Car­ta de Engels a Augus­te Bebel

TODOS los filis­teos libe­ra­les han cobra­do un res­pe­to tan gran­de por noso­tros que chi­llan en coro: Sí, si los social­de­mó­cra­tas quie­ren situar­se en una base legal y abju­rar de la revo­lu­ción, enton­ces esta­re­mos en favor de la inme­dia­ta dero­ga­ción de la Ley Anti­so­cia­lis­ta. Por ello no hay duda de que en el Reichs­tag se les for­mu­la­rá a uste­des de inme­dia­to esta suge­ren­cia. La res­pues­ta que uste­des den es impor­tan­te. No tan­to para Ale­ma­nia, don­de nues­tros valien­tes mucha­chos la han dado en oca­sión de las elec­cio­nes, como para el extran­je­ro. Una res­pues­ta débil des­trui­ría de inme­dia­to la impre­sión colo­sal pro­du­ci­da por las elecciones.
En mi opi­nión, el caso se plan­tea así: A lo lar­go de toda Euro­pa, la situa­ción polí­ti­ca vigen­te es pro­duc­to de revo­lu­cio­nes. La base legal, el dere­cho his­tó­ri­co, la legi­ti­mi­dad, han sido acri­bi­lla­dos en todas par­tes, o tira­dos por tie­rra. Pero, está en la natu­ra­le­za de todos los par­ti­dos o cla­ses que han lle­ga­do al poder por medio de la revo­lu­ción, el recla­mar que la nue­va base jurí­di­ca crea­da por esta sea reco­no­ci­da incon­di­cio­nal­men­te y con­si­de­ra­da sagra­da. El dere­cho a la revo­lu­ción exis­tió —de lo con­tra­rio los gober­nan­tes actua­les no serían lega­les— pero a par­tir de aho­ra no habrá de exis­tir más.
En Ale­ma­nia, la situa­ción actual repo­sa sobre la revo­lu­ción empe­za­da en 1848 y ter­mi­na­da en 1866. La de 1866 fue una revo­lu­ción com­ple­ta. Así como Pru­sia vino a ser algo úni­ca­men­te por la trai­ción y la gue­rra con­tra el Impe­rio Ale­mán, en alian­za con poten­cias extran­je­ras (1740, 1756, 1785), así tam­bién lo logró el Impe­rio Ger­ma­no­pru­siano úni­ca­men­te derro­can­do por la fuer­za a la Con­fe­de­ra­ción Ger­má­ni­ca y por medio de la gue­rra civil. Su afir­ma­ción de que los otros fue­ron quie­nes rom­pie­ron la Con­fe­de­ra­ción no tie­ne impor­tan­cia. Los otros dicen lo con­tra­rio. Nun­ca ha habi­do has­ta aho­ra una revo­lu­ción que care­cie­se de pre­tex­to legal; en la de 1830, en Fran­cia, tan­to el rey como la bur­gue­sía sos­te­nían tener dere­cho. Bas­ta con esto: Pru­sia pro­vo­có la gue­rra civil y con ella la revo­lu­ción. Des­pués de su vic­to­ria derri­bó tres tro­nos exis­ten­tes «por la gra­cia de Dios», y se ane­xó sus terri­to­rios, jun­to con los de la ex ciu­dad libre de Frankfbrt. Si eso no fue revo­lu­cio­na­rio, yo no conoz­co el sig­ni­fi­ca­do de la pala­bra. Y como esto no era sufi­cien­te, con­fis­có la pro­pie­dad pri­va­da de los prín­ci­pes expul­sa­dos. Que esto fue ile­gal, en con­se­cuen­cia revo­lu­cio­na­rio, lo admi­tió al obte­ner que la acción fue­se apo­ya­da más tar­de por una asam­blea —el Reichs­tag— que tenía tan poco dere­cho de dis­po­ner de esos fon­dos como el gobierno.
El Impe­rio Ger­ma­no­pru­siano, como con­su­ma­ción de la Con­fe­de­ra­ción Ger­má­ni­ca del Nor­te crea­da por la fuer­za en 1866, es una crea­ción ente­ra­men­te revo­lu­cio­na­ria. No me que­jo de ello. Lo que repro­cho a la gen­te que la hizo es que fue­ron tan sólo revo­lu­cio­na­rios pobres de espí­ri­tu que no fue­ron mucho más lejos, ane­xan­do de inme­dia­to toda Ale­ma­nia a Pru­sia. Pero quie­nes ope­ran a san­gre y fue­go, se tra­gan Esta­dos ente­ros, derri­ban tro­nos y con­fis­can la pro­pie­dad pri­va­da, no debie­ran con­de­nar a los demás por revo­lu­cio­na­rios. Si el par­ti­do con­ser­va tan sólo el dere­cho de ser ni más ni menos revo­lu­cio­na­rio que lo que ha sido el gobierno impe­rial, ten­drá todo lo que necesita.
Hace poco se afir­mó ofi­cial­men­te que la Cons­ti­tu­ción Impe­rial no fue un con­tra­to entre los prín­ci­pes y el pue­blo, sino úni­ca­men­te entre los prín­ci­pes y las ciu­da­des libres, los que en cual­quier momen­to podían reem­pla­zar la Cons­ti­tu­ción por otra. Los órga­nos del gobierno que publi­ca­ron esto exi­gían, en con­se­cuen­cia, que los gobier­nos tuvie­sen el dere­cho de anu­lar la Cons­ti­tu­ción Impe­rial. Con­tra ellos no se pro­mul­gó nin­gu­na Ley de Excep­ción, no fue­ron per­se­gui­dos. Muy bien, en el caso más extre­mo noso­tros no recla­ma­re­mos para noso­tros mis­mos más que lo que aquí se recla­ma para los gobiernos.
El duque de Cum­ber­land es el here­de­ro legí­ti­mo e incues­tio­na­ble al trono de Bruns­wick. El dere­cho a Bruns­wick que pre­ten­de Cum­ber­land no difie­re de aquel por el cual el Rey de Pru­sia está sen­ta­do en Ber­lín. Cual­quier cosa que se exi­ja de Cum­ber­land, solo podrá reque­rír­se­le una vez que haya toma­do pose­sión de su legal y legí­ti­mo trono.
Pero el revo­lu­cio­na­rio gobierno impe­rial ale­mán le impi­de hacer­lo por la fuer­za. Otra acción revolucionaria.
¿Cuál es la situa­ción de los partidos?
En noviem­bre de 1848, el Par­ti­do Con­ser­va­dor des­pe­da­zó sin vaci­lar la nue­va base legal crea­da en mar­zo de 1848. En todo caso, úni­ca­men­te reco­no­ce que la posi­ción cons­ti­tu­cio­nal es pro­vi­so­ria, y acla­ma­ría con delei­te a cual­quier gol­pe de Esta­do feudal-absolutista.
Los par­ti­dos libe­ra­les de todos los mati­ces cola­bo­ra­ron en la revo­lu­ción de 1848 – 1869, y hoy no se pri­va­rían del dere­cho de opo­ner­se por la fuer­za a cual­quier inten­to de fuer­za de derro­car la Constitución.
Los cen­tris­tas reco­no­cen a la Igle­sia como al poder más ele­va­do, por enci­ma del Esta­do, como un poder que en un caso dado podría, en con­se­cuen­cia, hacer de la revo­lu­ción un deber.
Y esos son los par­ti­dos que exi­gen que noso­tros, sólo noso­tros de entre todos, decla­re­mos que en nin­gu­na cir­cuns­tan­cia recu­rri­re­mos a la fuer­za, y que nos some­te­re­mos a toda opre­sión, a todo acto de vio­len­cia, no sólo tan pron­to como sea legal mera­men­te en la for­ma —legal según lo juz­gan nues­tros adver­sa­rios— sino tam­bién cuan­do sea direc­ta­men­te ilegal.
Por cier­to que nin­gún par­ti­do ha renun­cia­do al dere­cho de la resis­ten­cia arma­da, en cier­tas cir­cuns­tan­cias, sin men­tir. Nin­guno ha sido capaz de renun­ciar jamás a este dere­cho de últi­ma instancia.
Pero una vez que se lle­gue a la cues­tión de dis­cu­tir las cir­cuns­tan­cias en las cua­les un par­ti­do se reser­va este dere­cho; el jue­go está gana­do. Enton­ces pue­de hablar­se con cla­ri­dad. Y espe­cial­men­te un par­ti­do al que se ha decla­ra­do caren­te de dere­chos, un par­ti­do, en con­se­cuen­cia al que se le ha indi­ca­do direc­ta­men­te, des­de arri­ba, el camino de la revo­lu­ción. Tal decla­ra­ción de ile­ga­li­dad pue­de repe­tir­se dia­ria­men­te en la for­ma en que ocu­rrió una vez. Exi­gir una decla­ra­ción incon­di­cio­nal de esta cla­se de un par­ti­do tal, es un com­ple­to absurdo.
Por lo demás, los seño­res pue­den estar tran­qui­los. Con las con­di­cio­nes mili­ta­res de estos tiem­pos, no lan­za­re­mos nues­tro ata­que mien­tras siga habien­do una fuer­za arma­da con­tra noso­tros. Pode­mos espe­rar a que la pro­pia fuer­za arma­da deje de ser una fuer­za diri­gi­da con­tra noso­tros. Cual­quier revo­lu­ción pre­ma­tu­ra, aun vic­to­rio­sa, no nos lle­va­ría a noso­tros al poder, sino a lo más avan­za­do de la bur­gue­sía y de la peque­ña burguesía.
Entre­tan­to, las elec­cio­nes han demos­tra­do que no tene­mos nada que espe­rar de con­des­cen­den­cia, esto es, de con­ce­sio­nes a nues­tros adver­sa­rios. Sólo por la resis­ten­cia desa­fian­te hemos gana­do res­pe­to y nos hemos trans­for­ma­do en una poten­cia. Sólo el poder es res­pe­ta­do, y úni­ca­men­te mien­tras sea­mos un poder sere­mos res­pe­ta­dos por el filis­teo. Cual­quie­ra que le haga con­ce­sio­nes no podrá seguir sien­do una poten­cia y será des­pre­cia­do por él. La mano de hie­rro pue­de hacer­se sen­tir en un guan­te de ter­cio­pe­lo, pero debe hacer­se sen­tir. El pro­le­ta­ria­do ale­mán se ha con­ver­ti­do en un par­ti­do pode­ro­so; que sus repre­sen­tan­tes sean dig­nos de él.

Frie­drich Engels
Lon­dres, 18 de noviem­bre de 1884

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *