«Los Bol­che­vi­ques y la Revo­lu­ción de Octu­bre»- Miguel Urbano

Odia​rio​.info publi­ca un tex­to hacia el cual, por su impor­tan­cia, lla­ma­mos la aten­ción de nues­tros lec­to­res: la intro­duc­ción que el escri­tor comu­nis­ta ita­liano Giu­sep­pe Bof­fa escri­bió para las “Actas de las reunio­nes del Comi­té Cen­tral (CC) del Par­ti­do Obre­ro Social­de­mó­cra­ta de Rusia (Bol­che­vi­que)” rea­li­za­das entre Agos­to de 1917 y Febre­ro de 1918 (Fechas según el calen­da­rio gre­go­riano).

Pasa­jes de ese docu­men­to his­tó­ri­co fue­ron cita­dos por Sta­lin, por vez pri­me­ra, en 1924. Pero las “Actas” sola­men­te fue­ron publi­ca­das en la URSS des­pués del XX Con­gre­so del PCUS. En 1964 Fran­co­is Mas­pe­ro lan­zó una edi­ción fran­ce­sa y, en 1978, la Siglo XXI mexi­ca­na publi­có las “Actas” en cas­te­llano con el títu­lo de “Los Bol­che­vi­ques y la Revo­lu­ción de Octu­bre”. Fue un ejem­plar de esa edi­ción, hoy ago­ta­da, que me lle­gó a las manos, envia­do por un cama­ra­da bra­si­le­ño.

Leí fas­ci­na­do esas “Actas” –más de 300 pági­nas- casi sin inte­rrup­cio­nes. Con algu­nas lagu­nas ellas per­mi­ten al lec­tor acom­pa­ñar los deba­tes dra­má­ti­cos en que, duran­te sie­te meses, menos de tres dece­nas de revo­lu­cio­na­rios que for­ma­ban enton­ces el Comi­té Cen­tral del Par­ti­do Bol­che­vi­que toma­ron deci­sio­nes de las que ven­dría a depen­der la vic­to­ria o derro­ta del pro­yec­to comu­nis­ta.

Estu­dié una media doce­na de His­to­rias de la Revo­lu­ción Rusa de 1917, de auto­res sovié­ti­cos y occi­den­ta­les. Nin­gu­na es tan escla­re­ce­do­ra de la atmós­fe­ra de esas reunio­nes, nin­gu­na ilu­mi­na tan pro­fun­da­men­te como las “Actas” las diver­gen­cias que sepa­ra­ban a los diri­gen­tes bol­che­vi­ques uni­dos por un ideal común. En aquel tiem­po no había gra­ba­do­ras y las “Actas”, ano­ta­das a mano en hojas arran­ca­das de cua­der­nos, por la secre­ta­ria del Comi­té Cen­tral, Ele­na Stá­so­va, pre­sen­tan natu­ral­men­te las insu­fi­cien­cias y fallas pro­pias del ambien­te cons­pi­ra­ti­vo pos­te­rior a las jor­na­das repre­si­vas de Julio del 17.

Eso no impi­de que la sim­ple trans­crip­ción (igual­men­te par­cial) de las inter­ven­cio­nes de los prin­ci­pa­les diri­gen­tes del CC repre­sen­te una con­tri­bu­ción para la His­to­ria mucho más valio­sa que el aná­li­sis de escri­to­res y aca­dé­mi­cos que no par­ti­ci­pa­ron de esas reunio­nes secre­tas.

La intro­duc­ción faci­li­ta la refle­xión sobre una Docu­men­ta­ción tan den­sa y valio­sa. Bof­fa recuer­da que los deba­tes inci­die­ron sobre­to­do en dos temas: la insu­rrec­ción arma­da y, des­pués de la toma del poder por los bol­che­vi­ques, la cues­tión de la paz con las Poten­cias Cen­tra­les, des­pués del armis­ti­cio del 15 de Diciem­bre del 17 que sus­pen­dió la gue­rra entre la joven Repú­bli­ca socia­lis­ta y el Impe­rio Ale­mán.

Sta­lin, Sverd­lov, Dzerzhins­ki, Trots­ki, Zino­viev, Kame­nev, Buja­rin, Pre­obrazhens­ki y Ale­xan­dra Kolon­tai fue­ron algu­nos de los miem­bros del CC que enton­ces dis­cu­tie­ron en Petro­gra­do, en oca­sio­nes con pasión, las deci­sio­nes a ser toma­das: Lenin no par­ti­ci­pó en las pri­me­ras reunio­nes por­que esta­ba en la clan­des­ti­ni­dad, per­se­gui­do por la poli­cía de Kerens­ki.

“Las bata­llas libra­das en el núcleo de revo­lu­cio­na­rios que diri­gió la pri­me­ra revo­lu­ción socia­lis­ta fue­ron auten­ti­cas luchas polí­ti­cas que pusie­ron en jue­go ele­men­tos esen­cia­les de la línea del par­ti­do y, en oca­sio­nes, los fun­da­men­tos ideo­ló­gi­cos del bol­che­vis­mo” –escri­be Bof­fa.

El pri­mer gran cho­que de posi­cio­nes anta­gó­ni­cas ocu­rrió cuan­do Lenin colo­có la nece­si­dad urgen­te de la insu­rrec­ción arma­da. Los bol­che­vi­ques esta­ban en mino­ría en el Soviet de Petro­gra­do y la dua­li­dad de pode­res juga­ba a favor del gobierno de Kerens­ki. Lenin con­si­de­ra­ba con­clui­do el perio­do de desa­rro­llo pací­fi­co de la revo­lu­ción por­que los men­che­vi­ques y los socia­lis­tas revo­lu­cio­na­rios habían opta­do por una alian­za táci­ta con la bur­gue­sía reac­cio­na­ria.

De ahí el impe­ra­ti­vo de la insu­rrec­ción arma­da orien­ta­da para la toma del poder. Cuan­do Lenin el 15 de Sep­tiem­bre pre­sen­tó la pro­pues­ta ten­dien­te a la orga­ni­za­ción “téc­ni­ca” de la insu­rrec­ción, defi­nien­do ésta como un “arte”, el deba­te fue pro­lon­ga­do y ten­so.

Dos diri­gen­tes, Kame­nev y Zino­viev, se opu­sie­ron fron­tal­men­te. Es útil recor­dar que Kame­nev, que diri­gía con Sta­lin el Prav­da, asu­mi­rá una posi­ción crí­ti­ca cuan­do Lenin, regre­san­do del exi­lio, expu­so “Las Tesis de Abril” que refor­mu­la­ron toda la estra­te­gia del Par­ti­do Bol­che­vi­que.

Pero esta vez Kame­nev y Zinoiev no se limi­ta­ron a estar en des­acuer­do. Vio­lan­do la dis­ci­pli­na par­ti­da­ria, publi­ca­ron en el perió­di­co “Nova­ya Zhizn”, de Máxi­mo Gor­ki (que enton­ces no mili­ta­ba con los bol­che­vi­ques), un docu­men­to en que com­ba­tían y denun­cia­ban la insu­rrec­ción.

Esto en las vís­pe­ras del asal­to al Pala­cio de Invierno.

“Trai­do­res y esqui­ro­les ” fue­ron expre­sio­nes usa­das por Lenin para defi­nir la acti­tud de dos diri­gen­tes a los que lo liga­ba una sóli­da amis­tad per­so­nal. Pero a pesar de haber pedi­do la expul­sión de ambos del CC y del Par­ti­do, la suges­tión no obtu­vo mayo­ría y los dos per­ma­ne­cie­ron en fun­cio­nes.

Lo que con­fie­re a las «Actas» un inte­rés espe­cial es la publi­ca­ción par­cial de las inter­ven­cio­nes de los miem­bros del CC que par­ti­ci­pa­ron en esas tem­pes­tuo­sas reunio­nes. Ellas con­tri­bu­yen a des­mon­tar las espe­cu­la­cio­nes que corrie­ron por el mun­do sobre lo que pasó en esas jor­na­das del Ins­ti­tu­to Smolny, cuar­tel gene­ral bol­che­vi­que. El pro­pio John Reed, un ami­go de la Revo­lu­ción, pre­sen­tó una ver­sión inexac­ta de los deba­tes en su libro “Diez días que con­mo­vie­ron al mun­do”. La pro­pues­ta de insu­rrec­ción fue apro­ba­da por todos los pre­sen­tes, con los votos en con­tra de Kame­nev y Zino­viev.

Las dudas de algu­nos no sor­pren­den. Esos vete­ra­nos bol­che­vi­ques no tenían res­pues­ta para una pre­gun­ta: ¿Era posi­ble una revo­lu­ción Socia­lis­ta en Rusia atra­sa­da antes de su vic­to­ria en un país desa­rro­lla­do? ¿O debe­ría la revo­lu­ción desa­rro­llar­se como demo­crá­ti­ca y nacio­nal?

Lenin fue el pri­me­ro en com­pren­der que sola­men­te la insu­rrec­ción arma­da podría fre­nar la con­tra­rre­vo­lu­ción en mar­cha, apo­ya­da por las poten­cias impe­ria­lis­tas.

EL DILEMA DE BREST-LITOVSK

La otra cues­tión que ocu­pó las agen­das de suce­si­vas reunio­nes del CC y allí exhaus­ti­va­men­te deba­ti­da fue el de la acti­tud a asu­mir fren­te a la Ale­ma­nia impe­rial des­pués de la toma del poder por el Par­ti­do Bol­che­vi­que.

En la Con­fe­ren­cia de Abril en 1917, el Par­ti­do tenía deci­di­do opo­ner­se a una “paz por sepa­ra­do” con Ale­ma­nia y “pro­po­ner a todos los pue­blos una paz demo­crá­ti­ca, esto es, sin ane­xio­nes ni repa­ra­cio­nes”. El cami­nar de la His­to­ria vol­vió utó­pi­ca esa posi­ción.

La dis­cu­sión en el CC del deba­te sobre la Paz ini­cia­da des­pués del armis­ti­cio del 15 de Diciem­bre es la más amplia y emo­cio­nan­tes de las regis­tra­das por las “Actas”. Fue­ron dra­má­ti­cos, vehe­men­tes, los deba­tes sobre el tema.

Las clau­su­las de paz pre­sen­ta­das por los ale­ma­nes y aus­tria­cos eran inde­co­ro­sas y humi­llan­tes. Exi­gían terri­to­rios con un ter­cio de la pobla­ción del país y la mitad de su indus­tria.

El par­ti­do esta­ba divi­di­do, con des­ta­ca­dos diri­gen­tes defen­dien­do posi­cio­nes incom­pa­ti­bles. La ten­den­cia mayo­ri­ta­ria, invo­can­do deci­sio­nes toma­das al ini­cio de la Revo­lu­ción de Febre­ro, opta­ba por la “gue­rra revo­lu­cio­na­ria” como res­pues­ta al impe­ria­lis­mo ale­mán. Trots­ki pre­ten­día que se decla­ra­se fina­li­za­da la gue­rra y se des­mo­vi­li­za­ra al ejér­ci­to, pero sin fir­mar la paz.

La úni­ca posi­ción rea­lis­ta y lúci­da, pero mino­ri­ta­ria, era la de Lenin. Las con­di­cio­nes ale­ma­nas eran mons­truo­sas. Pero la “gue­rra revo­lu­cio­na­ria” era una idea román­ti­ca. Los sol­da­dos deser­ta­ban en masa del fren­te; en la prác­ti­ca, ya no había ejér­ci­to. La opción de Trots­ki era tam­bién inacep­ta­ble, por­qué par­tía de una hipó­te­sis impro­ba­ble en el momen­to: la revo­lu­ción inme­dia­ta en Ale­ma­nia.

Trots­ki coman­da­ba la dele­ga­ción sovié­ti­ca en las con­ver­sa­cio­nes con los ale­ma­nes, los aus­tria­cos, los tur­cos, los búl­ga­ros. La ausen­cia de un con­sen­so le lle­vó a tomar una deci­sión uni­la­te­ral que mere­ció seve­ras crí­ti­cas de Lenin: salió de Brest decla­ran­do fina­li­za­da la gue­rra, pero no fir­mo la paz: En la prác­ti­ca impu­so la for­mu­la “¡ni gue­rra, ni paz!”.

La reu­nión amplia­da del CC del día 23 de Febre­ro en la que par­ti­ci­pa­ron 60 des­ta­ca­dos bol­che­vi­ques fue angus­tian­te. Las “Actas” trans­mi­ten la atmós­fe­ra emo­cio­nan­te de aque­lla sesión en que se juga­ba la suer­te de la Revo­lu­ción Sovié­ti­ca.

Los ale­ma­nes habían denun­cia­do el armis­ti­cio y el 21 de Febre­ro de 1918 des­en­ca­de­na­ron una ofen­si­va en todos los fren­tes y, sin encon­trar prác­ti­ca­men­te resis­ten­cia, esta­ban casi a las puer­tas de Petro­gra­do.

En su inter­ven­ción final, Lenin, que ame­na­zó con dimi­tir, esbo­zó un esce­na­rio de tra­ge­dia: “Si no fir­ma­mos –dice- esta­re­mos sus­cri­bien­do la con­de­na a muer­te del poder sovié­ti­co den­tro de tres sema­nas”.

Lenin con­ven­ció; pero la fir­ma de la paz el 3 de Mar­zo y la pos­te­rior rati­fi­ca­ción del Tra­ta­do de Brest deja­ron secue­las muy dolo­ro­sas. Algu­nos comi­sa­rios del pue­blo dimi­tie­ron, abrien­do heri­das en el Par­ti­do.

Res­ta aña­dir que el Tra­ta­do de Brest fue decla­ra­do nulo por Rusia el 13 de Noviem­bre, dos días des­pués de la capi­tu­la­ción de Ale­ma­nia.

Pero antes de fina­li­zar la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial las poten­cias capi­ta­lis­tas ini­cia­ron el cer­co a la joven Repú­bli­ca Sovié­ti­ca. Los japo­ne­ses, en Abril, toma­ron Vla­di­vos­tok en el Extre­mo Orien­te; los ingle­ses y los nor­te­ame­ri­ca­nos des­em­bar­ca­ron en las tie­rras árti­cas de Rusia, las escua­dras bri­tá­ni­ca y fran­ce­sa blo­quea­ron los puer­tos del Mar Negro en tan­to los gene­ra­les blan­cos pre­pa­ra­ban una lar­ga gue­rra civil.

Giu­sep­pe Bof­fa, seña­lan­do que la Revo­lu­ción gana­ría con un alto cos­to su pri­me­ra bata­lla defen­si­va, afir­ma que los acon­te­ci­mien­tos de aque­llos meses entre el VI y el VII Con­gre­so del Par­ti­do Bol­che­vi­que vinie­ron a des­ta­car “el pun­to más alto de toda la his­to­ria huma­na”. Es mi con­vic­ción de que nin­gún par­ti­do se apro­xi­mó tan­to a la ima­gen de la demo­cra­cia ideal como el bol­che­vi­que en aque­llas jor­na­das.

Las “Actas” com­pi­la­das en “Los Bol­che­vi­ques y la Revo­lu­ción de Octu­bre” cons­ti­tu­yen la más con­vin­cen­te res­pues­ta a las cam­pa­ñas anti­co­mu­nis­tas que defor­man y calum­nian el cen­tra­lis­mo demo­crá­ti­co.
_​_​

Vila Nova de Gaia, Octu­bre del 2012
Tra­duc­ción: Jaz­mín Padi­lla para www​.odia​rio​.info

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *