Dos varas de medir- M. Efi, Fer­mín y M. José Perez Elex­pe

No hace mucho tiem­po decía­mos los fami­lia­res de Víc­tor Manuel Pérez Elex­pe, ase­si­na­do en Por­tu­ga­le­te el 20 de enero de 1975 por el cabo de la Guar­dia Civil Nar­ci­so San Juan del Rey, que el camino a Estras­bur­go sería peno­so: un camino a reco­rrer en soli­ta­rio y lleno de obs­tácu­los; olvi­da­dos y humi­lla­dos, como otros muchos, por par­te de la Jus­ti­cia espa­ño­la.

Pero lle­ga­re­mos. No lo duda­mos. Lle­ga­re­mos con la con­cien­cia tran­qui­la, por haber defen­di­do la ino­cen­cia de nues­tro her- mano Víc­tor; lle­ga­re­mos con el recuer­do imbo­rra­ble de nues­tro her­mano Igna­cio: «hay que hacer algo», repe­tía una y otra vez; lle­ga­re­mos reco­no­cien­do el tra­ba­jo y tesón de nues­tros padres por hacer jus­ti­cia; lle­ga­re­mos, habien­do ser­vi­do de refe­ren­te a nues­tros hijos e hijas en la lucha por la ver­dad, la jus­ti­cia, el reco­no­ci­mien­to y la repa­ra­ción, en la lucha por la memo­ria de nues­tro her­mano ase­si­na­do.

Lle­ga­re­mos, aun­que no resul­te fácil man­te­ner­se fir­me actual­men­te, en este perio­do de tur­bu­len­cias en todos los ámbi­tos de la vida: polí­ti­co y judi­cial; eco­nó­mi­co, social y cul­tu­ral; tur­bu­len­cias que nos afec­tan a todos has­ta en el ámbi­to fami­liar y per­so- nal, cuyos res­pon­sa­bles pre­ten­den que per­da­mos la espe­ran­za en un mun­do mejor, que renun­cie­mos a nues­tros dere­chos y que clau­di­que­mos.

En estos días de des­es­pe­ran­za y de des­aso­sie­go, han coin­ci­di­do dos hechos que nos afec­tan a los her­ma­nos y fami­lia­res de Víc­tor de mane­ra sin­gu­lar. Dos hechos que refuer­zan el pac­to de olvi­do y de silen­cio hacia las víc­ti­mas del fran­quis­mo sus­cri­to en el tran­si­ción espa­ño­la. Pac­to que per­vi­ve actual­men­te.

Por una par­te, la Direc­ción de Dere­chos Huma­nos del Depar­ta­men­to de Inte­rior del Gobierno Vas­co nos ha remi­ti­do el Decre­to 1072012 de 12 de junio, cono­ci­do como de las víc­ti­mas de abu­sos poli­cia­les, con la infor­ma­ción nece­sa­ria para que soli­ci­te­mos, si lo cree­mos per­ti­nen­te, el reco­no­ci­mien­to de Víc­tor como víc­ti­ma de dichos abu­sos.

El Decre­to, que tan­to cos­tó alum­brar y del que nadie se reco­no­ce padre al cien por cien, con­si­de­ra­do por algu­nos como el ini­cio del camino al reco­no­ci­mien­to, es una copia des­ca­fei­na­da de su borra­dor: ni se va a actuar de ofi­cio para saber y dar a cono­cer la ver­dad de lo suce­di­do ni se va a ayu­dar a con­se­guir­lo; ni se va a rea­li­zar jus­ti­cia ni se va a ayu­dar a rea­li­zar­la. Eso sí, des­pués de tan­to tiem­po oyen­do macha­co­na­men­te que las víc­ti­mas de abu­sos poli­cia­les no nos pode­mos com­pa­rar en dere­chos, ni tan siquie­ra ni éti­ca ni moral­men­te, con las lla­ma­das víc­ti­mas de terro­ris­mo, en la comi­sión ad hoc habrá «Una per­so­na nom­bra­da por la Direc­ción de Aten­ción a las Víc­ti­mas del Terro­ris­mo», que pon­ti­fi­ca­rá sobre quién mere­ce qué.

Des­pués de déca­das de olvi­do, nos pro­po­nen que ini­cie­mos el camino, no sabe­mos a dón­de. En ese decre­to se nos con­si­de­ra víc­ti­mas de segun­da cate­go­ría, sin los mis­mos dere­chos que las víc­ti­mas del terro­ris­mo. Un decre­to en el que se uti­li­za el tér­mino de víc­ti­mas de sufri­mien­tos injus­tos […] en el con­tex­to de la vio­len­cia de moti­va­ción polí­ti­ca para deno­mi­nar eufe­mís­ti­ca­men­te a las víc­ti­mas de los deli­tos de terro­ris­mo de Esta­do come­ti­dos duran­te el fran­quis­mo en el País Vas­co o fue­ra, siem­pre que la víc­ti­ma hubie­se esta­do domi­ci­lia­da en el mis­mo. Es, ade­más de mani­fies­ta­men­te dis­cri­mi­na­to­rio y humi­llan­te, insu­fi­cien­te (el pun­to prin­ci­pal del decre­to es el refe­ren­te a las com­pen­sa­cio­nes eco­nó­mi­cas, sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te meno­res que las otor­ga­das a las víc­ti­mas de terro­ris­mo) y lle­ga muy tar­de en el tiem­po: algu­nas víc­ti­mas ya han muer­to sin ver reco­no­ci­dos sus dere­chos; otros, víc­ti­mas, padres y madres o her­ma­nos y her­ma­nas de las víc­ti­mas de terro­ris­mo de Esta­do, no vemos la luz al final del túnel y se nos pro­po­ne que sea­mos pacien­tes y que no per­da­mos la espe­ran­za, que siga­mos cami­nan­do hacia la Tie­rra Pro­me­ti­da. Que es un pri­mer paso, que habrá otros suce­si­vos. Sí, un pri­mer paso, cor­ti­to, des­pués de tan­tos años. Qui­zá no viva­mos para dar el segun­do paso. Dos varas de medir: una ley para las víc­ti­mas del terro­ris­mo y otra ley para las víc­ti­mas de abu­sos poli­cia­les.

Por otra par­te, unos días más tar­de, hemos teni­do cono­ci­mien­to de la reso­lu­ción des­es­ti­ma­to­ria de la Sec­ción segun­da de la Audien­cia Pro­vin­cial de Biz­kaia del Recur­so de Ape­la­ción pre­sen­ta­do en los juz­ga­dos de Bara­kal­do, don­de soli­ci­tá­ba­mos el reco­no­ci­mien­to de nues­tro her­mano como víc­ti­ma de crí­me­nes de lesa huma­ni­dad, encua­dran­do dichos crí­me­nes den­tro de los actos de terro­ris­mo de Esta­do y de los crí­me­nes de lesa huma­ni­dad come­ti­dos duran­te el fran­quis­mo.

La reso­lu­ción dice que no se ha vul­ne­ra­do el dere­cho a la tute­la judi­cial efec­ti­va, que el hecho denun­cia­do no enca­ja, según el Esta­tu­to de Roma, en nin­guno de los supues­tos de cri­men de lesa huma­ni­dad. Que se tra­ta de un deli­to de ase­si­na­to, que el Códi­go Penal espa­ñol de 1973 cas­ti­ga­ba con 20 años de pri­sión; pero que ya ha pres­cri­to. Es decir, nos dicen que per­da­mos toda espe­ran­za de hacer jus­ti­cia, que el ase­si­na­to que­da­rá impu­ne; que Nar- ciso San Juan y otros muchos nar­ci­sos pue­den cam­par a sus anchas, por­que la jus­ti­cia espa­ño­la los pro­te­ge. Lo pro­te­gió en 1975, cre­yen­do a pies jun­ti­llas su ver­sión y cul­pan­do a nues­tro her­mano de su muer­te. No inves­ti­ga­ron lo suce­di­do aque­lla maña­na ni duran­te las fechas ante­rio­res al ase­si­na­to: el rela­to de Nar­ci­so y de sus cola­bo­ra­do­res es fal­so, de prin­ci­pio a fin; lo pro­te­gió en 1977 no toman­do decla­ra­ción a los tes­ti­gos; lo pro­te­gió duran­te todo el «inci­pien­te perio­do demo­crá­ti­co espa­ñol», ya que no era momen­to de hacer jus­ti­cia; lo sigue pro­te­gien­do hoy en día, adu­cien­do que el deli­to ya ha pres­cri­to casi hace 20 años al no tra­tar­se, según la Audien­cia pro­vin­cial de Biz­kaia, de un deli­to de lesa huma­ni­dad.

Los tri­bu­na­les fran­quis­tas se debían has­ta el año 1978 a las leyes que ema­na­ban de las cor­tes fran­quis­tas. ¿Qué podía­mos espe­rar de aque­llos tri­bu­na­les? ¡Cul­pa­bi­li­za­ción y humi­lla­ción a las víc­ti­mas y loas a los vic­ti­ma­rios! A par­tir de ese año, los tri­bu­na­les cons­ti­tu­cio­na­les se han debi­do y se deben a la Cons­ti­tu­ción espa­ño­la y las leyes que ema­nan del Par­la­men­to espa­ñol, algu­nas de muy dudo­sa cali­dad demo­crá­ti­ca: Ley de Amnis­tía, Ley de Par­ti­dos… ¿Qué pode­mos espe­rar de los tri­bu­na­les actua­les? ¿Humi­lla­ción y enga­ño a las víc­ti­mas y loas a los vic­ti­ma­rios? Los tri­bu­na­les actua­les impi­den juz­gar a los res­pon­sa­bles de los crí­me­nes de terro­ris­mo de Esta­do come­ti­dos duran­te el fran­quis­mo y lle­van al olvi­do a sus víc­ti­mas. Son dos varas de medir: una para las víc­ti­mas de terro­ris­mo de Esta­do; otra para los res­pon­sa­bles de dichos ase­si­na­tos.

No, no esta­mos igua­lan­do a las víc­ti­mas del terro­ris­mo con los vic­ti­ma­rios res­pon­sa­bles del terro­ris­mo de Esta­do. No vamos a pedir que no se reco­noz­can los de- rechos de dichas víc­ti­mas, adu­cien­do que podría supo­ner la legi­ti­ma­ción de los ase­si­na­tos de las víc­ti­mas del fran­quis­mo. Pero tam­po­co vamos acep­tar que nos exi­jan que renun­cie­mos a nues­tros dere­chos, argu­men­tán­do­nos que ello podría supo­ner la legi­ti­ma­ción de los actos de terro­ris­mo y la des­acre­di­ta­ción de las fuer­zas de orden espa­ño­las. No nos pue­den pedir que acep­te­mos estoi­ca­men­te las dos varas de medir, y no lo vamos a hacer.

¿No se dan cuen­ta los y las par­la­men­ta­rias vas­cas que han impul­sa­do este Decre­to de que ello sig­ni­fi­ca­ría dejar impu­nes las accio­nes de los terro­ris­tas de esta­do y los crí­me­nes de lesa huma­ni­dad? ¿No se dan cuen­ta de que la no exi­gen­cia de la ver­dad, la renun­cia a rea­li­zar jus­ti­cia sin demo­ra, sig­ni­fi­ca olvi­dar las accio­nes de dichos terro­ris­tas y coad­yu­var a su impu­ni­dad? Impu­ni­dad de terro­ris­tas, res­pon­sa- bles de crí­me­nes espan­to­sos y horren­dos de terro­ris­mo de esta­do. El peor terro­ris­mo exis­ten­te.

¿No se dan cuen­ta los par­ti­dos, PP y PSOE, y la Jus­ti­cia espa­ño­la de que no anu­lan­do las sen­ten­cias del fran­quis­mo, y de que no juz­gan­do a los cri­mi­na­les, están cola­bo­ran­do en una estra­te­gia humi­llan­te para las víc­ti­mas de terro­ris­mo de Esta­do, con lo que supo­ne de doble vic­ti­mi­za­ción? Insis­ti­mos, el peor terro­ris­mo del que pode­mos hablar.

Por todo esto, por­que nues­tro her­mano es ino­cen­te, por­que fue víc­ti­ma de una estra­te­gia de exter­mi­nio colec­ti­vo de todos aque­llos que no pen­sa­sen como el régi­men, ini­cia­da en el año 1936 y que se exten­dió duran­te más de 40 años; por todo esto vamos a lle­gar a Estras­bur­go, pasan­do por el trá­mi­te del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal espa­ñol, que ya sabe­mos cómo se las gas­ta. ¿Habla­mos de Miguel Her­nán­dez?

No vamos a clau­di­car. No vamos a acep­tar una vara de medir que supon­ga humi­lla­ción y enga­ño para las víc­ti­mas del terro­ris­mo de esta­do y loas y víto­res para sus res­pon­sa­bles. ¿Será Estras­bur­go? ¿O ten­drá que venir la Jus­ti­cia Argen­ti­na a sacar los colo­res a la demo­cra­cia espa­ño­la?

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *