«Invi­ta­ción al des­cu­bri­mien­to: José Car­los Mariá­te­gui y el socia­lis­mo de Nues­tra Amé­ri­ca»- Deni Rub­bo

El esti­mu­lan­te libro del argen­tino Miguel Maz­zeo va más allá de un home­na­je a quien fue el ver­da­de­ro mar­xis­ta ori­gi­nal del sub­con­ti­nen­te latino-ame­ri­cano

Bue­nos Aires: El Colec­ti­vo, 2009, 216 pági­nas
Foto: Facun­do Maz­zeo

En sus tesis “Sobre el con­cep­to de historia”(1940), Wal­ter Ben­ja­min apun­tó que una de las fuer­zas de la rebe­lión de los opri­mi­dos tie­ne sus raí­ces en la memo­ria de los ven­ci­dos, de los ances­tros que caye­ron en las luchas socia­les del pasa­do. A tra­vés de las explo­si­vas suble­va­cio­nes popu­la­res que reso­na­ron en el esce­na­rio social, duran­te el siglo XX, y aumen­ta­ron sus­tan­cial­men­te has­ta el tiem­po pre­sen­te, Amé­ri­ca Lati­na siguió intui­ti­va­men­te esta regla. Des­de enton­ces, bajo figu­ras muy diver­sas – Fara­bun­do Mar­tí, Ernes­to Che Gue­va­ra, Augus­to San­dino, José Mar­tí, Emi­liano Zapa­ta –, los “de aba­jo” bus­can recu­pe­rar el ima­gi­na­rio utó­pi­co y el poten­cial explo­si­vo de esos hom­bres para redes­cu­brir, trans­for­mar y cap­tar nue­vos sen­ti­dos en el inte­rior de las posi­bi­li­da­des abier­tas por la pra­xis social.

Una de las ten­ta­ti­vas de ilu­mi­nar las rela­cio­nes orgá­ni­cas entre tiem­po pasa­do, pre­sen­te y futu­ro se encuen­tra en el esti­mu­lan­te libro del argen­tino Miguel Maz­zeo, «Invi­ta­ción al des­cu­bri­mien­to: José Car­los Mariá­te­gui y el socia­lis­mo de nues­tra Amé­ri­ca». La obra va más allá de un home­na­je a quien fue el ver­da­de­ro mar­xis­ta ori­gi­nal del sub­con­ti­nen­te latino-ame­ri­cano: José Car­los Mariá­te­gui. Se tra­ta de una con­tri­bu­ción que bus­ca valien­te­men­te una “afi­ni­dad elec­ti­va” – en el sen­ti­do acu­ña­do por Max Weber – entre la vida y la obra del perio­dis­ta peruano con los movi­mien­tos popu­la­res de la actua­li­dad. El autor no pre­ten­de un tra­ba­jo “para leer a Mariá­te­gui”, al modo althus­se­riano; bus­ca, por el con­tra­rio, enfren­tar – como des­ta­ca Este­ban Rodrí­guez en la pre­sen­ta­ción del libro – las pre­gun­tas con que el Amau­ta se encon­tró y las apues­tas en torno a las mis­mas. Ade­más, la diná­mi­ca del libro impri­me un rit­mo pecu­liar de for­ma-ensa­yo y estruc­tu­ra de esbo­zo, o sea, un géne­ro abier­to – poco difun­di­do en la socio­lo­gía espe­cia­li­za­da – que expre­sa una “estra­te­gia sim­bó­li­ca y la for­ma expre­si­va más ade­cua­da para una escri­tu­ra mili­tan­te” (pági­na 12).

Los lla­ma­dos “ele­men­tos prác­ti­cos de socia­lis­mo” serían, para el autor, la cla­ve cen­tral de la obra maria­te­guia­na. Es a tra­vés del desa­rro­llo de ese con­cep­to que el autor dirá que una de las poten­cias de la rique­za del socia­lis­mo de JCM es un mar­xis­mo radi­cal­men­te abier­to y rela­cio­nal, es decir, aten­to “a toda ins­tan­cia que pro­du­ce lazo social alter­na­ti­vo al capi­tal” (pági­na 113). Tal como Marx enun­ció en la céle­bre tesis (“Sobre Feuer­bach”) VIII que “toda vida social es esen­cial­men­te prác­ti­ca”, el pun­to de par­ti­da del mar­xis­ta peruano sería, igual­men­te, el espa­cio socio-polí­ti­co con­cre­to.

Para Maz­zeo, uno de los acier­tos crí­ti­cos que fue­ron tra­ba­ja­das por JCM y que tie­ne una actua­li­dad impre­sio­nan­te para la situa­ción social de Amé­ri­ca Lati­na es la arti­cu­la­ción entre comu­nis­mo incai­co y socia­lis­mo moderno. La pro­tec­ción de las for­mas comu­ni­ta­rias de orga­ni­za­ción cam­pe­si­na remi­te a las tra­di­cio­nes mile­na­rias colec­ti­vis­tas en la eco­no­mía y socie­dad, que ocu­pan el cora­zón de un pro­yec­to socia­lis­ta indo-ame­ri­cano. Según el autor, en vez de una res­tau­ra­ción del pasa­do en cuyo caso “el pre­sen­te pue­de ser el lugar de la pasi­vi­dad, el fata­lis­mo, la ambi­güe­dad” (pági­na 51), como hace insis­ten­te­men­te el pen­sa­mien­to pos­mo­derno, Mariá­te­gui anhe­la la rei­vin­di­ca­ción del pasa­do de la comu­ni­dad cam­pe­sino-indí­ge­na. Los com­po­nen­tes tra­di­cio­na­les no son nece­sa­ria­men­te peso muer­to, sino cons­ti­tu­ti­vos de una pode­ro­sa reno­va­ción sim­bó­li­ca, ade­más de res­ca­tar un para­dig­ma eco­ló­gi­co, pro­po­nien­do, así, un víncu­lo con la natu­ra­le­za radi­cal­men­te dis­tin­to de las rela­cio­nes socia­les mer­can­ti­les y de las fuer­zas pro­duc­ti­vas des­truc­ti­vas del capi­ta­lis­mo con­tem­po­rá­neo.

Ese posi­cio­na­mien­to pue­de ser com­pren­di­da a tra­vés de la pro­pia for­ma­ción his­tó­ri­ca – y social – peri­fé­ri­ca fru­to de la super­po­si­ción de dis­tin­tos modos de pro­duc­ción (o desa­rro­llo des­igual y com­bi­na­do, como pre­fie­ren algu­nos) del pro­ble­ma agra­rio peruano. Se tra­ta de pro­po­ner “un cues­tio­na­mien­to de las for­mas absur­das, anti­so­cia­les y anti­eco­nó­mi­cas, impues­tas por el régi­men colo­nial pri­me­ro y lue­go por la moda­li­dad espe­cí­fi­ca de desa­rro­llo capi­ta­lis­ta (depen­dien­te y neo­co­lo­nial) en Perú” (pági­na 83). Un abor­da­je ori­gi­nal que denun­cia de mane­ra pro­fé­ti­ca las pifias inter­pre­ta­cio­nes de las varian­tes eta­pis­tas y dua­lis­tas que se con­so­li­da­ron duran­te la déca­da del 50 y 60 en la Amé­ri­ca Lati­na.

Uno de los ele­men­tos más acti­vos del socia­lis­mo prác­ti­co en JCM es el acen­to en la dimen­sión éti­ca y moral del socia­lis­mo, ha seme­jan­za de lo que hará el Che Gue­va­ra. El mito maria­te­guiano – bajo inne­ga­ble influen­cia del fran­cés Geor­ges Sorel – es un movi­mien­to prác­ti­co que bus­ca no per­der de vis­ta las expe­rien­cias de lucha que gra­vi­tan en el ima­gi­na­rio de los pue­blos rebel­des. Suma­do a eso, el mito debe anhe­lar, en pala­bras del pro­pio Mariá­te­gui, a la “crea­ción de una moral de pro­duc­to­res en el mis­mo pro­ce­so de lucha anti­ca­pi­ta­lis­ta”. Según el autor, el Movi­mien­to Sin Tie­rra de Bra­sil (MST) sería expre­sión con­tem­po­rá­nea de esa pos­tu­ra “que con­ci­be la con­cien­cia social no como la com­pi­la­ción de ideas ‘avan­za­das’ o ‘pro­gre­sis­tas’ sino como el fru­to de la con­vi­ven­cia social (en deter­mi­na­das con­di­cio­nes) y como la asun­ción colec­ti­va de un con­jun­to de valo­res” (pági­na 102).

Otros varios temas son tra­ta­dos por el autor argen­tino y, aun­que sea bre­ve­men­te, no son de nin­gu­na mane­ra desa­rro­lla­dos de modo acrí­ti­co, tales como la cues­tión de la alian­za entre obre­ro y cam­pe­sino, la pro­ble­má­ti­ca del poder y del par­ti­do y la cues­tión del suje­to. En esta últi­ma, en par­ti­cu­lar, el autor tra­ba­ja con la hipó­te­sis de que para Mariá­te­gui el suje­to es una cons­truc­ción de la pra­xis y no de supues­tas reali­da­des exte­rio­res o de una van­guar­dia que aspi­ra deter­mi­nar­los: “la polí­ti­ca es la que defi­ne la onto­lo­gía. Los subal­ter­nos deben luchar y cam­biar el mun­do para ser suje­tos” (pági­na 157). Si la lucha pre­ce­de las cla­ses, ella con­lle­va avan­ces y retro­ce­sos, y un gra­do de impre­vi­si­bi­li­dad, ya que, como ase­va­ra­ba Grams­ci, “sólo se pue­de pre­ver cien­tí­fi­ca­men­te la lucha, no sus momen­tos con­cre­tos”. La revo­lu­ción es, en ese sen­ti­do, extem­po­rá­nea, inac­tual, se con­tra­po­ne a los cro­nó­me­tros bur­gue­ses: “no es hija del cono­ci­mien­to cien­tí­fi­co y de la espe­cia­li­za­ción de las leyes his­tó­ri­cas […], es fru­to de la ‘vida’ y no de la ‘razón pura’” (pági­na 158).

Se pue­de no estar de acuer­do, por cier­to, con uno u otro de los pun­tos plan­tea­dos por Miguel Maz­zeo. ¿Cómo acor­dar, por ejem­plo, con que la cues­tión en torno a la posi­ción (con­tra­ria) de Mariá­te­gui a la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta – y, por exten­sión, su dispu­tada heren­cia polí­ti­ca – dejó de tener impor­tan­cia para el deba­te con los movi­mien­tos rebel­des con­tem­po­rá­neos? Al fin de cuen­tas, cuan­do el asun­to es la heren­cia de JCM a pos­te­rio­ri, no son pocos los maria­te­guis­mos, espe­cial­men­te en el Perú, que están cla­ra­men­te a la “dere­cha” de la esce­na polí­ti­ca con­tem­po­rá­nea, un cua­dro notá­ble­men­te seme­jan­te al caso de la recep­ción del comu­nis­ta Anto­nio Grams­ci en Bra­sil. En ver­dad, en vez de un “hedo­nis­mo his­to­rio­grá­fi­co” (pági­na 57), muchos pun­tos que hacen a la actua­li­dad de Mariá­te­gui impli­can uno retorno nece­sa­rio y estra­té­gi­co a ese pasa­je espe­cí­fi­co alta­men­te dis­cor­dan­te, como mues­tra para­dó­ji­ca­men­te – y feliz­men­te – Maz­zeo.

Cier­ta­men­te el libro de Miguel Maz­zeo se suma a los con­ti­nua­do­res (crí­ti­cos) con­tem­po­rá­neos del “mar­xis­mo calien­te” de Mariá­te­gui que apues­tan en actua­li­zar su pen­sa­mien­to, en el sen­ti­do pro­pues­to por Wal­ter Ben­ja­min, o sea, en la bús­que­da de toda rea­li­za­ción poten­cial­men­te crí­ti­ca y revo­lu­cio­na­ria, a tra­vés de los “ele­men­tos de socia­lis­mo prác­ti­co”, para así, inte­rrum­pir el cur­so de la his­to­ria de los ven­ce­do­res. Tam­po­co esta­mos aquí ante el caso, como sue­le espe­rar­se, de una lec­tu­ra abso­lu­ta­men­te fiel. El autor, al con­tra­rio, es más tri­bu­ta­rio de una cul­tu­ra heré­ti­ca, como por ejem­plo la del his­to­ria­dor E. P. Thom­pson, quien decía gra­cio­sa­mien­te que “no exis­te amor, sin aman­tes”. A fin de cuen­tas, la pie­dad filial no siem­pre es la mejor prue­ba de fide­li­dad, pues hay a menu­do más fide­li­dad en la infi­de­li­dad crí­ti­ca del que en la bea­te­ría dog­má­ti­ca.

Deni Ire­neu Alfa­ro Rub­bo. Mes­tran­do do Pro­gra­ma de Pós-Gra­duação em Socio­lo­gia da Uni­ver­si­da­de de São Pau­lo (USP) e bol­sis­ta CNPq.

Herra­mien­ta

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *