Nue­vo comu­ni­ca­do de las FARC

farc ep

La Haba­na, Repú­bli­ca de Cuba. Octu­bre 26 de 2012.
Sede de los diá­lo­gos por la paz con jus­ti­cia social para Colom­bia.

COMUNICADO

REFLEXIONES SOBRE LA AGENDA DE LA HABANA

Lue­go de un perío­do inten­so de dis­cu­sio­nes sobre la reali­dad de injus­ti­cias que pade­ce Colom­bia, se ha ins­ta­la­do la Mesa de Diá­lo­gos por la paz en Oslo, capi­tal del Rei­no de Norue­ga.

Des­de que el gobierno de Juan Manuel San­tos bus­có los acer­ca­mien­tos, las FARC-EP reite­ra­ron cla­ra­men­te ante sus repre­sen­tan­tes las razo­nes de orden social y polí­ti­co que tie­ne el alza­mien­to arma­do indi­can­do de mane­ra trans­pa­ren­te la nece­si­dad de ins­tau­rar la ple­na jus­ti­cia como base para fun­dar una paz esta­ble y dura­de­ra. Por ello pre­ci­sa­men­te se insis­tió en la inclu­sión de un preám­bu­lo vin­cu­lan­te que enca­be­za el con­jun­to del lla­ma­do “Acuer­do Gene­ral”.

En la bre­ve intro­duc­ción, está nada más ni nada menos que el espí­ri­tu y el sen­ti­do que ha de dár­se­le al con­jun­to del docu­men­to que se sus­cri­bió entre las par­tes, para ini­ciar las dis­cu­sio­nes en la Haba­na.

Nece­sa­rio es que al hacer una inter­pre­ta­ción de la Agen­da o del con­jun­to del Acuer­do, con pacien­cia y acu­dien­do siem­pre al fac­tor de ins­pi­ra­ción que son los anhe­los de jus­ti­cia y recon­ci­lia­ción del pue­blo colom­biano, opte­mos por no des­con­tex­tua­li­zar y no deli­mi­tar inser­tan­do visio­nes per­so­na­les del asun­to. Níti­da­men­te, por ejem­plo, está plan­tea­do en el Acuer­do la posi­bi­li­dad de que otros acto­res de la con­fron­ta­ción polí­ti­ca y social pue­dan con­fluir al pro­ce­so en un momen­to deter­mi­na­do, y cla­ro es tam­bién que intras­cen­den­tal asun­to como es el de víc­ti­mas, no pue­de dejar de lado la lite­ra­li­dad mis­ma del com­pro­mi­so sus­cri­to en la capi­tal de Cuba, la cual inclu­ye inde­fec­ti­ble­men­te el deber de abor­dar el terro­ris­mo de Esta­do como fac­tor cau­sal, esen­cial, del fenó­meno.

Oja­lá, antes del 15 de noviem­bre, que es la fecha en que se ini­cian las sesio­nes de la Mesa, quie­nes estu­vie­ron duran­te la ela­bo­ra­ción del Acuer­do gene­ral para la ter­mi­na­ción del con­flic­to y la cons­truc­ción de una paz esta­ble y dura­de­ra, ten­gan tiem­po y mane­ra de dar­le una expli­ca­ción obje­ti­va del docu­men­to al con­jun­to de sus equi­pos de tra­ba­jo. Esto es fun­da­men­tal para que comen­ce­mos con buen enten­di­mien­to y para evi­tar que des­de las voce­rías de las par­tes sur­jan men­sa­jes que gene­ren con­fu­sión en el seno de la pobla­ción que se apres­ta a par­ti­ci­par en los diá­lo­gos con sus múl­ti­ples ini­cia­ti­vas.

Por el momen­to ade­más de la cla­ri­dad de los voce­ros res­pec­to a la Agen­da, se reque­ri­ría tam­bién que la gran pren­sa haga un esfuer­zo por enten­der que esta­mos tra­tan­do de empren­der un camino de bús­que­da con­jun­ta de solu­cio­nes a un con­flic­to que se ha pro­lon­ga­do por déca­das, y que aun­que sea con­tra su natu­ra­le­za meta­li­za­da, mone­ti­za­da, mer­can­ti­li­za­da y sumi­sa a los intere­ses de las tras­na­cio­na­les, debe­rán pro­cu­rar colo­car equi­li­brio y vera­ci­dad a sus ela­bo­ra­cio­nes que has­ta el momen­to, gene­ral­men­te, se han redu­ci­do a “infor­mar” des­con­tex­tua­li­zan­do, a mar­char tras la bús­que­da sen­sa­cio­na­lis­ta y a cual­quier cos­to, de la chi­va y la pri­mi­cia, a edi­tar con áni­mo de cen­su­ra y dis­tor­sión res­pec­to al actor insur­gen­te.

El cubri­mien­to del even­to de ins­ta­la­ción por par­te de la Cade­na Radial Colom­bia­na Cara­col y de la Radio Cade­na Nacio­nal RCN, en Colom­bia, es una mues­tra nau­sea­bun­da de lo que son estas empre­sas de difu­sión, que actúan en favor no de los intere­ses socia­les sino de los intere­ses capi­ta­lis­tas empre­sa­ria­les. Sobre un pro­ce­so que es de inte­rés nacio­nal, se actuó impi­dien­do que el país escu­cha­ra los pun­tos de vis­ta de la insur­gen­cia en la mis­ma dimen­sión en que lo per­mi­tió al gobierno.

Pode­mos obser­var, tam­bién, un lamen­ta­ble con­tras­te de par­ti­ci­pa­ción de la agen­da que habría que supe­rar con urgen­cia: de 140 medios de comu­ni­ca­ción que acu­die­ron al even­to, sola­men­te dos eran alter­na­ti­vos colom­bia­nos. La diri­gen­cia de las FARC salu­dó el esfuer­zo de estos y expre­só su deter­mi­na­ción por con­tri­buir a que en ade­lan­te sean aten­di­dos de mane­ra prio­ri­ta­ria.

Urge abrir un espa­cio verás, efi­cien­te y opor­tuno, el canal públi­co y los medios demo­crá­ti­cos, que per­mi­tan que Colom­bia ten­ga un cono­ci­mien­to cier­to de los desa­rro­llos del pro­ce­so; es decir lo que trans­cu­rra en la Haba­na entre gobierno e insur­gen­cia, como el des­en­vol­vi­mien­to de la par­ti­ci­pa­ción popu­lar, espe­cial­men­te.

La Agen­da de la Haba­na es bre­ve pero pro­fun­da; sus pro­pó­si­tos no son for­ma­les, plan­tea obje­ti­vos de fon­do. En el dis­cur­so de ins­ta­la­ción de las FARC-EP en Oslo, los aspec­tos toca­dos están estric­ta­men­te enmar­ca­dos en ella. No hay agen­das para­le­las ni ocul­tas por par­te de la insur­gen­cia. Así las cosas, ter­mi­na­do el momen­to de la con­fi­den­cia­li­dad y la reser­va pro­pia de la explo­ra­ción, comien­za el de la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na, el de los inter­cam­bios fran­cos de cara al país en una ruta en la que dis­cre­ción no pue­de ser sinó­ni­mo de secre­to.

Dele­ga­ción de paz de las FARC-EP
La Haba­na, Cuba

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *