Fidel Cas­tro está ago­ni­zan­do- Fidel Cas­tro

Bas­tó un men­sa­je a los gra­dua­dos del pri­mer cur­so del Ins­ti­tu­to de Cien­cias Médi­cas “Vic­to­ria de Girón”, para que el galli­ne­ro de pro­pa­gan­da impe­ria­lis­ta se albo­ro­ta­ra y las agen­cias infor­ma­ti­vas se lan­za­ran vora­ces tras la men­ti­ra. No solo eso, sino que en sus des­pa­chos cable­grá­fi­cos le aña­die­ron al pacien­te las más insó­li­tas estu­pi­de­ces.

El perió­di­co ABC de Espa­ña, publi­có que un médi­co vene­zo­lano que radi­ca no se sabe don­de, reve­ló que Cas­tro había sufri­do una embo­lia masi­va en la arte­ria cere­bral dere­cha, “pue­do decir que no vamos a vol­ver­lo a ver públi­ca­men­te”. El pre­sun­to médi­co, que si lo es aban­do­na­ría pri­me­ro a sus pro­pios com­pa­trio­tas, cali­fi­có el esta­do de salud de Cas­tro como “muy cer­cano al esta­do neu­ro­ve­ge­tal”.

Aun­que muchas per­so­nas en el mun­do son enga­ña­das por los órga­nos de infor­ma­ción, casi todos en manos de los pri­vi­le­gia­dos y ricos, que publi­can estas estu­pi­de­ces, los pue­blos creen cada vez menos en ellas. A nadie le gus­ta que lo enga­ñen; has­ta el más inco­rre­gi­ble men­ti­ro­so, espe­ra que le digan la ver­dad. Todo el mun­do cre­yó, en abril de 1961, las noti­cias publi­ca­das por las agen­cias cable­grá­fi­cas acer­ca de que los inva­so­res mer­ce­na­rios de Girón o Bahía de Cochi­nos, como se le quie­ra lla­mar, esta­ban lle­gan­do a La Haba­na, cuan­do en reali­dad algu­nos de ellos tra­ta­ban infruc­tuo­sa­men­te de lle­gar en botes a las naves de gue­rra yan­kis que los escol­ta­ban.

Los pue­blos apren­den y la resis­ten­cia cre­ce fren­te a las cri­sis del capi­ta­lis­mo que se repi­ten cada vez con mayor fre­cuen­cia; nin­gu­na men­ti­ra, repre­sión o nue­vas armas, podrán impe­dir el derrum­be de un sis­te­ma de pro­duc­ción cre­cien­te­men­te des­igual e injus­to.

Hace pocos días, muy pró­xi­mo al 50 ani­ver­sa­rio de la “Cri­sis de Octu­bre”, las agen­cias seña­la­ron a tres cul­pa­bles: Ken­nedy, recién lle­ga­do a la jefa­tu­ra del impe­rio, Jrus­chov y Cas­tro. Cuba nada tuvo que ver con el arma nuclear, ni con la matan­za inne­ce­sa­ria de Hiroshi­ma y Naga­sa­ki per­pe­tra­da por el pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos Harry S. Tru­man, esta­ble­cien­do la tira­nía de las armas nuclea­res. Cuba defen­día su dere­cho a la inde­pen­den­cia y a la jus­ti­cia social.
Cuan­do acep­ta­mos la ayu­da sovié­ti­ca en armas, petró­leo, ali­men­tos y otros recur­sos, fue para defen­der­nos de los pla­nes yan­kis de inva­dir nues­tra Patria, some­ti­da a una sucia y san­grien­ta gue­rra que ese país capi­ta­lis­ta nos impu­so des­de los pri­me­ros meses, y cos­tó miles de vidas y muti­la­dos cuba­nos.

Cuan­do Jrus­chov nos pro­pu­so ins­ta­lar pro­yec­ti­les de alcan­ce medio simi­la­res a los que Esta­dos Uni­dos tenía en Tur­quía —más cer­ca toda­vía de la URSS que Cuba de Esta­dos Uni­dos — , como una nece­si­dad soli­da­ria, Cuba no vaci­ló en acce­der a tal ries­go. Nues­tra con­duc­ta fue éti­ca­men­te inta­cha­ble. Nun­ca pedi­re­mos excu­sa a nadie por lo que hici­mos. Lo cier­to es que ha trans­cu­rri­do medio siglo, y aun esta­mos aquí con la fren­te en alto.

Me gus­ta escri­bir y escri­bo; me gus­ta estu­diar y estu­dio. Hay muchas tareas en el área de los cono­ci­mien­tos. Nun­ca las cien­cias, por ejem­plo, avan­za­ron a tan asom­bro­sa velo­ci­dad.

Dejé de publi­car Refle­xio­nes por­que cier­ta­men­te no es mi papel ocu­par las pági­nas de nues­tra pren­sa, con­sa­gra­da a otras tareas que requie­re el país.
¡Aves de mal agüe­ro! No recuer­do siquie­ra qué es un dolor de cabe­za. Como cons­tan­cia de cuan men­ti­ro­sos son, les obse­quio las fotos que acom­pa­ñan este artícu­lo.

Fidel Cas­tro Ruz
Octu­bre 21 de 2012
10 y 12 a.m.

Fidel Castro. Foto: Alex CastroFidel Cas­tro. Foto: Alex Cas­tro
Fidel Castro. Foto: Alex CastroFidel Cas­tro. Foto: Alex Cas­tro
Fidel Castro. Foto: Alex CastroFidel Cas­tro. Foto: Alex Cas­tro

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *