Tareas del nue­vo gobierno boli­va­riano- Luis Britto

CULMINACIÓN

Entre 1998 y 2006 el boli­va­ria­nis­mo se con­cen­tró en sobre­vi­vir a una opo­si­ción que inten­tó des­de el gol­pe de Esta­do al sabo­ta­je petro­le­ro, des­de el cie­rre patro­nal has­ta el cor­te de la dis­tri­bu­ción de ali­men­tos, des­de la fuga de divi­sas has­ta la des­es­ta­bi­li­za­ción mediá­ti­ca, des­de el refe­ren­do revo­ca­to­rio al mag­ni­ci­dio con para­mi­li­ta­res. Des­de 2006 has­ta el pre­sen­te redu­jo en for­ma espec­ta­cu­lar pobre­za y des­igual­dad y amplió expo­nen­cial­men­te faci­li­da­des edu­ca­ti­vas, asis­ten­cia­les y socia­les. Hoy debe arran­car una ter­ce­ra fase, de con­so­li­da­ción, per­fec­cio­na­mien­to, cul­mi­na­ción y per­du­ra­ción de la pro­pues­ta socialista.

SOCIEDAD

El nue­vo gobierno boli­va­riano debe ven­cer el 26,7% de pobre­za que res­ta. Arti­cu­lar movi­mien­tos socia­les fun­da­dos en la soli­da­ri­dad más que en la redis­tri­bu­ción. Ins­ti­tu­cio­na­li­zar las misio­nes. Desa­rro­llar apa­ra­tos sin­di­ca­les ente­ra­men­te socia­lis­tas. Pri­vi­le­giar orga­ni­za­cio­nes por ramas pro­duc­ti­vas antes que por sede geo­grá­fi­ca, incor­po­rar las exis­ten­tes a la lucha con­tra la inse­gu­ri­dad, com­pro­me­ter­las ple­na­men­te en la solu­ción de los gran­des pro­ble­mas nacionales.

ECONOMÍA

El nue­vo gobierno boli­va­riano debe pre­si­dir el paso de una eco­no­mía mix­ta a otra neta­men­te socia­lis­ta. Sus­ti­tuir el apa­ra­to eco­nó­mi­co impor­ta­dor here­da­do por otro crea­dor de pro­duc­tos bási­cos para las gran­des mayo­rías. Cul­mi­nar de una vez la siem­pre incon­clu­sa Refor­ma Agra­ria. Lograr la segu­ri­dad y la sobe­ra­nía ali­men­ta­rias. Echar los cimien­tos de una eco­no­mía cada vez menos depen­dien­te de los hidro­car­bu­ros. Vigi­lar para que la pro­li­fe­ra­ción de intere­ses forá­neos en las empre­sas mix­tas no con­clu­ya por poner bajo con­trol extran­je­ro gran par­te de nues­tra indus­tria petro­le­ra. Redu­cir la Deu­da Públi­ca, que podría vol­ver­se suma­men­te peli­gro­sa ante cual­quier baja de ingre­sos. Dar la bata­lla final con­tra los resi­duos neo­li­be­ra­les que pla­gan el sis­te­ma fis­cal: con­tra el IVA, impues­to regre­si­vo que cas­ti­ga a quie­nes menos tie­nen, mien­tras la tasa máxi­ma de tri­bu­ta­ción para los oli­gar­cas no exce­de de 34%. Con­tra los Tra­ta­dos con­tra la Doble Tri­bu­ta­ción, que exo­ne­ran de pagar tri­bu­tos a las trans­na­cio­na­les. Con­tra los Tra­ta­dos de Pro­mo­ción y Pro­tec­ción de Inver­sio­nes, que pri­vi­le­gian al capi­tal forá­neo sobre el criollo.

POLÍTICA

El gobierno boli­va­riano debe enfren­tar sin rodeos la Refor­ma del Esta­do. Ins­ti­tu­cio­na­li­zar las misio­nes. Ampliar las facul­ta­des de con­tra­lo­rías y de la ofi­ci­na de segui­mien­to de Polí­ti­cas Públi­cas, para some­ter la eje­cu­ción de ellas a un rigu­ro­so con­trol de la ges­tión, eva­luan­do el cum­pli­mien­to de metas y pro­gra­mas y exi­gien­do res­pon­sa­bi­li­dad civil y admi­nis­tra­ti­va por su incum­pli­mien­to. Eli­mi­nar cajas negras y fon­dos inau­di­ta­bles. Seguir el pro­ce­so para garan­ti­zar la segu­ri­dad ini­cia­do con la crea­ción de la Poli­cía Nacio­nal y la Uni­ver­si­dad Nacio­nal Expe­ri­men­tal de la Segu­ri­dad, y com­pi­lar las ver­da­de­ras cifras de homi­ci­dios reales, que per­mi­tan des­car­tar las obte­ni­das en encues­tas de per­cep­ción sub­je­ti­va de la inse­gu­ri­dad. Con­tro­lar la infil­tra­ción para­mi­li­tar mani­fies­ta en cobros de vacu­na, alca­ba­las, toques de que­da, domi­nio de la eco­no­mía infor­mal, con­trol de empre­sas de trans­por­te y comu­ni­ca­cio­nes, sica­ria­to y lava­do de divi­sas en bin­gos y casinos.

El gobierno boli­va­riano ha de supe­rar los cue­llos de bote­lla crea­dos en cier­tos ser­vi­cios públi­cos por la des­me­su­ra­da amplia­ción de la deman­da. Nun­ca tan­tos vene­zo­la­nos dis­fru­ta­ron de elec­tri­ci­dad, agua corrien­te e Inter­net; duran­te el sexe­nio veni­de­ro hay que supe­rar las inter­mi­ten­cias en ellos. Asi­mis­mo, debe cul­mi­nar la infor­ma­ti­za­ción del Esta­do, para que los trá­mi­tes se resuel­van de mane­ra ins­tan­tá­nea y com­ple­ta por las redes, que se deben fun­dar en el soft­wa­re libre, impe­ne­tra­ble a los virus trans­na­cio­na­les. No hay excu­sa para que el Esta­do se con­vier­ta en for­ta­le­za inac­ce­si­ble atrin­che­ra­da tras pági­nas web que nun­ca abren y que sólo ofre­cen for­mu­la­rios inin­te­li­gi­bles que lue­go hay que lle­var a pie ante la mis­ma buro­cra­cia de siem­pre. La mejor reco­men­da­ción es la efi­cien­cia. Y ésta debe mani­fes­tar­se ante todo en la lucha con­tra la corrup­ción: bajo el poder socia­lis­ta medran innu­me­ra­bles capi­ta­lis­tas, pero el poder capi­ta­lis­ta no deja­rá sobre­vi­vir nin­gún bolivariano.

DEFENSA

La Revo­lu­ción Boli­va­ria­na es blan­co pre­fi­ja­do y pre­fe­ren­cial de los gran­des impe­rios saquea­do­res de petró­leo, de sus agen­cias de segu­ri­dad, del sis­te­ma de bases esta­dou­ni­den­ses ins­ta­la­das en la región, de las tro­pas mer­ce­na­rias y para­mi­li­ta­res, de los paí­ses hal­co­nes, de las oli­gar­quías loca­les. La actual coyun­tu­ra de dis­ten­sión no debe lle­var­nos a bajar la guar­dia. Debe­mos con­so­li­dar alian­zas defen­si­vas en los orga­nis­mos de inte­gra­ción: estra­te­gas de alto nivel deben fijar las tác­ti­cas de defen­sa; la revo­lu­ción no debe des­cui­dar jamás las de gue­rra del pue­blo y resis­ten­cia popu­lar, las úni­cas efi­ca­ces para defen­der a los paí­ses en desarrollo.

CULTURA

Una Revo­lu­ción es cul­tu­ral o no es. Edu­ca­ción, medios y cul­tu­ra son tres fren­tes que a la lar­ga deci­den la bata­lla. La Revo­lu­ción boli­va­ria­na debe coro­nar sus espec­ta­cu­la­res logros edu­ca­ti­vos ade­cuan­do las estruc­tu­ras para la for­ma­ción de los pro­fe­sio­na­les y espe­cia­li­da­des que el país real­men­te nece­si­ta, y prio­ri­zar en las uni­ver­si­da­des públi­cas inves­ti­ga­ción y docen­cia por sobre la administración.

El pro­ce­so boli­va­riano debe apli­car rigu­ro­sa­men­te las leyes sobre Tele­co­mu­ni­ca­cio­nes. Al mis­mo tiem­po, ha de empren­der la con­quis­ta de las audien­cias masi­vas, incur­sio­nan­do con sus medios de ser­vi­cio públi­co, alter­na­ti­vos y comu­ni­ta­rios en la edu­ca­ción y el entre­te­ni­mien­to. No es posi­ble com­pe­tir con la pro­gra­ma­ción impor­ta­da por los medios pri­va­dos. Pero resul­ta incon­ce­bi­ble que todo el apa­ra­to comu­ni­ca­cio­nal públi­co no sea capaz de emi­tir una tele­no­ve­la y un pro­gra­ma humo­rís­ti­co de cali­dad, si se tie­ne en cuen­ta la rele­van­te legión de talen­tos que apo­yan al boli­va­ria­nis­mo. Los medios de ser­vi­cio públi­co pue­den qui­tar­le sus audien­cias a los pri­va­dos no reme­dan­do las tor­pe­zas de éstos: las ince­san­tes inte­rrup­cio­nes pro­pa­gan­dís­ti­cas o publi­ci­ta­rias, la per­ma­nen­te con­ta­mi­na­ción de la pan­ta­lla con logos, cin­ti­llos y publi­ci­dad por inser­ción, la anar­quía en la pro­gra­ma­ción. En fin, a una revo­lu­ción se la cono­ce por sus inte­lec­tua­les y gra­cias a sus inte­lec­tua­les. El pro­ce­so boli­va­riano, que cuen­ta con el res­pal­do de la más nume­ro­sa y bri­llan­te inte­lec­tua­li­dad del país, debe uti­li­zar­la a plenitud.

CONQUISTA DEL FUTURO

En los seis años veni­de­ros el socia­lis­mo ha de con­so­li­dar su per­du­ra­ción. Tan hábil es el movi­mien­to boli­va­riano para cose­char vic­to­rias como para no sacar­les par­ti­do. Ha teni­do una Asam­blea Nacio­nal con mayo­ría abso­lu­ta de 100% sin crear el mar­co jurí­di­co de la revo­lu­ción socia­lis­ta. Ha colo­rea­do el mapa de rojo varias veces, para que lo des­ti­ñe­ran can­di­da­tos a quie­nes se invis­tió de poder sin exi­gir­les más cre­den­cia­les que el opor­tu­nis­mo. Para con­so­li­dar los logros revo­lu­cio­na­rios hay que for­ta­le­cer e inten­si­fi­car la pro­pues­ta socia­lis­ta que los mate­ria­li­zó. El socia­lis­mo tie­ne tal fuer­za en la con­cien­cia de las mayo­rías vene­zo­la­nas, que la opo­si­ción neo­li­be­ral se vio for­za­da a reme­dar sus con­sig­nas, sím­bo­los y pro­me­sas para obte­ner par­te de su cau­dal elec­to­ral. Revo­lu­cio­na­rios y opo­si­cio­nis­tas vene­zo­la­nos sólo están de acuer­do en que hay una pro­pues­ta que lle­va al triun­fo. Los pri­me­ros la encar­nan, los segun­dos la simu­lan, y triun­fa­rá quien mejor la afir­me de mane­ra incon­tes­ta­ble en los hechos. Una revo­lu­ción que no avan­za siem­pre, fatal­men­te retrocede.

http://​luis​brit​to​gar​cia​.blogs​pot​.com

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *