“Éra­mos escla­vos y nada más»

Des­de el comien­zo del gol­pe mili­tar los fran­quis­tas crea­ron cen­tros de deten­ción para los pri­sio­ne­ros. Muchos esta­ban con­fi­na­dos de modo pre­ven­ti­vo a la espe­ra de que se dilu­ci­da­ran sus «res­pon­sa­bi­li­da­des». Entre ellos había per­so­nas dete­ni­das por cues­tio­nes ideo­ló­gi­cas o por sim­ples dife­ren­cias per­so­na­les. De modo gra­dual estos cen­tros se con­vir­tie­ron en cam­pos de con­cen­tra­ción y des­pués se trans­for­ma­ron en un vive­ro de autén­ti­cos escla­vos uti­li­za­dos para la rea­li­za­ción de gran­des obras de cons­truc­ción por el Esta­do y empre­sas privadas.

Para admi­nis­trar esta mano de obra gra­tui­ta se creó el 11 de octu­bre de 1938 el Patro­na­to Cen­tral de Reden­ción de Penas por el Tra­ba­jo (PCRPT) que lue­go se lla­ma­ría de Nues­tra Seño­ra de La Mer­ced. Lo pre­si­día el Jefe del Ser­vi­cio Nacio­nal de Pri­sio­nes y en el figu­ra­ban fun­cio­na­rios de pri­sio­nes, del ser­vi­cio nacio­nal de Pren­sa y Pro­pa­gan­da, un ecle­siás­ti­co, un con­ta­ble, varios inge­nie­ros, audi­to­res gene­ra­les de los tres ejér­ci­tos y de los orga­nis­mos públi­cos que más tra­ba­ja­do­res emplea­ban, como el Ser­vi­cio Nacio­nal de Regio­nes Devas­ta­das, la Com­pa­ñía de Cami­nos de Hie­rro del Nor­te, empre­sas ferro­via­rias inter­ve­ni­das y el Ser­vi­cio de Colo­nias Peni­ten­cia­rias Mili­ta­ri­za­das. De los máxi­mos res­pon­sa­bles “cree­mos que aún pue­de haber per­so­nas vivas”, dice Ceci­lio Gor­di­llo repre­sen­tan­te de CGT-Anda­lu­cía, sin­di­ca­to que se ha suma­do a la que­re­lla que y que, a tra­vés de su sec­ción de Recu­pe­ra­ción de la Memo­ria His­tó­ri­ca, admi­nis­tra la pági­na web: www​.todos​los​nom​bres​.org.

Pan­ta­nos, carre­te­ras y empre­sas privadas
“Más de 200.000 pre­sos pasa­ron por ‘tra­ba­jos for­za­dos’ en algún momen­to de su vida car­ce­la­ria des­de 1938 has­ta prin­ci­pio de los años sesen­ta. El mayor núme­ro se regis­tró en los pri­me­ros años de la pos­gue­rra (1940−1945) y estu­vie­ron pre­sen­tes en todos los ámbi­tos del mun­do del tra­ba­jo. En sec­to­res como la mine­ría y la cons­truc­ción, los pre­sos fue­ron impres­cin­di­bles para poner en mar­cha estas acti­vi­da­des. El núme­ro de pan­ta­nos cons­trui­dos e inau­gu­ra­dos por Fran­co, sin la mano de obra escla­va, hubie­ran sido muchos menos. Lo mis­mo que las líneas férreas, carre­te­ras, aero­puer­tos hubie­ran tar­da­do bas­tan­tes años más en entrar en fun­cio­na­mien­to todas las ins­ti­tu­cio­nes del Esta­do, así como la igle­sia y un impor­tan­te núme­ro de gran­des, media­nas e inclu­so peque­ñas empre­sas e indi­vi­duos, se bene­fi­cia­ron de la exis­ten­cia de este tipo de pre­sos”, con­ti­núa Gor­di­llo, quien cita como ejem­plo “a Dra­ga­dos y Cons­truc­cio­nes o Entre­ca­na­les y Tavo­ra”. Entre las gran­des obras que rea­li­za­ron los pre­sos se cuen­ta el Valle de los Caídos.

La empre­sa paga y el Esta­do “admi­nis­tra”
Gor­di­llo expli­ca: “Los tra­ba­jos de los pre­sos eran de todo tipo. Des­de los más duros en la mine­ría y la cons­truc­ción, has­ta la res­tau­ra­ción de obras de arte o en arqueo­lo­gía. Un día de tra­ba­jo, redi­mía dos días de pena. Por cada de día de tra­ba­jo, el Esta­do cobra­ba una can­ti­dad a la empre­sa don­de tra­ba­ja­ra el pre­so, y el Esta­do (no siem­pre se cum­plía) “paga­ba” una can­ti­dad a la fami­lia del pre­so, depen­dien­do si esta­ba casa­do (por la igle­sia) y/​o tenia hijos (bau­ti­za­dos) con un máxi­mo esta­ble­ci­do. A cam­bio, el Esta­do le cobra­ba al pre­so la comi­da y la ropa. Si al final le que­da­ba algo, se le ingre­sa­ba en una car­ti­lla de correos que le entre­ga­ban cuan­do salía en liber­tad (aun­que “acon­se­ja­ban” que era mejor no pasar­se a reco­ger ese dinero)”.

Ham­bre y estraperlo
¿Cuán­tas per­so­nas murie­ron allí? El repre­sen­tan­te de la CGT apun­ta: “Pasa­ron enfer­me­da­des y ham­bre. Mucha de la comi­da des­ti­na­da a los cam­pos de con­cen­tra­ción ter­mi­na­ba sien­do comer­cia­li­za­da (estra­per­lo) por los mili­ta­res y fun­cio­na­rios encar­ga­dos del con­trol. Sabe­mos que los pre­sos que caían enfer­mos eran tras­la­da­dos a las pri­sio­nes para ser tra­ta­dos o para que murie­ran allí, así no eran acha­ca­bles –esta­dís­ti­ca­men­te- a los cam­pos ni a los tra­ba­jos for­za­dos, por ello es difí­cil saber con un míni­mo de garan­tía el núme­ro de falle­ci­dos”. La mayo­ría del terri­to­rio de Espa­ña, e inclu­so Marrue­cos está lleno de pun­tos don­de inter­vi­nie­ron los presos.

“Ven­dían la comi­da los sinvergüenzas”
José Bara­jas Galiano con 91 años, lo recor­da­ba así en los tes­ti­mo­nios publi­ca­dos por la Aso­cia­ción Anda­lu­za Memo­ria His­tó­ri­ca y Jus­ti­cia: “Los bata­llo­nes… Allí fue peor que en la gue­rra… éra­mos escla­vos y nada más…. Nos habían lle­va­do allí para ‘tra­ba­jar’ en la carre­te­ra que que­rían hacer atra­ve­san­do los Piri­neos des­de Giro­na a Irún. (…) Pasa­mos mucha ham­bre por­que el alfé­rez y el cabo (los muy sin­ver­güen­zas) ven­dían la comi­da que era para el bata­llón: acei­te, gar­ban­zos, todo lo que podían…

“Nos pega­ban a muerte”
Bara­jas pro­si­gue en sus recuer­dos: “Comía­mos hier­bas coci­das. Si nos veían coger hier­bas y comer­las, nos pega­ban pata­das con aque­llas botas, y gol­pes con palos. Muchos palos, muchos. Nos pega­ban por cual­quier cosa, pero a lo duro, a muer­te. Cada vez que me acuer­do… murie­ron muchos com­pa­ñe­ros, muchos. Por la noche, como podía­mos, nos arri­má­ba­mos unos a otros y así nos calen­tá­ba­mos. Cuán­tas veces al lle­gar la luz del día, te encon­tra­bas a algún com­pa­ñe­ro que se había que­da­do tie­so duran­te la noche. Así era, sabía­mos cuán­tos nos íba­mos a dor­mir, pero no cuán­tos nos des­per­ta­ría­mos al día siguiente”.

Lis­tas negras
La vida de estas per­so­nas tras su pues­ta en liber­tad fue dura. “”uran­te la dic­ta­du­ra muchos estu­vie­ron ficha­dos y por lo tan­to ‘las lis­tas negras’ esta­ban a la orden del día, así como los cer­ti­fi­ca­dos de pena­les y de bue­na con­duc­ta for­ma­ban par­te de lo coti­diano. Haber esta­do pre­so, o sim­ple­men­te dete­ni­do, sig­ni­fi­ca­da un estig­ma en todas las face­tas de la vida (acce­so a los míni­mos ser­vi­cios públi­cos; vivien­das, cole­gios, uni­ver­si­da­des, tra­ba­jo, pasaportes…”

Mie­do a empre­sas importantes
CGT se sumó a la cau­sa del juz­ga­do núme­ro 5 de la Audien­cia Nacio­nal abier­to por el juez Bal­ta­sar Gar­zón a quien entre­ga­ron 22.400 nom­bres de ase­si­na­dos y aho­ra se han per­so­na­do en la que­re­lla de Argen­ti­na. Des­de el año 2000, y estu­vie­ron bus­can­do en Espa­ña, gabi­ne­tes jurí­di­cos dis­pues­tos a plei­tear con el Esta­do por este asun­to. “Cree­mos que los nom­bres de muchas e impor­tan­tes empre­sas y “per­so­na­jes” echa­ron para atrás a más de uno. Otros no esta­ban dis­pues­tos a enfren­tar­se a lo que sig­ni­fi­ca la tran­si­ción y la ‘ley de pun­to final’ que es la Amnis­tía de 1977″.

Tra­ma civil, mili­tar y empresarial
Gor­di­llo opi­na en cuan­to a los res­pon­sa­bles que “fue tal el núme­ro de per­so­na­jes del régi­men (tra­ma civil, fun­cio­na­rios y mili­ta­res) como de empre­sa­rios y terra­te­nien­tes, que es muy difí­cil creer que todos hayan des­apa­re­ci­do”. En cuan­to a la que­re­lla afir­ma: “Soy pesi­mis­ta dado los resul­ta­dos obte­ni­dos, has­ta aho­ra, en Espa­ña y Estras­bur­go. Siem­pre hemos per­se­gui­do, con este tipo de actua­cio­nes, con­se­guir que la ver­dad, la jus­ti­cia y la repa­ra­ción, no sean tres pala­bras vacías de con­te­ni­do al final de una frase”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *