[Fotos] Libia, ni olvi­do, ni per­dón- Difu­sión Rebelde

Hoy hace un año (20−10−2011) del bru­tal lin­cha­mien­to y ase­si­na­to (y vili­pen­dio has­ta la sacie­dad de su cadá­ver) del Coro­nel Kadha­fi, a manos de mer­ce­na­rios de la OTAN. Con este mag­ni­ci­dio fue tam­bién ase­si­na­da la revo­lu­ción libia, la Jamahi­ri­ya, que había obte­ni­do éxi­tos tan sig­ni­fi­ca­ti­vos que un mes antes del famo­so «pasi­llo aéreo», el gobierno libio había sido feli­ci­ta­do por la ONU por sus impor­tan­tes logros sociales.

Des­de enton­ces acá, Libia anda sumi­da en un caos, des­apa­re­ci­da como esta­do, inva­di­da por miles de mer­ce­na­rios extran­je­ros dedi­ca­dos a una terri­ble caza de bru­jas, en la que las tor­tu­ras y ase­si­na­tos están a la orden del día, y en don­de has­ta los miem­bros del gobierno impues­to tie­nen la nacio­na­li­dad esta­dou­ni­den­se. Gran par­te de ellos, inclu­so, viven en los EE.UU.. En Libia ondea la ban­de­ra de Al Qae­da y el pseu­do­go­bierno ha implan­ta­do la sha­ria. El pro­pio pre­si­den­te del Par­la­men­to libio es nor­te­ame­ri­cano, lo que pare­ce ser un caso úni­co en la his­to­ria. El país que fue­se rico, y con el mayor índi­ce de desa­rro­llo humano de toda Áfri­ca hoy es un mon­tón de escom­bros, con sus ban­cos, su petro­leo y sus recur­sos hídri­cos saquea­dos; y sus hos­pi­ta­les, escue­las, puer­tos, redes de abas­te­ci­mien­to de agua, reba­ños, cul­ti­vos, etc., des­tro­za­dos por los bom­bar­deos de la OTAN.

Mien­tras esto escri­bo, el Pre­si­den­te del Con­se­jo Tri­bal Libio (es decir, el úni­co repre­sen­tan­te legí­ti­mo de ese país) se ha diri­gi­do a Ojos para la Paz pidien­do luz y taquí­gra­fos ‑lo que con hon­ro­sas excep­cio­nes se le nie­ga por los medios de comu­ni­ca­ción occi­den­ta­les- para poder infor­mar del cer­co a Beni Walit, y del bom­bar­deo con gas sarín, que vie­nen pade­cien­do ‑y pro­ba­ble­men­te tam­bién con fósforo‑, ter­mi­nan­te­men­te prohi­bi­dos por la Con­ven­ción de Gine­bra, pero emplea­dos gene­ro­sa­men­te en el exter­mi­nio de la tri­bu de los War­fa­la. Como reco­men­da­ra el gene­ral espa­ñol Enri­que Aya­la: «a las tri­bus ‑que no se rin­den- hay que con­ven­cer­las política…o mili­tar­men­te». Los hos­pi­ta­les están reple­tos de enfer­mos y muer­tos sin que nadie mue­va un dedo por esta ciu­dad pre­via­men­te mar­ca­da en la lis­ta negra de la auto­de­no­mi­na­da «Comu­ni­dad Inter­na­cio­nal». Las fotos son espe­luz­nan­tes. Nece­si­tan urgen­te­men­te médi­cos y medicamentos.

Kadha­fi ‑como todos los gober­nan­tes de pai­ses petro­lí­fe­ros que no se doble­ga­ron a las impo­si­cio­nes de Occi­den­te- tuvo una per­ma­nen­te cam­pa­ña mediá­ti­ca en su con­tra. Inclu­so la CIA orques­tó un aten­ta­do que impu­tó a Libia (otro Mai­ne), el de Loc­ker­bie , según nume­ro­sas pruebas.

Así, perio­dis­tas esco­ce­ses reve­la­ron que el aten­ta­do de Loc­ker­bie, en 1988, en el que esta­lló sobre el cie­lo de esta loca­li­dad esco­ce­sa un avión de la Pan Ame­ri­can, fue pre­pa­ra­do en EE.UU. por agen­tes de la CIA. Tras lar­gas inves­ti­ga­cio­nes se decla­ró cul­pa­ble del aten­ta­do al ciu­da­dano libio Abdel­ba­set Ali Moha­med al Megrahi, con­de­na­do en Esco­cia a cade­na per­pe­tua y libe­ra­do por una enfer­me­dad gra­ve que padecía.Recientemente se supo que duran­te el jui­cio de este caso quie­nes tes­ti­fi­ca­ron con­tra el acu­sa­do habían sido sobornados.

La perio­dis­ta esco­ce­sa Lucy Adams des­cu­brió hechos impac­tan­tes que se ocul­ta­ron cui­da­do­sa­men­te: «Resul­ta que el Depar­ta­men­to de Jus­ti­cia de EE. UU. pagó una gran can­ti­dad de dine­ro a los prin­ci­pa­les tes­ti­gos de la acu­sa­ción, Paul Gau­ci y Tony Gau­ci. El últi­mo es el due­ño de una tien­da en Mal­ta, que dijo que Megrahi com­pró ropa que pos­te­rior­men­te fue encon­tra­da en la male­ta don­de se halla­ba la bom­ba. Esta fue la decla­ra­ción cla­ve con­tra el acu­sa­do libio. Y aho­ra sabe­mos que Anthony Gau­ci antes del jui­cio nece­si­ta­ba dine­ro deses­pe­ra­da­men­te, por lo que reci­bió cer­ca de dos millo­nes de dóla­res del Depar­ta­men­to de Jus­ti­cia nor­te­ame­ri­cano des­pués de haber hecho su decla­ra­ción», dijo en un comu­ni­ca­do la periodista.

«La reali­dad es que la Jamahi­ri­ya Ára­be de Libia siem­pre negó haber sido res­pon­sa­ble del aten­ta­do, esti­man­do que esta­ba sien­do obje­to de un chan­ta­je de las gran­des poten­cias occi­den­ta­les, pero acep­tó pagar una indem­ni­za­ción a las víc­ti­mas, de 2.700 millo­nes de dóla­res, a cam­bio del levan­ta­mien­to de las san­cio­nes eco­nó­mi­cas que las poten­cias habían decre­ta­do con­tra ella. Kadha­fi cre­yó que si resol­vía a toda cos­ta los dife­ren­tes liti­gios exis­ten­tes entre Esta­dos Uni­dos y su país, podía lle­gar a dete­ner los pre­pa­ra­ti­vos de gue­rra de la OTAN. La his­to­ria aca­bó demos­tran­do que su cálcu­lo era erró­neo, y demos­tró tam­bién que a la OTAN no le fal­ta ima­gi­na­ción cuan­do se tra­ta de inven­tar nue­vos pre­tex­tos para jus­ti­fi­car las gue­rras que ya tie­ne pla­ni­fi­ca­das de antemano».

En un céle­bre docu­men­tal titu­la­do The Mal­te­se Dou­ble Cross-Loc­ker­bie, el perio­dis­ta esta­dou­ni­den­se Allan Fran­co­vich demues­tra tam­bién que el famo­so aten­ta­do fue per­pe­tra­do en reali­dad por un agen­te de Esta­dos Unidos.

Libia era un polo de pros­pe­ri­dad, con la mayor ren­ta per cápi­ta e índi­ce de desa­rro­llo humano de toda Áfri­ca, según el PNUD: niños esco­la­ri­za­dos, mayor espe­ran­za de vida (78 años), repar­to de las ren­tas del petró­leo, aten­ción sani­ta­ria de alto nivel, uni­ver­sal y gra­tui­ta, prés­ta­mos sin inte­rés, red de abas­te­ci­mien­to de agua que abar­ca­ba todo el país y que logró la plan­ta­ción de millo­nes de árbo­les y la crea­ción de exten­sas zonas de cul­ti­vo en el desier­to, vivien­da reco­no­ci­da como un dere­cho cons­ti­tu­cio­nal, pleno empleo mas 2.5 millo­nes de pues­tos de tra­ba­jo para inmi­gran­tes, etc. El gobierno libio había pro­por­cio­na­do a sus habi­tan­tes logros no alcan­za­dos por la mayor par­te de los pai­ses europeos.

Hoy Libia es una rui­na, que llo­ra a sus 75.000 muer­tos, don­de los libios han per­di­do el petró­leo, las reser­vas de oro del Ban­co Cen­tral y los depó­si­tos ban­ca­rios, de 200.000.000.000 de dóla­res (lo pri­me­ro que roba­ron los USA), las pen­sio­nes, los tra­ta­mien­tos médi­cos, las becas, el empleo… Todo lo que tenían. Ade­más se ha implan­ta­do el apartheid y la pobla­ción de color ‑inmi­gran­tes prin­ci­pal­men­te- son per­se­gui­dos a muerte.

Mag­ní­fi­ca la labor de la auto­de­no­mi­na­da «Comu­ni­dad Inter­na­cio­nal» (que tan­to aplau­de, por cier­to, a esas monar­quías feu­da­les que aún man­tie­nen la escla­vi­tud). Hay que feli­ci­tar Oba­ma y a la U.E. por la obten­ción de los pre­mios Nobel de la Paz. Qué ironía.

¿Que hicie­ron los libios para mere­cer esto? Defen­der su inde­pen­den­cia, tra­tar de mplan­tar su pro­pia mone­da, y tener unas impor­tan­tes reser­vas de dine­ro, de oro, de petró­leo y guas fósi­les, codi­cia­das por unos paí­ses sin escrú­pu­los, que actúan como una peli­gro­sa ban­da dedi­ca­da al terror y al pilla­je, con la OTAN a su ser­vi­cio. Y a Espa­ña (es decir, no a spa­ña sino a un con­glo­me­ra­do de empre­sas que dicen ser espa­ño­las) le han adju­di­ca­do las obras del AVE La Meca-Medi­na, como pre­mio por sumar­se a la matan­za de libios. Unas obras que, como toda Libia, cho­rrean sangre.

Cádiz, 20 de octu­bre de 2012

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *