[Video] La Revo­lu­ción de Octu­bre, ani­ver­sa­rio 95 de la pri­me­ra revo­lu­ción socia­lis­ta en el mundo

La Revo­lu­ción de Octu­bre, tam­bién cono­ci­da como Gran Revo­lu­ción Socia­lis­ta de Octu­bre, abrió una nue­va era en la his­to­ria de la huma­ni­dad. Cons­ti­tu­yó la radi­ca­li­za­ción de la Revo­lu­ción Rusa de 1917, tras la Revo­lu­ción de Febre­ro y la abdi­ca­ción del Zar Nico­lás II.

Fue lide­ra­da por los bol­che­vi­ques bajo la direc­ción de Vla­di­mir Ilich Lenin y sig­ni­fi­có la pri­me­ra revo­lu­ción socia­lis­ta decla­ra­da del siglo XX. La Revo­lu­ción rusa fue uno de los más impor­tan­tes hechos ocu­rri­dos en la épo­ca con­tem­po­rá­nea. Su impac­to fue pal­pa­ble tan­to en Amé­ri­ca como en Euro­pa. Aun­que la Revo­lu­ción no hizo expan­dir el comu­nis­mo como un efec­to inme­dia­to, les dio a otros paí­ses con­vul­sos del Ter­cer Mun­do un ejem­plo a seguir.

Déca­das des­pués, el mode­lo filosófico/​gubernamental toma­ría reno­va­da noto­rie­dad a medi­da que la Unión Sovié­ti­ca, con­ver­ti­da en un esta­do socia­lis­ta y en una super­po­ten­cia eco­nó­mi­ca y mili­tar, se enfren­ta­ra a los Esta­dos Uni­dos en la Gue­rra Fría.

Las cau­sas eco­nó­mi­cas de la Revo­lu­ción rusa se atri­bu­yen en gran medi­da a la mala ges­tión del zar, suma­do el Impe­rio a la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial. Más de quin­ce millo­nes de hom­bres se unie­ron al ejér­ci­to, que dejó un núme­ro insu­fi­cien­te de tra­ba­ja­do­res en las fábri­cas y las granjas.

El resul­ta­do fue una esca­sez gene­ra­li­za­da de ali­men­tos y mate­rias pri­mas. Los obre­ros tuvie­ron que sopor­tar terri­bles con­di­cio­nes de tra­ba­jo, inclu­yen­do jor­na­das de doce a cator­ce horas y bajos salarios.

Se des­en­ca­de­na­ron cuan­tio­sas revuel­tas y huel­gas rei­vin­di­can­do mejo­res con­di­cio­nes y mayo­res sala­rios. Aun­que algu­nas fábri­cas acce­die­ron a las peti­cio­nes para ele­var los sala­rios, la infla­ción de gue­rra anu­ló su efec­to. Hubo una pro­tes­ta ante la que Nico­lás res­pon­dió con vio­len­cia, en res­pues­ta, los tra­ba­ja­do­res de la indus­tria fue­ron a la huel­ga y para­li­za­ron de hecho el ferro­ca­rril y el res­to de redes de transporte.

Las pocas mer­can­cías que esta­ban dis­po­ni­bles no podían lle­var­se a su lugar de des­tino. Los pre­cios se dis­pa­ra­ron a medi­da que los bie­nes esen­cia­les eran cada vez más escasos.

En 1917, el ham­bre ame­na­za­ba a muchas de las gran­des ciudades.
Las cau­sas socia­les de la Revo­lu­ción tie­nen su ori­gen en siglos de opre­sión del régi­men zaris­ta sobre los desposeídos.

Apro­xi­ma­da­men­te un 85% del pue­blo ruso for­ma­ba par­te del cam­pe­si­na­do, opri­mi­do por la aris­to­cra­cia feu­dal y los fun­cio­na­rios impe­ria­les. El vasa­lla­je, aso­cia­do común­men­te con la Edad Media, des­cri­be con pre­ci­sión la situa­ción social de la Rusia de prin­ci­pios del Siglo XX.

La Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial sólo aumen­tó el caos. La ingen­te deman­da de pro­duc­ción indus­trial de artícu­los de gue­rra y obre­ros cau­só muchas más insu­rrec­cio­nes y huel­gas. Ade­más, como se nece­si­ta­ban a muchos tra­ba­ja­do­res en las fábri­cas, los cam­pe­si­nos emi­gra­ron a las ciu­da­des, que pron­to se vie­ron super­po­bla­das, vivien­do bajo con­di­cio­nes que rápi­da­men­te empeoraron.

Para col­mo, mien­tras que la can­ti­dad de ali­men­tos reque­ri­da por el ejér­ci­to era cada vez mayor, el abas­te­ci­mien­to tras el fren­te se empo­bre­cía más y más. En 1917, el ham­bre ame­na­za­ba a la mayo­ría de las gran­des ciu­da­des. La suma de todos los fac­to­res ante­rio­res con­tri­bu­yó a un cre­cien­te des­con­ten­to entre los ciu­da­da­nos rusos, que pos­te­rior­men­te desem­bo­ca­ría en la Revolución.

Des­de al menos 1904, los tra­ba­ja­do­res de Rusia sufrie­ron una cala­mi­to­sa situa­ción eco­nó­mi­ca. Muchos de ellos tra­ba­ja­ban once horas al día. Las con­di­cio­nes de salud y segu­ri­dad en el tra­ba­jo eran pre­ca­rias, y los sala­rios bajaban.

Se pro­du­je­ron nume­ro­sas huel­gas y pro­tes­tas con el paso del tiem­po. Casi todas fue­ron igno­ra­das por el gobierno zaris­ta o repri­mi­das, en oca­sio­nes de una mane­ra sangrienta.

El fra­ca­so de la polí­ti­ca exte­rior rusa, espe­cial­men­te en el Lejano Orien­te con el fra­ca­sa­do inten­to de con­quis­ta de Man­chu­ria y la deba­cle del ejér­ci­to y la arma­da impe­rial duran­te la Gue­rra Ruso-Japo­ne­sa de 1905 cau­sa­ron hon­do males­tar en dis­tin­tos sec­to­res socia­les del país.

Par­te de la cla­se inte­lec­tual (edu­ca­da en muchos casos en Occi­den­te) tam­bién recha­za­ba la auto­cra­cia zaris­ta. En 1915, la situa­ción se tor­nó crí­ti­ca cuan­do Nico­lás deci­dió tomar el con­trol direc­to del ejér­ci­to, super­vi­san­do per­so­nal­men­te el fren­te de gue­rra y dejan­do a su inca­paz espo­sa Ale­jan­dra al car­go del gobierno.

Sobre octu­bre de 1916, Rusia había per­di­do entre 1,6 y 1,8 millo­nes de sol­da­dos, a los que había que aña­dir dos millo­nes de pri­sio­ne­ros de gue­rra y un millón de des­apa­re­ci­dos. Poco ayu­da­ron estas cifras a la moral del ejér­ci­to. Comen­za­ron los moti­nes, y en 1916 empe­za­ron a cir­cu­lar rumo­res de con­fra­ter­ni­za­ción con el enemigo.

Los sol­da­dos esta­ban ham­brien­tos y fal­tos de cal­za­do, muni­ción e inclu­so de armas. Se cul­pó a Nico­lás de estas cala­mi­da­des, y el peque­ño apo­yo que toda­vía le que­da­ba empe­zó a tambalearse.
A medi­da que este des­con­ten­to gene­ral y odio hacia Nico­lás II cre­cían, la Duma (cáma­ra baja del par­la­men­to ruso repre­sen­ta­da por terra­te­nien­tes, ciu­da­da­nos, tra­ba­ja­do­res de la indus­tria y cam­pe­si­nos) emi­tió una adver­ten­cia al zar en noviem­bre de 1916 decla­ran­do que se ave­ci­na­ba el desas­tre sobre la nación si no se ponían en mar­cha refor­mas cons­ti­tu­cio­na­les. Como era de espe­rar, Nico­lás hizo caso omi­so. El resul­ta­do no se demo­ró, y varios meses des­pués el régi­men colap­só duran­te la Revo­lu­ción de febre­ro de 1917.

El 25 de octu­bre de 1917 (7 de noviem­bre según el Calen­da­rio gre­go­riano), el máxi­mo líder del Par­ti­do bol­che­vi­que, Vla­di­mir Ilich Ulia­nov (Lenin), diri­gió el alza­mien­to en Petro­gra­do, la enton­ces capi­tal de Rusia, con­tra el gobierno pro­vi­sio­nal de Alek­sandr Kérensky.

La Guar­dia Roja, diri­gi­da por los bol­che­vi­ques, se hizo con los prin­ci­pa­les edi­fi­cios guber­na­men­ta­les antes de lan­zar un asal­to final sobre el Pala­cio de Invierno duran­te la noche del 7 al 8 de noviembre.

El asal­to, diri­gi­do por Vla­dí­mir Antó­nov Ovsé­yen­ko, fue lan­za­do a las 9:45 PM tras un dis­pa­ro de sal­va des­de el Cru­ce­ro Auro­ra. El pala­cio fue toma­do hacia las dos de la madru­ga­da del día 8; el 7 de noviem­bre sería esta­ble­ci­do ofi­cial­men­te como fecha de la Revolución.

Las heroi­cas jor­na­das de octu­bre —como las des­cri­bió el perio­dis­ta nor­te­ame­ri­cano John Reed— estre­me­cie­ron al mun­do. Se abrió una nue­va épo­ca para la huma­ni­dad. Nin­gún hecho pos­te­rior pue­de opa­car la gran­de­za de los bol­che­vi­ques rusos. El 7 de noviem­bre de 1917 se con­ju­gó lo más alto de la inte­lec­tua­li­dad polí­ti­ca euro­pea con el espí­ri­tu revo­lu­cio­na­rio de la cla­se obre­ra rusa y la lucha de los cam­pe­si­nos por la tie­rra y sus derechos.

Las haza­ñas de 1917 y de los años en que Lenin tuvo la con­duc­ción del pro­ce­so cons­ti­tu­yen hitos de valor ejem­plar e impe­re­ce­de­ro en la lucha de los pue­blos por la con­quis­ta de la libertad.

Duran­te años y déca­das, los comu­nis­tas y el pue­blo de la URSS libra­ron bata­llas colo­sa­les y alcan­za­ron, en los cam­pos eco­nó­mi­co, social, polí­ti­co, cul­tu­ral y mili­tar, avan­ces pro­di­gio­sos. En rela­ti­va­men­te cor­to tiem­po his­tó­ri­co, con­vir­tie­ron al empo­bre­ci­do y explo­ta­do país que here­da­ron en una poten­cia mun­dial de pri­mer orden.

La Revo­lu­ción rusa fue la pri­me­ra que ganó el pro­le­ta­ria­do, pues la Revo­lu­ción Fran­ce­sa –de carác­ter bur­gués– dejó intac­ta la pro­pie­dad pri­va­da capi­ta­lis­ta de los medios de pro­duc­ción como sis­te­ma eco­nó­mi­co imperante.

En cam­bio, la Revo­lu­ción rusa fue la prue­ba tan­gi­ble que nece­si­ta­ban los parias de la tie­rra para estar segu­ros de que el sue­ño de Marx no era irreal.

La Gran Revo­lu­ción Socia­lis­ta de Octu­bre abrió para la Huma­ni­dad una nue­va era, la del paso de la teo­ría del socia­lis­mo cien­tí­fi­co a la prác­ti­ca huma­na del socialismo.

Miguel Fer­nán­dez Mar­tí­nez en Cuba, la Isla Infinita

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *