Anto­nio Lobo Antu­nes: Las naves- Rafael Narbona

El por­tu­gués Antó­nio Lobo Antu­nes per­te­ne­ce a esa estir­pe de escri­to­res que entien­de la pin­tu­ra del mun­do como un arti­fi­cio de la inte­li­gen­cia. No hay mayor impos­tu­ra que el rea­lis­mo, pues el arte ver­da­de­ro no copia lo real, sino que tam­bién lo reinventa.

Esta con­cep­ción del hecho artís­ti­co es incom­pa­ti­ble con las exi­gen­cias de orden, vero­si­mi­li­tud y seme­jan­za. Al pres­cin­dir de la tra­ma y los per­so­na­jes, Lobo Antu­nes esbo­za una poé­ti­ca, don­de la com­pren­sión des­pla­za a la his­to­ria, exi­gien­do en el lec­tor la dis­po­si­ción de trans­for­mar el tex­to en un orbe satu­ra­do de sen­ti­do. Se tra­ta, en defi­ni­ti­va, de lle­var a cabo un ejer­ci­cio de cono­ci­mien­to. Este pro­yec­to está sos­te­ni­do por un len­gua­je, cuyo pro­pó­si­to no es narrar, sino cap­tar lo esen­cial. De ahí el recur­so a la intui­ción poé­ti­ca, que atri­bu­ye a la pala­bra un mis­te­rio ausen­te en el con­cep­to. En Las naves, no se bus­ca la fide­li­dad en la recons­truc­ción his­tó­ri­ca, sino la per­cep­ción exac­ta de las cosas. Esto sig­ni­fi­ca que para com­pren­der el des­arrai­go de los por­tu­gue­ses for­za­dos a aban­do­nar las colo­nias afri­ca­nas, hay que pres­cin­dir del orden cro­no­ló­gi­co, reu­nien­do en el mis­mo espa­cio a los pro­ta­go­nis­tas de la con­quis­ta de Bra­sil y a los últi­mos mora­do­res del impe­rio de ultra­mar. Los ojos de un marino del siglo XVI o de un hidal­go empo­bre­ci­do se mues­tran más pers­pi­ca­ces que la inme­dia­tez del pre­sen­te, inca­paz de des­pren­der­se de lo mera­men­te anec­dó­ti­co y cir­cuns­tan­cial. La pre­sen­cia de Cer­van­tes en la joven demo­cra­cia por­tu­gue­sa tie­ne un efec­to ilu­mi­na­dor sobre un tiem­po de caos y confusión.
Lobo Antu­nes cono­ció la expe­rien­cia del regre­so trau­má­ti­co. Duran­te sus años en Ango­la, des­cu­brió que en la gue­rra se esta­ble­ce una extra­ña pro­mis­cui­dad entre el horror y la belle­za. Las masa­cres no podían borrar el asom­bro ante los cam­pos de gira­so­les. La vuel­ta a Lis­boa no estu­vo mar­ca­da por los sen­ti­mien­tos de cul­pa, sino por la extra­ñe­za ante un espa­cio, don­de ya no pre­va­le­cía la inti­mi­dad con la muer­te ni la mono­to­nía de un pai­sa­je ajeno a las esta­cio­nes. Es la mis­ma per­ple­ji­dad que en Esplen­dor de Por­tu­gal pro­vo­ca­ba la sen­sa­ción de no per­te­ne­cer a nin­gu­na par­te. Los per­so­na­jes de Las naves no se iden­ti­fi­can con la ciu­dad que les aco­ge tras una pro­lon­ga­da ausen­cia. Lis­boa ha per­di­do su vie­ja iden­ti­dad. El cemen­to ha reem­pla­za­do a la pie­dra y la elec­tri­ci­dad al gas. Los que regre­san, ape­nas logran ocul­tar su nos­tal­gia por las colo­nias, con sus espe­luz­nan­tes atar­de­ce­res y su olor a tie­rra cal­ci­na­da. Su des­am­pa­ro es como el de esos “búhos de ojos ama­ri­llos” que sucum­ben bajo las rue­das de los coches. Exi­lia­dos de sí mis­mos, su peri­pe­cia evo­ca la suer­te de los con­quis­ta­do­res, cuya ambi­ción les hizo tran­si­tar entre dos mundos.
Lobo Antu­nes rom­pe las dis­tin­cio­nes tem­po­ra­les, situan­do a Vas­co da Gama y Manuel I en una Lis­boa sal­pi­ca­da de tran­vías y cines don­de se pro­yec­tan pelí­cu­las de Errol Flynn. El recur­so a lo fan­tás­ti­co impreg­na de ver­dad un orbe que des­pre­cia la dupli­ca­ción de lo real. El estra­go del tiem­po, agra­va­do por la inexis­ten­cia de raí­ces, abo­ca a los per­so­na­jes al reco­no­ci­mien­to de que ya no se per­te­ne­cen ni siquie­ra a sí mis­mos. “Este país nos ha comi­do las gra­sas y la car­ne sin pie­dad. Aho­ra no somos de nin­gu­na par­te”. Lis­boa es una noche opa­ca, de color “de car­bón de tubo de esca­pe”. La liber­tad es más inhós­pi­ta que “los caba­rés de Luan­da”, con su hedor a mula­dar. El Tajo hue­le a cloa­ca y el monas­te­rio de los Jeró­ni­mos ya no es más que “un monu­men­to arcai­co con­sa­gra­do a la boda de los domingos”.
Nove­la oní­ri­ca y nada com­pla­cien­te, Las naves nos ofre­ce una ima­gen de Por­tu­gal idén­ti­ca a la visión de una aldea­na de negro que mira hacia den­tro de sí mis­ma y sólo des­cu­bre “un hue­co absoluto”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *