Méxi­co : Muje­res perio­dis­tas, crí­me­nes invi­si­bi­li­za­dos en medio de la gue­rra- Javier Her­nán­dez

El Infor­me diag­nós­ti­co «Vio­len­cia con­tra muje­res perio­dis­tas en Méxi­co 2010- 2011»[1], ela­bo­ra­do y publi­ca­do por Comu­ni­ca­ción e Infor­ma­ción de la Mujer AC (CIMAC), abor­da un tema que esta­ba pen­dien­te y era nece­sa­rio docu­men­tar, ana­li­zar y visi­bi­li­zar: la situa­ción de las muje­res perio­dis­tas en Méxi­co, el país más peli­gro­so de Amé­ri­ca Lati­na y el segun­do más peli­gro­so del mun­do para ejer­cer el perio­dis­mo.

En el gre­mio perio­dís­ti­co y repor­te­ril, las muje­res son una pre­sen­cia mayo­ri­ta­ria en los pues­tos de tra­ba­jo menos visi­bles y más sacri­fi­ca­dos. Son repor­te­ras, fotó­gra­fas, tra­ba­jan en la redac­ción, y su pre­sen­cia es menor en los géne­ros y los pues­tos más visi­bles y de mayor pres­ti­gio polí­ti­co: artícu­lo, colum­na, y en los pues­tos de direc­ción; lo cual no se con­tra­di­ce sino com­ple­men­ta con la uti­li­za­ción que rea­li­zan las empre­sas comer­cia­les de comu­ni­ca­ción de muje­res jóve­nes cuya ima­gen es la cara visi­ble para leer las notas, para dar la infor­ma­ción del cli­ma o inclu­so noti­cias de depor­tes, pero siem­pre sub­ra­yan­do un rol de géne­ro según el cual la misión de las muje­res es hacer agra­da­ble un noti­cie­ro don­de las noti­cias pue­den ser poco gra­tas.

No obs­tan­te, el tra­ba­jo de las muje­res en el perio­dis­mo va mucho más allá de esa ima­gen de con­su­mo. A pesar de ser impor­tan­tes, no dan cuen­ta de la dimen­sión de la pre­sen­cia feme­ni­na en el perio­dis­mo tam­po­co algu­nas muje­res que se han gana­do un espa­cio, con base en un tra­ba­jo pro­fe­sio­nal, valien­te, de denun­cia, de docu­men­ta­ción, de perio­dis­mo de inves­ti­ga­ción pri­vi­le­gian­do géne­ros como el repor­ta­je y la cró­ni­ca, sin des­cui­dar el artícu­lo de fon­do, y que no por casua­li­dad han des­bor­da­do el espa­cio que tie­nen en medios comer­cia­les para incur­sio­nar en el libro. La situa­ción de muje­res como las perio­dis­tas que pre­sen­ta­ron el infor­me de CIMAC, Lydia Cacho (recién al regre­so de un bre­ve exi­lio en res­pues­ta a cons­tan­tes ame­na­zas de muer­te), Ana­bel Her­nán­dez (ame­na­za­da de muer­te tam­bién), San­jua­na Mar­tí­nez (una vez dete­ni­da arbi­tra­ria­men­te con exce­so de fuer­za por una supues­ta dili­gen­cia rela­cio­na­da con un divor­cio), son algu­nas de las perio­dis­tas que han logra­do el doble reco­no­ci­mien­to que pue­de tener en Méxi­co una per­so­na des­ta­ca­da en la pro­fe­sión: el de los lec­to­res, y el reco­no­ci­mien­to nega­ti­vo de la per­se­cu­ción y las ame­na­zas de los gru­pos cuyos intere­ses se ven toca­dos por las publi­ca­cio­nes de estas perio­dis­tas. Ade­más de ellas, hay algu­nas que han teni­do que exi­liar­se, como Ana Lilia Pérez, repor­te­ra de Con­tra­lí­nea. Hay otras muje­res perio­dis­tas que han entre­ga­do valio­sos apor­tes a los lec­to­res mexi­ca­nos y a nues­tro dere­cho a la infor­ma­ción como Mar­ce­la Tura­ti, Lau­ra Cas­te­lla­nos (tam­bién ame­na­za­da y moni­to­rea­da por gru­pos afec­ta­dos por su tra­ba­jo) y Glo­ria Muñoz Ramí­rez.

Pero la mayor par­te del tra­ba­jo feme­nino se da en una suer­te de para­dó­ji­co ano­ni­ma­to, el de las repor­te­ras que fre­cuen­tan poco los tex­tos en pri­me­ra per­so­na y los géne­ros de opi­nión, para cen­trar­se en la infor­ma­ción que ali­men­ta coti­dia­na­men­te a la pren­sa en Méxi­co. El dia­ris­mo, el repor­ta­je de cada sema­na o cada mes, tam­bién incó­mo­do para el poder y que les ha cos­ta­do la vida a algu­nas, como a Regi­na Mar­tí­nez, corres­pon­sal de Pro­ce­so en Vera­cruz. El infor­me dedi­ca un capí­tu­lo a Vera­cruz, enti­dad que se encuen­tra entre el exi­lio por inse­gu­ri­dad y el perio­dis­mo de sobre­vi­ven­cia, el esta­do más peli­gro­so en Méxi­co para la pro­fe­sión.

Pero el infor­me de CIMAC, rea­li­za­do des­de una agen­cia de infor­ma­ción y noti­cias con pers­pec­ti­va de géne­ro y de dere­chos huma­nos, no res­pe­ta los lími­tes estre­chos y pre­jui­cio­sos que impo­ne el poder para reco­no­cer quién es perio­dis­ta: uno de sus pri­me­ros atis­bos de que la situa­ción se agra­va­ba fue el ase­si­na­to de Felí­ci­tas Mar­tí­nez y Tere­sa Bau­tis­ta, comu­ni­ca­do­ras popu­la­res tri­quis ase­si­na­das en Oaxa­ca, y de quie­nes el gobierno fede­ral no reco­no­cía su carác­ter de perio­dis­tas.

La agen­cia CIMAC encon­tró y docu­men­tó que es en los perio­dos 2002- 2006, bajo el gobierno de Vicen­te Fox, y 2006- 2012, bajo el gobierno de Feli­pe Cal­de­rón, cuan­do la vio­len­cia con­tra las muje­res perio­dis­tas cre­ció y lue­go se mul­ti­pli­có.

Ade­más de hacer un aná­li­sis de las diver­sas for­mas de vio­len­cia, des­de la cen­su­ra, la vio­len­cia labo­ral y las ame­na­zas has­ta los femi­ni­ci­dios con­tra las perio­dis­tas, el infor­me hace una radio­gra­fía del tema por año, por enti­da­des, por eda­des, por el tipo de medio en que publi­ca­ban, car­gos que desem­pe­ña­ban, fuen­tes que cubrían, temas que abor­da­ban, agre­so­res, rein­ci­den­cia de la vio­len­cia, casos emble­má­ti­cos e impli­ca­cio­nes en la vida per­so­nal y labo­ral de las perio­dis­tas.

Tie­ne una impor­tan­cia cla­ve el aná­li­sis espe­cí­fi­co de la vio­len­cia con­tra las muje­res perio­dis­tas, por­que en Méxi­co la vio­len­cia con­tra per­so­nas de car­ne y hue­so, con iden­ti­dad, nom­bre, fami­lia, cole­gas, comu­ni­dad, tien­de a ser disuel­ta en la gran masa anó­ni­ma de las esta­dís­ti­cas y la jus­ti­fi­ca­ción buro­crá­ti­ca de una estra­te­gia de gue­rra. La agen­cia CIMAC lo enun­cia: “Una de las hipó­te­sis de la pre­sen­te inves­ti­ga­ción es que la invi­si­bi­li­dad de las muje­res en los infor­mes sobre la liber­tad de expre­sión y pren­sa en Méxi­co obe­de­ce a una cor­ti­na de humo gene­ra­da por la deno­mi­na­da “gue­rra con­tra el nar­co­trá­fi­co” que cen­tró la aten­ción en el tema y en quie­nes ejer­cien­do el perio­dis­mo lo cubrie­ron y fue­ron vio­len­ta­dos en cual­quier for­ma, has­ta la extre­ma, el ase­si­na­to, dejan­do sin aná­li­sis y aten­ción otros temas y con­tex­tos, lo cual dejó a las muje­res invi­si­bles y por ende vul­ne­ra­bles.”

Dejar vul­ne­ra­bles a las muje­res perio­dis­tas nos afec­ta a todos, al gre­mio, a la socie­dad, a los lec­to­res que segui­mos nece­si­tan­do sus dia­rios, sema­na­les o más espa­cia­dos tra­ba­jos de inves­ti­ga­ción. “No se mata a la ver­dad matan­do a la perio­dis­ta”, es cier­to, pero tam­po­co debe­mos per­mi­tir que inten­ten aten­tar con­tra la ver­dad eli­mi­nan­do a las inves­ti­ga­do­ras y men­sa­je­ras.

[1] Dis­po­ni­ble com­ple­to en for­ma­to pdf en el por­tal de CIMAC:

http://​www​.cimac​.org​.mx/​c​e​d​o​c​/​p​u​b​l​i​c​a​c​i​o​n​e​s​_​c​i​m​a​c​/​i​n​f​o​r​m​e​_​d​i​a​g​n​o​s​t​i​c​o​_​f​i​n​a​l​.​pdf

http://​cen​tro​prodh​.org​.mx

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *