La polí­ti­ca exte­rior de Esta­dos Uni­dos y su opi­nión públi­ca inter­na- Imma­nuel Wallers­tein

Con­for­me se apro­xi­man las elec­cio­nes en Esta­dos Uni­dos, con gran cau­te­la se vuel­ve la polí­ti­ca exte­rior uno de los pun­tos a deba­tir. No es secre­to que duran­te los últi­mos 50 años ha exis­ti­do cier­ta con­sis­ten­cia de lar­go pla­zo en la polí­ti­ca exte­rior esta­du­ni­den­se. Las dife­ren­cias inter­nas más agu­das ocu­rrie­ron cuan­do Geor­ge W. Bush asu­mió la pre­si­den­cia y lan­zó un inten­to super­ma­cho, deli­be­ra­da­men­te uni­la­te­ral, por res­tau­rar la domi­na­ción de Esta­dos Uni­dos en el mun­do median­te las inva­sio­nes de Afga­nis­tán e Irak.

Bush y los neo­con­ser­va­do­res con­fia­ban en inti­mi­dar a todos en el mun­do uti­li­zan­do la fuer­za mili­tar para cam­biar los regí­me­nes que el gobierno esta­du­ni­den­se juz­ga­ra poco amis­to­sos. Como resul­ta cla­ro hoy, la polí­ti­ca neo­con­ser­va­do­ra falló en su pro­pio obje­ti­vo. En vez de inti­mi­dar a todos, tal polí­ti­ca trans­for­mó la len­ta deca­den­cia esta­du­ni­den­se en una pre­ci­pi­ta­da caí­da. En 2008, Oba­ma com­pi­tió con una pla­ta­for­ma que pro­po­nía rever­tir estas polí­ti­cas, y en 2012 ale­ga que ya cum­plió su pro­me­sa y que, por tan­to, des­hi­zo el daño que oca­sio­na­ron los neo­con­ser­va­do­res.

Pero, ¿aca­so sí des­hi­zo el daño? ¿Pudo haber des­he­cho el daño? Lo dudo. Pero mi inten­ción aquí no es dis­cu­tir qué tan exi­to­sa es o no la polí­ti­ca exte­rior esta­du­ni­den­se en este momen­to. Más bien quie­ro dis­cu­tir lo que el pue­blo de Esta­dos Uni­dos pien­sa acer­ca de ésta.

En la opi­nión públi­ca el ele­men­to más impor­tan­te rela­cio­na­do con la polí­ti­ca exte­rior esta­du­ni­den­se es la incer­ti­dum­bre y la fal­ta de cla­ri­dad. Las encues­tas recien­tes mues­tran que por vez pri­me­ra una mayo­ría de esta­du­ni­den­ses pien­sa que las inter­ven­cio­nes mili­ta­res que empren­dió Bush en Medio Orien­te fue­ron un error. Lo que todas estas per­so­nas pare­cen ver es que hubo un enor­me derro­che de vidas y dine­ro esta­du­ni­den­ses, con que se obtu­vie­ron resul­ta­dos que a la gen­te le pare­cen muy nega­ti­vos.

Per­ci­ben que el gobierno ira­quí está más cer­ca en sen­ti­mien­to y en polí­ti­ca al gobierno ira­ní que a Esta­dos Uni­dos. Per­ci­ben que el gobierno afgano tie­ne bases muy ende­bles –con un ejér­ci­to infil­tra­do por los sufi­cien­tes sim­pa­ti­zan­tes tali­ba­nes que pue­den dis­pa­rar a los sol­da­dos esta­du­ni­den­ses con quie­nes tra­ba­jan. Quie­ren que las tro­pas de Esta­dos Uni­dos aban­do­nen Afga­nis­tán en 2014 como lo pro­me­tie­ron, pero no creen que, una vez que las tro­pas se reti­ren, vaya a haber un gobierno esta­ble en el poder, uno que sea rela­ti­va­men­te amis­to­so hacia Esta­dos Uni­dos.

Es sig­ni­fi­ca­ti­vo que, en el deba­te entre los dos can­di­da­tos a la vice­pre­si­den­cia, el demó­cra­ta Joe Biden haya afir­ma­do con vigor que no envia­rían tro­pas esta­du­ni­den­ses a Irán. Y que el repu­bli­cano Paul Ryan dije­ra que nadie en su ban­do esta­ba pen­san­do en enviar tro­pas. Ambos pue­den o no estar dicien­do la ver­dad acer­ca de sus pos­tu­ras. Lo nota­ble es que ambos pien­sen que cual­quier ame­na­za de su par­te rela­cio­na­da con enviar tro­pas de tie­rra podría las­ti­mar las posi­bi­li­da­des de su par­ti­do con los votan­tes.

Enton­ces, ¿qué? Ésa es pre­ci­sa­men­te la cues­tión. La mis­ma gen­te que dice que las inter­ven­cio­nes esta­du­ni­den­ses fue­ron un error toda­vía no está dis­pues­ta a acep­tar la idea de que Esta­dos Uni­dos no debe­ría con­ti­nuar man­te­nien­do o expan­dien­do el alcan­ce de sus fuer­zas mili­ta­res. El Con­gre­so esta­du­ni­den­se con­ti­núa votan­do en favor de pre­su­pues­tos para el Pen­tá­gono que son mucho más vas­tos de lo que el pro­pio Pen­tá­gono soli­ci­ta. Esto es, en par­te, resul­ta­do de que los legis­la­do­res quie­ren man­te­ner empleos en dis­tri­tos don­de tales empleos se vin­cu­lan con las fuer­zas arma­das. Pero tam­bién es por­que el mito de la super­po­ten­cia esta­du­ni­den­se sigue sien­do un com­pro­mi­so emo­cio­nal muy fuer­te para vir­tual­men­te todos en el país.

¿Hay en la pers­pec­ti­va un ais­la­cio­nis­mo ocul­to? Has­ta cier­to pun­to, no hay duda. Hay, sin duda, votan­tes más a la izquier­da o más a la dere­cha que comien­zan a afir­mar con más con­tun­den­cia lo desea­ble y nece­sa­rio que es redu­cir el invo­lu­cra­mien­to mili­tar esta­du­ni­den­se en el res­to del mun­do. Pero creo que al momen­to esto no repre­sen­ta una gran fuer­za. No toda­vía.

En cam­bio, lo que pode­mos espe­rar es una len­ta y calla­da revi­sión, no por eso menos impor­tan­te, de cómo sien­ten los esta­du­ni­den­ses acer­ca de series par­ti­cu­la­res de alia­dos. El ale­ja­mien­to de Euro­pa, sea cual fue­re la for­ma en que defi­na­mos Euro­pa, lle­va ya lar­go tiem­po ocu­rrien­do. A Euro­pa se le con­si­de­ra un tan­to “ingra­ta”, toman­do en cuen­ta todo lo que Esta­dos Uni­dos hizo por ella en los últi­mos 70 años mili­tar y eco­nó­mi­ca­men­te. Para muchos ciu­da­da­nos esta­du­ni­den­ses Euro­pa pare­ce muy poco deseo­sa de res­pal­dar las polí­ti­cas de Washing­ton. Actual­men­te se están reti­ran­do tro­pas de Esta­dos Uni­dos de Ale­ma­nia y de otras par­tes.

Por supues­to, Euro­pa es una cate­go­ría gran­de. ¿Aca­so el esta­du­ni­den­se ordi­na­rio tie­ne dife­ren­tes pun­tos de vis­ta acer­ca de Euro­pa orien­tal (los saté­li­tes ex sovié­ti­cos)? ¿O acer­ca de Gran Bre­ta­ña, con quien se supo­ne que Esta­dos Uni­dos man­tie­ne una “rela­ción espe­cial”? La “rela­ción espe­cial” es más un man­tra de los bri­tá­ni­cos que de los esta­du­ni­den­ses. Esta­dos Uni­dos recom­pen­sa a Gran Bre­ta­ña cuan­do se man­tie­ne en la línea, pero no cuan­do se sale de ésta. Y el esta­du­ni­den­se ordi­na­rio ape­nas si es con­cien­te de este com­pro­mi­so geo­po­lí­ti­co.

Euro­pa orien­tal es dife­ren­te. Ha habi­do pre­sio­nes reales de ambas par­tes para man­te­ner una rela­ción cer­ca­na. Por el lado esta­du­ni­den­se, ha habi­do un inte­rés del gobierno por uti­li­zar el víncu­lo con Euro­pa orien­tal como for­ma de con­tra­rres­tar las ten­den­cias de actua­ción inde­pen­dien­te que man­tie­ne Euro­pa occi­den­tal. Y hay pre­sio­nes por los des­cen­dien­tes de los migran­tes de estos paí­ses para expan­dir los víncu­los. Pero Euro­pa orien­tal comien­za a sen­tir que el com­pro­mi­so mili­tar esta­du­ni­den­se se adel­ga­za y se tor­na poco fia­ble. Comien­za a sen­tir que los lazos eco­nó­mi­cos con Euro­pa occi­den­tal, Ale­ma­nia en par­ti­cu­lar, son más impor­tan­tes para ellos.

El anta­go­nis­mo hacia Méxi­co debi­do a los migran­tes indo­cu­men­ta­dos ha lle­ga­do a jugar un papel impor­tan­te en la polí­ti­ca esta­du­ni­den­se y ha esta­do soca­van­do los supues­tos lazos eco­nó­mi­cos cer­ca­nos con Méxi­co. Y en cuan­to al res­to de Amé­ri­ca Lati­na, el cre­ci­mien­to de su pos­tu­ra geo­po­lí­ti­ca inde­pen­dien­te es fuen­te de frus­tra­ción para el gobierno esta­du­ni­den­se y de impa­cien­cia para el públi­co en ese país.

En Asia, gol­pear a Chi­na es un jue­go que cre­ce en popu­la­ri­dad, pese a los esfuer­zos de los gobier­nos esta­du­ni­den­ses (tan­to repu­bli­ca­nos como demó­cra­tas) de man­te­ner­lo a raya. A las fir­mas chi­nas se les impi­den algu­nos tipos de inver­sión en Esta­dos Uni­dos que inclu­so Gran Bre­ta­ña per­mi­te.

Y final­men­te está Medio Orien­te, área cen­tral de preo­cu­pa­ción esta­du­ni­den­se. Actual­men­te el foco está pues­to sobre Irán. Y al igual que en Amé­ri­ca Lati­na, el gobierno pare­ce frus­tra­do con sus limi­ta­das opcio­nes. Está pre­sio­na­do cons­tan­te­men­te por Israel para hacer más, aun­que nadie está muy segu­ro de lo que sig­ni­fi­ca ese “más”.

El res­pal­do para Israel de todos los modos posi­bles ha sido una pie­za cen­tral de la polí­ti­ca exte­rior esta­du­ni­den­se des­de por lo menos 1967, si no es que des­de antes. Poca gen­te se atre­ve a cues­tio­nar­la. Pero esos “pocos” comien­zan a tener el res­pal­do de figu­ras mili­ta­res que sugie­ren que la polí­ti­ca de Israel es peli­gro­sa en tér­mi­nos de los intere­ses mili­ta­res esta­du­ni­den­ses.

¿Con­ti­nua­rá imba­ti­ble en los pró­xi­mos 10 o 20 años el pene­tran­te res­pal­do hacia Israel? Lo dudo. Israel pue­de ser el últi­mo de los com­pro­mi­sos emo­cio­na­les de Esta­dos Uni­dos que se des­va­nez­ca. Pero es casi segu­ro que habrá de esfu­mar­se.

Es pro­ba­ble que para 2020 y para 2030 la polí­ti­ca exte­rior comien­ce a dige­rir la reali­dad de que Esta­dos Uni­dos no es la úni­ca super­po­ten­cia todo pode­ro­sa, sino sim­ple­men­te uno de los cuan­tos loci de poder geo­po­lí­ti­co. El cam­bio en la pers­pec­ti­va será impul­sa­do por la evo­lu­ción en los pun­tos de vis­ta de los esta­du­ni­den­ses ordi­na­rios, quie­nes con­ti­núan estan­do más preo­cu­pa­dos por su bien­es­tar eco­nó­mi­co que por los pro­ble­mas que yacen más allá de las fron­te­ras. Y con­for­me el “sue­ño ame­ri­cano” atrae a menos y menos no esta­du­ni­den­ses, se vuel­ve hacia den­tro en Esta­dos Uni­dos

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *