Por­tu­gal: Los tra­ba­ja­do­res tie­nen razo­nes para incre­men­tar la ofensiva

[Tra­du­ci­do por La Hai­ne] En la gue­rra de cla­ses no hay hue­cos entre cla­ses Cuan­do una cla­se retro­ce­de un paso es por­que la anta­gó­ni­ca ha avan­za­do ese mis­mo paso

Si hoy no hay «un espec­tro que reco­rre Euro­pa – el espec­tro del comu­nis­mo,» a pesar de que «todas las fuer­zas de la vie­ja Euro­pa se alia­ron en una san­ta cace­ría a este espec­tro», es por­que hay pocos par­ti­dos comu­nis­tas en Euro­pa y el mun­do, que resis­tie­ron los can­tos de sire­na del opor­tu­nis­mo, la ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción del refor­mis­mo, con­so­li­dan­do todos los días su inte­gra­ción en el sis­te­ma del capital.

De una mane­ra gra­dual, pero fir­me y resuel­ta­men­te, el pro­ce­so de fusión ideo­ló­gi­ca de los par­ti­dos de la Inter­na­cio­nal Socia­lis­ta con la dere­cha fue corres­pon­di­do por la mayo­ría de los par­ti­dos comu­nis­tas con el aban­dono de las posi­cio­nes revo­lu­cio­na­rias, de la teo­ría mar­xis­ta-leni­nis­ta de aná­li­sis de la reali­dad y de la con­quis­ta del poder, con la ren­di­ción ideo­ló­gi­ca al sis­te­ma polí­ti­co del capi­tal: la demo­cra­cia repre­sen­ta­ti­va, que no es más que una dic­ta­du­ra del gran capi­tal de facha­da democrática.

Y como siem­pre, en tiem­pos de cri­sis y de reflu­jo de las fuer­zas del cam­bio, sur­gen las manio­bras de diversión.

Los con­gre­sos “Por­tu­gal, ¿qué futu­ro?”, y de las “alter­na­ti­vas”

Son ya dos veces que Mário Soa­res inten­ta des­viar la lucha de masas del anta­go­nis­mo inso­lu­ble entre el tra­ba­jo y el capi­tal, inten­tan­do inte­grar­la en el sis­te­ma: en pri­mer lugar, el Con­gre­so “Por­tu­gal, que Futu­ro”; aho­ra es el “Con­gre­so de las Alter­na­ti­vas Democráticas.”

Con la valio­sa ayu­da de los medios, estos even­tos inten­tan des­viar la aten­ción de las masas hacia la pre­pa­ra­ción de medi­das, que sin aten­tar con­tra los prin­ci­pios fun­da­men­ta­les y los anta­go­nis­mos estruc­tu­ra­les del sis­te­ma, son actos fes­ti­vos que no qui­tan al pue­blo del calle­jón sin sali­da. Todo ocu­rre den­tro de lími­tes tole­ra­bles por el capi­tal y del estre­cho sen­de­ro que pro­me­te logros inme­dia­tos, con solu­cio­nes que nun­ca ocurren.

Des­viar la aten­ción de las masas y defrau­dar sus expec­ta­ti­vas son con­di­cio­nes nece­sa­rias para la des­mo­vi­li­za­ción de la lucha.

Otro obje­ti­vo es lle­var la lucha a las ins­ti­tu­cio­nes del sis­te­ma, ya que es más fácil con­tro­lar­las y diri­gir­las. Los ver­da­de­ros pro­ble­mas y la mane­ra de supe­rar las con­tra­dic­cio­nes fun­da­men­ta­les del sis­te­ma de capi­tal, son esqui­va­dos o dis­fra­za­dos. El obje­ti­vo es siem­pre el mis­mo: enga­ñar a las masas en el inten­to de per­pe­tuar la domi­na­ción del tra­ba­jo por el capital.

El Con­gre­so de Alter­na­ti­vas pre­ten­de impo­ner a Car­valho da Sil­va como el can­di­da­to pre­si­den­cial putati­vo en 2016. Para demos­trar­lo, no era nece­sa­rio que Vas­co Lou­re­nço [1], casi un por­ta­voz de Mário Soa­res en los temas en que este no quie­re poner las manos, diga en decla­ra­cio­nes al perió­di­co I, con una des­me­su­ra­da fal­ta del sen­ti­do de la medi­da, que «si de este movi­mien­to y del movi­mien­to futu­ro no fué­re­mos capa­ces de encon­trar un can­di­da­to a Pre­si­den­te de la Repú­bli­ca que sea dife­ren­te, enton­ces la socie­dad no logra­ra supe­rar la pre­sen­te situación».

Para el Blo­co de Izquier­da, el apo­yo con­jun­to con el PS a Car­valho da Sil­va [2] es la con­cre­ción del sue­ño apla­za­do por la derro­ta de Manuel Ale­gre en los pasa­dos comi­cios pre­si­den­cia­les: conec­tar­se con el poder y ganar cre­di­bi­li­dad, tal como el CDS, como el apén­di­ce de las «izquier­das» entre los par­ti­dos del arco guber­na­men­tal … Como el Con­gre­so que le sir­ve de lan­za­mien­to, tam­bién este lar­go pro­ce­so de can­di­da­tu­ra es una medi­da de «correc­ción» del sis­te­ma den­tro de los lími­tes de lo tole­ra­ble por la cla­se domi­nan­te y del apre­ta­do camino de los logros inme­dia­tos que nun­ca suce­den, pero des­vían a las masas de lo esen­cial en la lucha de libe­ra­ción de los trabajadores.

La decla­ra­ción pre­pa­ra­da por Car­valho da Sil­va de que él es un ciu­da­dano por­tu­gués, con más de 35 años de edad, y que no renun­cia a nin­guno de sus dere­chos polí­ti­cos, reve­la su volun­tad que desea­ba ocul­ta. ¿A qué alter­na­ti­vas pue­de aspi­rar Car­valho da Sil­va con estas per­so­nas? ¿No son la mayo­ría de sus sona­dos com­pa­ñe­ros corres­pon­sa­bles del actual pro­ce­so de regresión?

El cón­cla­ve ocu­rrió como lo espe­ra­ban. A pesar de la divul­ga­ción pre­via de un pro­yec­to de docu­men­to final, las dife­ren­cias en el con­gre­so fue­ran dema­sia­das y los tra­ba­ja­do­res por­tu­gue­ses, al revés de lo que los orga­ni­za­do­res que­rían y Vas­co Lou­re­nço decre­tó, están encon­tran­do en la lucha y en la nega­ción del sis­te­ma el camino para su emancipación.

Duró poco el luto Car­valho da Sil­va por su sali­da de la CGTP [Con­fe­de­ra­ción Gene­ral de los Tra­ba­ja­do­res Por­tu­gue­ses], en reali­dad se pue­de decir que ni siquie­ra ha habi­do luto, pero será lar­go el tra­ba­jo de los nue­vos diri­gen­tes de la cen­tral uni­ta­ria, demo­crá­ti­ca y de masas para el regre­so al camino del sin­di­ca­lis­mo de cla­se, inde­pen­dien­te, y para des­ha­cer la buro­cra­cia sin­di­cal, metó­di­ca­men­te ins­ta­la­da en los 25 últi­mos años, meta­fó­ri­ca­men­te tra­du­ci­da en el brin­dis con vino de Opor­to en la cele­bra­ción con los repre­sen­tan­tes del capi­tal por el pri­mer acuer­do en el Con­se­jo de Diá­lo­go Social.

Si hay una lec­ción a apren­der de la buro­cra­ti­za­ción, por tan lar­go tiem­po pro­mo­vi­da en la CGTP, es que cuan­do los pro­ble­mas polí­ti­cos se resuel­ven con medi­das admi­nis­tra­ti­vas en vez de con la dis­cu­sión inme­dia­ta y la toma de deci­sio­nes, van resur­gir más ade­lan­te con redo­bla­da inten­si­dad y peligrosidad.

La cri­sis 5 años después

En pri­mer lugar, cabe seña­lar que las evi­den­cias de esta cri­sis comen­za­ron mucho antes de 2007, año en que la bur­bu­ja inmo­bi­lia­ria esta­lló en los EE.UU. y que el PNB-Pari­bas Invest­ment, en agos­to de ese año en París, dejó de pagar los res­ca­tes de varios fon­dos vin­cu­la­dos a las hipo­te­cas de rie­go, lo que fue segui­do de inme­dia­to por otras ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras, tan­to en Euro­pa como en los EE.UU.

Como Ist­van Mes­za­ros seña­la, hace tiem­po que «los acon­te­ci­mien­tos y desa­rro­llos que se daban (…) tes­ti­mo­nia­ban de for­ma dra­má­ti­ca la inten­si­fi­ca­ción de la cri­sis estruc­tu­ral del capi­tal». En 2007, la evi­den­cia irre­fu­ta­ble de esos acon­te­ci­mien­tos eran sólo la últi­ma pala de tie­rra lan­za­da en la eufo­ria del capi­tal, que comen­zó con la derro­ta de la URSS y del sis­te­ma socia­lis­ta europeo.

Otra evi­den­cia era el hecho de que el PIB de EE.UU. había dis­mi­nui­do un 3,8% en el pri­mer tri­mes­tre de 2008. A pesar de la evi­den­cia, los ban­cos y otros espe­cu­la­do­res finan­cie­ros – «los mer­ca­dos» – irres­pon­sa­ble­men­te con­ti­nua­ran su acción, y sólo reco­no­cie­ran la cri­sis en septiembre.

Pasa­dos 5 años del reco­no­ci­mien­to de la cri­sis del sis­te­ma del capi­tal, es posi­bles deli­near algu­nas ideas sin áni­mo de ago­tar el tema:

Así, esta no es una cri­sis finan­cie­ra, ni de la deu­da sobe­ra­na, ni de los paí­ses del Sur, ni de Euro­pa o de los Esta­dos Uni­dos… Es una cri­sis estruc­tu­ral glo­bal por­que va a la raíz del orde­na­mien­to estruc­tu­ral del sis­te­ma capi­ta­lis­ta, sien­do por eso más gra­ve, más pro­fun­da y abar­ca­do­ra que cual­quier otra ante­rior. Se tra­ta de una cri­sis polí­ti­ca, eco­nó­mi­ca, finan­cie­ra, mili­tar, ener­gé­ti­ca, ali­men­ta­ria, ambien­tal, moral, social, cultural …

A pesar de que nun­ca en cri­sis ante­rio­res hubo una tan pron­ta res­pues­ta de los EE.UU., de Euro­pa y de Japón, con los res­ca­tes de billo­nes, lo cier­to es que este inten­to fue como tra­tar de apa­gar el fue­go con gaso­li­na. Se man­tu­vo intac­ta la estruc­tu­ra de los meca­nis­mos espe­cu­la­ti­vos para­si­ta­rios, se amplió la cri­sis de sobre-endeu­da­mien­to de los Esta­dos, mien­tras que estos están a pun­to de ago­tar los meca­nis­mos de inter­ven­ción, sin que los resul­ta­dos se vean.

Los gober­nan­tes y los epí­go­nos del capi­tal, a veces ale­gan­do que había que parar para pen­sar, por­que era impo­si­ble que suce­da lo que esta­ba suce­dien­do! (cito de memo­ria a un pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad Cató­li­ca en el perió­di­co Diá­rio de Notí­cias), a veces abo­gan­do por un retorno a Key­nes, o vol­vien­do al capi­ta­lis­mo «bueno», a la regu­la­ción del capi­ta­lis­mo y de la eco­no­mía real – pre­sen­ta­ban estas inten­cio­nes pia­do­sas, que ilu­mi­na­ban la con­fu­sión rei­nan­te. La ver­dad es que la ten­den­cia actual de baja­da de la tasa de ganan­cia del capi­ta­lis­mo es muy ancha y profunda.

Hoy, por lo menos el 50% de las ganan­cias de las empre­sas no finan­cie­ras trans­na­cio­na­les pro­ce­de de la espe­cu­la­ción finan­cie­ra y no de su sec­tor de actividad.

Se pue­de decir, a pesar de su fra­ca­so com­pro­ba­do, como bien lo escla­re­ce en Por­tu­gal la comu­ni­ca­ción de 3 de octu­bre del minis­tro de Finan­zas, que el neo­li­be­ra­lis­mo se ha for­ta­le­ci­do con los últi­mos acon­te­ci­mien­tos de la cri­sis. Lo ates­ti­gua el hecho de que la espe­cu­la­ción finan­cie­ra, total­men­te des­re­gu­la­da por las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les y la glo­ba­li­za­ción, se ha refor­za­do con los miles de millo­nes gas­ta­dos en res­ca­tes des­de 2007, mien­tras que los Esta­dos, exhaus­tos, casi han ago­ta­do las posi­bi­li­da­des de inter­ven­ción, sumi­dos en la deu­da sobe­ra­na y las muy altas tasas de inte­rés cobra­das por la espe­cu­la­ti­va ban­ca nacio­nal e inter­na­cio­nal – «los mercados».

Final­men­te esta cri­sis, al revés de todas las ante­rio­res, por lle­gar a la estruc­tu­ra de orde­na­mien­to del capi­ta­lis­mo, en su tota­li­dad, no pue­de ser resuel­ta con el orde­na­mien­to actual, por lo que su supera­ción sólo pue­de lograr­se median­te la sus­ti­tu­ción de este por un orde­na­mien­to alternativo.

La prue­ba de lo que aca­ba­mos de decir, para­dó­ji­ca­men­te, ha sido dada por el minis­tro de Finan­zas el 3 de octu­bre, cuan­do anun­ció un «enor­me aumen­to» de la car­ga fis­cal sobre la cla­se obrera.

No hay sido por cegue­ra polí­ti­ca, ni por una fe incon­di­cio­nal en la burra­da, que el que el minis­tro de Finan­zas, Vitor Gas­par, deci­dió el «enor­me aumen­to» de la car­ga fis­cal a los tra­ba­ja­do­res. Vítor Gas­par ya sabe que, en el mar­co de este com­ple­jo orde­na­mien­to, el incre­men­to sus­tan­cial del gas­to públi­co no es una medi­ci­na para supe­rar la cri­sis. Como hemos vis­to, esta fue la pri­me­ra reac­ción de Euro­pa ante la evi­den­cia de la cri­sis, en 2008, con los resul­ta­dos que se vieron.

El «enor­me aumen­to» de la pre­sión fis­cal sobre la cla­se obre­ra y el elo­gio hecho por Vítor Gas­par de que «el pue­blo por­tu­gués es la mejor gen­te del mun­do» no es sim­ple­men­te hipo­cre­sía polí­ti­ca: el elo­gio es tác­ti­co, pero hipó­cri­ta y risi­ble por la trans­pa­ren­te impos­tu­ra con que ha sido dicho.

Como tác­ti­ca fue la acti­tud cor­dial del millo­na­rio Ale­xan­dre Soa­res dos San­tos (Pin­go Doce) cuan­do con un aire cán­di­do, dijo en la tele­vi­sión que no está de acuer­do con los sala­rios de € 500 que el paga a miles de tra­ba­ja­do­res, y que con­si­de­ra des­afor­tu­na­das las decla­ra­cio­nes de Antó­nio Bor­ges [3], un admi­nis­tra­dor de su gru­po de socie­da­des por él desig­na­do, car­go que acu­mu­la con la fun­ción de ase­sor del gobierno PSD /​CDS! Es el mie­do a la cre­cien­te lucha de los tra­ba­ja­do­res lo que aman­sa los dis­cur­sos de estas «per­so­ni­fi­ca­cio­nes» del capital.

Vítor Gas­par no pue­de, sin negar­se a sí mis­mo, admi­tir que se tra­ta de una cri­sis estruc­tu­ral del capi­ta­lis­mo, por lo que no se pue­de supe­rar con la adop­ción de deci­sio­nes coyun­tu­ra­les, sólo con la sus­ti­tu­ción de esta estruc­tu­ra por otra alternativa.

El «enor­me aumen­to» de la pre­sión fis­cal es para Vítor Gas­par inevi­ta­ble. Él se enfren­ta con un dile­ma: aumen­tar los impues­tos sobre la cla­se obre­ra o renun­ciar a la lucra­ti­va defen­sa del gran capi­tal y dejar fue­ra las apos­ti­llas en que se que­mó las pestañas.

Fue su opción de cla­se la que deter­mi­nó el «enor­me aumen­to de impues­tos» a los trabajadores.

No hay otra salida…

La fra­se recu­rren­te con que todos los días nos bom­bar­dean es de que no hay otra sali­da, más allá de la polí­ti­ca de aus­te­ri­dad, del empo­bre­ci­mien­to de los tra­ba­ja­do­res y de la pena­li­za­ción de la eco­no­mía en bene­fi­cio de los ban­cos y de las gran­des empre­sas. Lo hemos escu­cha­do con el gobierno PS, cuan­do Sócra­tes se vio obli­ga­do, ante la evi­den­cia de la cri­sis, a reco­no­cer­lo y pedir, con el som­bre­ro en la mano delan­te de la troi­ka, el res­ca­te de Por­tu­gal. Como tam­bién hemos escu­cha­do que no hay otra for­ma al gobierno de Pas­sos Coelho /​Pau­lo Por­tas (este últi­mo dice aho­ra que es por cau­sa de la emer­gen­cia nacio­nal,) des­de el pri­mer día en el car­go, nada más olvi­dar las pro­me­sas elec­to­ra­les de campaña.

Si en el PSD y el CDS no es extra­ña la cohe­ren­cia con los intere­ses de cla­se que repre­sen­tan, con los socia­lis­tas, más allá de la con­tra­dic­ción, la idea tie­ne su toque de iro­nía: es que los idea­les socia­lis­tas han sur­gi­do, pre­ci­sa­men­te, como una alter­na­ti­va a la polí­ti­ca de explo­ta­ción capi­ta­lis­ta. Cuan­do dicen, y lo han dicho en varias oca­sio­nes, que no hay sali­da, están con­fe­san­do que ya no tie­nen nada que ver inclu­so con el «socia­lis­mo de a poqui­to» de la social­de­mo­cra­cia, por­que tam­bién des­tru­ye­ron las refor­mas que la exis­ten­cia de la URSS y los demás paí­ses socia­lis­tas, los obli­ga­ba a ir haciendo.

Como muy bien sub­ra­ya Albano Nunes en El Mili­tan­te nro. 319, julio /​agos­to de 2012, [4] «La cabal­ga­ta de la social­de­mo­cra­cia hacia la dere­cha neo­li­be­ral (que más que una “ren­di­ción” fue una deci­sión cons­cien­te y por su expre­sa volun­tad) la acer­có, la con­fun­dió y en algu­nos casos la fun­dió con la mis­ma dere­cha bur­gue­sa, de quien se ha tor­na­do una sim­ples varian­te». Y un poco más ade­lan­te advir­tió: «Al tra­tar de res­pon­der a la pre­gun­ta ¿Qué es hoy la social­de­mo­cra­cia?», «Hay una cues­tión pre­via de luci­dez y de pura higie­ne men­tal: recha­zar de plano la carac­te­ri­za­ción de esta fuer­za polí­ti­ca como de izquier­da y, al mis­mo tiem­po, recha­zar “una uni­dad de izquier­da” que en nom­bre de un pre­ten­di­do com­ba­te a una dere­cha “ideo­ló­gi­ca” y “ultra-libe­ral”, solo ser­vi­ría para retra­sar la nece­sa­ria uni­dad y elu­dir cues­tio­nes de fon­do de la lucha de clases».

En el momen­to en que, refle­jan­do la inten­si­fi­ca­ción de la lucha de cla­ses y la enor­me movi­li­za­ción y cre­ci­mien­to de las masas en lucha, el Blo­que de Izquier­da y el PS com­par­ten, de for­ma no decla­ra­da, la pues­ta en esce­na de las alter­na­ti­vas de «izquier­da», no es una exa­ge­ra­ción sub­ra­yar este impor­tan­te tex­to de Albano Nunes, que ha sido publi­ca­do en www​.odia​rio​.info/​?​p​=​2​593 [En cas­te­llano en www​.lahai​ne​.org/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​?​p​=​3​1​550 ].

Como la estruc­tu­ra inter­na del poder man­tie­ne, en lo esen­cial, las mis­mas rela­cio­nes de explo­ta­ción del capi­ta­lis­mo, la lucha de las masas cre­ció y se expan­dió a nue­vas cate­go­rías de tra­ba­ja­do­res que, has­ta aho­ra, esta­ban fue­ra de la lucha con­tra la regre­sión polí­ti­ca en curso.

La imi­ta­ción de la for­ma bur­gue­sa de vida y el con­su­mis­mo desen­fre­na­do, fomen­ta­dos des­de la estruc­tu­ra del capi­tal a tra­vés de bien cui­da­das cam­pa­ñas publi­ci­ta­rias, y una mar­ca­da des­igual­dad en los ingre­sos, han pro­vo­ca­do el ale­ja­mien­to de muchos tra­ba­ja­do­res de la lucha de libe­ra­ción del tra­ba­jo, pero en los momen­tos de cri­sis pro­fun­da y estruc­tu­ral como la que esta­mos vivien­do, se hace evi­den­te lo que los momen­tos de eufo­ria del capi­tal escon­den: lo que siem­pre iden­ti­fi­có los tra­ba­ja­do­res era, y sigue sien­do, la subor­di­na­ción estruc­tu­ral del tra­ba­jo al capi­tal, y no el nivel de vida de este o aquel tra­ba­ja­dor, por muchos que sean, en tal o cual país más desarrollado.

Es la con­cien­cia de que esta reali­dad está sien­do rápi­da­men­te aprehen­di­da y de que hay otra sali­da lo que preo­cu­pa a Pau­lo Por­tas, a diri­gen­tes y dipu­tados del CDS, y lle­va a algu­nos de los baro­nes del PSD y a cada vez más epí­go­nos del capi­ta­lis­mo a aler­tar con­tra el peli­gro del con­flic­to social debi­do a esta des­truc­ción de [lo que ellos lla­man] la cla­se media.

El mun­do empu­ja y avanza…

La situa­ción polí­ti­ca ha cam­bia­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te en las últi­mas sema­nas. El des­con­ten­to y la lle­ga­da a la lucha de cate­go­rías de tra­ba­ja­do­res que no par­ti­ci­pa­ban en ella, acom­pa­ña­dos, tam­bién, por nue­vas cla­ses y extrac­tos socia­les, son seña­les irre­fu­ta­bles del pro­fun­do cam­bio en las con­di­cio­nes obje­ti­vas y sub­je­ti­vas habi­do en las ulti­mas semanas.

La per­ma­nen­te con­tes­ta­ción popu­lar a cada decla­ra­ción ofi­cial de un miem­bro del gobierno, los con­vir­tió en rehe­nes de las con­se­cuen­cias de su pro­pia polí­ti­ca. Los minis­tros no dejan la segu­ri­dad de los gabi­ne­tes sin un bata­llón de poli­cías y guar­dias de segu­ri­dad pri­va­dos. Tie­nen mie­do del pue­blo – el sobe­rano – que dicen representar.

Y la cues­tión no es la “com­pra de un perro» [5], como Mário Soa­res tra­tó de bro­mear inten­tan­do des­viar la aten­ción de la reali­dad: esta­mos ante un poder polí­ti­co ile­gí­ti­mo y un sis­te­ma cadu­co que urge superar.

La cues­tión que está plan­tea­da es la legi­ti­mi­dad de este gobierno. No se tra­ta de la legi­ti­mi­dad jurí­di­ca, plas­ma­da en las leyes for­ma­les de la demo­cra­cia repre­sen­ta­ti­va, fór­mu­la talla­da como tra­je a medi­da del sis­te­ma capi­ta­lis­ta. La cues­tión no es de inter­pre­ta­ción del orde­na­mien­to jurí­di­co vigen­te y de la teo­ría que le sir­ve de sopor­te, éti­ca en su sen­ti­do más amplio.

El Pre­si­den­te de la Repú­bli­ca no pue­de fin­gir que todo sigue igual. Él mis­mo, ya cues­tio­na­do por su iner­cia y per­mi­si­vi­dad cóm­pli­ce con el gobierno, empie­za tam­bién a huir de la gen­te. La des­hon­ro­sa hui­da ante el pue­blo en las cere­mo­nias del 5 de octu­bre [6], que tuvo que tener la anuen­cia de Antó­nio Cos­ta, Alcal­de de Lis­boa, y la rup­tu­ra de la cos­tum­bre, ins­tau­ra­da por él mis­mo, de abrir el Pala­cio de Belém [7] a la gen­te el día que con­me­mo­ra la implan­ta­ción de la Repú­bli­ca, son indi­ca­ti­vos de que tam­bién Cava­co Sil­va es cons­cien­te de la ile­gi­ti­mi­dad del pre­sen­te poder polí­ti­co, pero no saca del hecho las debi­das conclusiones.

Las nue­vas con­di­cio­nes obje­ti­vas y sub­je­ti­vas de la socie­dad por­tu­gue­sa amplían un pro­ble­ma que nor­mal­men­te no ha teni­do res­pues­ta ade­cua­da por par­te de las orga­ni­za­cio­nes de los tra­ba­ja­do­res – par­ti­dos y sin­di­ca­tos de cla­se. No bas­ta negar el capi­ta­lis­mo, hay que pre­sen­tar solu­cio­nes para el futu­ro y ofre­cer expli­ca­cio­nes de las derro­tas habidas.

En la gue­rra de cla­ses no hay hue­cos ni espa­cios entre las cla­ses en lucha. Cuan­do una cla­se retro­ce­de un paso es por­que la anta­gó­ni­ca ha avan­za­do ese mis­mo paso.

Las nue­vas situa­cio­nes obje­ti­vas y sub­je­ti­vas indi­can cla­ra­men­te que solo hay moti­vos para inten­si­fi­car la ofen­si­va, pero esa ofen­si­va será tan­to más efi­caz cuan­to más amplio sea el cono­ci­mien­to de en qué eta­pa está la lucha en Por­tu­gal, cua­les los obje­ti­vos más inme­dia­tos, sin dejar de seña­lar, como dicen los clá­si­cos, el obje­ti­vo final y lo que es nece­sa­rio para cons­truir­lo – la con­quis­ta del poder por los trabajadores.

Lis­boa, 5 y 6 de octu­bre 2012


Notas de la Traductora:

[1] Uno de los Capi­ta­nes de Abril que, en el verano de 1975, divi­die­ron el Movi­mien­to de las Fuer­zas Arma­das y, con­jun­ta­men­te con los demás miem­bros del “gru­po de los nue­ve”, diri­gie­ron la lucha de los mili­ta­res con­tra el Gene­ral Vas­co Gonçalves.
[2] Car­valho da Sil­va fue Secre­ta­rio-gene­ral duran­te los últi­mos 25 años de la Con­fe­de­ração Geral de Tra­balha­do­res Por­tu­gue­ses (CGTP) la Cen­tral demo­crá­ti­ca, inde­pen­dien­te y de cla­se, y salió hace pocos meses, por impo­si­ción de una nor­ma apro­ba­da hace cer­ca de dos años, según la cual no pue­den ser diri­gen­tes de los sin­di­ca­tos per­so­nas con más de 65 años de edad.
[3] Eco­no­mis­ta, ha sido direc­tor del Ban­co Gold­man Sachs y direc­tor del FMI en la ges­tión de Domi­ni­que Strauss Kahn, dimi­tien­do con la entra­da de Cris­ti­ne Lagarde.
[4] Albano Nunes es miem­bro del Secre­ta­ria­do del CC del Par­ti­do Comu­nis­ta Por­tu­gués y la revis­ta O Mili­tan­te es el perió­di­co, bimen­sual, de «refle­xión» del partido.
[5] Dicho por­tu­gués: «quien tie­ne mie­do com­pra un perro».
[6] Fecha de la implan­ta­ción de la Repú­bli­ca: 5 de octu­bre de 1910.
[7] Palá­cio de Belém es la resi­den­cia ofi­cial del Pre­si­den­te de la República.

www​.odia​rio​.info

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *