¿Refe­rén­dum o Pro­ce­so Cons­ti­tu­yen­te?- Luis Ocam­po

Dos lemas están pues­tos sobre la mesa de las movi­li­za­cio­nes popu­la­res – Refe­rén­dum o Pro­ce­so Cons­ti­tu­yen­te – cada uno de ellos res­pon­de a una estra­te­gia y a unos intere­ses bien dife­ren­tes, aun­que como en toda reali­dad haya algu­nos espa­cios comu­nes.

La con­sig­na de exi­gen­cia de Refe­ren­dúm, impul­sa­da ini­cial­men­te por CC.OO y UGT, aun­que a apo­ya­da inme­dia­ta­men­te por IU, sec­to­res del PSOE y diver­sas orga­ni­za­cio­nes socia­les, tie­ne como obje­ti­vo fun­da­men­tal la dina­mi­za­ción, con el apo­yo mediá­ti­co del Gru­po Pri­sa, de un movi­mien­to social que poten­cie a medio pla­zo un cam­bio de Gobierno y una edul­co­ra­ción de la polí­ti­ca de éste, al esti­lo anda­luz.

Es decir “cam­biar” cues­tio­nes meno­res, pero sin entrar en el fon­do, que es el pro­pio Sis­te­ma polí­ti­co y eco­nó­mi­co que pade­ce­mos.

Saben per­fec­ta­men­te que el obje­ti­vo de un Refe­rén­dum sobre la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca del Gobierno actual es abso­lu­ta­men­te invia­ble bajo este Régi­men, pero como “espe­cia­lis­tas” que son en meter al movi­mien­to popu­lar en calle­jo­nes sin sali­da, en manio­bras de dis­trac­ción, van a por ello una vez más.

Has­ta aho­ra no les ha sali­do dema­sia­do bien la cues­tión, la movi­li­za­ción con esa fina­li­dad del 15S en Madrid, tuvo mucha menos trans­cen­den­cia, social, polí­ti­ca y mediá­ti­ca que la del 25S a favor de un pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te, pero están pre­pa­rán­do­se mejor para impul­sar su estra­te­gia. La con­vo­ca­to­ria de Huel­ga Gene­ral en el con­jun­to del Esta­do para el 14 de noviem­bre es un paso, no exen­to de ries­gos para CC.OO. y UGT, en esa direc­ción de dar una cier­ta cre­di­bi­li­dad y cober­tu­ra social a su estra­te­gia.

En sín­te­sis podría­mos decir que la con­sig­na de Refe­rén­dum, res­pon­de a la estra­te­gia y a los intere­ses de aque­llos que están por la con­ti­nui­dad del Régi­men actual, rea­li­zan­do una cier­ta mejo­ra de su facha­da así como de las polí­ti­cas socia­les que se hacen des­de éste.

La con­sig­na de Pro­ce­so Cons­ti­tu­yen­te, res­pon­de a la estra­te­gia y a los intere­ses de aque­llos sec­to­res popu­la­res y orga­ni­za­cio­nes que con­si­de­ra­mos que el Sis­te­ma vigen­te no nos trae ya más que, injus­ti­cia, auto­ri­ta­ris­mo, des­igual­dad y machis­mo. Es decir sufri­mien­to para la mayo­ría de la socie­dad. Ade­más esta­mos con­ven­ci­dos por la expe­rien­cia de todos estos años de que no hay posi­bi­li­dad algu­na de cam­bio den­tro del actual Régi­men.

Nues­tra filo­so­fía es pues que un cam­bio de Gobierno no va a modi­fi­car nada sus­tan­cia, lo que nece­si­ta­mos es un cam­bio de Sis­te­ma.

La con­vo­ca­to­ria del 25S y 29S, así como las con­vo­ca­to­rias del 23, 25 y 27 de octu­bre res­pon­den a esa deman­da, aun­que no todos los que están en ella ten­gan ple­na con­vic­ción sobre el asun­to, pero eso es par­te de la lucha ideo­ló­gi­ca inevi­ta­ble en cual­quier pro­ce­so social amplio, a la que no hay que tener temor alguno.

En el ini­cio de la tran­si­ción había dos estra­te­gias cla­ras, la de la rup­tu­ra demo­crá­ti­ca con el fran­quis­mo y la de refor­ma del fran­quis­mo, que fue la que se impu­so a fina­les de los seten­ta y cuyo refle­jo jurí­di­co-polí­ti­co fun­da­men­tal es la cons­ti­tu­ción de 1978 hoy vigen­te. Sin embar­go esa impo­si­ción no supu­so una derro­ta polí­ti­ca de los movi­mien­tos demo­crá­ti­cos rup­tu­ris­tas, al con­tra­rio estos sobre­vi­vie­ron a lo lar­go de estas tres déca­das y en algu­nos Pue­blos bajo juris­dic­ción del Esta­do con evi­den­te fuer­za social y elec­to­ral. En otros, como es el caso de Cas­ti­lla, en una situa­ción menos apa­ren­te pero real­men­te exis­ten­te. De ello dan prue­ba las movi­li­za­cio­nes socia­les y polí­ti­cas, cues­tio­nan­do el régi­men post­fran­quis­ta, que nun­ca deja­ron de estar pre­sen­tes a lo lar­go de estas tres déca­das en nues­tro Pue­blo.

La irrup­ción del 15M y des­pués del 25S ha dado un impul­so cua­li­ta­ti­vo y cuan­ti­ta­ti­vo de pri­mer orden a esa exi­gen­cia de cam­bio de Régi­men, que nos enla­za con el movi­mien­to demo­crá­ti­co rup­tu­ris­ta de los años seten­ta, exi­gen­cia que hoy se ha con­ver­ti­do en una nece­si­dad para la super­vi­ven­cia social.

La exi­gen­cia de “Pro­ce­so Cons­ti­tu­yen­te ya”, es pues el camino con­cre­to, posi­ble y nece­sa­rio, para mate­ria­li­zar ese cam­bio de Régi­men.

Ese es el úni­co pro­ce­so real para avan­zar en los anhe­los de cam­bio de nues­tro Pue­blo y que ade­más pue­de engar­zar, si real­men­te asu­mi­mos una posi­ción inter­na­cio­na­lis­ta, con los movi­mien­tos sobe­ra­nís­tas en mar­cha en otras nacio­nes del Esta­do.

Este es el úni­co camino hacia la vic­to­ria, el Pue­blo Comu­ne­ro de Cas­ti­lla esta dis­pues­to a reco­rrer­lo.

* Luis Ocam­po, [email protected] del S.XXI

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *