La cru­da reali­dad, ¿De que paz habla­mos?- Jai­me A. Moreno

Des­pués de la espe­ran­za de millo­nes de colom­bia­nos sobre el supues­to inte­rés de paz del gobierno de Juan Manuel San­tos, la cru­da reali­dad que impo­nen unos pocos pro­si­gue su camino. Hay que decir­lo con toda hones­ti­dad para que el mun­do sepa que aún fal­tan muchos muer­tos de lucha­do­res popu­la­res para que de ver­dad haya un pro­ce­so de paz genuino.

La eli­te colom­bia­na nun­ca se ha sen­ta­do en nin­gu­na mesa con el movi­mien­to insur­gen­te para hablar de paz. Los pasos que ha dado en este sen­ti­do solo han teni­do el afán de dis­mi­nuir la pre­sión del movi­mien­to social para que haya un des­fo­gue con­tro­la­do de la pro­tes­ta social, mien­tras ajus­tan las pie­zas de su anda­mia­je para el reaco­mo­do mili­ta­ris­ta y garan­ti­zar el des­po­jo que le hacen per­ma­nen­te­men­te a la nación ente­ra.

Por lo tan­to, los diá­lo­gos con­tro­la­dos son el equi­va­len­te a las elec­cio­nes con­tro­la­das, poder cons­ti­tui­do que nie­ga al poder cons­ti­tu­yen­te, son un fin y medio al mis­mo tiem­po; sir­ven al régi­men para medir­le las fuer­zas al pue­blo y deci­dir la polí­ti­ca en fun­ción de la cohe­sión social del reba­ño, que en sim­ple lógi­ca sig­ni­fi­ca aho­gar el disen­so.

Los diá­lo­gos des­de la pers­pec­ti­va guber­na­men­tal sir­ven como un labo­ra­to­rio o ter­mos­ta­to que ali­men­tan el sis­te­ma de infor­ma­ción ciber­né­ti­co obte­ni­do de millo­nes de anhe­lan­tes, que retro­ali­men­ta la polí­ti­ca del cómo actuar en el siguien­te perio­do. De la infor­ma­ción reca­ba­da, sur­ge el insu­mo para la ver­da­de­ra polí­ti­ca de mayor, igual o menor gue­rra sucia con­tra el pue­blo, con énfa­sis en las regio­nes o sec­to­res don­de haya mas apo­yo a los diá­lo­gos, o se estén posi­cio­nan­do nue­vos lide­raz­gos incon­ve­nien­tes para la eli­te, y así iden­ti­fi­car a sec­to­res socia­les que no se expre­san elec­to­ral­men­te para gol­pear­los. Esta es la apues­ta del régi­men. Difí­cil de enten­der para men­tes sanas.

Enton­ces, diá­lo­gos y elec­cio­nes son una mis­ma arma polí­ti­ca oli­gár­qui­ca para des­cu­brir el alma nacio­nal por quie­nes par­ti­ci­pan en ellas, como por quie­nes no lo hacen, la for­ma y con­te­ni­do de cada dia­lo­go o elec­ción son una fuen­te inago­ta­ble de infor­ma­ción para la oli­gar­quía y el impe­rio: El desa­rro­llo interno de éstos, el con­tex­to y las ten­sio­nes en que se desa­rro­llan, pro­du­cen la infor­ma­ción nece­sa­ria para reaco­mo­dar los pode­res de la hege­mo­nía y enfren­tar los desa­fíos popu­la­res.

Al ligar ambas cate­go­rías, diá­lo­gos-elec­cio­nes quie­ro mos­trar que ambos esce­na­rios son uti­li­za­dos para legi­ti­mar cícli­ca­men­te a un régi­men abso­lu­ta­men­te ile­gi­ti­mo. Que nece­si­ta de ellos para decir aquí man­do yo por­que me he re legi­ti­ma­do. Pró­xi­ma­men­te publi­ca­re el libro: “poder, elec­cio­nes y demo­cra­cia en Colom­bia, una mira­da al con­flic­to.” Desa­rro­llan­do a fon­do este aspec­to.

Las nue­vas con­ver­sa­cio­nes de Paz, están dise­ña­das des­de un férreo sis­te­ma de con­trol de todos los ele­men­tos del pro­ce­so, por ello, ya en los pro­le­gó­me­nos de los diá­lo­gos de Oslo y la haba­na, la cóle­ra del señor Hum­ber­to De La Calle, repre­sen­tan­te del gobierno, no pudo ser con­te­ni­da, se impu­so su sober­bia y arro­gan­cia ante los ojos de medio mun­do, enfer­me­dad ino­cu­la­da des­de hace mas de 300 años por la coro­na espa­ño­la al con­jun­to de la venal diri­gen­cia oli­gár­qui­ca colom­bia­na. Tem­pra­na­men­te les fallo una de sus aris­tas. Las men­ti­ras ofi­cia­les de su fal­sa paz que­da­ron en evi­den­cia a las pri­me­ras de cam­bio; no sola­men­te por la sen­ti­da pre­sen­ta­ción de la pro­cla­ma, del secre­ta­ria­do de las FARC-EP, en voz del coman­dan­te Iván Mar­ques, sino por­que en la mesa de ins­ta­la­ción se mos­tró al mun­do que ambas dele­ga­cio­nes pro­ve­nían de paí­ses dis­tin­tos así el san­co­cho fue­ra hecho en la mis­ma tie­rra.
Fue evi­den­te que el gobierno colom­biano no lle­va­ba nin­gu­na pro­pues­ta de paz a la mesa. Su dis­cur­so vacuo no pudo avan­zar mas allá de los luga­res comu­nes y su retó­ri­ca sobre su mag­na­mi­ni­dad ante la obe­dien­cia, no pudo enmas­ca­rar­las, su afán exclu­si­vo era y es lle­var­las a un oscu­ro lugar des­po­bla­do de sue­ños del pue­blo, de puer­tas cerra­das e indu­da­ble­men­te ple­tó­ri­co en abun­dan­tes recur­sos judi­cia­les y finan­cie­ros para los diri­gen­tes insur­gen­tes, con el ani­mo de cer­car­los y man­te­ner­los bien dis­tan­tes del eco del pue­blo, para que al sobe­rano solo se le pudie­se infor­mar con comu­ni­ca­dos sobre el avan­ce de la clau­di­ca­ción del movi­mien­to insur­gen­te.
¡Qué equi­vo­ca­dos y con­tu­ma­ces son, qué lejos de cono­cer el alma y la dia­léc­ti­ca de la lucha del pue­blo colom­biano en esta épo­ca de ascen­so revo­lu­cio­na­rio!

Pero en Oslo tuvo lugar un acto fugaz pro­fun­do sobre­co­ge­dor e impla­ca­ble en sus con­se­cuen­cias polí­ti­cas den­tro de Colom­bia, me reacuer­da a Fidel y su memo­ra­ble jui­cio a la oli­gar­quía cuba­na y al impe­rio des­pués del “fra­ca­so del cuar­tel Mon­ca­da”, don­de cae pri­sio­ne­ro jun­to a un regue­ro de muer­tos de sus com­pa­ñe­ros, “La his­to­ria me absol­ve­rá”, una sen­si­ble derro­ta con­ver­ti­da en un triun­fo moral que le abrió cami­nos a la revo­lu­ción cuba­na. Qué boni­ta vic­to­ria popu­lar fue poner en evi­den­cia las limi­ta­cio­nes de un régi­men que lo úni­co que sabe es men­tir, excluir, corrom­per, ani­qui­lar, ase­si­nar, des­po­jar, tram­pear, enga­ñar, apu­ña­lar embru­te­cer y cuan­to acep­ción se pue­da uti­li­zar sin la menor opción de estar calum­nian­do.

El mis­mo hecho per­ni­cio­so de que sus medios de into­xi­ca­ción masi­va sus­pen­die­ran la rue­da de pren­sa en direc­to de los nego­cia­do­res de las FARC-EP, inme­dia­ta­men­te des­pués de su pre­sen­ta­ción, mues­tran a la sacie­dad que ante cual­quier ven­ta­ni­lla que abra el régi­men a la otra ori­lla, por ella se le cue­la todo el país, Somos una socie­dad sedien­ta de demo­cra­cia, de opcio­nes, de alter­na­ti­vas, de par­ti­ci­par, de deci­dir de gober­nar en fun­ción de si mis­ma; y ellos no están pre­pa­ra­dos para nin­gu­na aper­tu­ra demo­crá­ti­ca, la demo­cra­cia los asus­ta, los hace esta­llar de odio, y ello los obnu­bi­la.

Pero las con­se­cuen­cias de ese rayo fugaz ya están a la orden del DIA, tan­to por los mis­mos derro­te­ros por los que tran­si­te la mesa como por los ester­to­res en la diná­mi­ca del cam­po popu­lar. El pue­blo ha ido apren­dien­do de las marru­llas de sus enemi­gos.

Sin duda no hay que menos­pre­ciar la inten­ción guber­na­men­tal de ani­qui­lar la luchas mochan­do cabe­zas como es su cos­tum­bre, solo que esta vez la incon­for­mi­dad es tan diver­sa y galo­pan­te que el pue­blo no se que­da­ra quie­to ante una nue­va masa­cre como la suce­di­da con el ani­qui­la­mien­to físi­co del movi­mien­to popu­lar, tal como suce­dió con la Up, y con tan­to líder social con pro­yec­to de país alter­na­ti­vo; segu­ra­men­te entra­re­mos en un pro­ce­so de masi­fi­ca­ción y cua­li­fi­ca­ción de la lucha popu­lar enca­mi­na­da nece­sa­ria­men­te a favor de la revo­lu­ción..

Es evi­den­te que el régi­men solo apun­ta­rá a bus­car el cas­sus belli, esta vez en el área de lo polí­ti­co, para abor­tar este nue­vo pro­ce­so para que mue­ra antes de nacer y así dis­mi­nuir­le sus cos­tos polí­ti­cos, no impor­ta que duren ocho o diez meses para jus­ti­fi­car­lo, en sín­te­sis des­de los intere­ses oli­gár­qui­cos cal­cu­la­ron mal el pro­ce­so por­que midie­ron equi­vo­ca­da­men­te la idea de un acuer­do polí­ti­co a bajo cos­to con miras a la nue­va gran esta­fa al movi­mien­to social. En suma, se cre­ye­ron sus pro­pias men­ti­ras sobre el ver­da­de­ro esta­do de las fuer­zas socia­les inclu­yen­do al movi­mien­to insur­gen­te.

El hecho de que el régi­men por inter­me­dio de la fis­ca­lía, limi­te la movi­li­dad a los voce­ros insur­gen­tes a pos­te­rio­ri de la ins­ta­la­ción de la mesa de dia­lo­go para impe­dir que expli­quen al mun­do su pro­pues­ta, es un gol­pe arte­ro muy pro­pio de la diri­gen­cia colom­bia­na no acos­tum­bra­da a tra­tar con igua­les o con hom­bres y muje­res libres.

Esta medi­da que ape­nas se rese­ña en uno que otro medio bien escon­di­da no es de cual­quier mon­ta, encie­rra el men­sa­je de que no están dis­pues­tos ni siquie­ra a que los voce­ros de la con­tra­par­te se sal­gan del ámbi­to de las con­ver­sa­cio­nes con­tro­la­das o pre­ten­di­da­men­te atra­pa­das, mucho menos están intere­sa­dos en hablar de los des­ti­nos de la patria y peor aún a que se cam­bien los derro­te­ros de país. En las peque­ñas cosas están las gran­des deci­sio­nes.

Si, el men­sa­je del secre­ta­ria­do de las FARC-EP, gene­ro un cim­bro­na­zo en el gobierno y en el régi­men que los man­tie­ne mudos, se le cayó la estan­te­ría de la tram­pa. Los cálcu­los elec­to­ra­les de San­tos para su reelec­ción que­da­ron en entre dicho, habían pro­pa­ga­do la idea que las FARC-EP esta­ban divi­di­das y en camino a la derro­ta, solo fal­ta­ba la fir­ma de unos acuer­dos pare­ci­dos a los fir­ma­dos con el M‑19, y todo el mun­do feliz.

Pero no, este Uri­be II dis­fra­za­do de demó­cra­ta solo es un alfil de cor­to alcan­ce de lo mas retar­da­ta­rio de la eli­te colom­bia­na al ser­vi­cio del impe­rio. Su ini­cua ley de vic­ti­mas, res­ti­tu­ción de tie­rras, la ley que pre­ten­de equi­pa­rar la dig­ni­dad de lucha­do­res popu­la­res con los escua­dro­nes de la muer­te nar­co­pa­ra­mi­li­ta­res, en su “mar­co jurí­di­co para la paz”, solo tie­nen el alcan­ce de sus mise­rias para con este pue­blo sacri­fi­ca­do y lucha­dor.

Nada será fácil en el camino a seguir en la lucha por la dig­ni­dad y sobe­ra­nía de nues­tro pue­blo, ya se des­cu­brie­ron las car­tas del tahúr, en un con­tex­to don­de repro­du­cir la vida mis­ma es un acto de magia. Bas­ta recor­dar las cifras de Iván Mar­ques. ¿No es escan­da­lo­so que para­le­la­men­te a los diá­lo­gos de paz se impon­ga una refor­ma fis­cal para seguir exo­ne­ran­do o reba­jan­do impues­tos a las mul­ti­na­cio­na­les y a los ricos mien­tras le tras­la­da a la exigua cla­se media el peso de la refor­ma, como lo denun­cia el sena­dor Jor­ge Roble­do hoy 23 de octu­bre, cuan­do dice que San­tos le mien­te des­ca­ra­da­men­te al país? O no repug­na que el fue­ro espe­cial a las atro­ci­da­des mili­ta­res para que ase­si­nen en total impu­ni­dad ya este a pun­to de con­ver­tir­se en ley de la repu­bli­ca con­tra­rian­do a cen­te­na­res de defen­so­res de dere­chos huma­nos en Colom­bia y el mun­do, o que en ple­na idea de las con­ver­sa­cio­nes se anuen­cia un aumen­to de pie de fuer­za de 25 mil hom­bres de la “fuer­za publi­ca”, ¿para pelear con­tra quien? Diría cual­quier des­pre­ve­ni­do, o que se doten de nue­vas y sofis­ti­ca­das armas para com­ba­tir a la insur­gen­cia y ade­más anun­cien que pró­xi­ma­men­te entra­ran a ope­rar Dro­nes o avio­nes no tri­pu­la­dos con equi­pa­mien­to mili­tar para diz­que pro­te­ger la infra­es­truc­tu­ra publi­ca y las inver­sio­nes inter­na­cio­na­les.

Lo posi­ti­vo de este nue­vo engra­na­je o pul­so sobre la paz, es que el pue­blo y sus orga­ni­za­cio­nes de base, cre­cen des­de el silen­cio y por fue­ra de los flash, ya no se enga­ñan ni enga­ñan con el fal­so camino des­de las elec­cio­nes con­tro­la­das, hoy cada vez se piden menos cosas y se exi­ge mas par­ti­ci­pa­ción, lle­ga­ra el momen­to para las elec­cio­nes cuan­do las cir­cuns­tan­cias lo per­mi­tan en total equi­li­brio y hon­ra­dez y ello solo será posi­ble cuan­do el poder popu­lar defien­da la sali­da polí­ti­ca al con­flic­to y la impon­ga como un dere­cho del pue­blo a la sobe­ra­nía y la paz por enci­ma de los mons­truos de siem­pre.

Afor­tu­na­da­men­te esa Colom­bia invi­si­ble esta imbri­can­do un dis­cur­so en con­so­nan­cia con su ejer­ci­to de rebel­des y sus múl­ti­ples for­mas de lucha, por ello para hablar de paz tene­mos que cono­cer y hablar sobre la gue­rra y su lucha de cla­ses. Como deber moral nos corres­pon­de inte­grar­nos en una sola ban­de­ra que rom­pa las cade­nas de la fal­sa divi­sión, pues sabe­mos que des­de algu­nos mino­ri­ta­rios sec­to­res opor­tu­nis­tas de la auto­de­no­mi­na­da izquier­da demo­crá­ti­ca dis­pa­ran misi­les para tor­pe­dear­la mien­tras hablan de paz, por­que de ella obtie­nen sus muy abun­dan­tes rédi­tos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *