Har­vey: “Para supe­rar el capi­ta­lis­mo, el valor de uso debe pre­va­le­cer sobre el valor de cambio”

Fer­nan­do Are­llano Ortiz

Con­fe­ren­cia de David Har­vey: Se requie­re “revo­lu­cio­nar el modo en que adju­di­ca­mos valor al tra­ba­jo”. “La ciu­dad es un botín de la lucha de clases”

La con­tra­dic­ción entre el valor de uso y el valor de cam­bio ha lle­va­do a la actual cri­sis del capi­ta­lis­mo, afir­mó el geó­gra­fo y cien­tí­fi­co social bri­tá­ni­co David Har­vey duran­te una de sus inter­ven­cio­nes en el mar­co del VI Encuen­tro Inter­na­cio­nal de Eco­no­mía Polí­ti­ca y Dere­chos Huma­nos, orga­ni­za­do por la Uni­ver­si­dad Popu­lar Madres de Pla­za de Mayo, que tuvo lugar entre el 4 y 6 de octu­bre en Bue­nos Aires. Por ello plan­teó la nece­si­dad de que “el valor de uso debe vol­ver a tener vigencia”.

Har­vey se refi­rió a la situa­ción en torno a la cri­sis del mer­ca­do inmo­bi­lia­rio y seña­ló que una de las res­pues­tas que debe dar la izquier­da en tal sen­ti­do “es que la vivien­da vuel­va a tener su valor de uso. O sea, ata­car todo tipo de espe­cu­la­ción. Que el valor de uso se impon­ga al valor de cam­bio.” Y amplió el con­cep­to: tam­bién debe exten­der­se, recal­có, a la salud y a la educación.

Expli­có que el valor de cam­bio de la vivien­da se ha vuel­to más rele­van­te por cuan­to ésta se con­vir­tió en un ele­men­to de espe­cu­la­ción, has­ta tal pun­to que hoy sea muy difí­cil para millo­nes de fami­lias en varios paí­ses adqui­rir casa.

Como con­se­cuen­cia del auge espe­cu­la­ti­vo, expli­có, más de seis millo­nes de esta­dou­ni­den­ses han per­di­do su vivien­da. “El valor de cam­bio se vol­vió algo gra­ve y por eso es pre­ci­so que el valor de uso vuel­va a tener vigen­cia”, insis­tió este geó­gra­fo, soció­lo­go urbano, his­to­ria­dor social mar­xis­ta y pro­fe­sor de repu­tación aca­dé­mi­ca internacional.

“La segun­da con­tra­dic­ción a la que me quie­ro refe­rir es que el valor en el capi­ta­lis­mo se tra­ta de la mano de obra. Es inma­te­rial pero obje­ti­vo. La repre­sen­ta­ción obje­ti­va es el dine­ro” seña­ló. “Vemos for­mas fic­ti­cias del capi­tal que se crean cons­tan­te­men­te y no tie­nen nada que ver con la crea­ción del valor, están vin­cu­la­das a la apro­pia­ción del valor”.

En este sen­ti­do, Har­vey coin­ci­de con lo expues­to por el inte­lec­tual y huma­nis­ta bel­ga Fra­nçois Hou­tart en su pro­pues­ta sobre la nece­si­dad de una decla­ra­ción Uni­ver­sal del Bien Común, en la que sos­tie­ne que “La trans­for­ma­ción del para­dig­ma de la eco­no­mía con­sis­te en pri­vi­le­giar el valor de uso en vez del valor de cam­bio, como lo hace el capi­ta­lis­mo. Se habla de valor de uso cuan­do un bien o un ser­vi­cio adquie­ren una uti­li­dad para la vida de uno. Estos adquie­ren un valor de cam­bio cuan­do son obje­to de una tran­sac­ción. La carac­te­rís­ti­ca de una eco­no­mía mer­can­til es pri­vi­le­giar el valor de cam­bio. Para el capi­ta­lis­mo, la for­ma más desa­rro­lla­da de la pro­duc­ción mer­can­til, este últi­mo es el úni­co «valor». Un bien o un ser­vi­cio que no se con­vier­te en mer­can­cía, no tie­ne valor, por­que no con­tri­bu­ye a la acu­mu­la­ción del capi­tal, fin y motor de la eco­no­mía (M. Gode­lier, 1982).

Para esta pers­pec­ti­va, el valor de uso es secun­da­rio y, como lo escri­be Ist­ván Més­za­rós, «él pue­de adqui­rir el dere­cho a la exis­ten­cia si se amol­da a los impe­ra­ti­vos del valor de cam­bio». Se pue­den pro­du­cir bie­nes sin nin­gu­na uti­li­dad a con­di­ción de que sean paga­dos (la explo­sión de los gas­tos mili­ta­res, por ejem­plo, o los ele­fan­tes blan­cos de la coope­ra­ción inter­na­cio­nal) o se crean nece­si­da­des arti­fi­cia­les por la publi­ci­dad (Wim Dierckx­sens, 2011) o tam­bién se amplían los ser­vi­cios finan­cie­ros en bur­bu­jas espe­cu­la­ti­vas. Al con­tra­rio, poner el acen­to sobre el valor de uso hace del mer­ca­do un ser­vi­dor de las nece­si­da­des humanas”.

En el aná­li­sis de este geó­gra­fo inglés y pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Nue­va York, en la socie­dad capi­ta­lis­ta la ciu­dad se reve­la en la con­tra­dic­ción entre el valor de cam­bio –el espa­cio pro­du­ci­do como con­di­ción de la rea­li­za­ción del lucro, pro­du­cien­do la ciu­dad bajo la égi­da de las nece­si­da­des del capi­tal –y el valor de uso– la ciu­dad crea­da para la rea­li­za­ción de la vida en luga­res espe­cí­fi­cos, muchos de ellos degra­da­dos. Esa con­tra­dic­ción, agre­ga, tam­bién reve­la la con­di­ción con que la ciu­dad se pro­du­ce una pro­duc­ción socia­li­za­da pero una apro­pia­ción privada.

La ciu­dad segre­ga­da reve­la la socie­dad fun­da­men­ta­da en el inter­cam­bio, don­de el pro­pio espa­cio es pro­du­ci­do como mer­ca­de­ría, impo­nien­do al uso la media­ción del mer­ca­do inmo­bi­lia­rio. De este modo, seña­la Har­vey, la pro­duc­ción del espa­cio urbano se conec­ta cada vez más a la for­ma mer­ca­de­ría que sir­ve a las nece­si­da­des de la acu­mu­la­ción pro­mo­vien­do cam­bios, exi­gien­do readap­ta­cio­nes de usos y fun­cio­nes de los luga­res en la ciu­dad, repro­du­cién­do­se bajo la ley de lo repro­du­ci­ble. Esto es así por­que hoy, cada vez más, el espa­cio pro­du­ci­do como mer­ca­de­ría entra en el cir­cui­to del inter­cam­bio atra­yen­do capi­ta­les que migran de otros sec­to­res de la eco­no­mía de modo de via­bi­li­zar la repro­duc­ción en un momen­to de super­acu­mu­la­ción del capi­tal que coac­cio­na y sola­pa la pro­duc­ción de la ciu­dad como espa­cio-tiem­pos de rea­li­za­ción de la vida humana.

La eco­no­mía mun­dial es una plutocracia

En su diser­ta­ción Har­vey tam­bién se refi­rió a la for­ma como se repre­sen­ta el valor social del tra­ba­jo y dijo que la mis­ma es des­truc­ti­va, por lo cual pre­ci­só que se requie­re “revo­lu­cio­nar el modo en que adju­di­ca­mos valor al trabajo”.

Ana­li­zó igual­men­te la dife­ren­cia de ingre­sos entre la pobre­za y la rique­za, y expre­só que “no hay nin­gu­na razón por la cual la bre­cha entre rique­za y pobre­za haya lle­ga­do a los nive­les que lle­gó. Sería posi­ble mane­jar esa bre­cha entre capi­ta­lis­tas y tra­ba­ja­do­res. No tie­ne que ser nece­sa­ria­men­te al nivel que lle­ga aho­ra. Vivi­mos en una plu­to­cra­cia. La eco­no­mía mun­dial es una plu­to­cra­cia. Unas 500 fami­lias con­cen­tran toda la rique­za. La bre­cha entre los ricos y los pobres se ha amplia­do de mane­ra muy rápida”.

Entre las con­tra­dic­cio­nes del capi­ta­lis­mo que deta­lló, habló de “la rela­ción entre la tec­no­lo­gía y las per­so­nas. Tene­mos una tec­no­lo­gía que está gene­ran­do per­so­nas des­car­ta­bles. El tra­ba­jo de muchas per­so­nas se ha vuel­to des­car­ta­ble. Hay con­tra­dic­cio­nes que podría­mos lla­mar fata­les, otras que son impo­si­bles de resol­ver o mane­jar sin des­truir el mun­do ‑que siem­pre han esta­do laten­tes- en la his­to­ria del capi­ta­lis­mo pero nun­ca han sido domi­nan­tes. ¿Se han vuel­to aho­ra domi­nan­tes? ¿Es el momen­to para pen­sar alter­na­ti­vas al modo capi­ta­lis­ta de pro­duc­ción?”, se interrogó.

Y lue­go enume­ró: “Una es la ven­gan­za de la natu­ra­le­za, la degra­da­ción del medio ambien­te glo­bal. La segun­da es la con­tra­dic­ción del cre­ci­mien­to per­pe­tuo. Aho­ra Chi­na y el ex blo­que sovié­ti­co han que­da­do absor­bi­dos por la diná­mi­ca capi­ta­lis­ta, en la que el cre­ci­mien­to del 3% para siem­pre no pue­de con­ti­nuar. Que la cri­sis vaya de un lado del mun­do a otro es un signo de esta contradicción”.

“El pro­ble­ma cen­tral que debe resol­ver­se –dijo Har­vey- está bas­tan­te cla­ro: el cre­ci­mien­to expo­nen­cial sin fin no es posi­ble y los pro­ble­mas que han afli­gi­do al mun­do duran­te los últi­mos trein­ta años indi­can que se está lle­gan­do a un lími­te en la acu­mu­la­ción con­ti­nua del capi­tal que no se pue­de supe­rar crean­do fic­cio­nes provisionales”.

Alu­dió igual­men­te a otra con­tra­dic­ción: “la alie­na­ción uni­ver­sal de los seres huma­nos de ser par­tí­ci­pes acti­vos en la crea­ción del mun­do en que viven. Si inter­pre­ta­mos esto como una de las con­tra­dic­cio­nes pro­fun­das que Marx dice que son cen­tra­les al capi­ta­lis­mo, ha lle­ga­do el momen­to en que todo se va a que­brar, pero tene­mos que inten­tar que se quie­bre de una for­ma y no de otra”, expresó.

Las ciu­da­des son un botín de la lucha de clases

Dada su espe­cia­li­za­ción en urba­nis­mo y geo­gra­fía, el teó­ri­co social inglés abo­có el tema de la rela­ción entre la acu­mu­la­ción del capi­tal y la lucha de cla­ses, cen­tra­da en el ámbi­to de la urbanización.

Sobre el par­ti­cu­lar tra­zó un para­le­lis­mo entre la cri­sis del 30 y la situa­ción actual, hacien­do notar las ondas espe­cu­la­ti­vas en el ámbi­to inmo­bi­lia­rio pre­vias a ambos momen­tos his­tó­ri­cos que, según su visión, anti­ci­pa­ron y pre­ci­pi­ta­ron las crisis.

“Los mer­ca­dos de pro­pie­da­des y la urba­ni­za­ción tuvie­ron un papel en la for­ma­ción de la cri­sis. Los mer­ca­dos urba­nos y la urba­ni­za­ción tam­bién saca­ron a las diver­sas cri­sis capi­ta­lis­tas de la depre­sión. Sólo se podía salir con medi­das expan­si­vas, una de ellas: la cons­truc­ción de viviendas”.

La teo­ría que Har­vey desa­rro­lló estu­vo cen­tra­da en la cons­truc­ción de zonas resi­den­cia­les como meca­nis­mo para la acu­mu­la­ción de capi­tal y, a la vez, con­ten­ción social. “¿Qué revo­lu­cio­nes sur­gie­ron de las zonas resi­den­cia­les esta­dou­ni­den­ses?”, se pre­gun­tó en ese sentido.

Ade­más, seña­ló que “recien­te­men­te hubo un estu­dio de la Reser­va Fede­ral de San Fran­cis­co (Cali­for­nia) que sacó como con­clu­sión que Esta­dos Uni­dos siem­pre ha encon­tra­do una mane­ra para salir de la depre­sión: cons­truir casas y lle­nar­las con cosas. Es una obser­va­ción intere­san­te por­que si mira­mos la diná­mi­ca de la cons­truc­ción de casas antes de la Segun­da Gue­rra Mun­dial no se cons­truían más de 500.000 mil vivien­das y lue­go no menos de un millón, más auto­pis­tas, autos y ener­gía. Un modo de vida apun­ta­do al consumismo”.

“El pun­to es que cuan­do comen­za­mos a obser­var esta diná­mi­ca vemos que tie­ne un sen­ti­do eco­nó­mi­co, polí­ti­co, cul­tu­ral y no es sor­pren­den­te obser­var que con los años EE.UU. se ha con­ver­ti­do cada vez en más con­ser­va­dor de su polí­ti­ca”, aña­dió refor­zan­do su tesis.

Den­tro de este con­tex­to, com­pa­ró la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca de Chi­na con la emplea­da por Esta­dos Uni­dos en la épo­ca de pos­gue­rra: “Lo que está hacien­do Chi­na es lo que hizo EE.UU. des­pués de 1945: inyec­tar recur­sos para la cons­truc­ción de vivien­das resi­den­cia­les, cons­truc­cio­nes urba­nas. Al mis­mo tiem­po inyec­ta­ron capi­tal espe­cu­la­ti­vo res­pec­to a esas propiedades”.

Al enfo­car el fenó­meno en Amé­ri­ca Lati­na, Har­vey afir­mó que “es intere­san­te obser­var a paí­ses como Bra­sil y Argen­ti­na y pre­gun­tar­se cuál ha sido la rela­ción entre la sali­da de la cri­sis 2001 y la cons­truc­ción de vivien­das. ¿Qué tipo de urba­ni­za­ción ocu­rre aquí? Hay dis­tin­cio­nes. Lula cons­tru­yó casi dos millo­nes de vivien­das para los sec­to­res de menos recur­sos. El esti­lo de urba­ni­za­ción tam­bién es importante”.

Dijo que las diná­mi­cas que vin­cu­lan la urba­ni­za­ción con la acu­mu­la­ción de capi­tal son muy fuer­tes: “Si lo que yo digo es cier­to esto impli­ca que el capi­tal tie­ne la capa­ci­dad de cons­truir las ciu­da­des que quie­ra sin impor­tar­le lo que nece­si­ta la gen­te. Como indi­vi­duos nos vemos obli­ga­dos a vivir en el tipo de ciu­dad que el capi­tal quie­ra y el tipo de ciu­dad que es cohe­ren­te con man­te­ner la acu­mu­la­ción de capital”.

“Tene­mos que vivir en el tipo de ciu­dad que el capi­ta­lis­mo quie­re vivir y no nece­sa­ria­men­te la que que­re­mos. Por defi­ni­ción, la ciu­dad es un botín de la lucha de cla­ses”, aseveró.

“En gene­ral la noción de cla­se en la tra­duc­ción mar­xia­na ha esta­do muy rela­cio­na­da con el lugar de tra­ba­jo pero ¿en qué medi­da las luchas urba­nas han arti­cu­la­do una retó­ri­ca anti­ca­pi­ta­lis­ta?”, se preguntó.

Pro­fun­di­zó sus aná­li­sis seña­lan­do: “¿Dón­de se explo­tan los tra­ba­ja­do­res? En el lugar de tra­ba­jo. Pero qué pasa cuan­do lle­van su sala­rio a su hogar: son explo­ta­dos por quie­nes le cobran la ren­ta. Son for­mas secun­da­rias de explo­ta­ción. La explo­ta­ción se pro­du­ce en el momen­to de la rea­li­za­ción de la plus­va­lía, no en el momen­to de la pro­duc­ción. ¿Cuán­tas per­so­nas, en EE.UU., se han vis­to des­alo­ja­das de sus casas? Esta es una for­ma de explo­ta­ción con­tra la que hay que luchar. Es la eco­no­mía de acu­mu­la­ción por desposesión”.

“Si la ciu­dad es el sitio don­de tie­ne que tener lugar la lucha de cla­ses, ¿por qué no pen­sa­mos en orga­ni­zar ciu­da­des ente­ras? ¿Qué pasa cuan­do eso ocu­rre?”, se inte­rro­gó y a ren­glón segui­do puso como ejem­plo el “Cor­do­ba­zo”, en Argen­ti­na en 1969, y las ciu­da­des de El Alto y Cocha­bam­ba, en Boli­via, entre el 2003 y el 2005.

Alie­na­ción de los pro­ce­sos políticos

Final­men­te, Har­vey habló de “la alie­na­ción uni­ver­sal de los pro­ce­sos polí­ti­cos”, como está ocu­rrien­do en algu­nos paí­ses euro­peos en los que, dada la mag­ni­tud de la cri­sis eco­nó­mi­ca, están sur­gien­do alter­na­ti­vas fas­cis­tas y puso como ejem­plo el caso de Grecia.

Por ello exhor­tó a pen­sar en las con­tra­dic­cio­nes socia­les, eco­nó­mi­cas y polí­ti­cas del mun­do, habi­da cuen­ta que las mis­mas posi­bi­li­tan com­pren­der la reali­dad contemporánea.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *