Las elec­cio­nes bur­gue­sas; meca­nis­mo de con­trol bur­gués y feti­che del refor­mis­mo- MIR Chi­le

Las elecciones burguesas; mecanismo de control burgués y fetiche del reformismo

“La ilu­sión refor­mis­ta, per­mi­tió a las cla­ses domi­nan­tes for­ta­le­cer­se en la super­es­truc­tu­ra del Esta­do y des­de allí ini­ciar su con­tra­ofen­si­va reac­cio­na­ria…” (Miguel Enrí­quez, Coman­dan­te de Revo­lu­ción Chi­le­na). Es típi­co que en épo­cas de elec­cio­nes bur­gue­sas, el vie­jo Lenin sal­ga a la pales­tra para “argu­men­tar” a quie­nes están en con­tra de par­ti­ci­par y a quie­nes están por uti­li­zar estos espa­cios que pro­pi­cia el enemi­go, de hecho es bien sabi­do la uti­li­za­ción que estos últi­mos dan al tex­to “La Enfer­me­dad Infan­til del Izquier­dis­mo en el Comu­nis­mo”, don­de el Revo­lu­cio­na­rio Bol­che­vi­que plan­tea que “mien­tras no ten­gáis fuer­za para disol­ver el par­la­men­to bur­gués y cual­quier otra ins­ti­tu­ción reac­cio­na­ria, estáis obli­ga­dos a actuar en el seno de dichas ins­ti­tu­cio­nes pre­ci­sa­men­te por­que hay toda­vía en ellas obre­ros idio­ti­za­dos”. A ese res­pec­to, des­de esta TRINCHERA insis­ti­mos que el Mar­xis­mo-Leni­nis­mo, no es un “copia­do y pega­do” de fra­ses de Marx, Engels o Lenin, este últi­mo pre­ci­sa­men­te nos adver­tía que “el alma viva del mar­xis­mo es el aná­li­sis con­cre­to de la reali­dad con­cre­ta”, y esta si es una ver­dad irre­fu­ta­ble; a la base de nues­tra doc­tri­na revo­lu­cio­na­ria, se encuen­tra esta lógi­ca, que en últi­ma ins­tan­cia, sólo pue­de ser cote­ja­da en la prác­ti­ca mis­ma; allí están las res­pues­tas a los pro­ble­mas actua­les, de lo con­tra­rio esta­ría­mos ali­men­tan­do dog­mas anti­mar­xis­tas en su esen­cia.

Lo ante­rior se plan­tea a pro­pó­si­to del lla­ma­do de la Asam­blea Coor­di­na­do­ra de Estu­dian­tes Secun­da­rios de Chi­le, ACES, a boi­co­tear de algu­na for­ma las pró­xi­mas elec­cio­nes muni­ci­pa­les del 28 de Octu­bre y que reci­bió una des­con­tro­la­da res­pues­ta de la Oli­gar­quía Diri­gen­cial, que admi­nis­tran el poder polí­ti­co y de otros que aspi­ran a una cuo­ta de ins­ti­tu­cio­na­li­dad bur­gue­sa. Es así, que atrás de una ava­lan­cha publi­ci­ta­ria y pro­pa­gan­dís­ti­ca de los medios de alie­na­ción masi­va, per­so­na­jes como Chad­wick, Beyer, Esca­lo­na o Wal­ker, han sali­do con vehe­men­cia a con­de­nar lo “irres­pon­sa­ble, anti­de­mo­crá­ti­co, sal­va­je y utó­pi­co” de este plan­tea­mien­to rea­li­za­do por los estu­dian­tes chi­le­nos, que mar­chan a la van­guar­dia del movi­mien­to popu­lar, par­ti­cu­la­ri­zan­do su anda­na­da, con­tra una de sus diri­gen­te y voce­ra, la joven Eloí­sa Gon­zá­lez. En tan­to des­de el revi­sio­nis­mo y el refor­mis­mo, los “invi­ta­dos de pie­dra” a este ban­que­te bur­gués, tam­bién se han pues­to a tono con el dis­cur­so bur­gués, pero esta vez colo­can­do como car­ne de cañón a sus jóve­nes repre­sen­tan­tes como Boric, Titel­man, Valle­jo y las juven­tu­des de sus orgá­ni­cas polí­ti­cas, que van más allá toda­vía, pues se arro­gan la repre­sen­ta­ti­vi­dad de la juven­tud chi­le­na, esta­ble­cien­do que estas posi­cio­nes son “mar­gi­na­les, des­tem­pla­das y no repre­sen­tan para nada a la mayo­ría del movi­mien­to estu­dian­til”; ¿Les pare­ce cono­ci­do este dis­cur­so peque­ño bur­gués, de blin­da­je ins­ti­tu­cio­nal y des­ca­li­fi­ca­ción de pos­tu­ras revo­lu­cio­na­rias?.

En este ámbi­to de cosas, los Revo­lu­cio­na­rios no es “por prin­ci­pios” que no ten­ga­mos nada que hacer ni decir con res­pec­to a las elec­cio­nes bur­gue­sas, insis­ti­mos en este pun­to, pues pare­ce ser que para algu­nos sec­to­res la con­sig­na de “todas las for­mas de lucha”, exclu­ye­ra a prio­ri la lucha par­la­men­ta­ria o la lucha legal. Des­de esta TRINCHERA, pen­sa­mos que las for­mas de luchas, las tác­ti­cas y la ope­ra­ti­vi­dad en gene­ral, están dadas por el “aná­li­sis con­cre­to de la reali­dad con­cre­ta”; es el TERRENO el dic­ta­dor de la Gue­rra y no lo que se le ocu­rre en un deter­mi­na­do momen­to a sec­to­res ilu­mi­na­dos, que dicen ser Van­guar­dia, pero que en la prác­ti­ca se trans­for­man en van­guar­dis­mo.

Una de las prin­ci­pa­les res­pon­sa­bi­li­da­des de las Van­guar­dias polí­ti­co-mili­ta­res, es el diag­nos­ti­co pre­ci­sa­men­te, res­pec­to al TERRENO don­de se está desa­rro­llan­do la Lucha de Cla­ses, las cua­li­da­des de nues­tro ENEMIGO y por cier­to del con­jun­to de NUESTRAS FUERZAS. Tenien­do una meri­dia­na cla­ri­dad de estos fac­to­res, recién pode­mos dise­ñar tác­ti­cas, linea­mien­tos estra­té­gi­cos, situa­cio­nes ope­ra­ti­vas y entrar en com­ba­te; con quié­nes y con­tra quié­nes, cuán­do, don­de, por qué, etc. En esa lógi­ca, el diag­nós­ti­co, el aná­li­sis Polí­ti­co-Mili­tar, es fun­da­men­tal; este nos per­mi­te vis­lum­brar por ejem­plo, la pro­fun­da cri­sis de la FES Capi­ta­lis­ta y la podre­dum­bre ins­ti­tu­cio­nal que esto pro­vo­ca. Eso es lo gra­ve que los sec­to­res peque­ño bur­gue­ses igno­ran o sim­ple­men­te obvian, pues ofi­cian de “quin­ta colum­na” del apa­ra­to jurí­di­co-polí­ti­co bur­gués, al legi­ti­mar­lo cuan­do las con­di­cio­nes obje­ti­vas lo están sepul­tan­do en la prác­ti­ca; sus mis­mas encues­tas esta­ble­cen la des­con­fian­za y el gra­do de des­le­gi­ti­mi­dad que la super­es­truc­tu­ra impe­ria­lis­ta tie­ne al inte­rior del pue­blo.

En ese mis­mo sen­ti­do, la demo­cra­cia y el sufra­gio uni­ver­sal, como méto­do de domi­nio de la dic­ta­du­ra bur­gue­sa están en cri­sis y por con­se­cuen­cia las elec­cio­nes bur­gue­sas, como su meca­nis­mo de domi­na­ción más nota­ble, que el impe­ria­lis­mo capi­ta­lis­ta impo­ne al mun­do, ya no goza de la mis­ma bue­na salud que anta­ño. Sus “elec­cio­nes libres”, que obli­gan a com­por­tar­se como mujer u hom­bre bur­gués para poder par­ti­ci­par de ella, están en cri­sis, por­que el suje­to bur­gués está roí­do por la des­com­po­si­ción gene­ra­li­za­da del capi­ta­lis­mo, no sólo como modo de pro­duc­ción, sino como For­ma­ción Eco­nó­mi­co-Social, FES, que es la cate­go­ría holís­ti­ca, abar­ca­do­ra y dia­lec­ti­zan­te, que los Mar­xis­tas-Leni­nis­tas esta­mos obli­ga­dos a inter­pre­tar para poder actuar y que el vie­jo Lenin nos inci­ta­ba a des­cu­brir y ana­li­zar “en la reali­dad con­cre­ta”, para no repe­tir como papa­ga­yos fra­ses o tex­tos mar­xis­tas, sin enten­der el con­tex­to en la cual fue­ron seña­la­das.

A pro­pó­si­to de lo ante­rior, resul­ta para­do­jal que mien­tras el régi­men bur­gués se desan­gra y comien­za a ser des­le­gi­ti­ma­do por el pue­blo, por­que las con­di­cio­nes obje­ti­vas, ya no pue­den seguir enmas­ca­rán­do­se, des­de el inte­rior del cam­po popu­lar exis­ten sec­to­res que “cla­man por más demo­cra­cia”. Es para­do­jal tam­bién, cuan­do la Van­guar­dia orga­ni­za­da de la juven­tud en alza lla­ma a la des­obe­dien­cia civil y a resis­tir los emba­tes del impe­ria­lis­mo, exis­tan sec­to­res polí­ti­cos, que una vez más inten­tan lle­var al redil cons­ti­tu­cio­nal a los jóve­nes, que demues­tran día a día su capa­ci­dad de lucha y que saben con cer­te­za revo­lu­cio­na­ria que las trans­for­ma­cio­nes socia­les que nues­tro pue­blo nece­si­ta, para nada depen­den de resul­ta­dos elec­to­ra­les, pues la ver­da­de­ra fuer­za y avan­ce revo­lu­cio­na­rio de los pobres del cam­po y la ciu­dad, radi­ca en su auto­or­ga­ni­za­ción como cla­se y la cons­truc­ción del Poder Popu­lar, en cuya lógi­ca la far­sa elec­to­ral bur­gue­sa no apor­ta nada, más bien des­vía el foco de aten­ción de las luchas popu­la­res.

Por lo ante­rior, es que des­de esta TRINCHERA obser­va­mos que estos ejer­ci­cios y meca­nis­mos bur­gue­ses, sólo des­gas­tan al pue­blo, no se logra nada, ni siquie­ra la segun­da par­te que escon­den los refor­mis­tas del mis­mo tex­to de Lenin, con que ini­cia­mos este artícu­lo don­de esta­ble­cía que la par­ti­ci­pa­ción en las elec­cio­nes, se obli­ga­ba “para edu­car a los sec­to­res atra­sa­dos de la cla­se, pre­ci­sa­men­te para des­per­tar e ins­truir a la masa aldea­na incul­ta, opri­mi­da e igno­ran­te”, cues­tión que en nin­gún caso ocu­rre, pues el mane­jo bur­gués de sus elec­cio­nes alie­nan y ena­je­nan al pue­blo, trans­for­man­do este meca­nis­mo de coop­ta­ción del enemi­go, en un feti­che elec­to­ral para los sec­to­res revi­sio­nis­tas y refor­mis­tas, que empe­ci­na­da­men­te insis­ten en esta tác­ti­ca.

Es un feti­che elec­to­ral, pues se inten­ta con­ven­cer al pue­blo de que “votan­do avan­za­mos”, que logran­do un con­ce­jal, un alcal­de, un par­la­men­ta­rio, esta­mos avan­zan­do en orga­ni­za­ción social, y en esto el vie­jo Lenin no transa­ba, pues nos adver­tía que “esto es el col­mo de la estul­ti­cia o de la hipo­cre­sía, esto es sus­ti­tuir la lucha de cla­ses y la revo­lu­ción por vota­cio­nes bajo el vie­jo régi­men, bajo el vie­jo Poder”, por ello cada cier­to tiem­po insis­tir en dete­ner la rue­da de la his­to­ria, insis­tir en par­ti­ci­par en algo, que no nos ha repor­ta­do el menor bene­fi­cio como cla­se y como pue­blo, no pue­de ser más que feti­chis­mo elec­to­ral, que es la mis­ma lógi­ca de quie­nes lla­man a votar nulo o blan­co, pues repre­sen­ta la mis­ma difu­sa infor­ma­ción para el cam­po popu­lar, que obser­va como se bus­can alian­zas de car­tón, que ter­mi­na­da la fie­bre por el feti­che se des­ar­man, para vol­ver­se a encon­trar cada dos o cua­tro años.

Ante lo expues­to, por qué para la Oli­gar­quía Diri­gen­cial, resul­ta tan preo­cu­pan­te la posi­ción de un amplio sec­tor de jóve­nes, pobla­do­res y tra­ba­ja­do­res de nues­tro país, lla­man­do a la abs­ten­ción elec­to­ral, a NO PRESTAR EL VOTO; pre­ci­sa­men­te por­que esta tác­ti­ca repre­sen­ta rom­per las reglas del jue­go al enemi­go, pero acti­va­men­te en sus pro­pias nari­ces, esta es una tác­ti­ca de Gue­rra, pues tal como nos ense­ña el vie­jo Lenin, “el boi­cot es la nega­ti­va a reco­no­cer el vie­jo poder, una nega­ti­va que, como es natu­ral, no sólo se expre­sa con pala­bras, sino con hechos, es decir, no úni­ca­men­te con excla­ma­cio­nes o con con­sig­nas de las orga­ni­za­cio­nes, sino median­te un deter­mi­na­do movi­mien­to de las masas popu­la­res, que infrin­gen sis­te­má­ti­ca­men­te las leyes del vie­jo poder, crean sis­te­má­ti­ca­men­te nue­vas ins­ti­tu­cio­nes, con­tra­rias a las leyes, pero exis­ten­tes de hecho, etc. Resul­ta, pues, evi­den­te la rela­ción entre el boi­cot y un amplio ascen­so revo­lu­cio­na­rio. El boi­cot es un medio de lucha de lo más deci­di­do, un medio de lucha que no nie­ga las for­mas orgá­ni­cas de una ins­ti­tu­ción deter­mi­na­da, sino la exis­ten­cia mis­ma de tal ins­ti­tu­ción. El boi­cot es una fran­ca decla­ra­ción de gue­rra al vie­jo poder, un ata­que direc­to con­tra él. No cabe ni hablar siquie­ra de éxi­to del boi­cot fue­ra de un amplio ascen­so revo­lu­cio­na­rio, fue­ra de una agi­ta­ción de masas que en todas par­tes des­bor­de la vie­ja lega­li­dad”.

Con­se­cuen­te a lo ante­rior hace­mos nues­tro, el lla­ma­do de los estu­dian­tes de van­guar­dia, a NO PRESTAR EL VOTO, a com­ba­tir el feti­chis­mo elec­to­ral con la abs­ten­ción y el boi­cot acti­vo; des­le­gi­ti­man­do y des­tru­yen­do la podri­da ins­ti­tu­cio­na­li­dad bur­gue­sa, se cons­tru­ye Poder Popu­lar…

Con el PUEBLO, como Fuer­za Prin­ci­pal Polí­ti­co-Mili­tar,
Con la van­guar­dia, crean­do CONCIENCIA Revo­lu­cio­na­ria y
Con el FUSIL, como guía de la lucha his­tó­ri­ca y cons­tan­te.

POR LA RAZON Y LA FUERZA, LOS TRABAJADORES AL PODER
SÓLO PODEMOS LA VÍA REVOLUCIONARIA
COMBATE O MUERTE
HUMANIDAD O MUERTE

Movi­mien­to de Izquier­da Revo­lu­cio­na­ria

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *