Gran­des ban­cos están tras el aumen­to de pre­cios de los ali­men­tos- Librered

La alar­ma se encen­dió en julio cuan­do el pre­cio mun­dial de los ali­men­tos regis­tró un abrup­to incre­men­to del 10% lue­go de tres meses de rela­ti­va cal­ma. Las cosas no han mejo­ra­do. Según la Orga­ni­za­ción de las Nacio­nes Uni­das para la Ali­men­ta­ción y la Agri­cul­tu­ra (FAO), en sep­tiem­bre vol­vie­ron a subir, esta vez, un 1,4%.

Se esti­ma que los ali­men­tos cons­ti­tu­yen entre un 10% y un 15% del gas­to pro­me­dio de un hogar en un país desa­rro­lla­do. En los sec­to­res pobres de una nación en desa­rro­llo, la pro­por­ción se dis­pa­ra: se lle­van entre el 50% y 90% de sus ingresos.

La con­tra­ca­ra es el ham­bre. Este jue­ves, el Ins­ti­tu­to Inter­na­cio­nal de Inves­ti­ga­ción sobre Polí­ti­cas Ali­men­ta­rias publi­có su nue­vo Índi­ce Glo­bal del Ham­bre. En todo el mun­do lo enca­be­za Burun­di y en Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be, Haití.

¿A qué se debe el aumen­to de la comi­da en medio de los nuba­rro­nes de la eco­no­mía glo­bal? Las cau­sas son com­ple­jas y varia­das, pero el diag­nós­ti­co de la FAO en julio con­te­nía un dato cla­ve: no había pro­ble­mas a nivel de ofer­ta y demanda.

En otras pala­bras, ni los fac­to­res cli­má­ti­cos que pue­den afec­tar la ofer­ta (sequías, por ejem­plo), ni un súbi­to aumen­to de la deman­da (como en los últi­mos años con Chi­na e India) expli­can esta dis­pa­ra­da de los precios.

El dedo acu­sa­dor apun­ta a los espe­cu­la­do­res. Según algu­nas esti­ma­cio­nes, la inver­sión finan­cie­ra-espe­cu­la­ti­va con­tro­la hoy más del 60% de los mer­ca­dos de ali­men­tos, com­pa­ra­do con un 12% del mer­ca­do en 1996.

En un inten­to de con­tra­rres­tar este fenó­meno, la comi­sión del Par­la­men­to Euro­peo sobre asun­tos eco­nó­mi­cos y mone­ta­rios votó a fines de sep­tiem­bre a favor de una regu­la­ción del mer­ca­do finan­cie­ro de deri­va­dos de ener­gía y alimentos.

El pro­yec­to, que debe ser ana­li­za­do en una reu­nión de la Comi­sión Euro­pea en noviem­bre, ya exis­te en Esta­dos Uni­dos, pero es cali­fi­ca­do como insu­fi­cien­te por orga­ni­za­cio­nes huma­ni­ta­rias como el World Deve­lop­ment Move­ment (WDM).

“Es nece­sa­rio limi­tar la can­ti­dad del mer­ca­do a la que pue­dan tener acce­so los espe­cu­la­do­res. El pro­yec­to avan­za en esta direc­ción, pero pue­de ser agua­do por la opo­si­ción de paí­ses con fuer­te pre­sen­cia del sec­tor finan­cie­ro como el Rei­no Uni­do que pre­fie­ren seguir con la auto­re­gu­la­ción del mer­ca­do”, le dijo a BBC Mun­do Chris­ti­ne Haigh, del WDM.

El camino de los mercaderes

La espe­cu­la­ción es tan vie­ja como la eco­no­mía: los casos docu­men­ta­dos se remon­tan a Tales de Mile­to y la anti­gua Grecia.

Pero los mer­ca­dos moder­nos han colo­ca­do a esta acti­vi­dad mar­gi­nal en el cen­tro mis­mo del escenario.

Un ejem­plo clá­si­co fue el cacao en 2010. El 17 de julio de ese año un fon­do finan­cie­ro de alto ries­go, Arma­ja­ro, com­pró más de 240.000 tone­la­das de cacao (un 7% de la pro­duc­ción glo­bal anual), lo que dis­pa­ró el pre­cio a su nivel más alto des­de 1997.

Un solo día de adqui­si­ción masi­va a car­go de un pode­ro­so actor finan­cie­ro bas­tó para hacer sal­tar el pre­cio de un producto.

El eje de estos movi­mien­tos espe­cu­la­ti­vos es el mer­ca­do de futu­ros. Este mer­ca­do se ori­gi­nó en Esta­dos Uni­dos en el siglo XIX para ayu­dar a los gran­je­ros a neu­tra­li­zar las fluc­tua­cio­nes en el pre­cio de las cosechas.

Un con­tra­to a futu­ro le per­mi­te al gran­je­ro ven­der en una fecha futu­ra a un pre­cio deter­mi­na­do una can­ti­dad X de su cose­cha. El gran­je­ro obtie­ne segu­ri­dad y el com­pra­dor posi­bles ganan­cias en caso de que el pre­cio suba por enci­ma de lo pagado.

Con la des­re­gu­la­ción del mer­ca­do finan­cie­ro de los años 80 y 90 se crea­ron unos con­tra­tos de alta com­ple­ji­dad, deno­mi­na­dos “deri­va­dos”, que abrie­ron el jue­go a una espe­cu­la­ción ilimitada.

Como los “futu­ros” son con­tra­tos que se pue­den adqui­rir o ven­der sin nece­si­dad de poseer el pro­duc­to, su ven­ta adqui­rió una diná­mi­ca pro­pia, ace­le­ra­da por las ope­ra­cio­nes super­só­ni­cas de las computadoras.

La invi­ta­ción a espe­cu­lar es irre­sis­ti­ble. Si el pre­cio de una tone­la­da de maíz es de 100 dóla­res hoy, pero el doble en un con­tra­to a futu­ro de tres meses, la ten­ta­ción de pos­ter­gar la ven­ta y espe­rar al mejor ren­di­mien­to, ter­mi­na afec­tan­do la ofer­ta pre­sen­te (los gran­je­ros se abs­tie­nen de ven­der aho­ra) y el pre­cio del producto.

Según el WMD, en el cora­zón de la espe­cu­la­ción se encuen­tran gran­des nom­bres de la ban­ca como Gold­man Sachs, Mor­gan Stan­ley, Bar­clays, Citi­bank, Deu­ts­che Bank, HSBC y JP Morgan.

Este poder de fue­go de los gran­des fon­dos finan­cie­ros se ha exa­cer­ba­do con la cri­sis eco­nó­mi­ca mundial.

“Los gobier­nos han emi­ti­do dine­ro para esti­mu­lar la eco­no­mía. El sec­tor finan­cie­ro ha apro­ve­cha­do este aumen­to de la ofer­ta mone­ta­ria no para pres­tar más al sec­tor pro­duc­ti­vo sino para aumen­tar sus ope­ra­cio­nes espe­cu­la­ti­vas”, afir­ma Haig.

Ham­bru­nas y disturbios

Una vara para medir el impac­to que pue­de tener un aumen­to sos­te­ni­do del pre­cio como el que se vie­ne regis­tran­do des­de julio son los dis­tur­bios de 2007 – 2008.

El sal­to incon­tro­la­ble de los pre­cios en esos meses pre­vios al esta­lli­do finan­cie­ro pro­du­jo vio­len­tas pro­tes­tas en 31 paí­ses –de Perú a Ban­gla­desh– con un sal­do de dece­nas de muer­tos y cen­te­na­res de heridos.

En el terreno mis­mo, el WDM vio de pri­me­ra mano el impac­to que los pre­cios tenían en fami­lias que se veían obli­ga­das a tener una sola comi­da al día y a redu­cir drás­ti­ca­men­te la varie­dad de su dieta.

“Cuan­do una socie­dad no satis­fa­ce nece­si­da­des bási­cas del ser humano, cuan­do vemos malnu­tri­ción y el fan­tas­ma de la ham­bru­na, es casi inevi­ta­ble que se pro­duz­can mani­fes­ta­cio­nes y dis­tur­bios”, le dijo Haig a BBC Mundo.

En los últi­mos seis meses de 2010, en el mar­co de un segun­do sal­to de los pre­cios de los ali­men­tos, unas 44 millo­nes de per­so­nas caye­ron en la pobre­za extrema.

El pro­ble­ma se agra­va en el con­tex­to de una eco­no­mía mun­dial que toda­vía no ha sali­do de la heca­tom­be finan­cie­ra de 2008.

La des­ace­le­ra­ción glo­bal –el Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal aca­ba de bajar nue­va­men­te su esti­ma­ción del cre­ci­mien­to glo­bal de 2012– pone en peli­gro el nivel de empleo en un mun­do que tie­ne más de 1.300 millo­nes de per­so­nas que viven con ingre­so de 1,25 dóla­res por día.

Sumar­le a este cre­ci­mien­to ané­mi­co, una infla­ción de pro­duc­tos no sus­ti­tuí­bles como los ali­men­tos, pare­ce una fór­mu­la para el desastre.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *