El diri­gen­te afri­cano Tho­mas San­ka­ra ten­dría algo que decir a Euro­pa- Nick Dear­den

Thomas_Sankara-1.jpg
Tras la con­me­mo­ra­ción del vigé­si­mo quin­to ani­ver­sa­rio del ase­si­na­to de San­ka­ra, Nick Dear­den abor­da la nece­si­dad de evo­car su lide­raz­go para cues­tio­nar las opi­nio­nes domi­nan­tes en torno a Áfri­ca y para dar la pelea en medio de la cri­sis de la deu­da que afec­ta a Euro­pa

El 15 de octu­bre de 1987 se inte­rrum­pió abrup­ta y san­gui­na­ria­men­te un pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio con el ase­si­na­to de Tho­mas San­ka­ra, pre­si­den­te del recien­te­men­te nom­bra­do Esta­do de Bur­ki­na Faso. En los años que siguie­ron al mag­ni­ci­dio pla­nea­do por su otro­ra ami­go Blai­se Com­pao­ré, diri­gen­te de Bur­ki­na Faso al día de hoy, la revo­lu­ción de San­ka­ra zozo­bró y su país se con­vir­tió en un feu­do afri­cano más del Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal. Mas no hay que olvi­dar que, duran­te un bre­ve perío­do de cua­tro años, Bur­ki­na Faso bri­lló como tenaz ejem­plo de lo que pue­de lograr­se inclu­so en uno de los paí­ses más pobres del mun­do.

San­ka­ra fue ofi­cial subal­terno del ejér­ci­to de Alto Vol­ta, ex colo­nia fran­ce­sa admi­nis­tra­da como fuen­te de mano de obra bara­ta para bene­fi­cio de una minús­cu­la cla­se gober­nan­te en el vecino Cos­ta de Mar­fil y de sus patro­ci­na­do­res en París. En su épo­ca de estu­dian­te, en Mada­gas­car, San­ka­ra radi­ca­li­zó sus ideas como con­se­cuen­cia de las olea­das de mani­fes­ta­cio­nes y huel­gas en ese país. En 1981 fue nom­bra­do fun­cio­na­rio del gobierno mili­tar de Alto Vol­ta, pero su abier­to apo­yo a la libe­ra­ción del pue­blo, mani­fes­ta­do den­tro y fue­ra de las fron­te­ras, ter­mi­nó por cau­sar su deten­ción. En 1983 su ami­go Blai­se Cam­pao­ré orga­ni­zó el gol­pe de Esta­do que lle­va­ría a San­ka­ra a la pre­si­den­cia a la tem­pra­na edad de 33 años.

San­ka­ra con­ce­bía su gobierno como par­te de un amplio pro­ce­so de libe­ra­ción de su pue­blo. No tar­dó en con­vo­car a movi­li­za­cio­nes y a la for­ma­ción de comi­tés para defen­der la revo­lu­ción. Estos comi­tés se con­vir­tie­ron en la pie­dra angu­lar de la par­ti­ci­pa­ción popu­lar en el ejer­ci­cio del poder. Se disol­vie­ron los par­ti­dos polí­ti­cos, pues San­ka­ra los con­si­de­ra­ba repre­sen­tan­tes de las fuer­zas del vie­jo régi­men. En 1984 San­ka­ra cam­bió el nom­bre del país a Bur­ki­na Faso, que sig­ni­fi­ca “tie­rra del pue­blo ínte­gro”.

San­ka­ra pur­gó la corrup­ción del gobierno, recor­tó los suel­dos de los minis­tros y adop­tó una acti­tud espar­ta­na ante la vida. La perio­dis­ta Pau­la Aku­gi­zib­we afir­ma que San­ka­ra “iba en bici al tra­ba­jo antes de pasar, por insis­ten­cia de su gabi­ne­te, a con­du­cir un Renault 5, uno de los autos más bara­tos en Bur­ki­na Faso en aque­lla épo­ca. Vivía en una casi­ta de ladri­llo y solo ves­tía algo­dón pro­du­ci­do, teji­do y cosi­do en Bur­ki­na Faso”.

De hecho, la adop­ción de la ves­ti­men­ta y los ali­men­tos de pro­duc­ción nacio­nal fue uno de los ele­men­tos cen­tra­les de la estra­te­gia eco­nó­mi­ca dise­ña­da por San­ka­ra para que el país rom­pie­ra con la domi­na­ción occi­den­tal. Es famo­sa su fra­se “¿Dón­de está el impe­ria­lis­mo? En nues­tros pla­tos de arroz, maíz y mijo impor­ta­do… eso es impe­ria­lis­mo”.

Su solu­ción radi­có en la agri­cul­tu­ra con el lema “Con­su­ma­mos úni­ca­men­te lo que está bajo nues­tro con­trol”. El resul­ta­do fue increí­ble: el país alcan­zó la auto­su­fi­cien­cia ali­men­ta­ria en cua­tro años. Jean Zie­gler, ex Rela­tor Espe­cial de la ONU para el Dere­cho a la Ali­men­ta­ción, seña­la que la com­bi­na­ción de una masi­va dis­tri­bu­ción de las tie­rras, fer­ti­li­zan­te y rie­go favo­re­ció el auge de la pro­duc­ti­vi­dad agrí­co­la y “el ham­bre fue cosa del pasa­do”.

Se logra­ron avan­ces com­pa­ra­bles en salud gra­cias a la vacu­na­ción de millo­nes de niños y en edu­ca­ción en un país que había pade­ci­do un anal­fa­be­tis­mo supe­rior al 90%. Se cons­tru­yó infra­es­truc­tu­ra bási­ca para desa­rro­llar las comu­ni­ca­cio­nes inter­nas, se nacio­na­li­za­ron los recur­sos y se fomen­tó la indus­tria nacio­nal. Se plan­ta­ron millo­nes de árbo­les para fre­nar la deser­ti­fi­ca­ción. Estos esfuer­zos deman­da­ron la inten­sa movi­li­za­ción del pue­blo bur­ki­nés, un pue­blo que empe­zó a cons­truir su país con sus pro­pias manos, algo fun­da­men­tal en opi­nión de San­ka­ra.

Pocos revo­lu­cio­na­rios han enfa­ti­za­do tan­to la impor­tan­cia de la libe­ra­ción de las muje­res como San­ka­ra. Para él, la eman­ci­pa­ción de las muje­res era cru­cial para rom­per con el sis­te­ma feu­dal impues­to al país. Dicha eman­ci­pa­ción com­pren­día el acce­so de las muje­res a todas las pro­fe­sio­nes, inclui­das aque­llas pro­pias del ejér­ci­to y la admi­nis­tra­ción públi­ca, ade­más de la inte­rrup­ción de las pre­sio­nes socia­les para que las muje­res con­tra­je­ran matri­mo­nio y la impli­ca­ción de las muje­res como pro­ta­go­nis­tas de la movi­li­za­ción revo­lu­cio­na­ria des­de las bases: “No habla­mos de la eman­ci­pa­ción de las muje­res como un acto de cari­dad ni como un ges­to de com­pa­sión huma­na. Se tra­ta de una nece­si­dad bási­ca para el triun­fo de la revo­lu­ción”. San­ka­ra con­ce­bía la lucha de las muje­res en Bur­ki­na Faso como “par­te de la lucha de todas las muje­res del mun­do”.

San­ka­ra fue más que un diri­gen­te y visio­na­rio… aca­so lo que hoy nos resul­ta más intere­san­te de su lide­raz­go es la mane­ra en que con­vir­tió los encuen­tros inter­na­cio­na­les en pla­ta­for­mas para exi­gir a sus con­tra­par­tes desa­fiar las pro­fun­das injus­ti­cias estruc­tu­ra­les que enfren­ta­ban paí­ses como Bur­ki­na Faso. A media­dos de la déca­da de 1980 esa exi­gen­cia apun­ta­ba a pro­nun­ciar­se sobre la deu­da exter­na.

Duran­te la Con­fe­ren­cia de la Orga­ni­za­ción para la Uni­dad Afri­ca­na cele­bra­da en 1987, San­ka­ra tomó la pala­bra para con­ven­cer a sus con­tra­par­tes, man­da­ta­rios afri­ca­nos, de rehu­sar el pago de sus deu­das con las siguien­tes pala­bras: “La deu­da es una inte­li­gen­te manio­bra para recon­quis­tar a Áfri­ca. Se tra­ta de una recon­quis­ta que nos con­vier­te, a cada uno, en escla­vo finan­cie­ro”. Al ver cómo cada man­da­ta­rio se acer­ca­ba a Occi­den­te para bus­car una tenue rees­truc­tu­ra­ción de su deu­da, hizo un lla­ma­do a la orga­ni­za­ción de accio­nes colec­ti­vas para libe­rar a todo el con­ti­nen­te afri­cano de la domi­na­ción occi­den­tal y decla­ró: “Si Bur­ki­na Faso es el úni­co país que rehú­sa pagar la deu­da, no vivi­ré para asis­tir a la siguien­te con­fe­ren­cia”. Por des­gra­cia, sus pala­bras fue­ron pro­fé­ti­cas.

Cla­ro que no todas las polí­ti­cas de San­ka­ra fun­cio­na­ron. Entre las más con­tro­ver­ti­das figu­ra su reac­ción a una huel­ga de maes­tros: tras des­pe­dir a miles de docen­tes deci­dió reem­pla­zar­los con un ejér­ci­to de ciu­da­da­nos, en su mayo­ría no cua­li­fi­ca­dos como maes­tros. Su sis­te­ma de tri­bu­na­les revo­lu­cio­na­rios fue vehícu­lo de abu­sos por par­te de quie­nes tenían ren­ci­llas per­so­na­les. Ade­más, prohi­bió los sin­di­ca­tos y los par­ti­dos polí­ti­cos.

Algu­nas de esas medi­das, auna­das a una trans­for­ma­ción radi­cal de la socie­dad, le gana­ron enemi­gos. San­ka­ra fue ase­si­na­do en un gol­pe de Esta­do pla­nea­do por Blai­se Com­pao­ré. Todo indi­ca que Com­pao­ré con­tó con apo­yo del exte­rior, al menos del pre­si­den­te cos­ta­mar­fi­le­ño Félix Houphouët-Boigny, sier­vo del gobierno fran­cés. La revo­lu­ción de San­ka­ra fue echa­da atrás por quien hubie­se sido su com­pa­ñe­ro y Bur­ki­na Faso se con­vir­tió en un país afri­cano más cuya eco­no­mía es sinó­ni­mo de pobre­za y des­es­pe­ran­za.

Hoy San­ka­ra no es cono­ci­do más allá de Áfri­ca: su per­so­na­li­dad e ideas sen­ci­lla­men­te no cal­zan con la noción que Occi­den­te ha fabri­ca­do de Áfri­ca en los últi­mos 30 años. Es difí­cil encon­trar en el mun­do a un diri­gen­te menos corrup­to y menos intere­sa­do en la auto­com­pla­cen­cia como Tho­mas San­ka­ra; sin embar­go, su per­so­na tam­po­co cal­za con la ima­gen que las orga­ni­za­cio­nes cari­ta­ti­vas esgri­men para refe­rir­se a los ‘pobres nece­si­ta­dos’ en Áfri­ca. San­ka­ra tenía la mis­ma cla­ri­dad en cuan­to al papel de la ayu­da occi­den­tal como en cuan­to al papel de la deu­da como ins­tru­men­to para con­tro­lar a Áfri­ca:

“La raíz de la enfer­me­dad es polí­ti­ca; el tra­ta­mien­to no pue­de ser sino polí­ti­co. Des­de lue­go, acep­ta­mos la ayu­da que nos ayu­de a dejar de nece­si­tar ayu­da. No obs­tan­te, en tér­mi­nos gene­ra­les las polí­ti­cas asis­ten­cia­lis­tas solo han con­se­gui­do des­or­ga­ni­zar­nos, some­ter­nos y arre­ba­tar­nos un sen­ti­do de res­pon­sa­bi­li­dad hacia nues­tros pro­pios asun­tos eco­nó­mi­cos, polí­ti­cos y cul­tu­ra­les. Ele­gi­mos el ries­go de tra­zar nue­vos sen­de­ros para alcan­zar un bien­es­tar mayor”.

Los asom­bro­sos logros en la cali­dad de vida del pue­blo bur­ki­nés fue­ron resul­ta­do de las polí­ti­cas de San­ka­ra; sin embar­go, a él no le sor­pren­de­ría saber que esas polí­ti­cas fue­ron sis­te­má­ti­ca­men­te soca­va­das por gobier­nos y orga­ni­za­cio­nes occi­den­ta­les que dicen desear tales logros para sí.

Aca­so hoy las pala­bras de San­ka­ra sean más que per­ti­nen­tes para revi­sar nues­tra pro­pia cri­sis euro­pea. Sus pala­bras encuen­tran eco en el pue­blo grie­go, el pue­blo por­tu­gués, el pue­blo espa­ñol o el pue­blo irlan­dés que ape­nas saben quién fue San­ka­ra: “Quie­nes nos indu­je­ron a la deu­da esta­ban espe­cu­lan­do como si se encon­tra­ran en un casino. Hoy hablan de cri­sis, pero mien­ten: apos­ta­ron y per­die­ron. No pode­mos pagar la deu­da por­que no tene­mos con qué pagar­la. No pode­mos pagar la deu­da por­que no es nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad”.

Tho­mas San­ka­ra creía pro­fun­da­men­te en el pue­blo, no solo en el pue­blo bur­ki­nés o en los pue­blos afri­ca­nos, sino en los pue­blos del mun­do. Esta­ba con­ven­ci­do de que el cam­bio debe ser crea­ti­vo, ale­jar­se del con­for­mis­mo e inclu­so alber­gar “una cier­ta locu­ra”. Creía que el cam­bio radi­cal solo se ges­ta­ría cuan­do el pue­blo estu­vie­ra con­ven­ci­do y se man­tu­vie­ra acti­vo en lugar de pasi­vo y some­ti­do. Creía, ade­más, en solu­cio­nes polí­ti­cas, no de bene­fi­cen­cia. No cabe duda de la rele­van­cia extra­or­di­na­ria de San­ka­ra, hoy por hoy, para nues­tra lucha por la jus­ti­cia en Euro­pa y el res­to del mun­do.

Fuen­te: http://​www​.red​pep​per​.org​.uk/​t​h​o​m​a​s​-​s​a​n​k​a​r​a​-​a​n​-​a​f​r​i​c​a​n​-​l​e​a​d​e​r​-​w​i​t​h​-​a​-​m​e​s​s​a​g​e​-​f​o​r​-​e​u​r​o​pe/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *