El esta­do espa­ñol con­de­na­do por no inves­ti­gar la denun­cia de tor­tu­ras de Martxe­lo Otamendi

Reco­gi­do de Naiz

El Tri­bu­nal Euro­peo de Dere­chos Huma­nos (TEDH) ha esti­ma­do la deman­da de Martxe­lo Ota­men­di, exdi­rec­tor de ‘Egun­ka­ria’ y direc­tor de ‘Berria’, y ha con­de­na­do al Esta­do espa­ñol a indem­ni­zar­le con 24.000 euros por no inves­ti­gar su denun­cia de tor­tu­ras y no poner los medios nece­sa­rios para ello.

La Sala Ter­ce­ra del TEDH afir­ma que el Esta­do espa­ñol vul­ne­ró el artícu­lo 3 del Con­ve­nio Euro­peo de Dere­chos Huma­nos, que esta­ble­ce la prohi­bi­ción de infli­gir tra­tos inhu­ma­nos o degradantes.

La sen­ten­cia sos­tie­ne que el Juz­ga­do Cen­tral de Ins­truc­ción 6 de la Audien­cia Nacio­nal espa­ño­la «per­ma­ne­ció pasi­vo» ante las denun­cias de Ota­men­di y esti­ma que las inves­ti­ga­cio­nes de la juez de ins­truc­ción núme­ro 5 de Madrid «no fue­ron lo sufi­cien­te­men­te pro­fun­das y efectivas».

La Cor­te euro­pea inci­de en que «la par­ti­cu­lar vul­ne­ra­bi­li­dad» de los dete­ni­dos en régi­men de inco­mu­ni­ca­ción obli­ga a tomar «medi­das de vigi­lan­cia apro­pia­das» para «evi­tar abu­sos» y «pro­te­ger la inte­gri­dad físi­ca de los detenidos».

El fallo insis­te en la impor­tan­cia de adop­tar las medi­das reco­men­da­das por el Comi­té para la Pre­ven­ción de la Tor­tu­ra (CPT) del Con­se­jo de Euro­pa «para mejo­rar la cali­dad del examen médi­co-legal de las per­so­nas en régi­men de deten­ción incomunicada».

Denun­ció gra­ves torturas

Martxe­lo Ota­men­di fue arres­ta­do el 20 de febre­ro de 2003 por la Guar­dia Civil en la ope­ra­ción que clau­su­ró ‘Egun­ka­ria’. Per­ma­ne­ció cin­co días inco­mu­ni­ca­do y, tras ser pues­to en liber­tad, denun­ció gra­ves torturas.

Su resu­men de lo vivi­do duran­te los días en que per­ma­ne­ció inco­mu­ni­ca­do en los cala­bo­zos de la Guar­dia Civil lle­gó a los domi­ci­lios vas­cos en vivo a tra­vés de ETB. A las puer­tas del juz­ga­do, Ota­men­di, con aspec­to dema­cra­do y la mira­da per­di­da, lo resu­mió así: «Ha sido cruel, abso­lu­ta­men­te inhumano».

El tolo­sa­rra denun­ció, entre otras prác­ti­cas, que le pusie­ron la ‘bol­sa’ en dos oca­sio­nes, que le colo­ca­ron una pis­to­la en la fren­te, que le tuvie­ron des­nu­do a cua­tro patas y que le obli­ga­ron a hacer fle­xio­nes. No fal­ta­ron mal­tra­tos de con­te­ni­do homófobo.

Otros com­pa­ñe­ros que fue­ron arres­ta­dos en la mis­ma ope­ra­ción como Iña­ki Uria, Xabier Ale­gria y Xabier Olea­ga tam­bién refi­rie­ron tor­tu­ras mien­tras estu­vie­ron en manos de la Guar­dia Civil. Sus rela­tos tam­bién resul­ta­ron espe­cial­men­te violentos.

La denun­cia de Ota­men­di, al igual que la de Iña­ki Uria, fue archi­va­da, por lo que en 2008 el actual direc­tor de ‘Berria’ deci­dió recu­rrir al Tri­bu­nal Euro­peo de Dere­chos Huma­nos de Estras­bur­go, que hoy se ha pro­nun­cia­do a su favor.

Estrasburgo condena a España por no investigar las supuestas torturas a Otamendi

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *