El segun­do alien­to de la izquier­da radi­cal y la cues­tión del refor­mis­mo- Alex Callinicos

Así como el cre­ci­mien­to de la dere­cha fas­cis­ta y popu­lis­ta. El resur­gi­mien­to de la izquier­da radi­cal es de hecho el fac­tor nue­vo de la situa­ción y, por lo tan­to, requie­re pres­tar­le una aten­ción espe­cial. Re-sur­gi­mien­to: entre fina­les de 1990 y media­dos de la déca­da del 2000, sur­gie­ron en Euro­pa una serie de for­ma­cio­nes de izquier­da radi­cal dis­pues­tas a desa­fiar el social-libe­ra­lis­mo de la social-demo­cra­cia domi­nan­te. Pero, cuan­do los movi­mien­tos con­tra la glo­ba­li­za­ción neo­li­be­ral y la gue­rra con­tra el terro­ris­mo comen­za­ron a debi­li­tar­se alre­de­dor del 2005, muchas de estas for­ma­cio­nes sufrie­ron impor­tan­tes reve­ses, muchas veces auto-infligidos.

Aho­ra pare­cen estar dis­fru­tan­do de un segun­do alien­to. El pro­ce­so no es uni­for­me. Die Lin­ke, que en los últi­mos años ha sido pro­ba­ble­men­te el par­ti­do más des­ta­ca­do de la izquier­da radi­cal en Euro­pa, sufrió un serio revés en las elec­cio­nes de Rena­nia del Nor­te-West­fa­lia a fina­les de mayo, cuan­do per­dió todos sus esca­ños. Rifon­da­zio­ne Comu­nis­ta ha que­da­do redu­ci­da a una fuer­za mar­gi­nal en Ita­lia des­de su par­ti­ci­pa­ción en el desas­tro­so gobierno de cen­tro-izquier­da de 2004 – 6. Dos de las for­ma­cio­nes más anti­guas, el Blo­que de Izquier­da en Por­tu­gal y la Alian­za Roji-Ver­de en Dina­mar­ca, siguen sien­do juga­do­res impor­tan­tes, aun­que el Blo­que de Izquier­da vio redu­ci­do a la mitad su repre­sen­ta­ción par­la­men­ta­ria en las elec­cio­nes gene­ra­les del año pasa­do. Y, en Gran Bre­ta­ña, la asom­bro­sa vic­to­ria de Geor­ge Gallo­way en las elec­cio­nes Brad­ford West a fina­les de mar­zo devol­vió de mane­ra sona­da a Res­pect al juego.

Los nue­vos corre­do­res de cabe­za ‑el Front de Gau­che y Syri­za- se ajus­tan a la ten­den­cia gene­ral. Ambas son coa­li­cio­nes cuyas fuer­zas cons­ti­tu­yen­tes tie­nen sus raí­ces en las com­ple­jas his­to­rias de la izquier­da de sus paí­ses. El Front de Gau­che une al Par­ti­do Comu­nis­ta Fran­cés (PCF) con el Par­ti de Gau­che de Jean-Luc Mélen­chon, una esci­sión por la izquier­da del PS, y a una serie de peque­ños gru­pos de ‘extre­ma’ izquier­da y acti­vis­tas de los movi­mien­tos socia­les. La fuer­za domi­nan­te en Syri­za es Synas­pis­mos, un par­ti­do que agru­pa a la mayo­ría de los dife­ren­tes ele­men­tos de la tra­di­ción euro­co­mu­nis­ta en Gre­cia, pero sus alia­dos com­pren­den una varie­dad de orga­ni­za­cio­nes de ‘extre­ma’ izquier­da maoís­tas y trotskistas.

¿Es posi­ble gene­ra­li­zar acer­ca de la polí­ti­ca de estas for­ma­cio­nes? Ya he pro­ba­do a hacerlo:

“Sobre sim­pli­fi­can­do un poco, se tra­ta esen­cial­men­te de una ver­sión u otra de refor­mis­mo de izquier­da … No es sor­pren­den­te que los par­ti­dos refor­mis­tas de izquier­da estén enfren­tán­do­se a la aus­te­ri­dad. Lle­nan el vacío deja­do por el des­pla­za­mien­to hacia la dere­cha de la social­de­mo­cra­cia. Par­ti­dos como el Labo­ris­ta o los socia­lis­tas fran­ce­ses se lla­man aho­ra “social-libe­ra­les” por su defen­sa del neoliberalismo.

Figu­ras como Mélen­chon en Fran­cia, el líder de Syri­za Alex Tsi­pras, y, en el Rei­no Uni­do, Geor­ge Gallo­way son capa­ces de lle­gar a los tra­di­cio­na­les votan­tes social­de­mó­cra­tas arti­cu­lan­do su ira en un len­gua­je refor­mis­ta que les resul­ta fami­liar. Ed Mili­band, y Fra­nçois Hollan­de está tra­tan­do de vol­ver a afi­nar los men­sa­jes de sus par­ti­dos para esta­ble­cer de nue­vo con­tac­to con esa ira, pero su fal­ta de volun­tad para rom­per con el social-libe­ra­lis­mo deja un gran espa­cio a su izquier­da”. ( http://​www​.socia​list​wor​ker​.co​.uk/​a​r​t​.​p​h​p​?​i​d​=​2​8​461 )

Esta carac­te­ri­za­ción ha sido obje­to de algu­nas crí­ti­cas por no cap­tar la nove­dad de estas for­ma­cio­nes y el papel juga­do por la izquier­da revo­lu­cio­na­ria en ellas. Detrás de estas obje­cio­nes pue­de escon­der­se una difi­cul­tad más impor­tan­te a la hora de com­pren­der la natu­ra­le­za del refor­mis­mo. Es muy usual en la ‘extre­ma’ izquier­da iden­ti­fi­car el refor­mis­mo con los prin­ci­pa­les par­ti­dos social­de­mó­cra­tas y argu­men­tar que su capi­tu­la­ción ante el neo­li­be­ra­lis­mo supo­ne su trans­for­ma­ción com­ple­ta en for­ma­cio­nes polí­ti­cas bur­gue­sas sin nin­gu­na cone­xión con el movi­mien­to obre­ro. Se tra­ta de un doble error.

En pri­mer lugar, el refor­mis­mo no pue­de equi­pa­rar­se a un con­jun­to espe­cí­fi­co de par­ti­dos polí­ti­cos. Sur­ge de una ten­den­cia estruc­tu­ral de las luchas de los tra­ba­ja­do­res a limi­tar la mis­ma a la exi­gen­cia de mejo­ras den­tro del sis­te­ma exis­ten­te. Esta ten­den­cia da lugar a la buro­cra­cia sin­di­cal, es decir, a una capa espe­cí­fi­ca de fun­cio­na­rios a tiem­po com­ple­to cuya fun­ción es la de nego­ciar las con­di­cio­nes de aco­mo­do de los tra­ba­ja­do­res, más o menos a rega­ña­dien­tes, con el capi­ta­lis­mo. Su influen­cia den­tro del movi­mien­to obre­ro refuer­za la ten­den­cia a auto­li­mi­tar­se de la lucha de cla­ses eco­nó­mi­ca. Los par­ti­dos social­de­mó­cra­tas sur­gie­ron como la expre­sión polí­ti­ca de la buro­cra­cia sin­di­cal. Pero la ten­den­cia sub­ya­cen­te pue­de exis­tir en ausen­cia de tales par­ti­dos: el hecho de que los demó­cra­tas sean un par­ti­do tan abier­ta­men­te capi­ta­lis­ta como los repu­bli­ca­nos no quie­re decir que no haya refor­mis­mo en EE UU, y que, como era de espe­rar, per­vi­va de mane­ra pri­vi­le­gia­da en la buro­cra­cia sin­di­cal nor­te­ame­ri­ca­na, como las expe­rien­cias de Occupy Wall Street y las derro­tas en Wis­con­sin han pues­to de manifiesto.

En segun­do lugar, los par­ti­dos social-libe­ra­les aún no han roto sus ama­rras con el movi­mien­to obre­ro. Pue­den haber­se debi­li­ta­do como en el caso del PSF, el Nue­vo Labo­ris­mo y otros por el esti­lo, en la medi­da en la que se han aco­mo­da­do a un ámbi­to polí­ti­co bur­gués domi­na­do cada vez más por los gran­des medios de comu­ni­ca­ción y las finan­zas. Pero esas ama­rras toda­vía exis­ten, per­mi­tien­do a estos par­ti­dos girar hacia la izquier­da para recons­truir su base social. De ahí la capa­ci­dad del corrup­to y apa­ren­te­men­te mori­bun­do PSF para derro­tar a Sar­kozy y ganar una mayo­ría pre­si­den­cial y legis­la­ti­va por pri­me­ra vez des­de 1988. Y de igual mane­ra la vic­to­ria del Par­ti­do Social­de­mó­cra­ta Ale­mán (SPD), en alian­za con los Ver­des, en las elec­cio­nes de Rena­nia del Nor­te-West­fa­lia, a pesar de que hace un par de años se encon­tra­ba bajo una fuer­te la pre­sión de Die Linke.

Pero, como ya he apun­ta­do, estos resur­gi­mien­tos tar­díos de la social­de­mo­cra­cia no tie­nen por­qué redu­cir el espa­cio de la izquier­da radi­cal. El desa­rro­llo del social-libe­ra­lis­mo es la razón esen­cial de la capa­ci­dad de los nue­vos par­ti­dos de la izquier­da radi­cal para atraer a los votan­tes de la cla­se obre­ra des­con­ten­tos con el aban­dono por sus vie­jos par­ti­dos de sus tra­di­cio­nes. En muchos casos, los diri­gen­tes de la izquier­da radi­cal son per­fec­ta­men­te explí­ci­tos acer­ca de lo que están hacien­do. Gallo­way infli­gió una derro­ta des­co­mu­nal al Par­ti­do Labo­ris­ta de Ed Mili­band , pre­sen­tán­do­se en su cam­pa­ña como el “Labo­ris­mo autén­ti­co”. Oskar Lafon­tai­ne, la figu­ra más diná­mi­ca en Die Lin­ke, ha sido per­fec­ta­men­te trans­pa­ren­te a la hora de expli­car que su pro­yec­to es recons­truir la social­de­mo­cra­cia ale­ma­na más a la izquier­da, con el obje­ti­vo even­tual de for­zar al SPD a coa­li­ción en los tér­mi­nos de Die Lin­ke. Mélen­chon ha mode­la­do explí­ci­ta­men­te su pro­pia estra­te­gia en la de Die Lin­ke. Lo que sig­ni­fi­ca que está mucho menos dis­pues­tos a par­ti­ci­par en una coa­li­ción lide­ra­da por el PSF que el PCF, cuya repre­sen­ta­ción par­la­men­ta­ria y muni­ci­pal depen­de en bue­na medi­da del apo­yo del Par­ti­do Socia­lis­ta. Pero ello se debe a que Mélen­chon está jugan­do a más lar­go pla­zo que lo que son capa­ces los vena­les buró­cra­tas del comu­nis­mo fran­cés y no por­que haya renun­cia­do al reformismo.

Pero los nue­vos par­ti­dos de izquier­da radi­cal no están repi­tien­do mecá­ni­ca­men­te el patrón con el que la social­de­mo­cra­cia clá­si­ca se desa­rro­lló. No pue­den per­mi­tir­se el lujo de la acu­mu­la­ción gra­dual y orgá­ni­ca de fuer­zas de la que dis­fru­ta­ron el Par­ti­do Labo­ris­ta o el SPD a fina­les del siglo XIX y el XX. Su rela­ción con la buro­cra­cia sin­di­cal es muy dis­tin­ta. Y los revo­lu­cio­na­rios orga­ni­za­dos son a menu­do capa­ces de encon­trar un espa­cio para ope­rar en su seno, inclu­so a veces para ayu­dar a fun­dar las nue­vas orga­ni­za­cio­nes de la izquier­da radi­cal. Ello refle­ja una situa­ción incier­ta en la que a los polí­ti­cos refor­mis­tas a veces les intere­sa aliar­se con la ‘extre­ma’ izquier­da. Como es el caso de Lafon­tai­ne, anti­guo pre­si­den­te del SPD y minis­tro de finan­zas ale­mán, que en más de una oca­sión ha apo­ya­do abier­ta­men­te a la mayor ten­den­cia de ‘extre­ma’ izquier­da en Die Lin­ke, marx21.

Alex Calli­ni­cos es miem­bro del Socia­list Wor­kers Party (SWP), escri­be habi­tual­men­te en el sema­na­rio Socia­list Wor­ker y es cate­drá­ti­co de Cien­cias Polí­ti­cas en la Uni­ver­si­dad de York [Ingla­te­rra]. El tex­to que publi­ca Sin Per­mi­so esta extraí­do de un artícu­lo más lar­go, “The Second Coming of the Radi­cal Left”, publi­ca­do en el últi­mo núme­ro de la revis­ta Inter­na­cio­nal Socialism.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *