El ros­tro ocul­to de Mijaíl Gor­ba­chov- Máxi­mo Rel­ti

Hay una anéc­do­ta his­tó­ri­ca muy sig­ni­fi­ca­ti­va que defi­ne la acti­tud de los revo­lu­cio­na­rios con­se­cuen­tes fren­te a los elo­gios for­mu­la­dos por sus enemi­gos de cla­se. Augus­to Bebel fue un tor­ne­ro ale­mán del siglo XIX y prin­ci­pios del XX, que jun­to a otros fun­dó la pri­me­ra orga­ni­za­ción de la cla­se tra­ba­ja­do­ra ale­ma­na: el par­ti­do social­de­mó­cra­ta. Más ade­lan­te fue ele­gi­do miem­bro del Par­la­men­to, don­de se con­vir­tió en un ora­dor que fus­ti­gó dura­men­te a los repre­sen­tan­tes de la bur­gue­sía ger­ma­na. En una oca­sión, tras haber teni­do una bri­llan­te inter­ven­ción en el hemi­ci­clo, fue sor­pre­si­va­men­te aplau­di­do por los sec­to­res más reac­cio­na­rios de la cáma­ra. Bebel, ante la impre­vis­ta apro­ba­ción por par­te de sus enemi­gos polí­ti­cos se que­dó medi­ta­bun­do y, ras­cán­do­se la cabe­za se pre­gun­tó: «¿Ah, vie­jo Bebel! ¡Qué ton­te­ría habrás come­ti­do para que esta gen­tu­za te aplau­da!»

La anéc­do­ta vie­ne a cuen­to por­que el pasa­do diciem­bre se cum­plie­ron nada menos que cua­tro lus­tros des­de que la Unión Sovié­ti­ca des­apa­re­ció del mapa polí­ti­co del pla­ne­ta. Posi­ble­men­te este fue­ra el más impac­tan­te acon­te­ci­mien­to de todo el con­vul­so siglo XX. Sin embar­go, los comu­nis­tas, tan pro­li­jos en otra épo­ca en el aná­li­sis de los even­tos mun­dia­les, ape­nas han hecho públi­cas en estos últi­mos vein­te años sus refle­xio­nes en torno a unos acon­te­ci­mien­tos que no solo aca­ba­ron con la pri­me­ra revo­lu­ción pro­le­ta­ria de la His­to­ria, sino que están, ade­más, deter­mi­nan­do dra­má­ti­ca­men­te los ava­ta­res polí­ti­cos de nues­tros días. Ese silen­cio, sin duda, no es una casua­li­dad. Obe­de­ce a fac­to­res que aho­ra no vie­nen al caso.

Tam­po­co pare­cen haber sus­ci­ta­do el inte­rés de los mili­tan­tes comu­nis­tas el reco­rri­do de las tra­yec­to­rias polí­ti­cas de los diri­gen­tes que desem­pe­ña­ron un papel deci­si­vo en aque­llos suce­sos. Cono­cer­las habría apor­ta­do impor­tan­tes expli­ca­cio­nes a aque­llos devas­ta­do­res even­tos. Uno de esos hom­bres fue Mijaíl Gor­ba­chov, un diri­gen­te del PCUS que encan­di­ló a todo el mun­do occi­den­tal y, tam­bién, a no pocos mili­tan­tes comu­nis­tas de la segun­da mitad de la déca­da de los ochen­ta. En ape­nas un par de años, el Secre­ta­rio Gene­ral de los comu­nis­tas sovié­ti­cos fue con­ver­ti­do por el apa­ra­to mediá­ti­co occi­den­tal en la pri­me­ra estre­lla de los gran­des titu­la­res de pren­sa, de los infor­ma­ti­vos de la radio y de la tele­vi­sión. Su «popu­la­ri­dad» cre­ció como la espu­ma, has­ta el pun­to que empe­zó a ser cono­ci­do uni­ver­sal­men­te con el ape­la­ti­vo cari­ño­so de «Gorby». Simul­tá­nea­men­te, sin embar­go, mien­tras en Occi­den­te cre­cía a velo­ci­dad de vér­ti­go el pres­ti­gio de Gor­ba­chov, en su pro­pio país el pue­blo sovié­ti­co comen­za­ba a odiar­lo.

Per­so­na­jes tan reac­cio­na­rios como el pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano Ronald Reagan y la pri­me­ra minis­tra bri­tá­ni­ca Mar­ga­ret That­cher ‑ambos coe­tá­neos de Gor­ba­chov- mos­tra­ron su «admi­ra­ción» y «res­pe­to» por el con­tro­ver­ti­do per­so­na­je. La ex pri­me­ra minis­tra bri­tá­ni­ca recor­da­ría años más tar­de en sus memo­rias, que tras haber man­te­ni­do su pri­mer encuen­tro con el polí­ti­co ruso en Lon­dres se dijo así mis­ma: «¡Este es nues­tro hom­bre!». ¡Todo un pre­sa­gio!

Posi­ble­men­te nin­gún diri­gen­te comu­nis­ta – con la noto­ria excep­ción del des­apa­re­ci­do San­tia­go Carri­llo – haya goza­do de una acep­ta­ción tan entu­sias­ta de los medios de la bur­gue­sía como Mijaíl Gor­ba­chov. ¿A qué podía res­pon­der el tsu­na­mi de adhe­sio­nes hacia un comu­nis­ta que aspi­ra­ba, pre­ci­sa­men­te, a aca­bar con el poder polí­ti­co y eco­nó­mi­co de quie­nes le aplau­dían enfer­vo­ri­za­da­men­te? Lo que para muchos en aque­llos momen­tos resul­ta­ba un inex­pli­ca­ble mis­te­rio, el paso de los años se encar­ga­ría, no obs­tan­te, en des­pe­jar aque­lla radi­cal para­do­ja.

No es nues­tro pro­pó­si­to en este artícu­lo hacer un aná­li­sis ni del per­so­na­je ni de las cir­cuns­tan­cias que rodea­ron la des­apa­ri­ción de la Unión Sovié­ti­ca. Esa nebu­lo­sa his­tó­ri­ca, cada dia que trans­cu­rre más trans­pa­ren­te, ya se ha empe­za­do a inves­ti­gar por pres­ti­gio­sos cien­tí­fi­cos de la his­to­ria, la socio­lo­gía y la eco­no­mía. Que­re­mos sola­men­te, en esta oca­sión, traer aquí el tes­ti­mo­nio de Vita­li I. Vorot­ni­kov, miem­bro del Buró Polí­ti­co del Comi­té Cen­tral del PCUS y estre­cho cola­bo­ra­dor de Mijaíl Gor­ba­chov duran­te la eta­pa de la glas­not y de la peres­troi­ka. Vorot­ni­kov ano­tó minu­cio­sa y dis­ci­pli­na­da­men­te la cade­na de inci­den­cias que acon­te­cie­ron en el máxi­mo órgano de direc­ción polí­ti­ca del PCUS duran­te el perio­do com­pren­di­do entre 1982 – 1990. Esas ano­ta­cio­nes die­ron lugar a un volu­mi­no­so libro, de casi 500 pági­nas, titu­la­do «Mi ver­dad», prác­ti­ca­men­te des­co­no­ci­do en Occi­den­te. De él hemos extraí­do un resu­men de los pasa­jes que nos han pare­ci­do más rele­van­tes en los que Vita­li Vorot­ni­kov tra­za un per­fil del com­por­ta­mien­to del fla­man­te Secre­ta­rio Gene­ral del PCUS, Mijaíl Gor­ba­chov.

«Este hom­bre [Gor­ba­chov] siem­pre se con­si­de­ró a sí mis­mo – y esto lo sub­ra­yo -, un comu­nis­ta de prin­ci­pios y por con­si­guien­te, un segui­dor de la opción socia­lis­ta, fiel a las ideas leni­nis­tas, un patrio­ta, un inter­na­cio­na­lis­ta. Su lema prin­ci­pal, y pudie­ra decir que su con­cep­ción del mun­do, era la letra de una can­ción famo­sa que a él le gus­ta­ba mucho, esa mara­vi­llo­sa can­ción de Paj­mu­to­va y esa fra­se pro­fun­da de Dobron­ra­vov: «Si vive mi país natal, ya no me preo­cu­pa nada más…». Voy a inten­tar dilu­ci­dar has­ta dón­de estos prin­ci­pios que él pro­cla­ma­ba se corres­pon­die­ron en la prác­ti­ca con sus con­vic­cio­nes ideo­ló­gi­cas y más aún, con sus accio­nes.

Su lar­go y cons­tan­te bre­gar en el apa­ra­to del Kom­so­mol y del par­ti­do en todos los nive­les, que le suce­dió inme­dia­ta­men­te des­pués de con­cluir la Uni­ver­si­dad Esta­tal de Mos­cú, crea­ron en él mag­ní­fi­cas cua­li­da­des de maes­tro en el tra­ba­jo den­tro de la direc­ción par­ti­dis­ta. Por cier­to, no sólo se le desa­rro­lló la capa­ci­dad de orga­ni­zar de .for­ma efi­cien­te y pre­ci­sa el tra­ba­jo colec­ti­vo de los espe­cia­lis­tas, es decir, de los ver­da­de­ros cono­ce­do­res de su tra­ba­jo, y de pre­pa­rar con ayu­da de ellos los docu­men­tos nece­sa­rios, sino que tam­bién adqui­rió cua­li­da­des de diri­gen­te astu­to, que a tiem­po e intui­ti­va­men­te era capaz de pre­sen­tir una situa­ción y uti­li­zar­la hábil­men­te para lograr sus fines per­so­na­les. Su carác­ter socia­ble, comu­ni­ca­ti­vo, afa­ble, inclu­so yo diría: su pecu­liar fas­ci­na­ción, siem­pre cau­sa­ban un efec­to posi­ti­vo sobre los que lo rodea­ban. La habi­li­dad de acce­der en el lugar y el momen­to opor­tu­nos a la opi­nión de la jefa­tu­ra, de des­ta­car­se sin lle­gar a la imper­ti­nen­cia y de mani­fes­tar ini­cia­ti­vas…

Gor­ba­chov comen­zó a tra­ba­jar como Secre­ta­rio Gene­ral del Comi­té Cen­tral del PCUS de for­ma demo­crá­ti­ca, sin dema­sia­da len­ti­tud ni exce­si­va pri­sa, acen­tuan­do cons­tan­te­men­te el carác­ter cole­gia­do de la direc­ción, acon­se­ján­do­se con­fi­den­cial­men­te con el redu­ci­do gru­po de sus ver­da­de­ros com­pa­ñe­ros. Diri­gía los deba­tes en el Buró Polí­ti­co sin pre­sio­nes, escu­cha­ba aten­ta­men­te a todo el que que­ría expre­sar su opi­nión y ana­li­za­ba los pro­ble­mas sin apre­su­rar­se. En con­clu­sión: mani­fes­ta­ba satis­fac­ción por los resul­ta­dos de los deba­tes, valo­ra­ba favo­ra­ble­men­te las pro­pues­tas pre­sen­ta­das y los seña­la­mien­tos rea­li­za­dos. Por prin­ci­pio, no recha­za­ba nada a pri­me­ra vis­ta, suge­ría vol­ver a estu­diar el asun­to; pero al mis­mo tiem­po, sin sus­pen­der las opi­nio­nes con­tra­rias, elu­dien­do con habi­li­dad los esco­llos, bus­ca­ba arre­glos, así como los posi­bles pun­tos de con­ver­gen­cia entre las dife­ren­tes posi­cio­nes.

Gor­ba­chov poseía la capa­ci­dad de – en medio de un torren­te de pala­bras difí­ci­les, y con­fu­sas for­ma­cio­nes de fra­ses, así como de todo tipo de fun­da­men­ta­cio­nes, y refe­ren­cias al pres­ti­gio y a su expe­rien­cia – ganar­se a sus inter­lo­cu­to­res como alia­dos, y como resul­ta­do con­fun­día de tal for­ma la cues­tión que cada una de las par­tes podía con­si­de­rar que era pre­ci­sa­men­te su posi­ción la que él apo­ya­ba.

Los ayu­dan­tes y auto­res que ela­bo­ra­ban los tex­tos de los dis­cur­sos de Gor­ba­chov con­sen­tían sus ambi­cio­nes e inten­ta­ban crear lemas y con­sig­nas nue­vos, que fue­ran lla­ma­ti­vos y de mucha sig­ni­fi­ca­ción. Así sur­gió no sólo la pala­bra peres­troi­ka, que aun­que idio­má­ti­ca­men­te har­to cono­ci­da para el ruso común le fue dada un sen­ti­do nue­vo más pro­fun­do y uni­ver­sal. De igual for­ma, fue­ron apa­re­cien­do nue­vos con­cep­tos: «demo­cra­ti­za­ción» y «glas­nost», «plu­ra­lis­mo de opi­nio­nes», «nue­va men­ta­li­dad», «más demo­cra­cia», «más socia­lis­mo», «trans­for­ma­cio­nes revo­lu­cio­na­rias» y, al mis­mo tiem­po, «esta­do de dere­cho». Des­pués de la «socie­dad civi­li­za­da» le siguie­ron «los valo­res uni­ver­sa­les», «la casa euro­pea», «la des­ideo­lo­gi­za­ción», «el socia­lis­mo huma­ni­ta­rio y demo­crá­ti­co», etcé­te­ra..

Si segui­mos los años de la peres­troi­ka, los pri­me­ros éxi­tos en la eco­no­mía, aun­que peque­ños, fue­ron alcan­za­dos en 1985, 1986 y 1987; des­pués tuvo lugar un estan­ca­mien­to en los años 1988 y 1989, y una caí­da en 1990 y 1991. Es en estos momen­tos que se pudo obser­var con cla­ri­dad la trans­for­ma­ción que coin­ci­den­te­men­te sufrió Gor­ba­chov ante la opi­nión públi­ca, no sólo como polí­ti­co y esta­dis­ta, sino tam­bién como hom­bre y como per­so­na­li­dad. De la admi­ra­ción apa­sio­na­da tran­si­tó por la indi­fe­ren­cia, la repro­ba­ción y has­ta el odio.

Ya como pre­si­den­te, inves­ti­do con pode­res adi­cio­na­les, fir­mó decre­tos, soli­ci­tó ayu­da a sus bene­fac­to­res extran­je­ros e inti­mi­dó con el des­mo­ro­na­mien­to del mun­do si se des­plo­ma­ba la URSS; pero nadie toma­ba ya en serio sus ame­na­zas. El país se venía aba­jo, cre­cía la cri­sis eco­nó­mi­ca, se amplia­ban los con­flic­tos mili­ta­res por razo­nes étni­cas y reli­gio­sas, cre­cían la mafia y las accio­nes extre­mis­tas.

Cuan­do leo las entre­vis­tas que Gor­ba­chov ha veni­do con­ce­dien­do des­de media­dos de 1992, no hago más que pre­gun­tar­me has­ta qué pun­to él dice la ver­dad cuan­do plan­tea que todo lo que ocu­rre aho­ra en la Rusia demo­crá­ti­ca fue con­ce­bi­do por él des­de el prin­ci­pio, es decir, des­de los pri­me­ros pasos de la peres­troi­ka, pero lo ocul­ta­ba e iba avan­zan­do por eta­pas, paso a paso, por la vía de las refor­mas demo­crá­ti­cas: «De yo haber pro­cla­ma­do enton­ces el obje­ti­vo final ‑ha dicho Gorbachov‑, me hubie­ran derro­ca­do inme­dia­ta­men­te…».

¿Será que está tra­tan­do de jus­ti­fi­car su fra­ca­so bajo la apa­rien­cia inte­li­gen­te y pers­pi­caz de quien pre­me­di­ta­da­men­te lle­vó al país con con­sig­nas reno­va­do­ras del socia­lis­mo a un capi­ta­lis­mo sal­va­je? Fran­ca­men­te, yo no creo en esa con­fe­sión. Si pen­sá­ra­mos que él des­de el prin­ci­pio hizo esto a con­cien­cia enton­ces: ¡qué cinis­mo más mons­truo­so demos­tró hacia su país y hacia su pue­blo! ¡¿Qué cla­se de hom­bre es este?!».

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *