Gali­za-Eus­kal Herria, dos reali­da­des no tan dife­ren­tes ante las urnas- La Haine

Aná­li­sis con­jun­to de La Hai­ne- Gali­za y La Hai­ne-Eus­kal Herria

Cual­quier aná­li­sis media­na­men­te rigu­ro­so de la jor­na­da elec­to­ral que ha tras­cu­rri­do en Vas­con­ga­das, o la CAV si se pre­fie­re y Gali­za desem­bo­ca en la cons­ta­ta­ción del triun­fo de las dere­chas en ambas “comu­ni­da­des” que gus­ta decir a las y los espa­ño­lis­tas. Y deci­mos “comu­ni­da­des” por­que en el caso vas­co, no han sido unas elec­cio­nes rea­li­za­das en la tota­li­dad de la nación vas­ca, sino tan solo en tres de sus sie­te provincias.

Cabría pen­sar que en el caso gale­go el PP ha vis­to refor­za­das sus tesis y polí­ti­cas en las urnas, pero no se pue­de afir­mar tal cosa con tan­ta ale­gría. La abs­ten­ción de nue­vo ha ralla­do altos nive­les, lo que habla del har­taz­go del pue­blo gale­go de un sis­te­ma elec­to­ral que entien­den es un calle­jón sin sali­das que no resuel­ve su día a día. Pero más que triun­fo de las dere­chas, cabría pen­sar en un fra­ca­so de las izquier­das y del nacio­na­lis­mo. Y afir­ma­mos esto, por­que no en vano el PP pese a lograr tres esca­ños más, ha per­di­do miles de votos, votos que no han ido a nin­gu­na par­te, qui­zás por­que nadie los merezca.

El PSOE y el BNG, han com­par­ti­do bata­ca­zo y sus míse­ros resul­ta­dos hablan bien cla­ro de la podre­dum­bre, de dos par­ti­dos que hace años se decan­ta­ron por el jue­go elec­to­ral, abso­lu­ta­men­te lejos de la calle y de las preo­cu­pa­cio­nes ciu­da­da­nas. AGE, el expe­ri­men­to ins­pi­ra­do en la expe­rien­cia grie­ga de Sri­za, pese a haber entra­do en el par­la­men­to gale­go con 7 dipu­tados no ha cubier­to obje­ti­vos y que­da lejos de los resul­ta­dos espe­ra­dos. Con una cri­sis capi­ta­lis­ta galo­pan­te y con la evi­den­cia de la nece­si­dad de una Gali­za sobe­ra­na y de izquier­das, mez­clar social­de­mó­cra­tas con supues­tos revo­lu­cio­na­rios, esta­ta­lis­tas con sobe­ra­nis­tas y fede­ra­lis­tas ha dado como resul­ta­do una fal­ta de refe­ren­cia en amplios sec­to­res de la socie­dad gale­ga, que no se han vis­to repre­sen­ta­dos por esta izquier­da de laboratorio.

En una Gali­za mini­fun­dis­ta, con mucha pre­sen­cia aún del caci­que y des­en­can­ta­da del jue­go demo­crá­ti­co, en estas con­di­cio­nes esta­ba can­ta­da la vic­to­ria de la dere­cha, pese a haber per­di­do muchí­si­mos miles de votos. Más que un triun­fo de la dere­cha es una derro­ta de la izquier­da y del sobe­ra­nis­mo “mode­ra­do”, que una y otra vez, dejan a la dere­cha ganar a pla­cer. El PP amplia su mayo­ría abso­lu­ta y sobre todo se amplia el des­en­ga­ño de mucha gen­te en Gali­za con el actual sta­tus polí­ti­co. La abs­ten­ción habla por sí sólo.

Refe­rir­nos a vas­con­ga­das o la CAV es refe­rir­nos a otro triun­fo de la dere­cha, des­gra­cia­da­men­te. Y es que quien pien­se que la dere­cha tan sólo es el PP, se enga­ña a sí mismo.

El PNV ha logra­do una vic­to­ria amplia que ni ellos mis­mo se lo creían hace ape­nas dos días. Un PNV que no se ha cor­ta­do en afir­mar que no pien­sa divor­ciar­se de Espa­ña y que apli­ca­rá polí­ti­cas libe­ra­les y anti­po­pu­la­res des­de Aju­ria Enea. Las decla­ra­cio­nes de Urku­llu en el caso del TAV o el Puer­to de Pasaia, así lo demuestran.

Y es en esta cri­sis capi­ta­lis­ta don­de el PNV ha logra­do esos resul­ta­dos tan amplios, en una socie­dad que tam­bién se ha abs­te­ni­do en un núme­ro con­si­de­ra­ble de per­so­nas. Como vemos la reali­dad gale­ga y vas­ca no son tan dife­ren­tes y es que el PNV y el PP no son muy dife­ren­tes en polí­ti­cas anti popu­la­res y de derechas.

EH Bil­du si bien ha logra­do unos bue­nos resul­ta­dos no han lle­ga­do a lo espe­ra­do y exis­ten varios ele­men­tos ana­li­zar seria­men­te como son los resul­ta­dos en Gipuz­koa, Donos­tia y deter­mi­na­das pobla­cio­nes impor­tan­tes vascas.

Qui­zás sea el momen­to de que los movi­mien­tos popu­la­res se pon­gan las pilas y empie­cen a rea­li­zar un tra­ba­jo coti­diano de con­cien­cia­ción anti capi­ta­lis­ta, eco­lo­gis­ta, anti-TAV y muchos etcé­te­ras por­que la reali­dad sobre todo la cam­bia el tra­ba­jo de las per­so­nas que se orga­ni­zan en los movi­mien­tos popu­la­res que para poner un ejem­plo prác­ti­co, logra­ron cerrar Lemoiz.

El espa­ño­lis­mo se ha dado un monu­men­tal bata­ca­zo, que no es tan­to, por­que se pre­vé un gobierno PNV-PSOE que afir­ma­rá el poder espa­ñol duran­te mas años al esti­lo de los gobier­nos de Ardan­za, tan año­ra­dos por el PNV más prag­má­ti­co. No esta pues en peli­gro, el sta­tus espa­ñol en la CAV que tam­bién va a ser gober­na­da por una dere­cha conservadora.

Quien pien­se que Gali­za y Eus­ka­di son muy dife­ren­tes, se enga­ña. En ambas reali­da­des cam­pa a sus anchas la dere­cha, ya sea cen­tra­lis­ta o auto­no­mis­ta, pero dere­cha. El tra­ba­jo para los orga­nis­mos popu­la­res en ambas reali­da­des en gigan­tes­co y des­de maña­na, es obvio la nece­si­dad de afrontarlo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *