Miguel Her­nán­dez… y me metí pue­blo aden­tro- Mai­té Campillo

“si no es por aque­lla mujer que vie­ne andan­do detrás de noso­tros te deja­mos seco”

De haber vivido

El 30 de octu­bre Miguel hubie­ra cum­pli­do 102 años.

De no haber sido tor­tu­ra­do has­ta dejar­lo morir de todo, has­ta impe­dir­le su liber­tad, cuan­do ya de él no que­da­ba sino una som­bra débil, como hoy déca­das des­pués sigue suce­dien­do con los pre­sos polí­ti­cos con la mis­ma saña y odio que duran­te el triun­fo del nazis­mo tras el levan­ta­mien­to con­tra la Repú­bli­ca. De haber vivi­do el que tan­to ama­ra la vida,

raíz de tie­rra fecun­da, can­tor de rui­se­ño­res atra­ve­san­do trin­che­ras agi­tan­do los vien­tos a favor, lan­zan­do alien­to a la pala­bra ensal­za­ba la cul­tu­ra, has­ta des­fa­lle­cer enar­de­cien­do la poe­sía, el tea­tro, el pre­gón, el men­sa­je, la agi­ta­ción, la entre­ga, el amor, y tam­bién supo de la trai­ción; lan­zó el puño y el fusil, sobre el can­to de las balas al cora­zón del des­po­tis­mo fie­ro y mor­daz de den­tro y fue­ra, amo­ti­na­dos con­tra un pue­blo que qui­so hacer revo­lu­ción, sedien­to de evo­lu­ción, jus­ti­cia y libertad.

Por todo lo soña­do, pelea­do, resistido

Fase de inti­mi­da­ción… te deja­mos seco, enero de 1936:

Los cuer­pos repre­si­vos del fas­cis­mo seguían en el poder. Has­ta die­cio­cho inte­lec­tua­les se unie­ron a tra­vés de un mani­fies­to de pro­tes­ta sobre dicha deten­ción inti­mi­da­to­ria con ame­na­za cri­mi­nal, que con­tó con las fir­mas de Fede­ri­co G. Lor­ca, José Ber­ga­mín, Cos­sío, J. Sen­der, Pablo Neru­da, Tere­sa León, Rosa Cha­cel, Rafaél Alber­ti, Anto­la­gi­rre, Cer­nu­da, Sali­nas… ¿Qué suce­dió aquél lunes 7 de enero, don­de los cuer­pos repre­si­vos seguían actuan­do como en el rei­no del impe­rio? Que un sen­ci­llo pai­sano, cabre­ro como medio de sus­ten­to, y poe­ta como poten­cia huma­na, en uso de su liber­tad, y sin dis­fra­zar­se pre­via­men­te de seño­ri­to excur­sio­nis­ta (el men­ta­do Miguel Her­nán­dez), tuvo la ocu­rren­cia de pre­ten­der sen­tir el cam­po cer­ca de la ciu­dad, y subir­se a un tren en Madrid apeán­do­se del mis­mo en San Fer­nan­do, enfi­lan­do los pasos de la mis­ma mane­ra que cual­quier otra per­so­na del pue­blo, con su habi­tual aspec­to natu­ral a cues­tas, hacía el cam­po, en bus­ca de una pací­fi­ca jor­na­da de bucó­li­co solaz y nos­tál­gi­co rego­ci­jo. Pero estan­do ensi­mis­ma­do en la dicha de sus asun­tos, ale­ja­do de sus cabras y del bulli­cio de la gran ciu­dad capi­ta­li­na, pasean­do a ori­llas del Jara­ma, ins­pi­rán­do­se en lo que sería su pró­xi­ma obra, fue dete­ni­do por la sinies­tra Guar­dia Civil, y pre­gun­ta­do con la arro­gan­cia y pre­po­ten­cia que les carac­te­ri­za que, qué hacía por aque­llos luga­res. Con­tes­tó son­rien­te al pare­cer, “el sos­pe­cho­so”, que no era sino un escri­tor que esta­ba allí por gus­to. Pero aquél des­afor­tu­na­do paseo cam­pes­tre tomó cuer­po de gue­rra!. La for­ma de ser, de ves­tir cam­pe­cha­na por sen­ci­lla ‑tan común al mis­mo tiem­po- modes­ta al nivel eco­nó­mi­co que carac­te­ri­za­ba a un pai­sano sen­ci­llo de ámbi­to rural, lle­vó a la Guar­dia Civil acos­tum­bra­da a res­pe­tar sólo al seño­ri­to, a mani­fes­tar su repu­dio racial y tra­tar­le con pre­po­ten­te vio­len­cia, ade­más de con­du­cir­le arres­ta­do al cuar­te­li­llo de San Fer­nan­do. Cuen­tan, que duran­te el trayecto…

Fue gol­pean­do su rabia e impo­ten­cia por la humi­lla­ción pro­vo­ca­da, dán­do­le pata­di­tas a las pie­dras que encon­tra­ba por el camino, con sus mani­tos meti­das en los bol­sos, pen­san­do, pen­san­do… cuán difí­cil es ser gen­te en la vida. Y, es que es ahí obser­va­do con más rabia si cabe, por su “mani­fies­to desa­fío”, y ame­na­zan de muer­te: “si no es por aque­lla mujer que vie­ne andan­do detrás de noso­tros te deja­mos seco.” Rudas, áspe­ras, ter­sa y pas­to­ril, áci­das pala­bras, una agre­gue­ría, obvia ame­na­za vinien­do de tan sinies­tro cuerpo.

Ver­sión del poe­ta, que no se dis­fra­za de seño­ri­to para salir al cam­po. Fase pri­me­ra, a car­go del cabo:

Al entrar en el cuar­te­li­llo y sin más expli­ca­cio­nes, golle­rías imper­ti­nen­tes en tales manio­bras, el cabo le abo­fe­teó. Siguie­ron gol­pes y humillaciones.

Fase segun­da, la del regis­tro minucioso:

Se le inter­vino, bol­si­llo supe­rior dere­cho, par­te inte­rior de la cha­que­ta, una cuar­ti­lla enca­be­za­da por un nom­bre de ine­quí­vo­cas reso­nan­cias con­tu­ber­ni­coau­rí­fe­ras: Juan de Oro.

Fase ter­ce­ra, se bus­ca la evidencia:

La evi­den­cia se tenía, y si las pes­qui­sas no rin­die­ron mayo­res fru­tos, no fue por fal­ta de saga­ci­dad ni de entu­sias­mo por par­te de los bene­mé­ri­tos encar­ga­dos de resol­ver el caso.

  • Juan de Oro, este es un cóm­pli­ce… con­fie­sa, insis­tie­ron los interrogadores.
  • Es un títu­lo para una obra de tea­tro… con­tes­tó el “sos­pe­cho­so”

Fase cuar­ta, la del total des­pre­cio, no se inmu­ta nin­gún mando:

Y así, diez­ma­do, gol­pea­do, insul­ta­do, veja­do per­ma­ne­ció varias horas en el cuar­te­li­llo, has­ta que le per­mi­tie­ron tele­fo­near a un ami­go, per­so­na influ­yen­te, que res­pon­dió por él.

Fase cuar­ta, “la bri­llan­te” ope­ra­ción toca a su fin:

  • Pati­na­zo, jefe.
  • Dar­le boleta.

Y Miguel, más cara de tie­rra que nun­ca, de ham­bre de cul­tu­ra, de impo­ten­cia y revo­lu­ción; ya con una con­cien­cia impe­ran­te toman­do for­ma des­bo­ca­da en su cuer­po, cami­nó con tres heri­das, la de la vida, la de la muer­te, la del amor, y des­an­du­vo el camino hacia la esta­ción; toma el pri­mer tren y se apea en el cen­tro de la capi­tal lla­ma­da Madrid. Vaya con el día de campo!

Fase quin­ta, la de la abe­rra­ción, día siguien­te de ser liberado:

Aquí paz y des­pués glo­ria, “Don Miguel”, hága­se car­go, lamen­ta­ble error, pro­duc­to del exce­so de celo de unos guar­dias ais­la­dos, negli­gen­cia, en fin, que con­vie­ne archi­var. . . Y, logra­ron que la pren­sa lo silen­cia­ra, a excep­ción de, “Mun­do Obre­ro” (órgano del P.C. diri­gi­do por José Díaz). Corría el mes de enero del 1936.

Fase revo­lu­ción, hubo quién pen­só de otra manera:

“Pro­tes­ta­mos de la veja­ción que repre­sen­ta abo­fe­tear a un hom­bre inde­fen­so, pro­tes­ta­mos de esta cla­si­fi­ca­ción (se refie­re a la dife­ren­cia de tra­to), entre seño­ri­tos y hom­bres del pue­blo que la Guar­dia Civil hace cons­tan­te­men­te.“ En este caso que denun­cia­mos, Miguel Her­nán­dez es uno de nues­tros poe­tas jóve­nes de más valor […] .

Este mani­fies­to fue fir­ma­do por die­cio­cho soli­da­rios mili­tan­tes de la cul­tu­ra, poe­tas, escri­to­res, y dos arqui­tec­tos-escul­to­res. Pero, como ellos bien dije­ron, ¿cuán­tas arbi­tra­rie­da­des como ésta se esta­ban come­tien­do a dia­rio, sin que nadie se ente­ra­ra? Seis meses después…

TEATRO DE GUERRA

“El 18 de julio de 1936, fren­te al movi­mien­to de los mili­ta­res trai­do­res, entré yo, poe­ta, y con­mi­go mi poe­sía, en el tran­ce más dolo­ro­so y tra­ba­jo­so, pero más glo­rio­so al mis­mo tiem­po, de mi vida. No había sido has­ta ese día un poe­ta revo­lu­cio­na­rio en toda la exten­sión de la pala­bra. Había escri­to ver­sos y dra­mas de exal­ta­ción del tra­ba­jo y de con­de­na­ción del bur­gués, pero el empu­jón defi­ni­ti­vo que me arras­tró a esgri­mir mi poe­sía en for­ma de arma com­ba­ti­va me lo die­ron los traidores.

Aquel 18 de julio…

Intuí, sen­tí venir con­tra mi vida como un gran aíre, la gran tra­ge­dia, la tre­men­da expe­rien­cia poé­ti­ca que se ave­ci­na­ba, y me metí pue­blo aden­tro, mas hon­do de lo que estoy meti­do des­de que me parie­ran, dis­pues­to a defen­der­lo fir­me­men­te de los pro­vo­ca­do­res de la inva­sión. Des­de enton­ces acá ven­go luchan­do de muchas mane­ras, y sólo me can­so y no estoy con­ten­to cuan­do no hago nada. Una de las mane­ras miás de luchar, es haber comen­za­do a cul­ti­var un tea­tro hirien­te y breve.

Un tea­tro de guerra…

La Cola, El Hom­bre­ci­to, El Refu­gia­do, Los Sen­ta­dos, son una mani­fes­ta­ción del tea­tro que he dado comien­zo. Creo que el tea­tro es un arma mag­ní­fi­ca de gue­rra con­tra el enemi­go de enfren­te y con­tra el enemi­go de casa. Entien­do que todo tea­tro, toda poe­sía, todo arte, ha de ser hoy más que nun­ca, un arma de gue­rra, y aho­ra, en estos momen­tos de revo­lu­ción y reno­va­ción de tan­tos valo­res, más al des­nu­do y al peli­gro que nunca.

Es la de hoy, la hora más apro­pia­da para mi.

Y no quie­ro dejar­me dor­mir ni dis­traer, por­que quie­ro ver cua­ja­dos los sen­ti­mien­tos y los pen­sa­mien­tos de mi gen­te en una vida de dig­ni­dad, de gran dure­za, y para eso pon­go mis cin­co sen­ti­dos en este tra­ba­jo de engran­de­ci­mien­to, como pue­do y como sé, con mi poe­sía y con mi tea­tro, las dos armas que más relu­cen en mis manos con más filo cada día, tra­to de hacer de la vida mate­ria heroi­ca fren­te a la muer­te. Y no he de parar has­ta hacer­la. Yo me digo…

Hay que sepul­tar las rui­nas del obs­ceno y men­ti­ro­so tea­tro de la bur­gue­sía, que toda­vía andan movien­do pol­vo y rui­na en nues­tro pueblo.¡¡Fuera de aquí!!

De los ojos y las ore­jas de aquí, aque­llos espec­tácu­los que no sir­ven para otra cosa que para mover la luju­ria, dor­mir el enten­di­mien­to y tapar el cora­zón relu­cien­te del pueblo.

La gran tra­ge­dia que se desarrolla.

Nece­si­ta poe­tas que la con­ten­gan, la expre­se, la orien­ten y la lle­ven a un tér­mino de vic­to­ria y de ver­dad. Cuan­do des­can­se­mos de la gue­rra, y la paz apar­te los caño­nes de las pla­zas y los corra­les de las aldeas, me veréis por ellos cele­brar repre­sen­ta­cio­nes de un tea­tro que será la vida mis­ma, saca­da lim­pia­men­te de sus trin­che­ras, sus calles, sus cam­pos y sus paredes.”

NOTA

En 1925 Miguel Her­nán­dez tie­ne que aban­do­nar los estu­dias y poner­se a tra­ba­jar al cui­da­do de un reba­ño de cabras. Pero fer­vien­te de seguir apren­dien­do, se une a una de las pocas alter­na­ti­vas que había en el pue­blo, la ter­tu­lia de los her­ma­nos Fenoll don­de cono­ce a “Ramón Sijé”. Con ape­nas 15 años, ya comien­za a intro­du­cir poe­sía en dia­rios, loca­les y pro­vin­cia­les. En 1927 apa­re­cen los pri­me­ros manus­cri­tos y poe­mas del poeta.

Duran­te su pri­me­ra estan­cia madrileña.

Diciem­bre de 1931 y mayo de 1932, Migue­li­to se ente­ra de nue­vas inter­pre­ta­cio­nes lite­ra­rias, sobre todo del neo­gon­go­ris­mo de la famo­sa “Gene­ra­ción del 27”, y otras corrien­tes de van­guar­dia artís­ti­ca. Esta visi­ta y con­tac­tos le van reafir­man­do su inte­rior y con­cien­cia, rege­ne­ran­do otros sen­ti­mien­tos, apar­tán­do­le, del has­ta enton­ces guía e ins­truc­tor, R. Sijé.

A los 23 años crea, “Peri­to en lunas”, tras su regre­so a Orihuela.

Publi­ca­da a prin­ci­pios de 1933, don­de ya mani­fies­ta refe­ren­cia evi­den­te de la influen­cia de estos mode­los. Y con 26 años, fru­to de esa fie­bre y edu­ca­ción auto­di­dac­ta arro­lla­do­ra, crea­do­ra, sur­ge , “El rayo que no cesa”. En mar­zo de 1934, el poe­ta, rea­li­za su segun­do via­je a Madrid.

Don­de cono­ce a un gran núme­ro de escri­to­res, artis­tas e inte­lec­tua­les. Tras otro nue­vo regre­so a Orihue­la en abril. Miguel vuel­ve a par­tir de nue­vo hacia Madrid a media­dos de julio para ver a José Ber­ga­mín. Fue enton­ces en la ter­tu­lia, Cruz y Raya, que tuvo lugar el pri­mer encuen­tro entre Miguel Her­nán­dez y Pablo Neruda:

Yo lo cono­cí cuan­do lle­ga­ba de alpar­ga­tas y pan­ta­lón cam­pe­sino de pana des­de sus tie­rras de Orihue­la, en don­de era pas­tor de cabras. […] Miguel era tan cam­pe­sino que lle­va­ba un aura de tie­rra en torno a él. Tenía una cara de terrón o de papa que se saca de entre las raí­ces y que con­ser­va fres­cu­ra sub­te­rrá­nea. […] Era ese escri­tor sali­do de la natu­ra­le­za como una pie­dra intac­ta, con vir­gi­ni­dad sel­vá­ti­ca y arro­lla­do­ra fuer­za vital. Pablo Neru­da, un 4 de enero de 1935… res­pon­de des­de Madrid a la car­ta de Miguel (se da cuen­ta que su nue­vo ami­go Migue­li­to está en la encru­ci­ja­da), y le acon­se­ja de ale­jar­se de la reli­gio­si­dad con­ser­va­do­ra de Sijé:

Que­ri­do Miguel, sien­to decir­le que no me gus­ta El Gallo Cri­sis, le hallo dema­sia­do olor a igle­sia aho­ga­do en incien­so. ¡Qué pesa­do se pone el mun­do, por un lado los poe­tas comu­nis­tas, por el otro los cató­li­cos, y por suer­te en medio Miguel Her­nán­dez hablan­do de rui­se­ño­res y cabras! Ya hare­mos revis­ta aquí que­ri­do pas­tor, y gran­des cosas.

La car­ta que Migue­li­to diri­ge des­de Madrid a Juan Gue­rre­ro Ruiz, junio de 1935, en ella renie­ga, toda la pre­ce­den­te fase reli­gio­sa de su pro­pia obra:

“Tie­ne que per­do­nar­me que no le envia­ra mi auto sacra­men­tal […]. Ha pasa­do algún tiem­po des­de la publi­ca­ción de esta obra, y ni pien­so ni sien­to muchas cosas de las que digo allí, ni ten­go nada que ver con la polí­ti­ca cató­li­ca dañi­na , ni mucho menos con la exa­cer­ba­da y tris­te revis­ta de nues­tro ami­go Sijé…

Ven­go muy satis­fe­cho de librarme
de la ser­pien­te de las múl­ti­ples cúpulas,
la ser­pien­te esca­ma­da de casu­llas y cálices”

El poe­ta, ni podía ni que­ría ocul­tar el cam­bio de su cos­mo­vi­sión a Ramón Sijé. En julio de 1935, escri­be des­de Madrid a su novia Josefina:

“Mi ami­go Pepi­to (se refie­re a Ramón Sijé) está dis­gus­ta­do con­mi­go por­que le dije hace tiem­po que está dema­sia­do meti­do en la igle­sia siempre.”

Duran­te el verano de 1935

Her­nán­dez redac­tó la “Oda entre san­gre y vino a Pablo Neruda”

El tex­to de ese poe­ma for­mó par­te del “folle­to-home­na­je” que Miguel Her­nán­dez jun­to con otros admi­ra­do­res había entre­ga­do a Neru­da en Madrid en el mes de junio de 1935, poco antes de com­po­ner esa oda.

Ya relam­pa­guean las hachas y las hoces con su metal cris­pa­do, ya true­nan los mar­ti­llos y los mazos…

Ramón Sijé, veía esca­par al anti­guo dis­cí­pu­lo de su con­trol. Le envía una car­ta “preo­cu­pa­do” des­de Orihue­la en noviem­bre de 1935:

Es terri­ble lo que has hecho con­mi­go. Es terri­ble no man­dar­me Caba­llo Ver­de… Por lo demás, Caba­llo Ver­de no debe inte­re­sar­me mucho. […] Caba­llo impu­ro y sec­ta­rio. […] Quien sufre mucho eres, tú, Miguel. Algún día echa­ré a alguien la cul­pa de tus sufri­mien­tos humano-poé­ti­cos actua­les. Trans­for­ma­ción terri­ble y cruel. […] Efec­ti­va­men­te, camino de caba­llos melan­có­li­cos. Mas no camino de hom­bre, camino de dig­ni­dad de per­so­na huma­na. Neru­dis­mo (¡qué horror, Pablo y sel­va, ritual nar­ci­sis­ta e infra­hu­mano de entre­pier­nas, de vello de par­tes prohi­bi­das y de prohi­bi­dos caba­llos!); alei­xan­dris­mo; alber­tis­mo. […] ¿Don­de está Miguel, el de las batallas?.

Sijé, per­ci­be con gran cla­ri­dad las amis­ta­des lite­ra­rias, “peli­gro­sas”, de Migue­li­to en la capi­tal, que ade­más de Pablo Neru­da, Vicen­te Alei­xan­dre y Rafael Alber­ti, eran ami­gos muy repre­sen­ta­ti­vos para él. No obs­tan­te, el poe­ta le dedi­ca­ría un impul­so de nos­tal­gia de su infan­cia y juven­tud en Orihue­la: Yo quie­ro ser llo­ran­do el hor­te­lano de la tie­rra que ocu­pas y ester­co­las, com­pa­ñe­ro del alma, tan temprano…

“Me lla­mo barro aun­que Miguel me llame”

Tan sólo a un mes de la car­ta cita­da, la noche del 23 al 24 de diciem­bre de 1935, falle­ce Ramón Sijé; mien­tras que Miguel Her­nán­dez esta­ba pre­pa­ran­do el poe­ma­rio men­ta­do arri­ba, “El rayo que no cesa”, para la impren­ta. Pese al ante­rior dis­tan­cia­mien­to entre ellos, Migue­li­to sin­tió la tris­te­za de la muer­te ante sus ojos, la nos­tal­gia de sus pri­me­ros años de ado­les­cen­cia con sus mitos y sus penas; com­pu­so inme­dia­ta­men­te una ele­gía para el ami­go difun­to, logran­do incluir­la en su nue­vo libro a tiem­po para la publi­ca­ción. En 1936, ingre­sa volun­ta­rio en las mili­cias del ejér­ci­to popu­lar; es nom­bra­do comi­sa­rio de cul­tu­ra, don­de pelea como mili­ciano y poe­ta del pueblo.

Julio de 1937 (tuvo lugar en Valen­cia y Madrid)

“II Con­gre­so Inter­na­cio­nal de Escri­to­res para la Defen­sa de la Cultura”

Encuen­tro de los más impor­tan­tes entre inte­lec­tua­les anti­fas­cis­tas de toda Euro­pa. Entre muchos otros escri­to­res par­ti­ci­pa­ron, Miguel Her­nán­dez y Pablo Neru­da, que hallán­do­se de nue­vo esos días en Madrid, el poe­ta Pablo sin­tió el deseo de visi­tar su anti­guo domi­ci­lio en Argüe­lles (con el mis­mo nom­bre de la casi­ta, de la que escri­be esta nota, un orgu­llo): “Casa de las Flo­res”, don­de fue acom­pa­ña­do por Migue­li­to. Pablo Neru­da tras el encuen­tro de inte­lec­tua­les anti­fas­cis­tas regre­sa a Fran­cia, y Miguel Her­nán­dez sale de via­je hacia la Unión Sovié­ti­ca. Estan­do el poe­ta aún en Mos­cú, es que apa­re en Valen­cia, sep­tiem­bre de 1937, su 1º poe­ma­rio de gue­rra titu­la­do “Vien­tos del pueblo”.

Tú pre­gun­tas por el cora­zón, y yo también…

Mira cuán­tas bocas ceni­cien­tas de ren­cor, ham­bre, muer­te, páli­das de no can­tar, no reír: rese­cas de no entre­gar­se al beso pro­fun­do. Pero mira el pue­blo que son­ríe con una flo­ri­da tris­te­za, augu­ran­do el por­ve­nir de la ale­gre sus­tan­cia. Él nos res­pon­de­rá. Y las taber­nas, hoy tene­bro­sas como fune­ra­rias, irra­dia­rán el res­plan­dor más pene­tran­te del vino y la poesía.

Como Neru­da, Miguel Her­nán­dez, había cam­bia­do la orien­ta­ción de su poe­sía duran­te el verano de 1936, trans­for­mán­do­la en “arma de gue­rra” al ser­vi­cio de la cau­sa: repú­bli­ca, revo­lu­ción. En pala­bras de Neru­da pode­mos leer: Pre­gun­ta­réis… Y dón­de están las lilas?
Y la meta­fí­si­ca cubier­ta de amapolas?
Y la llu­via que a menu­do golpeaba
sus pala­bras llenándolas
de agu­je­ros y pájaros?
[…]
Pre­gun­ta­réis por qué su poesía
no nos habla del sue­ño, de las hojas,
de los gran­des vol­ca­nes de su país natal?
Venid a ver la san­gre por las calles,
venid a ver
la san­gre por las calles,
venid a ver la sangre
por las calles!
“Lla­mo a los poe­tas. Entre todos voso­tros ‑dice Migue­li­to- con Vicen­te Alei­xan­dre y con Pablo Neru­da tomo silla en la tierra.”

Aún antes del fin de la con­tien­da. Y con Madrid toda­vía en manos de la repú­bli­ca, el poe­ta mili­ciano deci­de visi­tar a Car­los Mor­la Lynch, enton­ces encar­ga­do de nego­cios en la emba­ja­da chi­le­na de la capi­tal. Miguel Her­nán­dez soñó por algún tiem­po idea­li­zan­do a Pablo Neru­da su ver­da­de­ro ami­go del alma, con la idea de salir hacia Chi­le jun­to con Jose­fi­na y su peque­ño hiji­to, con­fian­do en la amis­tad y ayu­da de Pabli­to. Pero la emba­ja­da chi­le­na no pue­de garan­ti­zar su segu­ri­dad per­so­nal, le dije­ron, así es que, Miguel Her­nán­dez des­car­ta la idea.

Tras la vic­to­ria del eje fas­cis­ta, y sin noti­cias de la suer­te de Migue­li­to, Neru­da ano­tó las fra­ses siguien­tes, que fue­ron publi­ca­das años más tarde:

Mi gran ami­go, Miguel, cuán­to te quie­ro y cuán­to res­pe­to y amo tu joven y fuer­te poe­sía. Adon­de estés en este momen­to, en la cár­cel, en los cami­nos, en la muer­te, es igual: ni los car­ce­le­ros, ni los guar­dia­ci­vi­les, ni los ase­si­nos podrán borrar tu voz ya escu­cha­da, tu voz que era la voz de tu pue­blo. (Para nacer he naci­do, 76).

Miguel Her­nán­dez, fue arres­ta­do el mes de mayo, tra­tan­do de cru­zar la fron­te­ra hacia Por­tu­gal. Des­de la madri­le­ña cár­cel de Torri­jos escri­bió el 26 de junio de 1936 a Neru­da, que por esa fecha se encon­tra­ba de nue­vo en París. Que­ri­do Pablo:

[…] Es de abso­lu­ta nece­si­dad que hagas todo cuan­to esté en tu mano por con­se­guir mi sali­da de Espa­ña y el arri­bo a tu tie­rra en el más bre­ve espa­cio de tiem­po posi­ble. […] Sabré de ti por la Emba­ja­da, des­de don­de harán el favor de venir a comu­ni­car­me cuan­to resuel­vas. Me acuer­do como nun­ca de voso­tros. Te nece­si­to como nun­ca. Da un gran abra­zo a Delia, y tú reci­be el otro. (OC, 258).

Fran­co, al reci­bi­mien­to, de la Jun­ta Téc­ni­ca de Acción Católica:

«Es nues­tra tarea, aho­ra, recris­tia­ni­zar nues­tra nación.»

*CUBA

(últi­mas noticias)

Mi pro­fun­do sen­ti­mien­to y soli­da­ri­dad con las víc­ti­mas del hura­cán “Sandy” (no se el pelo­tu­do que bau­ti­zó el hura­cán, quie­nes son los que ponen nom­bre a los hura­ca­nes?, de segu­ro es el grin­go, podrían haber­lo lla­ma­do Tío Sam!!!, más rea­lis­ta en cuan­to a su áci­da cru­de­za, que toda alu­sión a la raíz de la “san­dia”)… Varios son los hura­ca­nes que he vivi­do en Cuba, el últi­mo fuer­te sufri­do fue en Bara­coa, lla­ma­do Ike, y la ver­dad hubo esce­nas aterradoras.

Abra­zo y beso al pue­blo de San­tia­go, pro­ta­go­nis­ta de mil bata­llas, mis mejo­res sentimientos.

Vaya con el pue­blo de Cuba y su espí­ri­tu inter­na­cio­na­lis­ta, el video de Sil­vio Rodri­guez, inter­pre­tan­do el poe­ma de Miguel Her­nán­dez, dedi­ca­do a su ami­go y com­pa­ñe­ro de lucha Pablo de la Torriente.

Mai­té Cam­pi­llo (actriz y direc­to­ra de teatro)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *