La resa­ca olím­pi­ca y la nue­va reali­dad del Rei­no Uni­do- Txen­te Rekon­do

La clau­su­ra de los Jue­gos Para­lím­pi­cos de Lon­dres ha supues­to el final del deno­mi­na­do verano olím­pi­co lon­di­nen­se, que algu­nos han uti­li­za­do para resal­tar algu­nos valo­res y refe­ren­cias bri­tá­ni­cas que recien­te­men­te no atra­ve­sa­ban por bue­nos momen­tos.

Tras la arria­da de la ban­de­ra olím­pi­ca, la cen­tra­li­dad en la actua­li­dad mediá­ti­ca y social ha cogi­do otro camino. Los escán­da­los de dife­ren­te tipo han aca­pa­ra­do las por­ta­das de los medios y las con­ver­sa­cio­nes en las calles y en los pubs: las fotos del topless de la prin­ce­sa Cata­li­na, el infor­me sobre la tra­ge­dia de Hills­bo­rough, la cri­sis polí­ti­ca de la actual coa­li­ción de con­ser­va­do­res y libe­ral-demó­cra­tas, la ocu­pa­ción de Afga­nis­tán o los recor­tes y pri­va­ti­za­cio­nes que aso­lan al país. Un reco­rri­do por las calles y barrios de Lon­dres nos per­mi­te ver con mayor cla­ri­dad algu­nas pano­rá­mi­cas de lo que ha supues­to la cita olím­pi­ca, y los intere­ses decla­ra­dos o no, que han acom­pa­ña­do a la mis­ma.

La pre­sen­cia de la otro­ra “des­apa­re­ci­da” Union Jack, la ban­de­ra del Rei­no Uni­do que en los últi­mos tiem­pos había cedi­do paso a la de Ingla­te­rra (excep­ción de unio­nis­tas y lea­lis­tas del nor­te de Irlan­da, afe­rra­dos a una reali­dad que se vie­ne desin­te­gran­do muy a su pesar) ha esta­do pre­sen­te por doquier: en los pubs, en anun­cios col­ga­dos de las gran­des facha­das de algu­nos cen­tros comer­cia­les del cen­tro de la ciu­dad, en edi­fi­cios ofi­cia­les y casas particulares…incluso los famo­sos arcos del Soho, están pre­si­di­dos duran­te estas sema­nas por la Union Jack, una ima­gen de la rei­na y una ban­de­ra chi­na.

Otro tan­to se pue­de decir de la ima­gen de la casa real, tam­bién pre­sen­te por medio de car­te­les enor­mes en luga­res estra­té­gi­cos de la ciu­dad, como por ejem­plo el que cer­ca de la Tate Gallery, jun­to al Táme­sis, ocu­pa todo un edi­fi­cio y nos mues­tra una foto “anti­gua” de los miem­bros de la monar­quía, sin sus pare­jas (eli­mi­nan­do inten­cio­na­da­men­te la pre­sen­cia de figu­ras como Dia­na).

Las encues­tas han seña­la­do que tér­mi­nos como la monar­quía, la Union Jack, el ejér­ci­to o el Rei­no Uni­do han reci­bi­do un impul­so con­si­de­ra­ble con la cele­bra­ción de los Jue­gos Olím­pi­cos, y que bue­na par­te del cita­do “éxi­to” radi­ca en la capa­ci­dad de emba­dur­nar el even­to con una mez­cla de moder­ni­dad y tra­di­ción, como se pudo apre­ciar tam­bién en la cere­mo­nia inau­gu­ral. Por tan­to, la estra­te­gia dise­ña­da a refor­zar la uni­dad del Rei­no Uni­do y la ima­gen de algu­nos de sus pila­res bási­cos (some­ti­dos a una cre­cien­te pér­di­da de apo­yo popu­lar en los últi­mos años) pare­ce haber segui­do el guión pre­vis­to.

No obs­tan­te, en las calles lon­di­nen­ses tam­bién se pue­den encon­trar voces que difie­ren de las lec­tu­ras opti­mis­tas, y apun­tan a los millo­nes gas­ta­dos en esas cele­bra­cio­nes (sobre todo en un momen­to de cri­sis como el actual), en el cos­te eco­nó­mi­co del des­plie­gue mili­tar (sin olvi­dar al con­no­ta­ción polí­ti­ca del mis­mo), el ver­da­de­ro papel (y bene­fi­cia­rios) de este mon­ta­je, seña­lan­do a las gran­des mar­cas como Pep­si, McDo­nalds o Union Car­bi­de.

La publi­ca­ción de las foto­gra­fías del topless de la prin­ce­sa Cata­li­na han capi­ta­li­za­do bue­na par­te de las noti­cias, y al mis­mo tiem­po ha ser­vi­do para abrir un doble deba­te. Por un lado la monar­quía vuel­ve a estar en el cen­tro de la polé­mi­ca, per­dien­do par­te de lo gana­do con la para­fer­na­lia olím­pi­ca, y por otra par­te, la posi­bi­li­dad de cen­su­rar esas infor­ma­cio­nes grá­fi­cas, como paso pre­vio a una mayor y más amplia cen­su­ra.

La monar­quía ya ha vivi­do situa­cio­nes pare­ci­das en el Rei­no Uni­do, ahí están las fotos de Sarah Fer­gu­son en topless tam­bién, o las de la difun­ta prin­ce­sa Dia­na besan­do a Dod­di Fayed, o inclu­so las del prín­ci­pe Car­los des­nu­do en una ven­ta­na. A par­tir de este nue­vo “escán­da­lo” algu­nas voces han car­ga­do con­tra la labor de los lla­ma­dos papa­raz­zis, aun­que otros han apun­ta­do más allá y han pre­ten­di­do una nue­va regu­la­ción más res­tric­ti­va en torno a la liber­tad de expre­sión.

Y todo ello lle­ga acom­pa­ña­do por el deba­te gene­ra­do en torno a las pro­tes­tas por la recien­te pelí­cu­la mofán­do­se de Maho­ma. Resul­ta cuan­do menos curio­so que todos estos escán­da­los que tan­to pare­cen preo­cu­par a deter­mi­na­das éli­tes del país, sir­ven al mis­mo tiem­po para ocul­tar actua­cio­nes como las del mag­na­te de la pren­sa, Mur­doch, que uti­li­zó su poder polí­ti­co y eco­nó­mi­co para supues­ta­men­te sobor­nar a polí­ti­cos y poli­cías, y que hace unos meses ha cena­do invi­ta­do por el popu­lis­ta y con­ser­va­dor alcal­de de Lon­dres, Boris John­son.

Tam­bién otra noti­cia rela­cio­na­da secun­da­ria­men­te con la casa real sir­ve para mos­trar otra face­ta del actual Rei­no Uni­do, en esta oca­sión su polí­ti­ca exte­rior. La alian­za que man­tie­ne des­de hace años con EEUU se mate­ria­li­za en la pre­sen­cia mili­tar de tro­pas bri­tá­ni­cas en Afga­nis­tán. El ata­que de la resis­ten­cia afga­na con­tra una base de las fuer­zas de ocu­pa­ción, don­de se encon­tra­ba un miem­bro de la fami­lia real bri­tá­ni­ca, ha ser­vi­do para impul­sar el deba­te sobre el papel en aquél país y la posi­ble reti­ra­da de tro­pas del mis­mo.

La situa­ción polí­ti­ca del país tam­bién pre­su­me un oto­ño movi­do. Las divi­sio­nes y cho­ques entre los socios del actual gobierno son cada vez más fre­cuen­tes. Con los con­ser­va­do­res impul­san­do una polí­ti­ca cada vez más reac­cio­na­ria, enca­mi­na­da a hacer des­apa­re­cer el esta­do de bien­es­tar y a seguir con la pri­va­ti­za­ción de sec­to­res cla­ves del país, mien­tras que sus socios, los libe­ral demó­cra­tas asis­ten a una caí­da sin freno en el apo­yo popu­lar.

Un ejem­plo lo hemos vis­to recien­te­men­te, mien­tras que Ed Davey, secre­ta­rio de Cam­bio Cli­má­ti­co, libe­ral demó­cra­ta, pre­sen­ta­ba pla­nes para impul­sar las fuen­tes alter­na­ti­vas en mate­ria ener­gé­ti­ca, el con­ser­va­dor Geor­ge Osbor­ne anun­cia­ba la inten­ción del gobierno de inver­tir en la gene­ra­ción de ener­gía deri­va­da de los com­bus­ti­bles tra­di­cio­na­les.

Como seña­la­ba una par­la­men­ta­ria labo­ris­ta, la polí­ti­ca de Davis Came­ron va inclu­so “más allá de la que en su día lle­vó ade­lan­te Mar­ga­ret That­cher”, ya que más que pri­va­ti­zar lo públi­co, lo que esta­ría hacien­do es “des­man­te­lan­do por com­ple­to todo el esta­do de bien­es­tar”.

Las malas pre­dic­cio­nes en las encues­tas han lle­va­do al pri­mer minis­tro Came­ron a pro­te­ger su lide­raz­go a toda cos­ta, bus­can­do resul­ta­dos y manio­bras a cor­to pla­zo. De ahí que sea la dere­cha más con­ser­va­do­ra la que esté en estos momen­tos diri­gien­do las rien­das del país, mien­tras que los diri­gen­tes libe­ral demó­cra­tas asis­ten a una situa­ción deses­pe­ra­da, y para quie­nes cual­quier alter­na­ti­va (un futu­ro pac­to con labo­ris­tas) no augu­ra un mejor futu­ro, al tiem­po que su cre­di­bi­li­dad y ten­sio­nes se acre­cien­tan cada día que pasa.

El recien­te infor­me sobre la tra­ge­dia de Hills­bo­rough es otro sín­to­ma más de la situa­ción que se vive en el Rei­no Uni­do Cuan­do se aca­ba de cum­plir un año de los dis­tur­bios que se vivie­ron en las calles de Lon­dres y que die­ron la vuel­ta al mun­do, un infor­me inde­pen­dien­te sobre la tra­ge­dia, que hace vein­ti­trés años cos­tó la vida a casi cien per­so­nas en el esta­dio de fút­bol del mis­mo nom­bre, seña­la que la actua­ción poli­cial estu­vo reple­ta de men­ti­ras y otro tipo de actua­cio­nes que ocul­tó lo allí acon­te­ci­do para sal­var su pro­pia repu­tación.

“De qué mane­ra la gen­te con poder tra­ta a toda aque­lla que no lo tie­ne”, así se refe­ría un perió­di­co de amplia tira­da a la situa­ción vivi­da en torno a esa tra­ge­dia, pero que bien era apli­ca­ble tam­bién a otros ámbi­tos de la reali­dad bri­tá­ni­ca, o mun­dial.

Como apun­ta un perio­dis­ta local, la nece­si­dad de refor­mas es más que nece­sa­ria en la poli­cía, pero no en la cla­ve de pri­va­ti­zar que pro­mue­ven algu­nos con­ser­va­do­res (el fias­co de la segu­ri­dad pri­va­da de los Jue­gos Olím­pi­cos es muy recien­te), sino en la nece­si­dad de aca­bar con la opa­ci­dad y secre­tis­mo que envuel­ve a la mis­ma. “El infor­me inde­pen­dien­te demues­tra que úni­ca­men­te aque­llos que se rea­li­zan de for­ma aje­na a las auto­ri­da­des per­sis­ten en la bús­que­da de la ver­dad”, seña­la el cita­do perio­dis­ta.

Esta corrup­ción es algo que se vie­ne denun­cian­do des­de hace tiem­po, y es que las lla­ma­das éli­tes del país no tie­nen empa­cho en uti­li­zar la carre­ra polí­ti­ca en bene­fi­cio pro­pio, e inclu­so seguir enri­que­cién­do­se tras aban­do­nar­la, pero gra­cias a sus sucu­len­tos con­tac­tos que han rea­li­za­do duran­te la mis­ma.

Mien­tras que para algu­nos, como el alcal­de de Lon­dres, gra­cias a este verano olím­pi­co “Lon­dres ha mos­tra­do un ros­tro des­lum­bran­te a la audien­cia glo­bal. Y por pri­me­ra vez des­de el fin del impe­rio, real­men­te se sien­te como la capi­tal del mun­do”, otros apun­tan hacia un balan­ce mucho más pesi­mis­ta.

Las com­pa­ra­cio­nes con los jue­gos en Ate­nas, paso pre­vio a la actual cri­sis de aquel país; las sal­va­jes pri­va­ti­za­cio­nes y el des­man­te­la­mien­to del sis­te­ma de bien­es­tar (salud, edu­ca­ción, trans­por­te, segu­ri­dad…) y sobre todo el balan­ce final, don­de se ve cla­ra­men­te que deter­mi­na­das éli­tes polí­ti­cas, eco­nó­mi­cas o socia­les son las que ver­da­de­ra­men­te se bene­fi­cian de todos estos mon­ta­jes.

La corrup­ción, la polí­ti­ca de las “puer­tas gira­to­rias”, el man­te­ni­mien­to “ a toda cos­ta” de una reali­dad polí­ti­ca que hace aguas, como es el Rei­no Uni­do, y muy a pesar de decla­ra­cio­nes como las del alcal­de de Lon­dres, que sigue soñan­do con “su impe­rio”, la pri­va­ti­za­ción gene­ra­li­za­da del esta­do y de todos sus recursos…son esa otra par­te de la reali­dad que a día de hoy sigue ins­ta­la­da, y tras el paso de las Olim­pia­das, en el Rei­no Uni­do, y que se repi­te cada vez con más fre­cuen­cias en otros esta­dos del mun­do.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *