Fes­te­jan 12 años de logros del con­ve­nio de salud Cuba-Venezuela

Misión MilagroUn total de 53 mil 407 vene­zo­la­nos han sido aten­di­dos por dife­ren­tes pato­lo­gías en Cuba en los 12 años de exis­ten­cia del con­ve­nio de salud entre la nación cari­be­ña y Vene­zue­la, infor­mó hoy la minis­tra del sec­tor, Euge­nia Sader.

Entre los pri­me­ros pasos del gobierno del pre­si­den­te Hugo Chá­vez estu­vo la fir­ma de este acuer­do de coope­ra­ción en el sec­tor de la salud, el 30 de octu­bre del 2000, para garan­ti­zar la aten­ción de enfer­me­da­des para cuya solu­ción no exis­tían cen­tros espe­cia­li­za­dos en esta nación sur­ame­ri­ca­na, afir­mó la titu­lar entre­vis­ta­da por Vene­zo­la­na de Televisión.

Sader resal­tó que esta aten­ción se brin­da de mane­ra total­men­te gra­tui­ta, en la que el pacien­te solo debe poner su voluntad.

“El con­ve­nio ha dado espe­ran­zas, con­fian­za” y la per­so­na no tie­ne que preo­cu­par­se, pues el cos­to lo asu­me el gobierno cubano, soli­da­ri­dad que extien­de a ciu­da­da­nos de otros paí­ses, ase­ve­ró la ministra.

Asi­mis­mo des­ta­có la exce­len­cia del cen­tro cubano de salud La Pra­de­ra, don­de los pacien­tes y sus acom­pa­ñan­tes reci­ben una aten­ción espe­cia­li­za­da, “soli­da­ria, efi­cien­te y huma­ni­ta­ria” y, en el caso de los niños, se les garan­ti­za tam­bién la educación.

De esta expe­rien­cia dió fe Ana Rive­ro, abue­la de Ana María Gon­zá­lez, una niña vene­zo­la­na de 11 años de edad que reci­bió en Cuba aten­ción a su dis­ca­pa­ci­dad por cer­ca de dos años, y hoy con­ti­núa en su país la reha­bi­li­ta­ción, ade­más de cur­sar sex­to grado.

“Ese pro­gra­ma del con­ve­nio para noso­tros sig­ni­fi­có mucho por­que a tra­vés de él nos devol­vió la espe­ran­za y con­se­gui­mos lo que está­ba­mos bus­can­do. Fue de pri­me­ra y nadie nos cobró nada”, mani­fes­tó Rivero.

Entre las pato­lo­gías que atien­de el con­ve­nio están las enfer­me­da­des óseas y arti­cu­la­res, de la piel, tumo­res, endo­cri­nas, del sis­te­ma cir­cu­la­to­rio, entre otras, y el pro­ce­so de rehabilitación.

Los bene­fi­cios de este pro­gra­ma se han exten­di­do con el desa­rro­llo en la geo­gra­fía vene­zo­la­na de la Misión Barrio Aden­tro, Misión Mila­gro, for­ma­ción de médi­cos y la cons­truc­ción de un sis­te­ma nacio­nal de salud pública.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *