La des­me­mo­ria selec­ti­va de los polí­ti­cos- Alots Gezu­ra­ga

Cual­quier per­so­na o país nece­si­ta tener cla­ro quién es y hacer un aná­li­sis de su situa­ción real,
saber de dón­de par­ti­mos, en qué pun­to de nues­tra expe­rien­cia vital esta­mos para poder seguir ade­lan­te y poder tomar las deci­sio­nes correc­ta­men­te (auto­de­ter­mi­nar­nos).

Sin embar­go, decía duran­te la últi­ma cam­pa­ña elec­to­ral la cabe­za de lis­ta de uno de los par­ti­dos que se pre­sen­ta­ban que su par­ti­do “no tie­ne un pun­to de vis­ta his­to­ri­cis­ta, ni creo que sea un argu­men­to fun­da­men­tal nues­tra his­to­ria, sino la volun­tad actual de los pro­pios ciu­da­da­nos de deci­dir cómo y con quien vivir”. Lo de la volun­tad popu­lar es de Pero­gru­llo, pero lo que no se da cuen­ta este político/​a pro­fe­sio­nal, es que la volun­tad de un Pue­blo es la deri­va­da de la pri­me­ra par­te, de su his­to­ria.

El dic­cio­na­rio Larous­se defi­ne “His­to­ria” como: “Cien­cia que estu­dia los suce­sos pro­ta­go­ni­za­dos por los seres huma­nos en el pasa­do, para expli­car sus cau­sas y mos­trar sus impli­ca­cio­nes polí­ti­cas, socia­les, eco­nó­mi­cas y reli­gio­sas”. Un polí­ti­co que diga que no le intere­sa la his­to­ria, es como un mate­má­ti­co al que no le gus­tan los núme­ros.

La reali­dad es que cono­cer la his­to­ria de tus mayo­res (de tu Pue­blo) y la más cer­ca­na, es mpres­cin­di­ble para todo polí­ti­co, pues si no tie­nes cla­ro el pun­to en el que estás es impo­si­ble lle­gar a nin­gu­na par­te, aun­que lle­ves una bue­na brú­ju­la (hacer la prue­ba). Un Pue­blo sigue a los que ve como sus líde­res, has­ta que ter­mi­na de dar­se cuen­ta de que le con­du­cen sin rum­bo o dan­do vuel­tas en círcu­lo.

Es más, estas decla­ra­cio­nes no se atie­nen a la reali­dad, pues las mis­mas elec­cio­nes en cuya cam­pa­ña se dijo esta fra­se: ya son his­to­ria; ETA ya es his­to­ria, las ile­ga­li­za­cio­nes de par­ti­dos ya son his­to­ria, los GAL ya son his­to­ria, el Gobierno del Lehen­da­ka­ri Agi­rre ya es his­to­ria.

Sin embar­go, todos ellos han esta­do pre­sen­tes en la feria elec­to­ral como arma para la caza del voto.

Para ver la impor­tan­cia de la his­to­ria, pode­mos ver qué pasa cuan­do igno­ra­mos par­te de esa his­to­ria, lla­mé­mos­lo “des­me­mo­ria selec­ti­va”.

La des­me­mo­ria selec­ti­va lle­va a hacer sumas, al día siguien­te de las elec­cio­nes, como la de cuan­tos “esca­ños suma la izquier­da” en el par­la­men­to de Gas­teiz. ¿Qué izquier­da, la de los GAL, la de Zapa­te­ro, la de las ile­ga­li­za­cio­nes? ¿La que impo­ne los recor­tes socia­les de los pufos espa­ño­les a los tra­ba­ja­do­res vas­cos? ¿Será eso la soli­da­ri­dad obre­ra? En ese caso, ¡qué curio­so que siem­pre sea en la mis­ma direc­ción!

Así lo decía uno de los padres del socia­lis­mo, Lenin: “El pro­le­ta­ria­do no pue­de dejar de luchar con­tra la reten­ción vio­len­ta de las nacio­nes opri­mi­das den­tro de las fron­te­ras de un Esta­do dado, y eso sig­ni­fi­ca luchar por el dere­cho a la auto­de­ter­mi­na­ción. El pro­le­ta­ria­do debe rei­vin­di­car la liber­tad de sepa­ra­ción polí­ti­ca para las colo­nias y nacio­nes opri­mi­das por “su” nación” (Obras Com­ple­tas, t XXI, p. 160). Lenin con­si­de­ra­ba el dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción pre­vio al socia­lis­mo, y no al revés. Des­me­mo­ria selec­ti­va del idea­rio socia­lis­ta.

La des­me­mo­ria selec­ti­va de la his­to­ria de nues­tro idio­ma lle­va decir, en ple­na cam­pa­ña, “que por mucho que el eus­ke­ra sea nues­tro idio­ma, no se pue­de impo­ner” cuan­do en una adju­di­ca­ción de una obra públi­ca se pide un núme­ro mínino eus­kal­du­nes entre los jefes de obra (fren­te a todos que hablan espa­ñol, al pare­cer, “sin impo­nér­se­lo nadie”), en vez de decir que es nece­sa­ria la “nor­ma­li­za­ción” del idio­ma de los vas­cos, la nor­ma­li­dad con la que lo habla­ban todos los días nues­tros abue­los, del mis­mo modo que se habla espa­ñol en Espa­ña, Fran­cés en Fran­cia, ruso en Rusia sin que nadie en esos paí­ses hable de que se esté “impo­nien­do” el idio­ma. ¿Aca­so alguien cree que nos “con­ven­cie­ron” a los vas­cos o cata­la­nes a hablar estos idio­mas extran­je­ros? Laua­xe­ta, poe­ta y capi­tán de guda­ris, ase­si­na­do
en 1937, toda­vía decía: “El cono­ci­mien­to del idio­ma nacio­nal es el cul­pa­ble de nues­tro esca­so domi­nio del idio­ma extran­je­ro”. La situa­ción actual de nues­tro idio­ma, tam­bién es his­to­ria.

La des­me­mo­ria selec­ti­va, hace que el que tres meses antes no que­ría sen­tar­se siquie­ra a hablar con­ti­go por­que no te nece­si­ta­ba o por­que te había “ile­ga­li­za­do” (ponien­do el inte­rés nacio­nal de su nación muy por enci­ma de lo social o de polí­ti­cas trans­ver­sa­les de izquier­das), aho­ra sea tu inter­lo­cu­tor váli­do para lle­var a cabo polí­ti­cas socia­les con­jun­tas para nues­tro país. La des­me­mo­ria selec­ti­va nos lle­va a ver un ami­go en el que es y se com­por­ta como nues­tro enemi­go, el cual ni siquie­ra te reco­no­ce como suje­to polí­ti­co.

La des­me­mo­ria selec­ti­va hace que se pida tras la elec­cio­nes al otro que “no mire a Madrid sino a Eus­kal Herria” cuan­do uno ocu­pa varios esca­ños en la Cor­te espa­ño­la des­de hace unos meses y se entre­vis­ta con el Jefe de ese Esta­do impe­ria­lis­ta y de sus Fuer­zas Arma­das.

Jefe de Esta­do el cual acep­ta sin muchos pro­ble­mas la reu­nión, pues sabe que con esta foto, ante la comu­ni­dad inter­na­cio­nal, el “pro­ble­ma vas­co” sigue sien­do un pro­ble­ma “nacio­nal” (espa­ñol), dán­do­les una pal­ma­di­ta en el hom­bro a la espe­ra de una mejor opor­tu­ni­dad para seguir la repre­sión con­tra ellos y de paso con­tra todo el pue­blo vas­co. Etc. etc.

Es decir, ¿no nos intere­sa la his­to­ria, o aque­lla par­te de la his­to­ria que moles­ta a nues­tros intere­ses como par­ti­do polí­ti­co legal en Espa­ña? ¿Qué par­te de la his­to­ria moles­ta a todos los par­ti­dos (enar­bo­len ban­de­ras vas­cas o espa­ño­las tam­bién)?

Curio­sa­men­te, la par­te de la his­to­ria que más moles­ta a todos ellos, es la par­te de la his­to­ria en la que los bas­ko­nes éra­mos libres bajo el ampa­ro de las ins­ti­tu­cio­nes pro­pias del Esta­do de Naba­rra.
Libres fren­te a cual­quier ame­na­za exte­rior: tenía­mos nues­tros diplo­má­ti­cos, ejér­ci­to y mili­cias, y libres fren­te al gobierno pro­pio (demo­cra­cia): apli­cá­ba­mos los Fue­ros del dere­cho pire­nai­co. Esta­do bas­kón de Naba­rra que está inva­di­do, sojuz­ga­do, tro­cea­do, humi­lla­do, vacia­do de poder, acul­tu­ri­za­do y colo­ni­za­do, como lo esta­mos todos los bas­ko­nes o naba­rros, es his­to­ria pero sobre todo es nues­tro tris­te pre­sen­te del que par­ti­mos.

La des­me­mo­ria selec­ti­va del Esta­do de Naba­rra, hace que no se acuer­de uno de lo que es tener un Esta­do pro­pio (y por tan­to pade­cer un Esta­do extran­je­ro) lo que lle­va a todas las fra­ses con­tra­dic­to­rias que he men­cio­na­do e inclu­so otras de dic­cio­na­rio como que­rer “más” sobe­ra­nía y “más” Esta­do vas­co, como si uno pudie­ra ser “mode­ra­da­men­te sobe­rano” o tener cuar­to y mitad de Esta­do, vamos, como si uno pudie­ra estar “un poco emba­ra­za­do”.

“La his­to­ria dicen los his­to­ria­do­res ame­ri­ca­nos J. Apple­bi, L. Hunt y M. Jacob, es a las socie­da­des lo que la memo­ria a los indi­vi­duos. Pro­por­cio­na a una colec­ti­vi­dad el ele­men­to de cohe­sión que la con­for­ma, de la mis­ma mane­ra que la memo­ria indi­vi­dual con­for­ma la per­so­na­li­dad del indi­vi­duo. No es una cues­tión bala­dí la per­cep­ción his­tó­ri­ca que un Pue­blo con­cre­to ten­ga de si mis­mo. De hecho el poder bus­ca impo­ner a sus domi­na­dos la visión his­tó­ri­ca que intere­sa a los domi­na­do­res.” J.M. Unzue­ta, pen­sa­dor naba­rro. Es decir, si no

quie­res saber tu his­to­ria, otro te con­ta­rá como fue con­tra tus intere­ses polí­ti­cos y socia­les.

El que­rer igno­rar par­te de nues­tra his­to­ria de mane­ra selec­ti­va, hace que hable­mos de demo­cra­ti­zar el tota­li­ta­ris­mo impe­ria­lis­ta que nos sojuz­ga por ser “de baja cali­dad” (otra vez esta­mos “un poco emba­ra­za­dos”), de acep­tar la par­ti­ción de nues­tro pue­blo según pudo y qui­so el que lo inva­dió con­vir­tién­do­lo en un “demos” don­de se acep­tan las ins­ti­tu­cio­nes impe­ria­lis­tas y al que corres­pon­de un “dere­cho a deci­dir” de nue­vo cuño y sin juris­pru­den­cia inter­na­cio­nal algu­na, con­tra lo que hicie­ron los 200 Esta­dos actua­les, los pasa­dos y los que se crea­rán: auto­de­ter­mi­nar­se (que poco o nada tie­ne que ver con el neo­na­to “dere­cho a decidir”)…ignorar nues­tra his­to­ria: nos lle­va a un via­je a nin­gu­na par­te.

Ya lo dijo en el siglo XIX Her­mi­lio Olo­riz, cro­nis­ta de Naba­rra: “Antes de leer his­to­rias de extra­ñas gen­tes, estu­diad la de vues­tro Pue­blo”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *