Rafa Izquier­do: “La dis­mi­nu­ción del gas­to públi­co se ha con­ver­ti­do en un las­tre para la recu­pe­ra­ción de la eco­no­mía”- LAB Sindikatua

En la inter­ven­ción rea­li­za­da esta maña­na en la reu­nión del Con­se­jo eco­nó­mi­co y social (CES) de Nava­rra, Rafa Izquier­do, en repre­sen­ta­ción del sin­di­ca­to LAB, ha valo­ra­do el pro­yec­to de pre­su­pues­tos gene­ra­les de Nafa­rroa para 2013.

INTERVENCIÓN DE RAFA IZQUIERDO (LAB):
“El obje­ti­vo de défi­cit se ha con­ver­ti­do en la prio­ri­dad abso­lu­ta de la polí­ti­ca pre­su­pues­ta­ria del Gobierno de UPN, mien­tras que el res­to de polí­ti­cas de gas­to que­dan com­ple­ta­men­te subor­di­na­das al logro de dicho objetivo.

Esta­mos ante una nue­va impo­si­ción cen­tra­lis­ta median­te la cual el Esta­do, ampa­rán­do­se en la modi­fi­ca­ción del artícu­lo 135 de la Cons­ti­tu­ción, inter­fie­re en las com­pe­ten­cias auto­nó­mi­cas y vul­ne­ra (por la fuer­za si fue­ra nece­sa­rio) la auto­no­mía finan­cie­ra y pre­su­pues­ta­ria de las CCAA.

Por tan­to, que­da meri­dia­na­men­te cla­ro que la supues­ta rela­ción bila­te­ral con el Esta­do para acor­dar com­pro­mi­sos en mate­ria de esta­bi­li­dad pre­su­pues­ta­ria es mera apa­rien­cia, pues­to que el obje­ti­vo de défi­cit apro­ba­do por el Con­se­jo de Minis­tros es el que final­men­te se impo­ne a todas las CCAA. Esta actua­ción supo­ne, sin lugar a dudas, una invo­lu­ción en el mode­lo auto­nó­mi­co vigente.

Vol­vien­do al pre­su­pues­to para 2013, debe­mos sub­ra­yar que la pre­vi­sión de ingre­sos y el lími­te de défi­cit per­mi­ti­do por Madrid deter­mi­nan un techo de gas­to ope­ra­ti­vo (no finan­cie­ro) de 3.384,5 millo­nes de euros, lo que supo­ne un recor­te pre­su­pues­ta­rio del 8,8% con res­pec­to a las cuen­tas apro­ba­das para el pre­sen­te ejer­ci­cio. Es decir, que el pró­xi­mo año habrá 326,5 millo­nes menos a dis­po­si­ción de los depar­ta­men­tos del gobierno.

A la vis­ta de la evo­lu­ción eco­nó­mi­ca y de los com­po­nen­tes de la deman­da inter­na en Nafa­rroa, es evi­den­te que la dis­mi­nu­ción del gas­to públi­co se ha con­ver­ti­do en un las­tre para la recu­pe­ra­ción de la eco­no­mía, ya que con­tri­bu­ye nega­ti­va­men­te al avan­ce del PIB. Por lo tan­to, no es cier­to que unos pre­su­pues­tos tan con­trac­ti­vos como los pre­sen­ta­dos por el gobierno de UPN estén diri­gi­dos a pro­mo­ver la reac­ti­va­ción eco­nó­mi­ca, sino más bien todo lo con­tra­rio. Los recor­tes agra­van la situa­ción eco­nó­mi­ca y debi­li­tan los ser­vi­cios sociales.

De hecho, las polí­ti­cas que diri­ge el Depar­ta­men­to de Fomen­to serán las más per­ju­di­ca­das con un recor­te pre­su­pues­ta­rio supe­rior al 25%. A pesar de ello, el gobierno man­tie­ne su tes­ta­ru­da apues­ta pro­yec­tos mega­ló­ma­nos como el TAV.

Tam­po­co las polí­ti­cas socia­les y los ser­vi­cios públi­cos esen­cia­les sal­drán indem­nes del recor­te pre­su­pues­ta­rio anun­cia­do para 2013. El gas­to dedi­ca­do a fines socia­les sufri­rá una reduc­ción supe­rior a los 102,4 millo­nes de euros; lo que sig­ni­fi­ca que prác­ti­ca­men­te un ter­cio del “tije­re­ta­zo” dado al pre­su­pues­to ope­ra­ti­vo de los depar­ta­men­tos afec­ta­rá a par­ti­das de gas­to social.

Con seme­jan­tes recor­tes es com­ple­ta­men­te impo­si­ble man­te­ner los actua­les nive­les en la pres­ta­ción de ser­vi­cios públi­cos en áreas como la salud, la edu­ca­ción o las polí­ti­cas socia­les; y afir­mar lo con­tra­rio sería un enga­ño. Ade­más, se tra­ta de nue­vos recor­tes sobre recor­tes ya efec­tua­dos en 2011 y 2012.

Estas son algu­nas de las medi­das adop­ta­das has­ta aho­ra en el ámbi­to de los ser­vi­cios públi­cos: se han deja­do de cubrir vacan­tes por jubi­la­ción, se han redu­ci­do las sus­ti­tu­cio­nes y la cober­tu­ra de bajas, se han reba­ja­do los sala­rios del per­so­nal, aumen­ta­do la jor­na­da labo­ral, incre­men­to del ratio de alum­nos por aula, aumen­to de las tasas uni­ver­si­ta­rias, implan­ta­ción del copa­go en rece­tas, reduc­ción en la cuan­tía de las pres­ta­cio­nes eco­nó­mi­cas, dis­mi­nu­ción de la car­te­ra de ser­vi­cios socia­les, etc. Y a par­tir de aho­ra ¿qué medi­das adi­cio­na­les se van a establecer?

Esta deri­va pre­su­pues­ta­ria corre el peli­gro de con­ver­tir­se en una ten­den­cia sis­te­má­ti­ca que ame­na­za la igual­dad de opor­tu­ni­da­des en el acce­so a los ser­vi­cios socia­les bási­cos y pro­fun­di­za la frac­tu­ra social; y todo ello en un con­tex­to en el que aumen­tan las situa­cio­nes de pobre­za y la des­igual­dad social.

No pode­mos olvi­dar que el gas­to dedi­ca­do en Nafa­rroa a pro­tec­ción social repre­sen­ta alre­de­dor del 17,9% del PIB (últi­mos datos dis­po­ni­bles corres­pon­dien­tes a 2008), mien­tras que el gas­to medio dedi­ca­do en la Unión Euro­pea alcan­za el 29,5% del PIB. Y la orien­ta­ción de la actual polí­ti­ca pre­su­pues­ta­ria, en lugar de ten­der hacia la con­ver­gen­cia con Euro­pa en mate­ria de polí­ti­ca social, nos ale­ja toda­vía más de los pará­me­tros europeos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *