¿Poder popu­lar bajo el capi­ta­lis­mo?- Iña­ki Gil de San Vicen­te

Este bre­ve tex­to fue escri­to para una revis­ta vas­ca, por lo que lle­va­ba el títu­lo de ¿Poder Popu­lar bajo el impe­ria­lis­mo fran­co-espa­ñol?, pero al col­gar­se aho­ra en la red se ha deci­do gene­ra­li­zar­lo al con­jun­to del sis­te­ma explo­ta­dor para que se com­pren­die­se rápi­da­men­te su con­te­ni­do.

Una de las gran­des defi­cien­cias de la mayo­ría inmen­sa de las izquier­das occi­den­ta­les es que ha roto la fusión coti­dia­na entre, por un lado, la crí­ti­ca teó­ri­ca, polí­ti­ca, cul­tu­ral, éti­ca, etcé­te­ra, del capi­ta­lis­mo, y por otro lado, la lucha prác­ti­ca por la crea­ción de otras for­mas alter­na­ti­vas de vida, de auto­or­ga­ni­za­ción popu­lar y obre­ra, de expe­ri­men­ta­ción de otro mode­lo social opues­to al domi­nan­te. Tal fusión ha sido una cons­tan­te que pode­mos ras­trear des­de las luchas cam­pe­si­nas y urba­nas en el medie­vo, cuan­do las masas explo­ta­das inten­ta­ban mate­ria­li­zar uto­pías igua­li­ta­ris­tas y mile­na­ris­tas “así en la tie­rra como en el cie­lo”, has­ta aho­ra mis­mo en muchas par­tes del mun­do en don­de los pue­blos tra­ba­ja­do­res han de resis­tir a la devas­ta­do­ra cri­sis autor­ga­ni­zán­do­se para satis­fa­cer sus nece­si­da­des aplas­ta­das por el capi­tal.

A lo lar­go de estos tiem­pos, los movi­mien­tos cam­pe­si­nos, popu­la­res y obre­ros, y las izquier­das revo­lu­cio­na­rias más con­se­cuen­tes, han man­te­ni­do en la medi­da de sus posi­bi­li­da­des la deci­sión de for­zar el modo de explo­ta­ción, vida y repro­duc­ción social domi­nan­te en esos momen­tos, for­zar­lo más allá de lo per­mi­ti­do por el poder. Por ejem­plo, el coope­ra­ti­vis­mo, la coope­ra­ción en gene­ral, la ayu­da mutua auto­or­ga­ni­za­da, la reci­pro­ci­dad y el true­que en cual­quie­ra de sus for­mas, las redes socia­les con poca o nula mer­can­ti­li­za­ción inter­na, estas y otras prác­ti­cas que, como hemos dicho ya apa­re­cen en el medie­vo de for­ma utó­pi­ca y con el capi­ta­lis­mo indus­tria­li­za­do se han prac­ti­ca­do y teo­ri­za­do no sólo como for­mas de resis­ten­cia tran­si­to­ria a las pri­va­cio­nes impues­tas por la explo­ta­ción sino tam­bién –y esto es deci­si­vo– como embrio­nes expe­ri­men­ta­les de otra for­ma social opues­ta a la explo­ta­do­ra.

Den­tro de las corrien­tes pro­gre­sis­tas y socia­lis­tas, y en espe­cial en las anar­quis­tas y mar­xis­tas, pero tam­bién en las socia­cris­tia­nas y refor­mis­tas, ha exis­ti­do y exis­te la cer­ti­dum­bre de que la mera resis­ten­cia eco­no­mi­cis­ta, cen­tra­da en la exclu­si­va defen­sa de los dere­chos labo­ra­les y sala­ria­les alcan­za­dos ape­nas sir­ve para dete­ner la fero­ci­dad cre­cien­te de una patro­nal enva­len­to­na­da. En el anar­quis­mo y en el mar­xis­mo, muy espe­cial­men­te, esta cer­ti­dum­bre va uni­da a la de la nece­si­dad de avan­zar en otras sali­das mate­ria­les a la cri­sis y a los ata­ques del capi­tal, con­sis­ten­tes en fusio­nar la lucha polí­ti­ca y teó­ri­ca radi­cal con la auto­or­ga­ni­za­ción mate­rial expre­sa­da en las prác­ti­cas aso­cia­ti­vas cita­das gené­ri­ca­men­te arri­ba. En las corrien­tes refor­mis­tas y social­cris­tia­nas esta pers­pec­ti­va está ampu­tada de todo con­te­ni­do y fina­li­dad revo­lu­cio­na­ria, limi­tán­do­se a bus­car la mejo­ra del sis­te­ma median­te la pau­la­ti­na supera­ción pací­fi­ca y gra­dual de sus com­po­nen­tes “malos”, desa­rro­llan­do los “bue­nos”.

Cen­trán­do­nos ya en la izquier­da revo­lu­cio­na­ria, la his­to­ria mues­tra que ésta se ha esfor­za­do en simul­ta­near cua­tro prác­ti­cas deci­si­vas para el avan­ce de la eman­ci­pa­ción: la crí­ti­ca prác­ti­ca del sis­te­ma median­te la expe­ri­men­ta­ción de embrio­nes de pro­to­so­cia­lis­mo inse­pa­ra­ble­men­te uni­dos a la apa­ri­ción de for­mas de con­tra­po­der y de doble poder; la crí­ti­ca polí­ti­ca ten­den­te a la des­truc­ción del poder explo­ta­dor y a la crea­ción de un poder popu­lar y obre­ro impres­cin­di­ble para supe­rar el capi­ta­lis­mo; la crí­ti­ca teó­ri­ca des­ti­na­da a mejo­rar la pra­xis socia­lis­ta en su con­jun­to y a des­mon­tar la ideo­lo­gía bur­gue­sa; y la crí­ti­ca éti­co-moral des­ti­na­da a supe­rio­ri­dad cua­li­ta­ti­va del huma­nis­mo comu­nis­ta sobre el huma­nis­mo bur­gués. No hace fal­ta decir que esta cuá­dru­ple prác­ti­ca se desa­rro­lla con rit­mos dife­ren­tes según con­tex­tos y cir­cuns­tan­cias que no pode­mos ana­li­zar aho­ra.

Pero sí hay que decir que des­de la mitad del siglo XX en ade­lan­te, el grue­so de la izquier­da occi­den­tal ha des­pre­cia­do o aban­do­na­do esta cuá­dru­ple acción, limi­tán­do­se en la mayo­ría de los casos al apo­ca­do y res­pe­tuo­so par­la­men­ta­ris­mo den­tro del orde­na­mien­to bur­gués, acep­tán­do­lo de fac­to, cuan­do no defen­dién­do­lo públi­ca­men­te ayu­dan­do a la bur­gue­sía en la repre­sión de las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias. Aho­ra esta izquier­da, y sus suce­so­res nomi­na­les y here­de­ros ideo­ló­gi­cos, pagan las con­se­cuen­cias de aque­lla man­se­dum­bre y de aquél cola­bo­ra­cio­nis­mo encu­bier­to o des­ca­ra­do. Tan­tos años de man­se­dum­bre prác­ti­ca, polí­ti­ca, teó­ri­ca y éti­co-moral ante la injus­ti­cia han debi­li­ta­do y enve­je­ci­do al máxi­mo a su otro­ra fuer­te y joven mili­tan­cia, tam­bién le han ais­la­do y sepa­ra­do de las resis­ten­cias y luchas que emer­gen aquí y allá, y han des­trui­do su dig­ni­dad crí­ti­ca y orgu­llo insur­gen­te. La izquier­da occi­den­tal no recuer­da ya lo deci­si­vo que es el pro­ce­so que va del con­tra­po­der al poder popu­lar y obre­ro.

2.-

La defen­sa eco­no­mi­cis­ta y demo­cra­ti­cis­ta con­tra la invo­lu­ción reac­cio­na­ria que avan­za como una api­so­na­do­ra sigue sien­do tan nece­sa­ria como siem­pre lo fue. Nadie lo nie­ga, y quien lo hicie­re sería un sui­ci­da. Pero ella sola no deten­drá nun­ca al mons­truo; tal vez pue­da retra­sar en algo su avan­ce, pero casi de inme­dia­to la fie­ra mul­ti­pli­ca­rá su bru­ta­li­dad para recu­pe­rar el tiem­po per­di­do y ampliar expo­nen­cial­men­te sus ganan­cias. Inclu­so aun­que par­te de la bur­gue­sía opta­se por una polí­ti­ca débil­men­te neo­key­ne­sia­na y de socia­li­be­ra­lis­mo menos cíni­co, inclu­so así la sola resis­ten­cia obre­ra y popu­lar no deten­dría los ata­ques anti­so­cia­les. Toda men­ta­li­dad defen­sis­ta está con­de­na­da al fra­ca­so y a pre­pa­rar la derro­ta. De lo que se tra­ta es de rever­tir en defen­si­vo en ofen­si­va, en ata­que cuá­dru­ple: cons­truir embrio­nes de pro­to­so­cia­lis­mo; avan­zar hacia el poder popu­lar y obre­ro; enri­que­cer la teo­ría, y supe­rar éti­ca­men­te a la irra­cio­na­li­dad egoís­ta bur­gue­sa.

La cuá­dru­ple prác­ti­ca debe plas­mar­se en el pro­ce­so que ini­cián­do­se en los con­tra­po­de­res loca­les que vamos con­quis­tan­do con nues­tras luchas debe lle­gar a la cons­truc­ción de un Esta­do obre­ro con­tro­la­do des­de fue­ra por un poder popu­lar inde­pen­dien­te y crí­ti­co, que vigi­le aten­ta­men­te median­te la demo­cra­cia socia­lis­ta que ese Esta­do no dege­ne­re en una cas­ta buro­crá­ti­ca corrup­ta. Pero lo que ha de carac­te­ri­zar esen­cial e inter­na­men­te a todas las múl­ti­ples face­tas y nive­les de este pro­ce­so, así como a la cuá­dru­ple prác­ti­ca des­cri­ta, es, sen­ci­lla­men­te expues­to, la prio­ri­dad de la expe­rien­cia colec­ti­va del pue­blo, de la pra­xis colec­ti­va que tien­da a acor­tar en lo posi­ble la inevi­ta­ble y lógi­ca dis­tan­cia que exis­te entre los nive­les más con­cien­cia­dos del pue­blo tra­ba­ja­dor y la mili­tan­cia orga­ni­za­da en colec­ti­vos exi­gen­tes en la cali­dad huma­na de sus miem­bros. Lo que ha de conec­tar a todas las pares del pro­ce­so es la deci­sión ilu­sio­na­da y auto­crí­ti­ca por derro­tar al impe­ria­lis­mo fran­co-espa­ñol, por alcan­zar la inde­pen­den­cia socia­lis­ta vas­ca como par­te de la libe­ra­ción gene­ral huma­na. Lo que debe ser la colum­na ver­te­bral del pro­ce­so es su volun­tad ofen­si­va, acti­va, cons­truc­to­ra aho­ra mis­mo, en el pre­sen­te, de algu­nos de los cimien­tos del futu­ro, no de todos por­que eso es obvia­men­te impo­si­ble, sino de aque­llos que pue­dan ser­lo.

Las bases deci­si­vas de la inde­pen­den­cia socia­lis­ta y anti­pa­triar­cal vas­ca, como de cual­quier otro pue­blo ocu­pa­do, sola­men­te podrán ir sien­do cons­trui­das inme­dia­ta­men­te des­pués de ser con­quis­ta­do el Esta­do obre­ro vas­co. Sin embar­go, para lle­gar a este pun­to crí­ti­co de ini­cio tam­bién hay que cons­truir otras bases pre­vias, bases que demues­tren al pue­blo tra­ba­ja­dor no sólo que es capaz de lograr­lo sino que a la vez le demues­tre que no tie­ne otra alter­na­ti­va si es que en ver­dad quie­re dejar de mal­vi­vir bajo la explo­ta­ción. Para apren­der a bucear, hay que echar­se al agua, y es cami­nan­do como se apren­de a correr. Que la izquier­da occi­den­tal haya olvi­da­do este prin­ci­pio ele­men­tal de la pra­xis no quie­re decir que lo olvi­de­mos noso­tros. Quie­re decir que no lo repi­ta­mos. Tenien­do esto en cuen­ta, ya des­de aho­ra mis­mo debe­mos pasar a la ofen­si­va de masas, popu­lar y obre­ra, con­tra la opre­sión, lo que sig­ni­fi­ca que debe­mos exten­der e inten­si­fi­car la crea­ción de con­tra­po­de­res loca­les que for­men las bases ini­cia­les para nue­vos ade­lan­tos.

3.-

Es con­tra­po­der todo colec­ti­vo que en su cam­po espe­cí­fi­co de lucha sea capaz de obli­gar al poder que le explo­ta a nego­ciar con él, o al menos a tener­le en cuen­ta en el momen­to de ela­bo­rar nue­vos pla­nes anti­so­cia­les, res­tric­ti­vos, auto­ri­ta­rios. Un con­tra­po­der, por ejem­plo, es una asam­blea obre­ra, veci­nal, estu­dian­til, etc., sufi­cien­te­men­te esta­ble y auto­or­ga­ni­za­da que ha desa­rro­lla­do la fuer­za sufi­cien­te como para, al menos, ser temi­da por la patro­nal, por el ayun­ta­mien­to, por el rec­to­ra­do uni­ver­si­ta­rio, de tal modo que no tie­nen más reme­dio que tener­la en cuen­ta siquie­ra pre­ven­ti­va­men­te cuan­do urden nue­vas injus­ti­cias. Otro ejem­plo, un con­tra­po­der es un colec­ti­vo de muje­res que con sus denun­cias y movi­li­za­cio­nes expul­san de sus barrios y/​o tra­ba­jos a vio­la­do­res, agre­so­res y otros machis­tas. Un con­tra­po­der es, por tan­to, un colec­ti­vo opri­mi­do con poder sufi­cien­te para debi­li­tar en algo o en mucho al poder explo­ta­dor.

Bajo los demo­le­do­res ata­ques de la cri­sis capi­ta­lis­ta, los con­tra­po­de­res han de avan­zar ade­más en el desa­rro­llo de pro­pues­tas prác­ti­cas que superen las limi­ta­cio­nes insal­va­bles de las leyes bur­gue­sas que sufren en con­cre­to, demos­tran­do median­te la peda­go­gía de la acción prác­ti­ca que se pue­de ir cons­tru­yen­do las bases, los embrio­nes, de una socie­dad supe­rior. Por ejem­plo, leyes con­tra los abu­sos finan­cie­ros y ban­ca­rios, con­tra el poder de la pro­pie­dad bur­gue­sa, con­tra la tira­nía de las gran­des redes de dis­tri­bu­ción y de las inmo­bi­lia­rias que des­tro­zan la vida colec­ti­va de los veci­nos, con­tra los desahu­cios, con­tra la pri­va­ti­za­ción de la ense­ñan­za, con­tra el retro­ce­so de lo dere­chos socia­les colec­ti­vos y con­tra el avan­ce de la vio­len­cia patriar­cal en cual­quie­ra de sus for­mas, y un inaca­ba­ble etcé­te­ra.

En toda nación opri­mi­da, los con­tra­po­de­res han de rei­vin­di­car con requi­si­to esen­cial la con­quis­ta del dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción como irre­nun­cia­ble garan­tía de cali­dad demo­crá­ti­ca, por­que tal dere­cho es la plas­ma­ción a nivel gene­ral del dere­cho de auto­or­ga­ni­za­ción, auto­ges­tión y auto­de­fen­sa que ese con­tra­po­der espe­cí­fi­co ejer­ci­ta en su mis­ma auto­de­ter­mi­na­ción coti­dia­na, dia­ria.

Pero el con­tra­po­der tie­ne como úni­ca garan­tía de super­vi­ven­cia su inclu­sión en una red más amplia que se mate­ria­li­za en gran­des áreas socia­les, de masas, de doble poder par­cial. Un doble poder par­cial es, por ejem­plo, la fuer­za movi­li­za­do­ra, polí­ti­ca, teó­ri­ca y éti­ca de los movi­mien­tos popu­la­res capa­ces de con­di­cio­nar a ins­ti­tu­cio­nes loca­les, pro­vin­cia­les, regio­na­les, auto­no­mis­tas y en su fase deci­si­va, al gobierno. Una situa­ción de doble poder es aque­lla en la que el poder opre­sor y el poder libe­ra­dor dis­po­nen de fuer­zas simi­la­res en las cues­tio­nes que les enfren­tan, lle­gan­do inclu­so a un ines­ta­ble y bre­ve equi­li­brio de fuer­zas que debe decan­tar­se en uno u otro sen­ti­do opues­to en poco tiem­po. Aun­que parez­ca increí­ble, situa­cio­nes de estas son rela­ti­va­men­te fre­cuen­tes en las luchas socia­les, pero las gen­tes lo des­co­no­cen debi­do a la nefas­ta polí­ti­ca de amne­sia e igno­ran­cia apli­ca­da por el refor­mis­mo, que redu­ce las situa­cio­nes de doble poder, des­na­tu­ra­li­zán­do­las, a pobres momen­tos de nego­cia­ción a la baja, cuan­do en reali­dad había con­di­cio­nes para la vic­to­ria, o al menos la sufi­cien­tes para evi­tar la derro­ta.

En el pro­ce­so de ascen­so de los con­tra­po­de­res a situa­cio­nes de doble poder, es de vital impor­tan­cia el desa­rro­llo de prác­ti­cas socio­eco­nó­mi­cas, aso­cia­ti­vas, comu­na­les, de ayu­da mutua, cul­tu­ra­les, depor­ti­vas, etc., que cons­cien­te­men­te quie­ran ser embrio­nes de una socie­dad mejor, y que por eso demues­tren con la peda­go­gía de la acción que se pue­de y se debe cons­truir un mode­lo social cua­li­ta­ti­va­men­te supe­rior al capi­ta­lis­ta. Por ejem­plo, una coope­ra­ti­va de pro­duc­ción y con­su­mo que se guíe por la teo­ría del coope­ra­ti­vis­mo socia­lis­ta, por la éti­ca huma­na de la ayu­da mutua y de la des­mer­ca­ti­li­za­ción, del inter­na­cio­na­lis­mo pro­le­ta­rio, etc., esto peque­ño paso es un impor­tan­te con­tra­po­der mate­rial y sim­bó­li­co que atrae la aten­ción del pue­blo, que abre cami­nos espe­ran­za­do­res y que des­tro­za las men­ti­ras bur­gue­sas sobre la natu­ral eter­ni­dad de la explo­ta­ción asa­la­ria­da, la opre­sión nacio­nal y la domi­na­ción patriar­co-bur­gue­sa.

Pero, al final, lo deci­si­vo e irre­nun­cia­ble es la cues­tión del poder polí­ti­co. La polí­ti­ca es la quin­tae­sen­cia de la eco­no­mía, y por tan­to, cuan­do las situa­cio­nes de doble poder par­cial se gene­ra­li­zan apa­re­ce como exi­gen­cia crí­ti­ca la con­quis­ta del poder no sólo guber­na­ti­vo sino esta­tal, la crea­ción de un Esta­do obre­ro inde­pen­dien­te. En la medi­da en que con ante­rio­ri­dad se haya recu­pe­ra­do la prác­ti­ca de todo lo rela­cio­na­do con los bie­nes comu­nes, la des­mer­can­ti­li­za­ción, la pri­ma­cía del valor de uso sobre el valor de cam­bio, la cohe­ren­cia y rec­ti­tud, etc., en esta medi­da habrán ger­mi­na­do embrio­nes de pro­to­so­cia­lis­mo que cre­ce­rán al calor de la polí­ti­ca impul­sa­da por el Esta­do obre­ro. Nun­ca hemos de dejar de insis­tir en que la esen­cia del pro­ble­ma radi­ca en la con­quis­ta de la inde­pen­den­cia esta­tal, del poder del pue­blo tra­ba­ja­dor, y mien­tras que éste no esté ase­gu­ra­do las con­quis­tas par­cia­les ante­rio­res siem­pre esta­rán en peli­gro de exter­mi­nio san­grien­to.

IÑAKI GIL DE SAN VICENTE

EUSKAL HERRIA 27-IX-2012

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *