Una con­ver­sa­ción sobre Marx, las revuel­tas estu­dian­ti­les, la nue­va izquier­da- Tris­tram Hunt

Esta con­ver­sa­ción “sobre Marx, las revuel­tas estu­dian­ti­les, la nue­va izquier­da y los Mili­band”, publi­ca­da por el domi­ni­cal lon­di­nen­se “The Obser­ver” en enero del año pasa­do con moti­vo de la publi­ca­ción de “How to Chan­ge the World” [Cómo cam­biar el mun­do: Marx y el mar­xis­mo, 1840 – 2011, Bar­ce­lo­na, Crí­ti­ca, 2011], reu­nió al gran his­to­ria­dor bri­tá­ni­co recien­te­men­te falle­ci­do a los 95 años con Tris­tram Hunt, joven dipu­tado labo­ris­ta y pro­fe­sor de His­to­ria. Esta es la últi­ma gran entre­vis­ta con valor cien­tí­fi­co y polí­ti­co –no pura­men­te perio­dís­ti­co— rea­li­za­da a Hobs­bawm.

Ham­ps­tead Heath, en el fron­do­so nor­te de Lon­dres, se enor­gu­lle­ce de su papel como lugar de paseo en la his­to­ria del mar­xis­mo. Por aquí era, en domin­go, por don­de pasea­ba Karl Marx con su fami­lia subien­do Par­lia­ment Hill, reci­tan­do a Sha­kes­pea­re y a Schi­ller duran­te la cami­na­ta, para pasar una tar­de de comi­da cam­pes­tre y poe­sía. Duran­te la sema­na se jun­ta­ba con su ami­go Frie­drich Engels, que vivía en las inme­dia­cio­nes, para dar una vuel­ta rápi­da por el par­que, don­de los “vie­jos lon­di­nen­ses”, como se les cono­cía, refle­xio­na­ban sobre la Comu­na de París, la Segun­da Inter­na­cio­nal y la natu­ra­le­za del capi­ta­lis­mo.

Hoy, en una calle late­ral que sale del par­que, la ambi­ción mar­xis­ta sigue viva en casa de Eric Hobs­bawm. Naci­do en 1917 en Ale­jan­dría (Egip­to) bajo man­da­to bri­tá­ni­co, más de vein­te años des­pués de la muer­te de Marx y Engels, no lle­gó a cono­cer a nin­guno de ellos per­so­nal­men­te, cla­ro está. Pero hablar con Eric en su espa­cio­so salón, lleno de fotos fami­lia­res, dis­tin­cio­nes aca­dé­mi­cas y una vida ente­ra de obje­tos cul­tu­ra­les, hay una sen­sa­ción casi tan­gi­ble de cone­xión con estos hom­bres y su recuer­do.

La últi­ma vez que entre­vis­té a Eric, en 2002, había apa­re­ci­do entre gran­des elo­gios su bri­llan­te auto­bio­gra­fía Inter­es­ting Times [Años intere­san­tes, Crí­ti­ca, Bar­ce­lo­na, 2003], cró­ni­ca de su juven­tud en la Ale­ma­nia de Wei­mar, de una vida ente­ra de amor por el jazz y de su trans­for­ma­ción del estu­dio de la his­to­ria de Gran Bre­ta­ña. Fue tam­bién en medio de otro de los cícli­cos ata­ques de los medios, tras la publi­ca­ción del libro anti­es­ta­li­nis­ta de Mar­tin Amis, Koba the Dread, [Koba el temi­ble, Ana­gra­ma, Bar­ce­lo­na, 2004], sobre la afi­lia­ción de Eric al Par­ti­do Comu­nis­ta. El “pro­fe­sor mar­xis­ta” que sus­ci­ta­ba la ira del Daily Mail [dia­rio sen­sa­cio­na­lis­ta bri­tá­ni­co] no bus­ca­ba, como él dijo, “acuer­do, apro­ba­ción o sim­pa­tía”, sino, más bien, com­pren­sión his­tó­ri­ca de una vida del siglo XX mol­dea­da por la lucha con­tra el fas­cis­mo.

Des­de enton­ces, las cosas han cam­bia­do. La cri­sis glo­bal del capi­ta­lis­mo, que ha hecho estra­gos en la eco­no­mía mun­dial des­de 2007, ha trans­for­ma­do los tér­mi­nos del deba­te.

De pron­to, la crí­ti­ca de Marx de la ines­ta­bi­li­dad del capi­ta­lis­mo dis­fru­ta de un resur­gi­mien­to. “Ha vuel­to”, chi­lla­ba el Times en el oto­ño de 2008, mien­tras se des­fon­da­ban los mer­ca­dos de valo­res, se nacio­na­li­za­ban suma­ria­men­te los ban­cos y el pre­si­den­te Sar­kozy apa­re­cía foto­gra­fia­do hojean­do Das Kapi­tal (cuyo aumen­to de ven­tas lo ha pro­pul­sa­do a las lis­tas de éxi­tos ale­ma­nas). Has­ta el papa Bene­dic­to XVI se vio movi­do a ala­bar la “gran capa­ci­dad ana­lí­ti­ca”. Marx, el gran ogro del siglo XX, había sido resu­ci­ta­do en cam­pus, reunio­nes de sucur­sal y sec­cio­nes edi­to­ria­les.

De mane­ra que no había mejor momen­to para que Eric reu­nie­ra sus ensa­yos más cele­bra­dos sobre Marx en un solo volu­men, jun­to a nue­vo mate­rial sobre el mar­xis­mo a la luz del crac. Para Hobs­bawm, sigue sien­do apre­mian­te el con­ti­nuo deber de com­pro­me­ter­se con Marx y sus múl­ti­ples heren­cias (que inclu­yen, en este libro, algu­nos bue­nos capí­tu­los nue­vos sobre el sig­ni­fi­ca­do de Grams­ci).

Pero el mis­mo Eric ha cam­bia­do. Tuvo una mala caí­da en Navi­dad y ya no pue­de esca­par de las limi­ta­cio­nes físi­cas de sus 93 años. Sin embar­go, su humor y hos­pi­ta­li­dad, lo mis­mo de él que de su mujer, Mar­le­ne, así como el inte­lec­to, su inci­si­vo sen­ti­do polí­ti­co y la ampli­tud de su visión, per­ma­ne­cen mara­vi­llo­sa­men­te níti­dos. Con un mano­sea­do ejem­plar del Finan­cial Times sobre la mesa del café, Eric se mue­ve sin pro­ble­mas de los resul­ta­dos de los son­deos sobre el pre­si­den­te salien­te de Bra­sil, Lula, a las difi­cul­ta­des ideo­ló­gi­cas a las que se enfren­ta­ba el Par­ti­do Comu­nis­ta en Ben­ga­la Occi­den­tal o las con­vul­sio­nes de Indo­ne­sia tras el crac glo­bal de 1857. La sen­si­bi­li­dad glo­bal y la fal­ta de pro­vin­cia­nis­mo, pun­tos siem­pre fuer­tes de su obra, siguen con­fi­gu­ran­do su polí­ti­ca e his­to­ria.

Y des­pués de una hora de hablar de Marx, el mate­ria­lis­mo y la con­ti­nua­da lucha por la dig­ni­dad huma­na ante los tur­bio­nes del libre mer­ca­do, se deja el ado­sa­do de Hobs­bawm en Ham­ps­tead – cer­ca de los sen­de­ros por los que solían pasear Karl y Frie­drich – con la sen­sa­ción de haber pasa­do una can­den­te tuto­ría con una de las gran­des cabe­zas del siglo XX. Y alguien deci­di­do a man­te­ner una mira­da crí­ti­ca sobre el XXI.

Tris­tram Hunt: ¿Hay un sen­ti­do rei­vin­di­ca­ti­vo en el cora­zón de tu libro de que aun­que las solu­cio­nes anta­ño ofre­ci­das por Karl Marx pudie­ran no ser ya per­ti­nen­tes, hizo las pre­gun­tas jus­tas sobre la natu­ra­le­za del capi­ta­lis­mo, y de que el capi­ta­lis­mo que ha sur­gi­do en los últi­mos 20 años es bas­tan­te pare­ci­do a lo que Marx esta­ba pen­san­do en la déca­da de 1840?

Eric Hobs­bawm: Sí, des­de lue­go que lo hay. El redes­cu­bri­mien­to de Marx en este perio­do de cri­sis capi­ta­lis­ta se debe a que pre­di­jo bas­tan­te más del mun­do moderno que nin­gu­na otra per­so­na en 1848. Eso es, me pare­ce, lo que ha lla­ma­do la aten­ción de una serie de obser­va­do­res nue­vos de su obra, y para­dó­ji­ca­men­te, pri­me­ro entre gen­te de nego­cios y comen­ta­ris­tas eco­nó­mi­cos antes que entre la izquier­da. Me acuer­do de que me di cuen­ta, jus­to en el momen­to que se cele­bra­ba el 150 ani­ver­sa­rio de la publi­ca­ción del “Mani­fies­to Comu­nis­ta”, de que no se hacían muchos pla­nes para con­me­mo­rar­lo en la izquier­da. Algo más tar­de, almor­zan­do con [el finan­cie­ro] Geor­ge Soros, me pre­gun­tó él: “¿Qué pien­sa usted de Marx?” Aun­que no hay mucho en lo que este­mos de acuer­do, me dijo: “Deci­di­da­men­te, algo tie­ne este hom­bre”.

TH: ¿Tie­nes la impre­sión de que lo que a gen­te como Soros le gus­ta­ba en par­te de Marx era el modo en que des­cri­be de modo tan bri­llan­te la ener­gía, ico­no­clas­tia y poten­cial del capi­ta­lis­mo? ¿Es esa la par­te que atraía a los eje­cu­ti­vos que vue­lan en Uni­ted Air­li­nes?

EH: Creo que es la glo­ba­li­za­ción, del hecho de que pre­di­jo la glo­ba­li­za­ción, lo que pudié­ra­mos lla­mar una glo­ba­li­za­ción uni­ver­sal, inclui­da la glo­ba­li­za­ción de los gus­tos y todo lo demás, lo que les impre­sio­nó. Pero pien­so que los más inte­li­gen­tes vie­ron tam­bién una teo­ría que per­mi­tía una espe­cie de desa­rro­llo abrup­to de la cri­sis. Por­que la teo­ría ofi­cial de ese perio­do [fina­les de los 90] dese­cha­ba en la teo­ría la posi­bi­li­dad de una cri­sis.

TH: ¿Y este era el len­gua­je del “poner fin a la expan­sión y rece­sión” y de reba­sar el ciclo eco­nó­mi­co?

EH: Exac­to. Lo que suce­dió a par­tir de los años 70, pri­me­ro en las uni­ver­si­da­des, en Chica­go y en otros luga­res y, final­men­te, des­de 1980 con That­cher y Reagan fue, supon­go yo, una defor­ma­ción pato­ló­gi­ca del prin­ci­pio de libre mer­ca­do del capi­ta­lis­mo: la eco­no­mía de mer­ca­do puro y el recha­zo del Esta­do y la acción públi­ca, que no creo que se prac­ti­ca­ra en nin­gu­na eco­no­mía del siglo XIX, ni siquie­ra en los EE.UU. Y entra­ba en con­flic­to, entre otras cosas, con la mane­ra en que el capi­ta­lis­mo había fun­cio­na­do en su épo­ca de mayor éxi­to, entre 1945 y prin­ci­pios de los 70.

TH: ¿Por “éxi­to”, quie­res decir en tér­mi­nos de la ele­va­ción de los nive­les de vida en los años de post­gue­rra?

EH: Éxi­to en el sen­ti­do de que había bene­fi­cios y garan­ti­za­ba algo así como una pobla­ción rela­ti­va­men­te satis­fe­cha social­men­te y polí­ti­ca­men­te esta­ble. No era lo ideal, pero era, dire­mos, un capi­ta­lis­mo de ros­tro humano.

TH: ¿Y tú crees que al reno­va­do inte­rés por Marx con­tri­bu­yó el final de los esta­dos mar­xis­tas-leni­nis­tas? ¿Des­apa­re­ció la som­bra leni­nis­ta y pudi­mos vol­ver a la natu­ra­le­za ori­gi­nal de los escri­tos mar­xia­nos?

EH: Con la caí­da de la Unión Sovié­ti­ca, los capi­ta­lis­tas deja­ron de tener mie­do y, en esa medi­da, tan­to ellos como noso­tros pudi­mos con­tem­plar el pro­ble­ma de un modo mucho más equi­li­bra­do, mucho menos dis­tor­sio­na­do por la pasión que antes. Pero fue más la ines­ta­bi­li­dad de esta eco­no­mía neo­li­be­ral glo­ba­li­za­da, que yo creo que empe­zó a hacer­se tan per­cep­ti­ble a fina­les de siglo. Ves, en cier­to sen­ti­do, la eco­no­mía glo­ba­li­za­da esta­ba de hecho diri­gi­da por lo que uno podría lla­mar el noroc­ci­den­te glo­bal [Euro­pa Occi­den­tal y Amé­ri­ca del Nor­te], que impul­só este fun­da­men­ta­lis­mo de mer­ca­do ultra­ex­tre­mis­ta. Ini­cial­men­te, pare­cía que fun­cio­na­ba bas­tan­te bien – al menos en el vie­jo noroc­ci­den­te – aun­que des­de el prin­ci­pio, se pudo ver que cau­sa­ba terre­mo­tos en la peri­fe­ria de la eco­no­mía glo­bal, gran­des terre­mo­tos. En Amé­ri­ca Lati­na se pro­du­jo una enor­me cri­sis finan­cie­ra a prin­ci­pios de los años 80. A prin­ci­pios de los 90, hubo una catás­tro­fe eco­nó­mi­ca en Rusia. Y lue­go, hacia el final de siglo, tuvi­mos este colap­so que se exten­dió de Rusia a Corea [del Sur], Indo­ne­sia y Argen­ti­na. Esto hizo que la gen­te empe­za­ra a pen­sar, ten­go la impre­sión, que exis­tía una ines­ta­bi­li­dad bási­ca en el sis­te­ma que ante­rior­men­te habían dese­cha­do.

TH: Ha habi­do cier­tas suge­ren­cias afir­man­do que la cri­sis de la que hemos sido tes­ti­gos des­de 2008 en tér­mi­nos de Nor­te­amé­ri­ca, Euro­pa y Gran Bre­ta­ña no es tan­to una cri­sis del capi­ta­lis­mo per se como del moderno capi­ta­lis­mo finan­cie­ro occi­den­tal. Mien­tras tan­to, Bra­sil, Rusia, India y Chi­na – los “Bric” – hacen cre­cer sus eco­no­mías de acuer­do con mode­los cada vez más capi­ta­lis­tas al mis­mo tiem­po. ¿O es que nos toca sen­ci­lla­men­te el turno de sufrir las cri­sis por las que ellos pasa­ron hace 10 años?

EH: El autén­ti­co ascen­so de los paí­ses Bric es algo que ha suce­di­do en los últi­mos 10 años, 15 años como mucho. Así que en esa medi­da pue­de decir­se que se tra­ta­ba de una cri­sis del capi­ta­lis­mo. Por otro lado, creo que exis­te el ries­go de asu­mir, como hacen los neo­li­be­ra­les y par­ti­da­rios del libre mer­ca­do, que sólo exis­te un tipo de capi­ta­lis­mo. El capi­ta­lis­mo es, si quie­res, como una fami­lia, con una serie de posi­bi­li­da­des, des­de el capi­ta­lis­mo bajo la direc­ción del Esta­do de Fran­cia al libre mer­ca­do de Nor­te­amé­ri­ca. Por lo tan­to, es un error creer que el ascen­so de los Bric es sim­ple­men­te lo mis­mo que la gene­ra­li­za­ción del capi­ta­lis­mo occi­den­tal. No lo es: la úni­ca vez que inten­ta­ron impor­tar el fun­da­men­ta­lis­mo de mer­ca­do en blo­que fue en Rusia y allí oca­sio­nó un fra­ca­so abso­lu­ta­men­te trá­gi­co.

TH: Has sus­ci­ta­do la cues­tión de las con­se­cuen­cias polí­ti­cas del crac. En tu libro, dese­chas la insis­ten­cia en exa­mi­nar los tex­tos clá­si­cos de Marx como algo que pro­vee de un pro­gra­ma polí­ti­co con­sis­ten­te para hoy, pero ¿adón­de crees que va aho­ra el mar­xis­mo como pro­gra­ma polí­ti­co?

EH: No creo que Marx tuvie­ra algu­na vez, como si dijé­ra­mos, un pro­yec­to polí­ti­co. Polí­ti­ca­men­te hablan­do, el pro­gra­ma espe­cí­fi­co mar­xiano era que la cla­se tra­ba­ja­do­ra debía for­mar­se como cuer­po con cons­cien­cia de cla­se y obrar polí­ti­ca­men­te a fin de lograr poder. Más allá de eso, Marx lo dejó todo deli­be­ra­da­men­te vago, debi­do a su anti­pa­tía por las cosas utó­pi­cas. Para­dó­ji­ca­men­te, diría inclu­so que los nue­vos par­ti­dos que­da­ron bas­tan­te deja­dos a la impro­vi­sa­ción, para que hicie­sen lo que pudie­ran sin ins­truc­cio­nes efec­ti­vas. Lo que Marx había escri­to en torno a ello se limi­ta­ba a poco más que ideas al esti­lo de la Cláu­su­la 4 [que en los esta­tu­tos de 1918 del Par­ti­do Labo­ris­ta bri­tá­ni­co se refe­ría a la socia­li­za­ción de los medios de pro­duc­ción] sobre pro­pie­dad públi­ca, nada que se acer­ca­ra en reali­dad lo bas­tan­te como para pro­por­cio­nar una guía para par­ti­dos o minis­tros. Mi opi­nión es que el mode­lo prin­ci­pal que tenían en la cabe­za los socia­lis­tas y comu­nis­tas del siglo XX era el de las eco­no­mías bajo direc­ción del Esta­do de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, que no era par­ti­cu­lar­men­te socia­lis­ta, pero sumi­nis­tra­ba cier­ta cla­se de guía sobre cómo podía fun­cio­nar el socia­lis­mo.

TH: ¿No te sor­pren­de la inca­pa­ci­dad de la izquier­da mar­xia­na o social­de­mó­cra­ta para explo­tar polí­ti­ca­men­te la cri­sis de los últi­mos años? Aquí anda­mos sen­ta­dos, unos vein­te años des­pués de la des­apa­ri­ción de uno de los par­ti­dos que tú más admi­ras­te, el Par­ti­do Comu­nis­ta ita­liano. ¿Te depri­me el esta­do de la izquier­da en este momen­to en Euro­pa y más allá de ella?

EH: Sí, por supues­to. De hecho, una de las cosas que tra­to de mos­trar en el libro es que la cri­sis del mar­xis­mo no sólo es la cri­sis de su bra­zo revo­lu­cio­na­rio sino tam­bién de su rama revo­lu­cio­na­ria. La nue­va situa­ción en la nue­va eco­no­mía glo­ba­li­za­da no sólo aca­bó por liqui­dar el mar­xis­mo leni­nis­mo sino tam­bién el refor­mis­mo social­de­mó­cra­ta, que con­sis­tía esen­cial­men­te en la cla­se tra­ba­ja­do­ra que ejer­cía pre­sión sobre los esta­dos nación. Pero con la glo­ba­li­za­ción, ha dis­mi­nui­do de modo efec­ti­vo la capa­ci­dad de los esta­dos de res­pon­der a esta pre­sión. Y así, la izquier­da se reti­ró sugi­rien­do: “Vamos a ver, a los capi­ta­lis­tas les va bien, todo lo que nece­si­ta­mos es que sigan tenien­do los mis­mos bene­fi­cios y nos ase­gu­re­mos de man­te­ner nues­tra par­te”.

Esto fun­cio­na­ba cuan­do la por­ción corres­pon­dien­te a esa par­te adop­ta­ba la for­ma de crea­ción de esta­dos del bien­es­tar, pero des­de los años 70 en ade­lan­te, dejó de fun­cio­nar y lo que hubo que hacer fue, en efec­to, lo que hicie­ron Blair and Brown: que ganen todo el dine­ro que pue­dan y espe­re­mos que sea bas­tan­te lo que gotee para mejo­rar la situa­ción de los nues­tros.

TH: ¿De modo que exis­tía un pac­to fáus­ti­co duran­te los bue­nos tiem­pos: si los bene­fi­cios goza­ban de bue­na salud y podían ase­gu­rar­se las inver­sio­nes en edu­ca­ción y salud, no hacía­mos dema­sia­das pre­gun­tas?

EH: Sí, mien­tras se man­tu­vie­ra el nivel de vida.

TH: Y aho­ra, con la caí­da de los bene­fi­cios, ¿nos esfor­za­mos por encon­trar res­pues­tas?

EH: Aho­ra que vamos por otra sen­da en los paí­ses occi­den­ta­les, en los que el cre­ci­mien­to es rela­ti­va­men­te está­ti­co, decli­nan­te inclu­so, la cues­tión de las refor­mas vuel­ve enton­ces a hacer­se mucho más urgen­te.

TH: ¿Ves como par­te del pro­ble­ma, en tér­mi­nos de la izquier­da, el final de una cla­se tra­ba­ja­do­ra de masas cons­cien­te e iden­ti­fi­ca­ble, que resul­ta­ba tra­di­cio­nal­men­te esen­cial para la polí­ti­ca social­de­mó­cra­ta?

EH: His­tó­ri­ca­men­te, es cier­to. Los gobier­nos y las refor­mas demo­crá­ti­cas cris­ta­li­za­ron en torno a los par­ti­dos de cla­se obre­ra. Estos par­ti­dos nun­ca fue­ron, o solo muy rara vez, ente­ra­men­te de cla­se obre­ra. Eran siem­pre, en cier­ta medi­da, alian­zas: alian­zas con cier­tos tipos de inte­lec­tua­les libe­ra­les y de izquier­da, con mino­rías, mino­rías reli­gio­sas y cul­tu­ra­les, posi­ble­men­te en muchos paí­ses con dife­ren­tes cla­ses de pobres tra­ba­ja­do­res, con empleo.

Con la excep­ción de los Esta­dos Uni­dos, la cla­se obre­ra siguió sien­do un blo­que masi­vo, reco­no­ci­ble duran­te lar­go tiem­po, des­de lue­go, has­ta bien entra­dos los 70. Creo que la rapi­dez de la des­in­dus­tria­li­za­ción de este país [Gran Bre­ta­ña] ha hecho tri­zas no sólo el volu­men sino tam­bién, si quie­res, la cons­cien­cia de la cla­se obre­ra. Y no hay hoy un país en el que la cla­se obre­ra indus­trial pura sea lo sufi­cien­te­men­te fuer­te.

Lo que es posi­ble es que la cla­se obre­ra for­me, como si dijé­ra­mos, el esque­le­to de movi­mien­tos más amplios de cam­bio social. Buen ejem­plo de esto, en la izquier­da, es Bra­sil, que repre­sen­ta un caso clá­si­co de par­ti­do del tra­ba­jo de fina­les del siglo XIX basa­do en una alian­za de sin­di­ca­tos, tra­ba­ja­do­res, pobres en gene­ral, inte­lec­tua­les, ideó­lo­gos y una tipo­lo­gía varia­ble de izquier­dis­tas, lo que ha teni­do como resul­ta­do una nota­ble coa­li­ción de gobierno. Y no se pue­de decir que no haya teni­do éxi­to des­pués de ocho años de gobierno con un pre­si­den­te con un índi­ce de un 80% de apro­ba­ción. Ideo­ló­gi­ca­men­te, hoy en día me sien­to abso­lu­ta­men­te como en casa en Amé­ri­ca Lati­na, por­que sigue sien­do una par­te del mun­do en que la gen­te toda­vía habla y hace su polí­ti­ca en el vie­jo idio­ma, con el len­gua­je del siglo XIX y XX del socia­lis­mo, el comu­nis­mo y el mar­xis­mo.

TH: En tér­mi­nos de par­ti­dos mar­xis­tas, algo que resal­ta muy inten­sa­men­te en tu obra es el papel de los inte­lec­tua­les. Hoy en día, vemos una gran ani­ma­ción en cam­pus como el tuyo en Birk­beck [Colle­ge], con reunio­nes y actos polí­ti­cos. Y si echa­mos un vis­ta­zo a las obras de Nao­mi Klein o David Har­vey o a las actua­cio­nes de Sla­voj Zizek, hay ver­da­de­ro entu­sias­mo. ¿Te sien­tes ani­ma­do por estos inte­lec­tua­les públi­cos del mar­xis­mo de hoy en día?

EH: No estoy segu­ro de que haya habi­do un giro de gran enver­ga­du­ra, pero no cabe duda: con los recor­tes del actual gobierno se pro­du­ci­rá una radi­ca­li­za­ción de los estu­dian­tes. En el lado nega­ti­vo… si se obser­va la últi­ma vez que se pro­du­jo una radi­ca­li­za­ción masi­va de los estu­dian­tes, en el 68, no supu­so tan­to. Sin embar­go, tal como pen­sa­ba y pien­so toda­vía, es mejor tener a jóve­nes, hom­bres y muje­res, que crean estar a la izquier­da que hom­bres y muje­res jóve­nes que crean que lo úni­co que hay que hacer es con­se­guir un empleo en la Bol­sa.

TH: ¿Y crees que gen­te como Har­vey y Zizek desem­pe­ñan algu­na cla­se de papel útil en eso?

EH: Supon­go que es correc­to des­cri­bir a Zizek como alguien que lle­va a cabo actua­cio­nes. Tie­ne este ele­men­to de pro­vo­ca­ción que resul­ta tan carac­te­rís­ti­co y con­tri­bu­ye a inte­re­sar a la gen­te, pero no estoy segu­ro de que la gen­te que lee Zizek se sien­ta ver­da­de­ra­men­te más cer­ca de impli­car­se en repen­sar los pro­ble­mas de la izquier­da.

TH: Pase­mos de Occi­den­te a Orien­te. Una de las cues­tio­nes urgen­tes que se plan­tea en tu libro es si el Par­ti­do Comu­nis­ta chino pue­de evo­lu­cio­nar y res­pon­der a su nue­va posi­ción en la esce­na glo­bal.

EH: Esto repre­sen­ta un gran mis­te­rio. El comu­nis­mo ha des­apa­re­ci­do, pero per­ma­ne­ce un impor­tan­te ele­men­to del comu­nis­mo, des­de lue­go en Asia, el Par­ti­do Comu­nis­ta del Esta­do, que diri­ge la socie­dad. ¿Cómo fun­cio­na esto? En Chi­na, creo, exis­te un gra­do de cons­cien­cia más ele­va­do de la poten­cial ines­ta­bi­li­dad de la situa­ción. Pro­ba­ble­men­te se da una ten­den­cia a pro­por­cio­nar mayor mar­gen de manio­bra a una cla­se media inte­lec­tual y a sec­to­res ins­trui­dos de la pobla­ción en rápi­do cre­ci­mien­to, lo que, al fin y al cabo, podrá esti­mar­se en dece­nas, posi­ble­men­te cen­te­na­res de millo­nes. Tam­bién es ver­dad que el Par­ti­do Comu­nis­ta de Chi­na pare­ce estar reclu­tan­do a una direc­ción en bue­na medi­da tec­no­crá­ti­ca.

Aho­ra bien, qué pode­mos sacar de todo esto jun­to, no lo sé. La úni­ca cosa que creo posi­ble con esta rápi­da indus­tria­li­za­ción es el cre­ci­mien­to de movi­mien­tos sin­di­ca­les, y no está cla­ro en qué medi­da el PCCh pue­de tener espa­cio para orga­ni­za­cio­nes de tra­ba­ja­do­res o si las con­si­de­ra­rá inad­mi­si­bles, del mis­mo modo que juz­ga­ron [inad­mi­si­bles] las mani­fes­ta­cio­nes de la Pla­za de Tia­nan­men.

TH: Hable­mos de la polí­ti­ca bri­tá­ni­ca para cono­cer tus impre­sio­nes de la coa­li­ción [libe­ral-con­ser­va­do­ra]. Me pare­ce que tie­ne un aire a los años 30, en tér­mi­nos de orto­do­xia fis­cal, recor­tes de gas­to, des­igual­da­des de ren­ta, y con David Came­ron como una figu­ra casi a lo Stan­ley Bald­win. ¿Qué lec­tu­ra haces de ello?

EH: Detrás de los diver­sos recor­tes suge­ri­dos, con la jus­ti­fi­ca­ción de librar­se del défi­cit, pare­ce exis­tir cla­ra­men­te una exi­gen­cia sis­te­má­ti­ca, ideo­ló­gi­ca para decons­truir, semi­pri­va­ti­zar las anti­guas dis­po­si­cio­nes, ya se tra­te del sis­te­ma de pen­sio­nes, del sis­te­ma de bien­es­tar, del sis­te­ma esco­lar o inclu­so del sis­te­ma sani­ta­rio. Estas cosas no esta­ban pre­vis­tas en reali­dad en el pro­gra­ma elec­to­ral ni con­ser­va­dor ni libe­ral, y sin embar­go, vién­do­lo des­de fue­ra, se tra­ta de un gobierno mucho más radi­cal­men­te a la dere­cha de lo que pare­cía a pri­me­ra vis­ta.

TH: ¿Y cuál crees que debe­ría ser la res­pues­ta del Par­ti­do Labo­ris­ta?

EH: El Par­ti­do Labo­ris­ta no ha sido en su con­jun­to una opo­si­ción muy efec­ti­va des­de las elec­cio­nes, en par­te por­que ha tar­da­do meses y meses en ele­gir a su líder. Creo que el Par­ti­do Labo­ris­ta debe­ría, por un lado, acen­tuar mucho más que, para la mayo­ría de la gen­te, el perio­do de los últi­mos tre­ce años no fue un des­cen­so al caos sino que supu­so ver­da­de­ra­men­te mejo­rar la situa­ción, y sobre todo en cam­pos como las escue­las, los hos­pi­ta­les y toda una serie de logros cul­tu­ra­les aña­di­dos, de modo que la idea de que, de un modo u otro, hay que tirar­lo todo a la basu­ra, no es váli­da. Creo que nos hace fal­ta defen­der lo que la mayo­ría de la gen­te cree bási­ca­men­te que hace fal­ta defen­der, que es la pres­ta­ción de cier­ta for­ma de bien­es­tar de la cuna a la tum­ba.

TH: Tú cono­cis­te a Ralph Mili­band [1] y eres vie­jo ami­go de la fami­lia Mili­band. ¿Qué cree que habría pen­sa­do Ralph de la carre­ra entre sus hijos, que ha aca­ba­do con Ed diri­gien­do el Par­ti­do?

EH: Bueno, como padre, evi­den­te­men­te no podría evi­tar sen­tir­se muy orgu­llo­so. Des­de lue­go, esta­ría mucho más a la izquier­da que sus dos hijos. Creo que Ralph se iden­ti­fi­có ver­da­de­ra­men­te duran­te la mayor par­te de su vida con la idea de dejar de lado al Par­ti­do Labo­ris­ta y la ruta par­la­men­ta­ria, y con la espe­ran­za de que de algún modo sería posi­ble que lle­ga­ra a apa­re­cer un par­ti­do socia­lis­ta pro­pia­men­te dicho. Cuan­do Ralph se recon­ci­lió final­men­te con el Par­ti­do Labo­ris­ta, fue en su perio­do menos útil, el de [Tony] Benn, del que no salió real­men­te gran cosa bue­na. No obs­tan­te, yo creo que Ralph habría espe­ra­do cier­ta­men­te algo mucho más radi­cal de lo que sus hijos pare­cen has­ta aho­ra estar hacien­do.

TH: El títu­lo de tu nue­vo libro es “Cómo cam­biar el mun­do”. En el ulti­mo párra­fo, escri­bes que “la supera­ción del capi­ta­lis­mo toda­vía me pare­ce algo plau­si­ble”. ¿Sigue sien­do níti­da esa espe­ran­za y te man­tie­ne tra­ba­jan­do, escri­bien­do y refle­xio­nan­do hoy en día?

EH: Nada hay hoy de níti­da espe­ran­za en estos días. “Cómo cam­biar el mun­do” es un rela­to de lo que lle­vó a cabo fun­da­men­tal­men­te el mar­xis­mo en el siglo XX, en par­te a tra­vés de los par­ti­dos social­de­mó­cra­tas que no deri­va­ban direc­ta­men­te de Marx y otros par­ti­dos – par­ti­dos labo­ris­tas, par­ti­dos de tra­ba­ja­do­res – que siguen sien­do en todas par­tes par­ti­dos de gobierno o poten­cial­men­te de gobierno. Y en segun­do lugar, a tra­vés de la Revo­lu­ción Rusa y sus con­se­cuen­cias.

El his­to­rial de Karl Marx, un pro­fe­ta des­ar­ma­do que ins­pi­ró cam­bios de enver­ga­du­ra, es inne­ga­ble. Y no es que esté dicien­do muy deli­be­ra­da­men­te que no haya pers­pec­ti­vas equi­va­len­tes hoy en día. Lo que digo hoy es que los pro­ble­mas bási­cos del siglo XXI reque­ri­rían solu­cio­nes a las que no pue­den enfren­tar­se ade­cua­da­men­te ni el mer­ca­do puro ni la demo­cra­cia libe­ral pura. Y en esa medi­da, habrá que hacer que fun­cio­ne una com­bi­na­ción dife­ren­te, una mez­cla dife­ren­te de lo públi­co y lo pri­va­do, de acción y con­trol por par­te del Esta­do y de liber­tad.

Cómo se le lla­ma­rá, no lo sé. Pero bien pue­de ser que ya no se tra­te de capi­ta­lis­mo, des­de lue­go no en el sen­ti­do en que lo hemos cono­ci­do en este país y en los Esta­dos Uni­dos.

NOTA T.: [1] Ralph Mili­band (1924−1994), naci­do en Bél­gi­ca como Adolphe Mili­band, de ori­gen judeo-pola­co, fue un cono­ci­do teó­ri­co mar­xis­ta de la Nue­va Izquier­da bri­tá­ni­ca. Se esta­ble­ció en Gran Bre­ta­ña duran­te la Segun­da Gue­rra Mun­dial huyen­do del nazis­mo, com­ba­tió en la Royal Navy y estu­dió en la Lon­don School of Eco­no­mics, don­de sería pro­fe­sor has­ta 1972, pasan­do des­pués a la Uni­ver­si­dad de Leeds. Sus hijos David y Ed se dispu­taron la jefa­tu­ra del Par­ti­do Labo­ris­ta bri­tá­ni­co, que reca­yó final­men­te en Ed en sep­tiem­bre de 2010.

The Obser­ver, 16 de enero de 2011. Tra­duc­ción para sin​per​mi​so​.info: Lucas Antón

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *