Más allá del 7 de octu­bre- Rei­nal­do Iturriza

Casi cator­ce años des­pués de su pri­me­ra vic­to­ria elec­to­ral, Chá­vez ha sido reelec­to con 10,91 pun­tos por­cen­tua­les de dife­ren­cia, lo que equi­va­le a 1 millón 611 mil 259 votos de ven­ta­ja, en unas elec­cio­nes en las que se ha roto el récord de par­ti­ci­pa­ción: 80,63 por cien­to. Ade­más, el cha­vis­mo resul­tó vic­to­rio­so en 22 de 24 esta­dos, si con­ta­mos Dis­tri­to Capital.

Todo esto a pesar de que, como escri­bie­ra el colom­biano William Ospi­na para El Espec­ta­dor el mis­mo día de la vota­ción, “nadie tuvo como Chá­vez una opo­si­ción tan per­sis­ten­te y tan orques­ta­da de gran­des pode­res polí­ti­cos y mediá­ti­cos en todo el con­ti­nen­te”. Un par de días des­pués, en The Guar­dian, el perio­dis­ta y escri­tor bri­tá­ni­co Seu­mas Mil­ne cata­lo­ga­ba a Chá­vez como “el líder de izquier­da radi­cal más exi­to­so elec­to­ral­men­te de la historia”.

Se dice rápi­do, pero se asi­mi­la len­ta­men­te. De a ratos pare­cie­ra indis­pen­sa­ble una cier­ta dis­tan­cia para inten­tar medir la mag­ni­tud de lo logra­do el 7‑O: su enor­me reper­cu­sión polí­ti­ca, his­tó­ri­ca y global.

Nun­ca está de más la adver­ten­cia, que prác­ti­ca­men­te se ha con­ver­ti­do en una obli­ga­ción: no pode­mos per­mi­tir­nos ceder a la ten­ta­ción del triun­fa­lis­mo. De hecho, y con­tra­rio a lo que podría pen­sar­se, el triun­fa­lis­mo de nues­tra buro­cra­cia polí­ti­ca, que ha ter­mi­na­do con­vir­tién­do­se en una de sus mar­cas de fábri­ca, ven­dría sien­do una de esas cir­cuns­tan­cias que nos impi­den eva­luar correc­ta­men­te las impli­ca­cio­nes de un acon­te­ci­mien­to como el del 7‑O: en gene­ral su afán por la encues­to­lo­gía, y en par­ti­cu­lar el dog­ma de fe según el cual era fac­ti­ble una aplas­tan­te vic­to­ria del cha­vis­mo, de 9 millo­nes de votos con­tra 5 de la opo­si­ción, lo que por supues­to estu­vo lejos de suce­der. Infla­das las expec­ta­ti­vas (¡el anti­cha­vis­mo venía de supe­rar los 5 millo­nes de votos en 2010!), ensan­cha­da la bre­cha de mane­ra arbi­tra­ria y arti­fi­cial, cual­quie­ra podría inter­pre­tar los resul­ta­dos como una amar­ga victoria.

Otras cir­cuns­tan­cias podrían inci­dir igual­men­te: entre otras, todo el esfuer­zo que, natu­ral­men­te, hace el anti­cha­vis­mo para des­va­lo­ri­zar, rela­ti­vi­zar y en menor medi­da des­co­no­cer el triun­fo del cha­vis­mo, con denun­cias de ven­ta­jis­mo ofi­cial, recla­mos de reco­no­ci­mien­to de “la otra mitad del país”, etc.; lue­go, la cer­ca­nía de las elec­cio­nes regio­na­les, lo que exi­gi­ría de noso­tros aban­do­nar cual­quier pre­ten­sión de aná­li­sis, por­que la dis­ci­pli­na nos deman­da­ría el cum­pli­mien­to de nue­vas tareas, etc.

Sobre las reac­cio­nes de una par­te del anti­cha­vis­mo fren­te a los resul­ta­dos del 7‑O, y a pro­pó­si­to del empe­ño que, a mi jui­cio, su base social ten­dría que poner en la inter­pe­la­ción de su cla­se polí­ti­ca, ya he escri­to algu­nas líneas, y no ten­go inten­cio­nes de ahon­dar en el tema.

Es momen­to de con­cen­trar­nos en las cir­cuns­tan­cias que nos ata­ñen direc­ta­men­te. Para orde­nar mejor las ideas, tal vez lo más ade­cua­do sea puntualizar:

1. Nues­tra buro­cra­cia polí­ti­ca no con­si­de­ró nece­sa­rio ofre­cer algún balan­ce míni­ma­men­te rigu­ro­so sobre expec­ta­ti­vas y logros. Según el dis­cur­so ofi­cial, todo pare­ce haber resul­ta­do según lo pla­nea­do. El “cli­ma de opi­nión” es más o menos el siguien­te: sólo un agua­fies­tas pide balan­ces y cuen­tas el día des­pués de la vic­to­ria. Pues bien: fren­te a esto, con­si­de­ro que nues­tra posi­ción ten­dría que ser dejar de espe­rar balan­ces y cuen­tas del par­ti­do. Haga­mos y dis­cu­ta­mos nues­tros pro­pios balan­ces colec­ti­va­men­te y en todas par­tes. Hay que hacer todo lo posi­ble por­que nues­tras dis­cu­sio­nes dejen de girar en torno a lo que hace o deja de hacer el par­ti­do real­men­te exis­ten­te, con toda la tris­te­za que supo­nen estas dis­cu­sio­nes inter­mi­na­bles, ago­ta­do­ras y que no con­du­cen a nada. No se tra­ta siquie­ra de dese­char la figu­ra del par­ti­do, y de nin­gu­na mane­ra estoy sugi­rien­do que debe­mos pres­cin­dir de la maqui­na­ria elec­to­ral. Lo que me pare­ce uno de los sig­nos del actual momen­to es que la polí­ti­ca está dis­cu­rrien­do por otra par­te, a tal pun­to que el cha­vis­mo ha logra­do reele­gir a Chá­vez de mane­ra cate­gó­ri­ca, sin dejar lugar a dudas, no gra­cias a, sino a pesar de una cla­se polí­ti­ca cha­vis­ta que luce sobre­pa­sa­da por las cir­cuns­tan­cias, que no deja de pro­du­cir males­tar, cuan­do no el recha­zo abier­to de la mayor par­te de la base social de apo­yo a la revolución.

2. A eso me refie­ro cuan­do hablo de reto­mar la crí­ti­ca de la “repre­sen­ta­ción”, que no es nece­sa­ria­men­te la crí­ti­ca de la for­ma par­ti­do, sino de una lógi­ca polí­ti­ca exclu­yen­te, anti-demo­crá­ti­ca, apa­ra­te­ra, que pro­ce­de “cap­tu­ran­do” y pre­ten­dien­do amaes­trar la rebel­día popu­lar, para poner­la al ser­vi­cio de jefe­ci­llos o gru­pos que se dispu­tan cuo­tas de poder. Reto­mar esta crí­ti­ca es vol­ver sobre una de las ideas-fuer­za cen­tra­les de la revo­lu­ción boli­va­ria­na, y pasa por revi­sar el fun­cio­na­mien­to de los con­se­jos comu­na­les, por ejem­plo. Sin crí­ti­ca radi­cal de la “repre­sen­ta­ción” no hay Esta­do Comu­nal que valga.

3. Si el cha­vis­mo ha logra­do impo­ner­se, lo ha hecho a cos­ta de esta lógi­ca de la “repre­sen­ta­ción”. ¿Cómo se orga­ni­za? ¿Cómo se des­pla­za en el terri­to­rio? ¿Cómo se engra­na con la maqui­na­ria? ¿Cómo lidia con los jefe­ci­llos y los gru­pos? ¿Cómo pro­du­ce sus for­mas de auto­ri­dad? ¿Cómo cede y cómo arre­ba­ta? ¿Cómo es que actúa como mili­tan­te del par­ti­do, cuan­do lo hace, pero al mis­mo tiem­po como algo más? Estas son algu­nas de las pre­gun­tas que ten­dría­mos que estar hacién­do­nos, en lugar de seguir per­dien­do el tiem­po en denun­ciar la cua­dra­tu­ra del círculo.

4. Nun­ca fue tan inú­til la figu­ra del “inte­lec­tual” que recla­ma su dere­cho a exi­gir la “demo­cra­ti­za­ción” del par­ti­do, y que debe su capi­tal polí­ti­co, su “pres­ti­gio”, al ejer­ci­cio de esta “crí­ti­ca”. Nues­tra inte­li­gen­cia ten­dría que estar pues­ta al ser­vi­cio de la polí­ti­ca que dis­cu­rre más allá de los partidos.

5. Entre quie­nes han vota­do por Chá­vez, 6 millo­nes 353 mil 802 per­so­nas lo han hecho por la tar­je­ta del PSUV. 1 millón 793 mil 895 per­so­nas por alguno de los 11 par­ti­dos mino­ri­ta­rios. De los pri­me­ros 6 millo­nes y tan­to, ¿cuán­tos vota­ron por el par­ti­do y cuán­tos por el par­ti­do de Chá­vez? Con res­pec­to a los segun­dos, y por ejem­plo, ¿pue­de el Par­ti­do Comu­nis­ta de Vene­zue­la pre­su­mir de sus 487 mil 387 votos, y con­cluir que tal cau­dal elec­to­ral obe­de­ce a la vigen­cia his­tó­ri­ca o la auda­cia de sus líneas polí­ti­cas? Más allá del “uso” que la cla­se polí­ti­ca hace de los votos obte­ni­dos por las tar­je­tas que los iden­ti­fi­can, están los suje­tos, lo que ellos desean, lo que Chá­vez sig­ni­fi­ca para ellos.

6. El des­con­ten­to ori­gi­na­do por algu­nas de las can­di­da­tu­ras para gober­na­cio­nes es otra expre­sión del mis­mo ago­ta­mien­to de la cla­se polí­ti­ca cha­vis­ta. Esto no impli­ca menos­pre­ciar el des­con­ten­to, sino dar­le su jus­to lugar. Tene­mos que inda­gar en las cau­sas de ese ago­ta­mien­to. Para com­ba­tir esta lógi­ca polí­ti­ca exclu­yen­te, anti-demo­crá­ti­ca, tene­mos que ser capa­ces de cono­cer­la e iden­ti­fi­car­la. Es decir, crear las con­di­cio­nes para no repro­du­cir­la. Una lógi­ca son prác­ti­cas con­cre­tas. Hay que develarlas.

7. Otra for­ma de enun­ciar el mis­mo fenó­meno de ago­ta­mien­to de la cla­se polí­ti­ca cha­vis­ta: el “ofi­cia­lis­mo” se sien­te muy cómo­do “repre­sen­tan­do” al pue­blo cha­vis­ta, redu­cién­do­lo a “bene­fi­cia­rio”. Bue­na par­te del pue­blo cha­vis­ta no es capaz de reco­no­cer­se en el “ofi­cia­lis­mo”, cuyas prác­ti­cas le pro­du­cen algo pare­ci­do a la urti­ca­ria. No es nin­gún impas­se. Es decir, no se tra­ta de un pun­to muer­to o de un calle­jón sin sali­da. La situa­ción no está para inter­pre­ta­cio­nes fata­lis­tas. Muy al con­tra­rio, este des­en­cuen­tro habla de la vita­li­dad del pro­ce­so boli­va­riano, y nos indi­ca a las cla­ras que nos encon­tra­mos en una encru­ci­ja­da. Depen­de de noso­tros, de cada uno de noso­tros, el camino que habre­mos de seguir.

8. Par­te del anti­cha­vis­mo pre­fie­re con­for­mar­se con la idea de que Chá­vez triun­fa elec­to­ral­men­te por­que “com­pra” o “mani­pu­la” la volun­tad del pue­blo cha­vis­ta median­te las Misio­nes. Mucho se ha cues­tio­na­do esto des­de el cha­vis­mo. Sin embar­go, eso es exac­ta­men­te lo que pien­sa el “ofi­cia­lis­mo”. Una com­pa­ñe­ra nos rela­ta­ba que en algún momen­to duran­te el día de las elec­cio­nes, en el lugar don­de se encon­tra­ba des­ta­ca­da, corrió como la pól­vo­ra el rumor de que los már­ge­nes de vota­ción se habían estre­cha­do. Acto segui­do, los mis­mos “com­pa­trio­tas” que minu­tos antes exal­ta­ban la par­ti­ci­pa­ción popu­lar, comen­za­ron a des­po­tri­car con­tra el pue­blo “mala­gra­de­ci­do” que no había sali­do a votar “a pesar de todo lo que hace­mos por ellos”, “a pesar de todo lo que este gobierno les ha dado”. Esto es lo que suce­de cuan­do “ges­tio­na­li­za­mos” la polí­ti­ca. Éste es qui­zá el prin­ci­pal peli­gro que entra­ña el énfa­sis pues­to en el tema de la “ges­tión”, a saber: la repro­duc­ción de una lógi­ca según la cual el pue­blo cha­vis­ta es “bene­fi­cia­rio” y no suje­to político.

9. ¿Quié­nes con­for­man ese uni­ver­so de 8 millo­nes 147 mil 697 per­so­nas que vota­ron por la reelec­ción de Chá­vez? ¿Cuán­tas de ellas tuvie­ron que pade­cer los años más infa­mes de la vie­ja par­ti­do­cra­cia? ¿Cuán­tas han cre­ci­do en revo­lu­ción? ¿Cuán­tas de las 6 millo­nes 536 mil 438 per­so­nas que vota­ron por Capri­les Radons­ki apo­ya­ron algu­na vez el pro­ce­so boli­va­riano? ¿Aca­so nues­tros esque­mas inter­pre­ta­ti­vos nos alcan­zan para res­pon­der­nos éstas y otras pre­gun­tas? ¿Serán los más ade­cua­dos? Sos­pe­cho que no. Sos­pe­cho que el país flu­ye a rau­da­les fren­te a nues­tros ojos, mutan­do, trans­for­mán­do­se, rein­ven­tán­do­se, y noso­tros aquí, toda­vía pen­san­do que aca­ba­mos, sim­ple­men­te, de ganar una elec­ción, y deci­dien­do si el áni­mo nos alcan­za para votar en diciembre.

10. De a ratos pare­cie­ra indis­pen­sa­ble una cier­ta dis­tan­cia para inten­tar medir la mag­ni­tud de lo logra­do el 7‑O. Pero para medir la fuer­za con la que vibra el país des­pués del 7‑O, no hace fal­ta guar­dar dis­tan­cia, sino redu­cir­la a cero. Zam­bu­llir­se. Para lo cual podría ayu­dar ali­ge­rar­se de ropas pre­via­men­te, que aquí quie­re decir: ali­ge­rar­se de pre­jui­cios y de vie­jos esquemas.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *