Sare Anti­fa­xis­ta: sie­te años en la línea del fren­te con­tra­cul­tu­ral- Gara entre­vis­ta a Sare Anti­fa­xis­ta

Inter­net se ha con­ver­ti­do en la pro­lon­ga­ción de aque­llas pare­des reple­tas de gra­fi­tis en los que se daba cuen­ta del esta­do de las cosas. Espa­cios vir­tua­les como el que apor­ta Sare Anti­fa­xis­ta (http://​sarean​ti​fa​xis​ta​.blogs​pot​.com​.es)-, per­mi­ten seguir de cer­ca la reali­dad polí­ti­ca, social, con­tra­in­for­ma­ti­va y con­tra­cul­tu­ral que ani­da en nues­tra socie­dad. Un gra­fi­ti en cons­tan­te movi­mien­to y con­ti­nua­men­te reno­va­do que tam­bién nos advier­te de los males que habi­tan y ace­chan des­de las cloa­cas.

p052_f01_181x148.jpg

Si nos ate­ne­mos a una mera defi­ni­ción téc­ni­ca, para muchos estu­dio­sos la con­tra­cul­tu­ra son los valo­res, ten­den­cias y for­mas socia­les que cho­can con los esta­ble­ci­dos den­tro de la socie­dad. En un inten­to por dar for­ma y, sobre todo, deno­mi­na­ción a este movi­mien­to social, el his­to­ria­dor nor­te­ame­ri­cano acu­ñó por pri­me­ra vez el tér­mino «con­tra­cul­tu­ra» en su libro «El naci­mien­to de una con­tra­cul­tu­ra» (1968).

A pesar de que siem­pre se han teni­do en cuen­ta los rama­la­zos de rebel­día que aflo­ra­ron duran­te el roman­ti­cis­mo del siglo XIX, englo­ba­do en la lla­ma­da bohe­mia» fue la céle­bre Gene­ra­ción Beat nor­te­ame­ri­ca­na de los años 50 ‑aque­lla que fue aban­de­ra­da por Allen Gins­berg, William S. Burroughs y el ico­no­grá­fi­co Jack Kerouac- la encar­ga­da de ser­vir de mode­lo a las futu­ras gene­ra­cio­nes que des­cu­brie­ron un nue­vo mode­lo social, cul­tu­ral, polí­ti­co, vital y eco­nó­mi­co ale­ja­do de los cáno­nes esta­ble­ci­dos.

En reali­dad, qui­zás, la lla­ma­da con­tra­cul­tu­ra siem­pre estu­vo ahí pero nadie se atre­vió o qui­so dar­le una deno­mi­na­ción. Un bre­ve vis­ta­zo al pasa­do nos redes­cu­bre sen­ten­cias y esce­nas enrai­za­das en la con­tra­cul­tu­ra tal y como, por ejem­plo, nos anun­ció Frie­drich Engels en «Con­tri­bu­ción al pro­ble­ma de la vivien­da», un tex­to publi­ca­do en 1872, pero de ple­na vigen­cia actual y acor­de con los cáno­nes con­tra­cul­tu­ra­les del movi­mien­to oku­pa. «Lo cier­to ‑escri­bió Engels- , sin embar­go, es que ya exis­ten en las gran­des ciu­da­des edi­fi­cios sufi­cien­tes para reme­diar en segui­da, si se les die­se un empleo racio­nal, toda ver­da­de­ra penu­ria de la vivien­da. Esto solo pue­de lograr­se, natu­ral­men­te, expro­pian­do a los actua­les posee­do­res y alo­jan­do en sus casas a los obre­ros que care­cen de vivien­da o que viven haci­na­dos en la suya. Y tan pron­to como el pro­le­ta­ria­do con­quis­te el poder polí­ti­co, esta medi­da, impues­ta por los intere­ses del bien públi­co, será de tan fácil eje­cu­ción como lo son hoy las otras expro­pia­cio­nes y las requi­sas de vivien­das que lle­va a cabo el Esta­do actual».

Sin mover­nos de Eus­kal Herria, aso­mán­do­se des­de la trin­che­ra vir­tual de inter­net, el colec­ti­vo englo­ba­do en Sare Anti­fa­xis­ta sir­ve de ven­ta­na abier­ta a un buen puña­do de ini­cia­ti­vas, cró­ni­cas y denun­cias que per­mi­ten seguir al deta­lle lo que ocu­rre en la tras­tien­da de la con­tra­cul­tu­ra actual. En cons­tan­te movi­mien­to, la pági­na web de este colec­ti­vo inclu­ye una gran varie­dad de mate­rial escri­to y visual enrai­za­do en los males de la socie­dad actual y en diver­sos estu­dios lite­ra­rios, musi­ca­les e his­tó­ri­cos que sir­ven para dar for­ma a esa ame­na­za siem­pre pre­sen­te que es el fas­cis­mo, en pro­gre­sión en Euro­pa.

¿Cuán­do y qué moti­vos impul­sa­ron la crea­ción de Sare Anti­fa­xis­ta?

El pun­to de infle­xión fue en el 2002 tras la publi­ca­ción en «Kale­go­rria» del articu­lo: «Gue­rra sucia, el regre­so de los falan­gis­tas». Una déca­da atrás, el Esta­do espa­ñol empe­zó a ejer­cer el mono­po­lio de la vio­len­cia polí­ti­ca crean­do los GAL. Tras esta deci­sión los gru­pos fas­cis­tas que has­ta enton­ces actua­ban, des­apa­re­cen de las calles vas­cas. Gru­pos como Gue­rri­lle­ros de Cris­to Rey, Bata­llón Vas­co Espa­ñol, Gru­pos Arma­dos Espa­ño­les, etc… pasan a la reser­va. Años des­pués y tras des­ta­par­se todo el tema GAL, ele­men­tos acti­vos en las cloa­cas del Esta­do vuel­ven a pro­mo­ver «sacan­do del ban­qui­llo» a cier­tos ele­men­tos del entra­ma­do ultra­de­re­chis­ta espa­ñol, que esta­rían dis­pues­tos a todo. Es enton­ces, cuan­do los actos de carác­ter fas­cis­ta vuel­ven a estar pre­sen­tes en las calles, en for­ma de: Pro­pa­gan­da (pan­fle­tos, pin­ta­das, etc..), cam­pa­ñas anti-abor­tis­tas, reunio­nes ultras en dife­ren­tes pun­tos de Hego Eus­kal Herria, mani­fes­ta­cio­nes, etc… Lo que has­ta enton­ces solo veía­mos que ocu­rría en el Esta­do espa­ñol o en otros pun­tos de Euro­pa, aho­ra ocu­rría tam­bién en nues­tras calles.

Los ase­si­na­tos de Josu Mugu­ru­za (en Madrid), Ale­jo Aznar (en Erro­mo) y Aitor Zaba­le­ta (en Madrid) a manos de fas­cis­tas, tam­bién pesó mucho a la hora de dar el paso y unir bajo Sare Anti­fa­xis­ta a otros peque­ños gru­pos o a gen­te que a nivel indi­vi­dual hacían cosas con­tra el fas­cis­mo. Fue enton­ces, en 2005, cuan­do Sare Anti­fa­xis­ta empe­zó a dar sus pri­me­ros pasos.

¿Man­tie­nen con­tac­tos con otros colec­ti­vos anti­fas­cis­tas fue­ra de Eus­kal Herria?

Sí, a nivel del Esta­do espa­ñol hemos teni­do con­tac­to con algu­nas pla­ta­for­mas y coor­di­na­do­ras. En gene­ral, hace­mos un segui­mien­to de todas sus acti­vi­da­des duran­te el año: mani­fes­ta­cio­nes, denun­cias, cam­pa­ñas, etc… La últi­ma cola­bo­ra­ción en con­cre­to fue con Uni­tat Con­tra el Fei­xis­me y el Racis­me (Pai­sos Cata­lans). En Euro­pa, hemos teni­do con­tac­to con dife­ren­tes gru­pos y per­so­nas a nivel indi­vi­dual en Ita­lia, Irlan­da, Ale­ma­nia… De hecho nues­tra ulti­ma acti­vi­dad inter­na­cio­na­lis­ta fue el pasa­do mes de setiem­bre. Orga­ni­za­mos una bri­ga­da anti­fas­cis­ta Vas­ca com­pues­ta de una dece­na de com­pa­ñe­ras y com­pa­ñe­ros con des­tino a Ale­ma­nia. Duran­te una sema­na hemos reco­rri­do luga­res de la Memo­ria, cono­ci­do como tra­ba­jan dife­ren­tes colec­ti­vos anti­fas­cis­tas y de la memo­ria his­tó­ri­ca, etc…

¿Un bre­ve vis­ta­zo a la reali­dad vir­tual euro­pea, qué pano­ra­ma polí­ti­co y social nos des­cu­bre?

Un pano­ra­ma muy preo­cu­pan­te. El ascen­so de los gru­pos nazi-fas­cis­tas, iden­ti­ta­rios y popu­lis­tas en casi toda Euro­pa es una reali­dad que a día de hoy ya nadie dis­cu­te y que tam­po­co nadie pue­de ocul­tar. Rusia, Ita­lia, Ale­ma­nia, Aus­tria, Holan­da, Gre­cia, Ingla­te­rra, Ruma­nía, Esta­do espa­ñol, Esta­do fran­cés.… En casi todos estos paí­ses-esta­dos, estos gru­pos tie­nen repre­sen­ta­ción polí­ti­ca en sus ins­ti­tu­cio­nes. La suma de todos ellos en un par­la­men­to como el Euro­peo, supo­nen ya un res­pal­do de 80 millo­nes de votos. Están de hecho casi apun­to, de for­mar un gru­po par­la­men­ta­rio pro­pio. Lo de Gre­cia con Ama­ne­cer Dora­do, lo del ultra­de­re­chis­ta Anders Bej­ring en Norue­ga o en Ale­ma­nia con el NPD y la célu­la terro­ris­ta que estu­vo apo­ya­da por los ser­vi­cios de infor­ma­ción ger­ma­nos, en los últi­mos meses, están lle­nan­do múl­ti­ples espa­cios en los medios de comu­ni­ca­ción. Enci­ma aho­ra, con la bru­tal cri­sis que las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les, los mer­ca­dos y los espe­cu­la­do­res nos están hacien­do sufrir, se han con­ver­ti­do en el cal­do para que todo tipo de par­ti­dos y orga­ni­za­cio­nes, lan­cen de una mane­ra masi­va sus men­sa­jes racis­tas y xenó­fo­bos con­tra los mas débi­les: los inmi­gran­tes y las mino­rías étni­cas.

¿En qué últi­mas ini­cia­ti­vas han par­ti­ci­pa­do?

Esta­mos pro­fun­da­men­te enrai­za­dos y ali­nea­dos con los movi­mien­tos socia­les y con­tra­cul­tu­ra­les de este país. En los sie­te años que lle­va­mos de tra­ba­jo, a pie de calle, hemos cola­bo­ra­do y rea­li­za­do acti­vi­da­des con más de un cen­te­nar de ellos. Esta­mos vol­ca­dos con la memo­ria his­tó­ri­ca de este país. Hemos par­ti­ci­pa­do en acti­vi­da­des y cola­bo­ra­do con orga­nis­mos como Eus­kal Memo­ria o Ahaz­tuak 1936 – 1977. En la actua­li­dad y des­de hace ya dos años for­ma­mos par­te acti­va de Lau Hai­ze­ta­ra Gogoan don­de hemos par­ti­ci­pa­do en actos de memo­ria, pre­pa­ra­ción de mocio­nes para los ayun­ta­mien­tos, pre­pa­ra­ción de las dos asam­bleas de movi­mien­tos memo­ria­lis­tas de Eus­kal Herria, reti­ra­da de sim­bo­lo­gía fas­cis­ta de las calles y más recien­te­men­te en la que­re­lla Argen­ti­na con­tra el fran­quis­mo. En los últi­mos meses, hemos for­ma­do par­te de los con­vo­can­tes de las dos últi­mas huel­gas gene­ra­les, par­ti­ci­pa­do en la pla­ta­for­ma popu­lar para exi­gir jus­ti­cia para Iñi­go Caba­cas, defen­dien­do el pro­yec­to socio-cul­tu­ral que repre­sen­ta­ba Kukutza, etcé­te­ra.

Habrán pasa­do por momen­tos duros…

Por des­gra­cia sí. Hemos teni­do tem­po­ra­das en las que reci­bía­mos todo tipo de ame­na­zas. Lue­go vinie­ron los inten­tos de cri­mi­na­li­za­ción por nues­tros actos, por nues­tras noti­cias, por nues­tros apo­yos a ter­ce­ros. Como bue­na­men­te hemos podi­do, lo hemos ido afron­tan­do. Duro, muy duro, ha resul­ta­do la reco­gi­da de tes­ti­mo­nios y la reco­pi­la­ción de los rela­tos de las vic­ti­mas del fas­cis­mo de ayer y de hoy. Des­de el guda­ri al mili­ciano, pasan­do por el repre­sa­lia­do, tor­tu­ra­do o la fami­lia de una víc­ti­ma del fas­cis­mo de hoy como han sido la ama y el abo­ga­do de Car­los Palo­mino, la fami­lia Zaba­le­ta-Kor­ta­zar, los y las ame­na­za­dos por gru­pos terro­ris­tas fas­cis­tas como Falan­ge y Tra­di­ción, etc. Hemos sufri­do muchí­si­ma impo­ten­cia, cuan­do dece­nas de per­so­nas han sido repri­mi­das y repre­sa­lia­das en movi­li­za­cio­nes de carác­ter anti­fas­cis­ta en Bil­bo, Gas­teiz, Iru­ña, Her­na­ni, Liza­rra.… y por la fal­ta de medios de todo tipo, no les hemos podi­do aten­der. Qui­zás, lo más duro fue tra­ba­jar con los lis­ta­dos de vic­ti­mas del fas­cis­mo duran­te el alza­mien­to fas­cis­ta de 1936 – 1939, la repre­sión fran­quis­ta de 40 años y la vio­len­cia de extre­ma dere­cha de las ulti­mas tres déca­das. Son miles y miles de per­so­nas, per­so­nas con una mili­tan­cia, con una ideo­lo­gía, con una viven­cia en lo per­so­nal, que fue­ron vil­men­te ase­si­na­das.

Con­tra­cul­tu­ra des­de la barri­ca­da vir­tual

Publi­ca­cio­nes, cedés, vídeos: la cul­tu­ra trans­for­ma­da en herra­mien­ta de tra­ba­jo. Un bre­ve vis­ta­zo a la web de Sare Anti­fa­xis­ta per­mi­te al visi­tan­te des­cu­brir todo tipo de soni­dos, imá­ge­nes y pala­bras que nos ale­jan de los cáno­nes pre­es­ta­ble­ci­dos y dan cabi­da a la voz de los sin voz. El poe­ta mal­di­to Char­les Bau­de­lai­re nos des­cu­brió que «El mayor enga­ño del dia­blo con­sis­te en hacer­nos creer que no exis­te». Algo simi­lar ocu­rre con el fas­cis­mo, cons­tan­te­men­te nega­do por muchos gobier­nos que lo apo­yan des­de la tras­tien­da demo­crá­ti­ca. Por ese moti­vo y a la par de encon­tra­mos infor­ma­ción rela­cio­na­da con la pre­sen­cia acti­va de esa ultra­de­re­cha que jamás des­apa­re­ce­rá por­que es ali­men­ta­da, la con­tra­cul­tu­ra se mues­tra como herra­mien­ta de tra­ba­jo den­tro de una diná­mi­ca ten­den­te a mos­trar los males y bene­fi­cios que son silen­cia­dos por los gran­des empo­rios comu­ni­ca­ti­vos. «En nues­tros ini­cios –seña­la Sare Anti­fa­xis­ta– nos vol­ca­mos sobre todo en infor­mar y for­mar. Con la pues­ta en mar­cha de la web, qui­si­mos poten­ciar el tra­ba­jo de los medios de comu­ni­ca­ción de con­tra-infor­ma­ción, con­vir­tién­do­nos en una par­te de ellos. A día de hoy pode­mos decir, con mucho orgu­llo, que hemos cubier­to de lar­go todas nues­tras expec­ta­ti­vas. Hemos rea­li­za­do 18.122 publi­ca­cio­nes: noti­cias, con­vo­ca­to­rias, artícu­los, etc.- y hemos sido res­pal­da­dos con más de 1.596.000 entra­das en nues­tra pági­na. Noti­cias como el des­alo­jo de Kukutza, movi­li­za­cio­nes anti­fas­cis­tas, la muer­te de Iñi­go Caba­cas o las dis­tin­tas huel­gas gene­ra­les han sido algu­nas de las noti­cias más segui­das»

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *