­tes ori­gi­na­les del Che.
Has­ta ese momen­to había­mos leí­do abso­lu­ta­men­te todo sobre el Che y de pron­to encon­tra­mos manus­cri­tos ‑era la pri­me­ra vez ya que Alei­da toda­vía no nos había dado nin­gún mate­rial- y fotos tre­men­das de las manos entin­ta­das, cor­ta­das, en pri­me­ros pla­nos, de los miem­bros de la Poli­cía Fede­ral argen­ti­na miran­do esas manos, has­ta que adver­ti­mos que cada uno de los volú­me­nes tenía una his­to­ria de cada uno de los gue­rri­lle­ros, la de Tania, su docu­men­ta­ción, sus escri­tos. Para noso­tros fue fuer­tí­si­mo.
Al medio­día nos dicen que tene­mos que salir por­que el lugar cerra­ba para almor­zar. Cuan­do baja­mos veo que no le ponen el can­da­do a la biblio­te­ca y le digo a mi com­pa­ñe­ra: ‘¡no le puso el can­da­do, no le puso el can­da­do! Enton­ces le digo al mili­tar que me acom­pa­ña­ba que me había olvi­da­do los ciga­rri­llos y tenía que vol­ver a bus­car­los. Subo las esca­le­ras rápi­da­men­te y me doy cuen­ta que no tenía nada don­de guar­dar el volu­men del Che, enton­ces aga­rro el tomo en la mano y sal­go, lle­go a la calle y a Caro­li­na no la veo por nin­gún lado. Cuan­do apa­re­ce me dice: ‘¡estás loco, estás loco!’ ¿Qué hacía­mos? Yo me que­ría vol­ver a Bue­nos Aires inme­dia­ta­men­te, ir al aero­puer­to y aga­rrar el pri­mer avión con los ori­gi­na­les. Caro­li­na decía que era una locu­ra ‑pien­so siem­pre que las muje­res son más centradas‑, tenía­mos que fil­mar la pelí­cu­la y si nos robá­ba­mos el manus­cri­to no nos iban a dejar seguir inves­ti­gan­do ni fil­man­do. Enton­ces fui­mos a com­prar unos rollos de foto­gra­fía y lue­go a la Emba­ja­da. La emba­ja­do­ra nos espe­ra­ba para almor­zar pero noso­tros entra­mos direc­to a nues­tro cuar­to para foto­gra­fiar todo. Vol­vi­mos al archi­vo a las dos de la tar­de lle­van­do el manus­cri­to en una mochi­li­ta, abro la biblio­te­ca y lo dejo. Sal­go a bus­car a Caro­li­na y cuan­do vol­ve­mos apa­re­ce el capi­tán acom­pa­ña­do por otros 4 ó 5 mili­ta­res y de mane­ra vio­len­ta nos echa pre­gun­tán­do­nos por qué está­ba­mos ahí, cuan­do él nos había auto­ri­za­do. Sin­te­ti­zan­do, nos ter­mi­na­ron echan­do. Nos dijo que le enviá­ra­mos un fax al Coman­dan­te en Jefe del Ejér­ci­to pidien­do una auto­ri­za­ción pero nos con­tes­ta­ron que no podía­mos tener acce­so al archi­vo por­que toda­vía había mucha gen­te viva. Cuan­do Hugo Chá­vez via­ja en 2005 para la Cum­bre de Pre­si­den­tes que iban a tra­tar el ALCA, lo conoz­co a Evo en el tren que nos lle­vó a Mar del Pla­ta. Toda­vía no era pre­si­den­te. Final­men­te cuan­do es ele­gi­do vol­ve­mos a Boli­via, le con­ta­mos la his­to­ria y le mos­tra­mos las fotos. De todos modos fue difi­ci­lí­si­mo por­que nos daban foto­co­pias o libros impre­sos. Nos man­da­ban de un cuar­tel a otro has­ta que final­men­te logra­mos tener con­tac­to nue­va­men­te con esos mate­ria­les.

De algu­na mane­ra siem­pre estu­ve inves­ti­gan­do ese momen­to de la his­to­ria

Cuan­do lo matan al Che yo tenía 7 u 8 años. Es una figu­ra que me per­si­guió toda la vida, me resul­tó siem­pre muy atrac­ti­va y de algu­na mane­ra siem­pre estu­ve inves­ti­gan­do ese momen­to de la his­to­ria y su figu­ra. Un cuña­do mío me insis­tió des­pués que había hecho la pelí­cu­la sobre Cor­tá­zar, el docu­men­tal sobre Bor­ges y otro sobre lo que había ocu­rri­do con el cadá­ver de Evi­ta con Miguel Bonas­so, “Evi­ta, la tum­ba sin paz”, y me dije es el momen­to de hacer la pelí­cu­la del Che, pero que­ría­mos hacer una pelí­cu­la don­de apa­re­cie­ran cosas nue­vas. Como decía al comien­zo, fue un lar­go reco­rri­do don­de con Alei­da tuvi­mos una rela­ción muy fuer­te des­de la con­fian­za y el cari­ño. Ella fue muy dura al comien­zo, pero via­je tras via­je se fue abrien­do. Nun­ca me voy a olvi­dar cuan­do por pri­me­ra vez escu­cha­mos las cin­tas con los poe­mas. Fue una expe­rien­cia tre­men­da. Nos mos­tró todos los manus­cri­tos; muchos esta­ban toda­vía iné­di­tos. Algu­nos lo siguen estan­do.

Cuan­do hemos pro­yec­ta­do el docu­men­tal tan­to en Cuba, como en Cana­dá y aquí en Argen­ti­na, siem­pre es muy gran­de el impac­to de la gen­te que lo reci­be, creo que igual que el que noso­tros fui­mos tenien­do a medi­da que pro­fun­di­za­mos en la vida del Che.

Que­ría­mos hacer una obra que fue­ra muy con­tun­den­te y res­pe­tuo­sa

Te digo que hici­mos la pelí­cu­la con un obje­ti­vo. Nues­tro obje­ti­vo era hacer una narra­ción cine­ma­to­grá­fi­ca con la figu­ra del Che, lo más fide­dig­na a su memo­ria como hom­bre y al momen­to tan par­ti­cu­lar de la his­to­ria que le tocó vivir. No es que me posi­ciono ante la pelí­cu­la para decir voy a cum­plir este obje­ti­vo, sim­ple­men­te nues­tro com­pro­mi­so era con el arte cine­ma­to­grá­fi­co y con el per­so­na­je que está­ba­mos abor­dan­do, al resul­ta­do al cual lle­ga­mos fue des­pués de muchos años de tra­ba­jo, de tiem­po de edi­ción, que fue muy difí­cil por­que tenía­mos un mate­rial muy vas­to. Hici­mos una inves­ti­ga­ción que de repen­te lle­gó a tener 12 horas de mate­ria­les, de todo el mar­co his­tó­ri­co del tiem­po que vivió el Che, el tri­ple del mate­rial que vimos aquí. Yo la que­ría dejar en 80’ que me pare­ce es la dura­ción ideal para un docu­men­tal y ter­mi­nó duran­do más de dos horas. Hacer ese recor­te fue una tarea muy com­ple­ja pero no había un super obje­ti­vo del tipo vamos a hacer esto para tal cosa, que­ría­mos hacer una obra que fue­ra muy con­tun­den­te y res­pe­tuo­sa.

Fue muy emo­ti­vo hacer esta pelí­cu­la, cada lugar que reco­rría­mos, cada nue­vo docu­men­to que veía­mos, cada nue­va his­to­ria que encon­trá­ba­mos, daba mucha emo­ción. Si me pre­gun­tás por la ima­gen que tenía del Che antes y des­pués de hacer la pelí­cu­la, de mane­ra gene­ral no ha varia­do, pero encon­tré mucha más pro­fun­di­dad y una sor­pre­sa en la nece­si­dad de escri­bir per­ma­nen­te del Che que está mar­ca­da fuer­te­men­te en la pelí­cu­la. Creo que uno no pue­de espe­cu­lar. ¿Qué hubie­ra sido de este hom­bre si no hubie­ra sido un revo­lu­cio­na­rio? Estoy segu­ro que hubie­ra sido un gran escri­tor. El tex­to “La pie­dra” cuan­do lo leí del ori­gi­nal no lo podía creer. (“La pie­dra” es un impac­tan­te rela­to tes­ti­mo­nial escri­to por el Che en el Con­go. El tema es el anun­cio de la posi­ble muer­te de su madre, Celia. Su escri­tu­ra se ubi­ca en algún momen­to pos­te­rior al 22 de mayo de 1965, día en el cual Osmany Cien­fue­gos le infor­mó que des­de Bue­nos Aires daban la noti­cia que su madre esta­ba muy enfer­ma. Nota del edi­tor).

Me pren­dió mucho eso del Che argen­tino, de los niños que se for­ma­ban en la biblio­te­ca de sus padres. Cuan­do uno revi­sa la niñez de Bor­ges, de Cor­tá­zar, de Leloir, el Pre­mio Nobel, encuen­tra que son niños de la gene­ra­ción de argen­ti­nos con voca­ción por el estu­dio, por la lec­tu­ra, son muy simi­la­res en ese sen­ti­do. Tie­nen esa cosa de esa gene­ra­ción que se trans­for­man en ver­da­de­ros inte­lec­tua­les y son lec­to­res des­de su niñez y ado­les­cen­cia. Eso me impac­tó mucho. Tam­bién leer­lo des­de sus manus­cri­tos, tomar esas libre­ti­tas y lue­go reco­rrer los luga­res de com­ba­te ‑Ale­gría de Pío, por ejemplo‑, ver mate­ria­les de archi­vo y hablar con los com­pa­ñe­ros ‑hay muchos que no están en la pelí­cu­la pero fil­má­ba­mos jun­to con com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo y de gue­rri­lla-; en toda esa situa­ción el hom­bre con su libre­ti­ta, escri­bien­do y lue­go pasan­do a un cua­derno, casi la tri­ple escri­tu­ra, des­pués al meca­nó­gra­fo, tra­ba­jan­do sobre el mis­mo tex­to e ideas.

Des­de el comien­zo les con­ta­mos la idea y nos die­ron mucho apo­yo, no sólo la fami­lia de Ernes­to sino el Ins­ti­tu­to Cubano de Cine, por ejem­plo, que nos per­mi­tió no sólo ir a los docu­men­ta­les y noti­cie­ros edi­ta­dos, sino tam­bién a los rollos ori­gi­na­les don­de apa­re­ció mate­rial que has­ta aho­ra nun­ca había sido mos­tra­do.

Lo que esta­mos hacien­do en TV digi­tal y sate­li­tal es abso­lu­ta­men­te revo­lu­cio­na­rio

Son 12 años de tra­ba­jo, de des­cu­bri­mien­tos, de reve­la­cio­nes. Es un pro­ce­so que nos lle­vó a esto, hacer una cosa en pro­fun­di­dad, con res­pe­to y valo­ra­ción de la figu­ra del Che, pero no pen­san­do en un obje­ti­vo polí­ti­co para este momen­to.

Para mí es una con­ti­nui­dad de lo que ven­go hacien­do des­de que era joven. La con­cien­cia de la fun­ción social que pue­de tener el cine. Mi for­ma­ción es fun­da­men­tal­men­te cine­ma­to­grá­fi­ca y des­de el canal Encuen­tro la fun­ción que pue­de tener la TV. La tarea de Encuen­tro fue muy dura pero muy rica al mis­mo tiem­po. Mi tarea actual tan­to en Radio Nacio­nal como en la TV Públi­ca pare­ce una misión impo­si­ble, pero creo que algu­nos pasos vamos dan­do. Des­pués en todo lo que esta­mos tra­ba­jan­do en los sis­te­mas de TV Digi­tal. La TV para las escue­las rura­les tie­ne que ver con toda esta expe­rien­cia. Creo que es trans­for­ma­dor. La pala­bra revo­lu­cio­na­rio es muy gran­de pero me pare­ce que lo que esta­mos hacien­do en tele­vi­sión digi­tal y sate­li­tal es abso­lu­ta­men­te revo­lu­cio­na­rio. De eso no me cabe la menor duda. Lle­gar con una TV de mayor cali­dad a los 4 pun­tos car­di­na­les de la Repú­bli­ca, Estar dan­do conec­ti­vi­dad de Inter­net y TV a 8000 escue­las rura­les que antes no tenían ni elec­tri­ci­dad. Muchos con­te­ni­dos que esta­mos pro­du­cien­do en el mar­co gene­ral de la Ley de Medios don­de apa­re­ce la posi­bi­li­dad real de gene­rar nue­vas pro­duc­cio­nes, de abrir nue­vas radios y cana­les de TV. Me pare­ce que eso sí es abso­lu­ta­men­te revo­lu­cio­na­rio. Dejar atrás la ley de la dic­ta­du­ra que estu­vo al ser­vi­cio del Gru­po Cla­rín todos estos años para que ellos crea­ran un sis­te­ma mediá­ti­co, una herra­mien­ta pode­ro­sa; hora­dar un poco esto y gene­rar un nue­vo espa­cio creo que es revo­lu­cio­na­rio. En el sen­ti­do de tra­ba­jar con el res­to de Amé­ri­ca Lati­na, en co-pro­duc­cio­nes con Méxi­co, Vene­zue­la, Para­guay, me pare­ce que esta­mos dan­do pasos impor­tan­tes. No tie­ne la épi­ca que tuvo la revo­lu­ción cuba­na de 1959 pero creo que los lazos que esta­mos esta­ble­cien­do y la aper­tu­ra a todos estos medios tie­nen pro­fun­di­dad y oja­lá poda­mos seguir­lo hacien­do por muchos años para que se con­so­li­den.

* Tris­tán Bauer nació en 1959 en Mar del Pla­ta. En 1982 se gra­duó como direc­tor en el Cen­tro Expe­ri­men­tal del Ins­ti­tu­to Nacio­nal de Cine­ma­to­gra­fía de Argen­ti­na. Ha diri­gi­do lar­go­me­tra­jes docu­men­ta­les, cor­to­me­tra­jes y pro­gra­mas de tele­vi­sión, con los que ha obte­ni­do nume­ro­sos pre­mios nacio­na­les e inter­na­cio­na­les.
Su pri­mer cor­to­me­tra­je se lla­mó “Ni tan blan­cos, ni tan indios” (1984), para lue­go rodar su pri­me­ra pelí­cu­la, “Des­pués de la tor­men­ta” (1991), con la que obtu­vo el Pre­mio Nue­vos Rea­li­za­do­res en el Fes­ti­val de San Sebas­tián. Entre sus docu­men­ta­les más des­ta­ca­dos se encuen­tran “Cor­tá­zar” (1994), “Evi­ta, la tum­ba sin paz” (1997) y “Los libros y la noche” (2000), que obtu­vo el Pre­mio al Mejor Docu­men­tal en el Fes­ti­val de La Haba­na y que fue semi­fi­na­lis­ta en los Pre­mios Emmy.
“Ilu­mi­na­dos por el fue­go” es su siguien­te pro­duc­ción, un film con guión de su auto­ría jun­to a Miguel Bonas­so, Edgar­do Este­ban y Gus­ta­vo Rome­ro Borri, según el libro homó­ni­mo de Edgar­do Este­ban y Gus­ta­vo Rome­ro Borri.
En 2007, es desig­na­do direc­tor del canal Encuen­tro, canal de tele­vi­sión del Minis­te­rio de Edu­ca­ción de la Nación y en 2008 asu­mió como titu­lar del Sis­te­ma Nacio­nal de Medios, pasan­do a pre­si­dir Radio y Tele­vi­sión Argen­ti­na S.E. que agru­pa a los ser­vi­cios de radio y tele­vi­sión per­te­ne­cien­tes al Esta­do Argen­tino (Canal 7, Canal Encuen­tro y Radio Nacio­nal).

“Che: Un hom­bre nue­vo” fue pro­du­ci­da por la UNIVERSIDAD NACIONAL DE GRAL. SAN MARTÍN (ARGENTINA), INCAA (ARGENTINA), el CENTRO DE ESTUDIOS CHE GUEVARA (CUBA), ICAIC (CUBA) y GOLEM DISTRIBUCIÓN (ESPAÑA), con la cola­bo­ra­ción de TVE.

La cla­ve a des­en­tra­ñar a tra­vés del docu­men­tal es su inti­mi­dad, su con­ti­nua for­ma­ción, su cohe­ren­cia, el estu­dio y el pen­sa­mien­to al ser­vi­cio de la acción y de la cons­truc­ción de un mun­do nue­vo, su par­ti­cu­lar mira­da poé­ti­ca sobre la reali­dad.
La narra­ti­va se sos­tie­ne fun­da­men­tal­men­te sobre el cli­ma que gene­ra la evo­ca­ción de la memo­ria, se tra­ta de pre­sen­tar reta­zos de memo­ria en los que se irán desa­rro­llan­do cier­tos hechos o momen­tos, des­de la pers­pec­ti­va ínti­ma y sub­je­ti­va de Ernes­to Gue­va­ra a par­tir de sus tex­tos, sus gra­ba­cio­nes y narra­cio­nes lite­ra­rias, las imá­ge­nes de archi­vo del tiem­po que le tocó vivir y la con­tra­po­si­ción con la actua­li­dad.
La Uni­ver­si­dad de San Mar­tín creó en el año 1999 un Cen­tro de Pro­duc­ción Audio­vi­sual, abo­ca­do des­de su ori­gen a la pro­duc­ción de series de tele­vi­sión, docu­men­ta­les y lar­go­me­tra­jes. Su direc­tor, Tris­tán Bauer, fue con­vo­ca­do por el Cen­tro de Estu­dios Che Gue­va­ra y, a par­tir de las con­ver­sa­cio­nes man­te­ni­das con Alei­da March, los hijos de Ernes­to Gue­va­ra, Alfre­do Gue­va­ra, María del Car­men Ariet e inves­ti­ga­do­res de dicho Cen­tro, sur­gió la idea de rea­li­zar este docu­men­tal en el que se con­me­mo­ra el 40 ani­ver­sa­rio de la muer­te del Che.

El guión pre­sen­ta dos narra­do­res:
1) El narra­dor – rea­li­za­dor. Su pre­sen­cia se mani­fies­ta a tra­vés de una voz en off que, des­de la actua­li­dad, pro­po­ne un via­je a tra­vés de los tex­tos y las hue­llas que ha deja­do el Che, en un inten­to por des­en­tra­ñar sus pen­sa­mien­tos más des­co­no­ci­dos. Sus inter­ven­cio­nes son bre­ves y pre­ci­sas, se inter­re­la­cio­na con la voz de Ernes­to Gue­va­ra, nos dis­pa­ra hacia otro tiem­po, nos brin­da deta­lles des­co­no­ci­dos de su bio­gra­fía.
Esta voz es cla­ra­men­te sub­je­ti­va, plan­tea pre­gun­tas, abre inte­rro­gan­tes que qui­zás, el Che nos acla­re a par­tir de sus tex­tos.

2) Ernes­to Gue­va­ra. Fue un ávi­do estu­dio­so, lec­tor y escri­tor, lo que per­mi­te incluir dis­tin­tos pla­nos de dis­cur­sos, que apor­tan la rique­za de su mun­do inte­rior.
En el plano polí­ti­co ideo­ló­gi­co, con sus escri­tos e inter­ven­cio­nes públi­cas, res­ca­tan­do aque­llas inter­ven­cio­nes que no son tan cono­ci­das, pre­sen­tan­do las expo­si­cio­nes sobre los temas de actua­li­dad con su tono pau­sa­do, didác­ti­co.
Des­de su ado­les­cen­cia y a lo lar­go de toda su vida, desa­rro­lló un estu­dio rigu­ro­so de la filo­so­fía, la polí­ti­ca y la eco­no­mía, tran­si­tan­do corrien­tes de pen­sa­mien­tos varia­das. El encuen­tro con algu­nos de estos mate­ria­les como el dic­cio­na­rio filo­só­fi­co de su juven­tud, los apun­tes crí­ti­cos a la Eco­no­mía Polí­ti­ca, los cua­der­nos que lle­va­ba en Boli­via, son indi­cios poco cono­ci­dos de toda su acción prác­ti­ca. En Cuba, el Che pue­de desa­rro­llar una acción revo­lu­cio­na­ria que acom­pa­ña con el estu­dio pro­fun­do de los pro­ble­mas que sur­gen de la prác­ti­ca.
El dis­cur­so epis­to­lar es cons­tan­te duran­te toda su vida. La corres­pon­den­cia que man­tu­vo con sus fami­lia­res, en gene­ral bre­ve, per­mi­te vis­lum­brar la cla­ri­dad de sus con­cep­tos y la agu­de­za de su humor.
El dis­cur­so lite­ra­rio y poé­ti­co, demues­tra la nece­si­dad de expre­sión per­ma­nen­te, la nece­si­dad de narrar sus sen­ti­mien­tos más ínti­mos con la liber­tad de un artis­ta.
La poe­sía lo acom­pa­ñó duran­te toda su vida. En sus cua­der­nos de Boli­via, encon­tra­mos poe­mas de Rubén Darío escri­tos de puño y letra, la gra­ba­ción que le dejó a Alei­da March antes de par­tir, los poe­mas que eli­gió y el reci­ta­do, ínti­mo y pau­sa­do, adquie­re una dimen­sión úni­ca.
La com­bi­na­ción de estos tex­tos, tan diver­sos en esti­lo entre sí son los que lo des­pla­zan del lugar del gue­rri­lle­ro míti­co para des­cu­brir en lo con­cre­to al hom­bre.

FICHA TECNICA

Inves­ti­ga­ción:
CENTRO DE ESTUDIOS CHE GUEVARA
MARÍA DEL CARMEN ARRIET
ALFREDO GUEVARA
CAROLINA SCAGLIONE

Guión:
TRISTÁN BAUER
CAROLINA SCAGLIONE

Con­sul­tor de guión: ALFREDO GUEVARA

Foto­gra­fía: JAVIER JULIÁ

Soni­do: MARTÍN GRIGNASCHI

Músi­ca: FEDERICO JUSID

DATOS TÉCNICOS

Dura­ción: 110’
For­ma­to: HD – 35mm
Roda­do en: Argen­ti­na, Cuba, Boli­via y Amé­ri­ca Lati­na

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *