¿Por qué el sis­te­ma elec­to­ral cubano es dife­ren­te?- Pren­sa Lati­na

El sis­te­ma elec­to­ral cubano se dis­tin­gue del exis­ten­te en otros paí­ses, prin­ci­pal­men­te por la posi­bi­li­dad que tie­nen los ciu­da­da­nos comu­nes de ocu­par res­pon­sa­bi­li­da­des públi­cas, expli­có hoy el aca­dé­mi­co Juan Men­do­za.
El vice­de­cano de la Facul­tad de Dere­cho de la Uni­ver­si­dad de La Haba­na sobre las par­ti­cu­la­ri­da­des del mode­lo cubano, a pro­pó­si­to de la rea­li­za­ción maña­na de los comi­cios para ele­gir a los dele­ga­dos (con­ce­ja­les) a las asam­bleas muni­ci­pa­les del Poder Popu­lar.
Al refe­rir­se a la mane­ra en que las per­so­nas pue­den lle­gar a con­ver­tir­se en can­di­da­tos, dijo que en muchos paí­ses, quie­nes for­man par­te de las lis­tas elec­to­ra­les de los par­ti­dos son ciu­da­da­nos con un desem­pe­ño fun­da­men­tal­men­te eco­nó­mi­co.
Aña­dió que en ese esce­na­rio, es muy difí­cil pre­sen­tar­se como can­di­da­to de mane­ra inde­pen­dien­te, debi­do a lo cos­to­sa que pue­de resul­tar la cam­pa­ña. Situa­cio­nes de ese tipo no ocu­rren en el sis­te­ma cubano, don­de solo se requie­re tener más de 16 años, resi­dir en el país y tener el apo­yo de sus veci­nos.
Esa es una de las razo­nes de que sea un mode­lo “par­ti­cu­lar, idio­sin­crá­ti­co y pro­fun­da­men­te demo­crá­ti­co”, según el pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio.
Men­do­za apun­tó que hay paí­ses don­de los medios de comu­ni­ca­ción pre­sen­tan las elec­cio­nes como para­dig­má­ti­cas a par­tir de la exis­ten­cia de un jue­go tra­di­cio­nal entre par­ti­dos que se enfren­tan. “Algu­nos espe­cia­lis­tas lo deno­mi­nan no como demo­cra­cia sino par­ti­do­cra­cia, por­que jus­ta­men­te los par­ti­dos repre­sen­tan deter­mi­na­dos intere­ses sec­to­ria­les den­tro de la socie­dad y se eri­gen como pro­ta­go­nis­tas de esa dispu­ta supues­ta­men­te demo­crá­ti­ca”, seña­ló.
¿POR QUÉ EN CUBA ES DIFERENTE?
El mode­lo elec­to­ral cubano sur­gió a par­tir de la Cons­ti­tu­ción apro­ba­da en 1976, la cual fue la base de la pri­me­ra ley elec­to­ral. Lue­go de las modi­fi­ca­cio­nes cons­ti­tu­cio­na­les de 1992, la nor­ma debió rees­truc­tu­rar­se y es esa la que con­ti­núa vigen­te en la actua­li­dad.
La ley orga­ni­za las elec­cio­nes en dos momen­tos: las gene­ra­les cada cin­co años para ele­gir a los dipu­tados a la Asam­blea Nacio­nal y a los dele­ga­dos a la Pro­vin­cial, y las par­cia­les cada dos años y medio para selec­cio­nar a los dele­ga­dos a las asam­bleas muni­ci­pa­les.
En la eta­pa par­cial hay un fac­tor de gran valor que es la nomi­na­ción, la cual cons­ti­tu­ye un acto de par­ti­ci­pa­ción emi­nen­te­men­te ciu­da­da­na pues­to que para rea­li­zar­la, se reúne la comu­ni­dad a nivel de zonas de nomi­na­ción y se pro­po­nen a aque­llas per­so­nas con con­di­cio­nes para repre­sen­tar­la, mani­fes­tó el abo­ga­do.
Las pro­pues­tas apro­ba­das en las reunio­nes pasan direc­ta­men­te a inte­grar la bole­ta de esa cir­cuns­crip­ción, hecho en el que “se evi­den­cia el con­cep­to amplia­men­te demo­crá­ti­co de nues­tras elec­cio­nes”, resal­tó Men­do­za.
Según las nor­mas, los can­di­da­tos no rea­li­zan cam­pa­ñas elec­to­ra­les, como es fre­cuen­te en otros mode­los. La Comi­sión Elec­to­ral local es la encar­ga­da de divul­gar las bio­gra­fías y fotos para que la pobla­ción esté infor­ma­da y pue­da dis­cer­nir quién tie­ne las mejo­res con­di­cio­nes.
Otro ele­men­to des­ta­ca­do por el vice­de­cano es la uni­ver­sa­li­dad de las elec­cio­nes cuba­nas, con­cre­ta­da en “el dere­cho de todos para votar y así com­pro­me­ter­se ciu­da­da­na­men­te”.
La uni­ver­sa­li­dad radi­ca en que todos los cuba­nos en edad elec­to­ral ingre­san de for­ma auto­má­ti­ca al padrón elec­to­ral, mien­tras que en otras nacio­nes es nece­sa­rio ins­cri­bir­se, advir­tió.
Esto resul­ta rele­van­te por­que cuan­do se escu­cha en las noti­cias que en tal país votó el 40 por cien­to de los elec­to­res, ese por cien­to no es de la ciu­da­da­nía toda sino de las per­so­nas que están ins­cri­tas en el padrón. Cuan­do aquí deci­mos que vota el 90 y tan­to por cien­to, es en reali­dad toman­do en cuen­ta a toda la pobla­ción”, sen­ten­ció.
ELECCIONES, DEMOCRACIA Y SISTEMA POLÍTICO
Uno de los obje­ti­vos de la Comi­sión Nacio­nal Elec­to­ral es lograr que la pobla­ción acu­da a las urnas. No obs­tan­te, Men­do­za comen­ta que votar no es una obli­ga­ción, “no le pasa nada a quien no vota, pero es un dere­cho cívi­co y como tal la socie­dad lla­ma al civis­mo, a que la per­so­na ejer­za su dere­cho al voto y expre­se así su com­pro­mi­so con la socie­dad”.
La impor­tan­cia de la vota­ción de cada indi­vi­duo radi­ca en que las elec­cio­nes son un meca­nis­mo de vali­da­ción de sis­te­ma polí­ti­co, afir­mó el cate­drá­ti­co. En ese sen­ti­do, con­si­de­ró que algu­nos paí­ses alar­dean de ser demo­crá­ti­cos y tener bue­nos sis­te­mas polí­ti­cos; sin embar­go cuan­do se pro­fun­di­za en la gen­te que vota y se com­pa­ra con la pobla­ción, se des­cu­bre que es una facha­da, por­que el ver­da­de­ro nivel de vali­da­ción y legi­ti­ma­ción se logra con la par­ti­ci­pa­ción de la ciu­da­da­nía.
Cuan­do una per­so­na vota, está con­so­li­dan­do ese sis­te­ma polí­ti­co, de ahí que se logre un mode­lo más demo­crá­ti­co en la medi­da en sea mayor la movi­li­za­ción del voto. En Cuba, los altos nive­les de vota­ción duran­te las últi­mas déca­das han demos­tra­do la for­ta­le­za y el com­pro­mi­so de la gen­te con el mode­lo polí­ti­co”, sen­ten­ció el abo­ga­do.
Según datos ofi­cia­les, en todos los comi­cios cele­bra­dos des­de 1976 ha vota­do más del 95 por cien­to de los elec­to­res.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *