Car­ta al peque­ño Mar­tinho- Joám Lopes

Aún calien­tes los repug­nan­tes hechos que que­da­rán para la his­to­ria, de los que fue víc­ti­ma el her­mano Pin­tos. Antes de ayer, 118 per­so­nas nos con­cen­tra­mos en la calle, para denun­ciar la cap­tu­ra por la GESTAPO de nues­tro Julio, ade­más de él mis­mo, Sil­via y su hijo Mar­tinho. La pren­sa que, sea­mos sin­ce­ros, tien­de a aumen­tar los núme­ros en nues­tra ciu­dad, deci­dió pres­cin­dir de la mitad de noso­tros, tan­to en la escri­ta como en la ima­gen. Es lo que hay.

El régi­men de Tran­sac­ción, más que cues­tio­na­do, va a ser más vio­len­to y vella­co. Sus ser­vi­do­res, como Fri­jo­li­to, el cobar­de, tram­po­so y delin­cuen­te elec­to­ral, serán más cíni­cos y locua­ces en la peti­ción de que los demás par­ti­ci­pen de su mun­do corrup­to y corrom­pi­do. Que­ría pro­nun­cia­mien­tos. Fri­jol es, dicen, el pre­si­den­te, pero no es el pue­blo gale­go, feliz­men­te. La Voz y Paco Vare­la no son la infor­ma­ción, son la for­ma­ción y sabe dios que más cosas. Y todo así.

Mar­tinho, un inde­pen­den­tis­ta de ocho meses y su madre, mi ami­ga Sil­via, fue­ron dete­ni­dos con el deli­to de tor­tu­rar a su padre. A estas horas, Julio, es la úni­ca per­so­na que no sabe que ha sido de su mujer y de su hijo. Esto, hábil­men­te explo­ta­do por los peri­tos de la bri­ga­da de infor­ma­ción, tie­ne un nom­bre. Yo le lla­mo tor­tu­ra. ¿Y voso­tros?

Conoz­co, quie­ro y admi­ro a Julio, no impor­ta de que lo acu­sen y mani­fies­to que, cuan­do pue­da, le daré un fuer­te abra­zo, y si las cosas vie­nen mal dadas, eso mis­mo haré a tra­vés de los vidrios de los locu­to­rios. Pro­me­to ser­te fiel a ti y a tu nom­bre, res­pe­tar a los tuyos, ayu­dar­los en lo que pue­da e inten­tar estar a la altu­ra de este pue­blo tra­ba­ja­dor gale­go que sé tan­to esti­mas. Vere­mos si lo con­si­go.

Mar­tinho, tie­nes el nom­bre de un Gran­de del PUEBLO, sé que tu nom­bre es un home­na­je a él, muer­to poco antes de tu naci­mien­to. Otros, como mis com­pa­ñe­ros de la direc­ción de la CIG, pre­fi­rie­ron negar­le un home­na­je que hace­mos a los que han muer­to y fue­ron impor­tan­tes en el sin­di­ca­to, para disi­mu­lar, sufrió idén­ti­co des­tino el com­pa­ñe­ro Emi­lio Car­nei­ro, que apro­ve­cho tam­bién para rei­vin­di­car. La cobar­día y el qué dirán nun­ca fue­ron vir­tu­des revo­lu­cio­na­rias.

Mar­tinho, mamá y papá son bue­nas per­so­nas, hon­ra­das y gene­ro­sas. De ellas es de quien habla nues­tro sagra­do himno. Esta gen­te es quien tiñe la estre­lla roja que, con el azul y blan­co for­man la ban­de­ra de NUESTRA REPÚBLICA. Si los sacri­fi­cios suyos valen para ganar, vivi­rás en un país libre y sobe­rano y sino, recuer­da siem­pre que la lucha con­ti­núa y nun­ca olvi­des de qué tie­rra y de qué gen­te eres hijo.

Tra­duc­cion Boltxe Kolek­ti­boa

Ori­gi­nal en gale­go
Ain­da quen­tes os fac­tos nojen­tos e que fica­rám para a his­tó­ria, dos quais foi víti­ma o irmao Pin­tos. Ante­on­tem, 118 pes­soas con­cen­tra­mo-nos na rua, para denun­ciar a cap­tu­ra pola GESTAPO dos nos­sos Júlio, álias ele mes­mo, Síl­via e os seu filho Mar­tinho. A impren­sa que, seja­mos sin­ce­ros, ten­de a aumen­tar os núme­ros na nos­sa cida­de, deci­diu pres­cin­dir da meta­de de nós, tan­to na escri­ta como na ima­gem, é o que há.

O regi­me da Transaçom, quan­to mais ques­tio­na­do, vai ser mais vio­len­to e tai­ma­do. Os seus ser­vi­do­res, como Fri­jo­li­to, o covar­de, tram­pulhei­ro e delin­qüen­te elei­to­ral, serám mais cíni­cos e loqua­zes na petiçom de que os demais par­ti­ci­pem do seu mun­do corrup­to e corrom­pi­do. Que­ria pro­nun­cia­men­tos. Fri­jol é, dim, o pre­si­den­te, mas nom é o povo gale­go, feliz­men­te. La Voz e Paco Vare­la nom som a infor­maçom, som a for­maçom e sabe deus que mais cou­sas. E todo assim.

Mar­tinho, um inde­pen­den­tis­ta de oito meses e sua mae, a minha ami­ga Síl­via, fôrom deti­dos para o deli­to de tor­tu­rar o seu pai. A estas horas, Júlio, álias ele mes­mo, é a úni­ca pes­soa que nom sabe que foi da sua mulher e do seu filho. Esta cou­sa, habil­men­te explo­ra­da polos peri­tos da bri­ga­da de infor­maçom, tem um nome. Eu chamo‑a tor­tu­ra. E vós?

Conheço, que­ro e admi­ro o Júlio, fun­ga-ma de que o acu­sem e mani­fes­to que, quan­do puder, darei-lhe umha for­te aper­ta, e se as cou­sas venhem mal dadas, isso mes­mo farei atra­vés dos vidros dos locu­tó­rios. Pro­me­to ser-che fiel a ti e ao teu nome, res­pei­tar os teus, aju­dá-los no que puder e ten­tar estar à altu­ra des­se povo tra­balha­dor gale­go que sei tan­to esti­mas. Vere­mos se o con­si­go.

Mar­tinho, tés o nome dum Gran­de do POVO, sei que o teu nome é umha home­na­gem a ele, mor­to mui­to pou­co antes de que tu nas­ces­ses. Outros, como os meus com­panhei­ros da direçom da CIG, pre­fe­ri­rom negar-lhe a home­na­gem que faze­mos aos que tenhem morri­do e fôrom alguém no sin­di­ca­to, para dis­si­mu­lar, sofreu idên­ti­co des­tino o cam­panhei­ro Emí­lio Car­nei­ro, que apro­vei­to para rei­vin­di­car tam­bém. A covar­dia e o que dirám nun­ca fôrom vir­tu­des revo­lu­cio­ná­rias.

Mar­tinho, mamá e papá som boas pes­soas, hon­ra­das e gene­ro­sas. Delas é de quem fala o nos­so sagra­do Hino. A gen­te de seu é a que tin­ge a estre­la ver­melha que com o azul e bran­co for­mam a ban­dei­ra da NOSSA REPUBLICA. Se os sacri­fí­cios seus valem para ganhar, vive­rás num país livre e sobe­rano e, se nom, lem­bra sem­pre que a lui­ta con­ti­nua e nun­ca esqueças de que terra e de que gen­te és filho.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *