Zarautz 27S: ¿Qué está pasan­do?- Lau Hai­ze­ta­ra Gogoan

Zarautz 27S: ¿Qué está pasando?

Hay con­cep­tos que se eri­gen en ver­da­de­ros feti­ches y son uti­li­za­dos como un cura­lo­to­do y pun­to final de cual­quier deba­te en pro­fun­di­dad sobre el con­te­ni­do real de tales expre­sio­nes. Duran­te la tran­si­ción, con­cep­tos como “con­sen­so”, “pac­to cons­ti­tu­cio­nal”, “monar­quía cons­ti­tu­cio­nal”, “tran­si­ción demo­crá­ti­ca”… nada o muy poco tenían que ver con la per­cep­ción de las cla­ses popu­la­res sobre su sig­ni­fi­ca­do y su tra­duc­ción en la vida socio­po­lí­ti­ca coti­dia­na de los ciu­da­da­nos.

Para el con­jun­to de los repre­sa­lia­dos de la rebe­lión mili­tar de 1936, el régi­men fran­quis­ta y el terro­ris­mo de Esta­do con­cep­tos como “demo­cra­cia”, “paz”, “recon­ci­lia­ción” etc. con­te­nían una, cuan­do menos, ambi­va­len­cia socio-polí­ti­ca evi­den­te, en la medi­da en que la “demo­cra­cia” era vigi­la­da, la “paz” era el resul­ta­do de la impo­si­ción del “esta­tus quo” por los ven­ce­do­res sobre los ven­ci­dos y la “recon­ci­lia­ción” nacio­nal se fun­da­men­ta­ba en la impu­ni­dad y el olvi­do. Des­de un tiem­po a esta par­te, el con­cep­to de “recon­ci­lia­ción” ha sido recu­pe­ra­do del dic­cio­na­rio polí­ti­co espa­ñol de los años 60 adap­tán­do­lo a las nue­vas cir­cuns­tan­cias y pro­ce­sos polí­ti­cos que actual­men­te vivi­mos en este país, esta­ble­cién­do­lo como una de los ejes a desa­rro­llar para la con­se­cu­ción de la nor­ma­li­za­ción polí­ti­ca en nues­tro país. Como ejem­plos cla­ros de lo que lle­va­mos dicho, pue­den men­cio­nar­se apar­ta­dos con­cre­tos de los siguien­tes docu­men­tos: el acuer­do de Ger­ni­ka (25÷09÷2010) y la decla­ra­ción con­jun­ta del 17 de diciem­bre de 2011 y la decla­ra­ción del Kur­saal del 26 de febre­ro de 2012.

Noso­tros como aso­cia­ción, somos par­tí­ci­pes del con­jun­to de este pro­ce­so aun­que man­te­ne­mos una acti­tud crí­ti­ca cons­truc­ti­va, basa­da en un aná­li­sis exhaus­ti­vo con­cep­tual, his­tó­ri­co y socio­po­lí­ti­co de sus con­te­ni­dos, algu­nos de los cua­les ado­le­cen de una fal­ta de arti­cu­la­ción con­cep­tual, lo que pro­vo­ca gra­ves con­tra­dic­cio­nes ade­más de, a nues­tro enten­der, erro­res que podrían deri­var en gra­ves con­se­cuen­cias.

Lo pri­me­ro que debe­mos des­ta­car sobre la uti­li­za­ción del con­cep­to de “recon­ci­lia­ción” es que este es un con­cep­to con una fuer­te car­ga moral del que deben de estar exen­tos los pro­ce­sos de estas carac­te­rís­ti­cas; inclu­so en aque­llos casos en los que el con­cep­to de “recon­ci­lia­ción” apa­re­ce como obje­ti­vo a con­se­guir, se ha coin­ci­di­do en afir­mar la nece­si­dad de des­po­jar a su sig­ni­fi­ca­do de toda car­ga moral y, en con­se­cuen­cia, eli­mi­nar la pre­con­di­ción de la soli­ci­tud de “per­dón” como ele­men­to deli­mi­ta­dor de la via­bi­li­dad del pro­ce­so de nor­ma­li­za­ción y de la pro­pia recon­ci­lia­ción. En segun­do lugar, los aná­li­sis desa­rro­lla­dos con un míni­mo de rigor coin­ci­den en valo­rar como un error el esta­ble­cer la “recon­ci­lia­ción” como un obje­ti­vo en si mis­mo, cuan­do su con­se­cu­ción está cir­cuns­cri­ta den­tro de un lar­go pro­ce­so de deci­sión y en el ámbi­to estric­ta­men­te per­so­nal e indi­vi­dual. En ter­cer lugar, pen­sa­mos que nos encon­tra­mos ante uno de esos con­cep­tos con los que se pre­ten­de defor­mar y dis­tor­sio­nar la reali­dad para, des­de una posi­ción o visión de cla­se, poder negar la exis­ten­cia de un con­flic­to socio-polí­ti­co a resol­ver; una visión en cuya base se encuen­tra una inter­pre­ta­ción socio-polí­ti­ca que pre­ten­de esta­ble­cer como cau­sa últi­ma de situa­cio­nes de con­flic­to, el com­por­ta­mien­to indi­vi­dual erró­neo de unos pocos inadap­ta­dos socia­les que el Esta­do debe de corre­gir median­te pro­ce­sos de rein­ser­ción social y actos de con­tri­ción. Es el mis­mo esque­ma ges­ta­do por la ideo­lo­gía nacio­nal-cató­li­ca fran­quis­ta y apli­ca­da en toda su cruel­dad por Valle­jo Náje­ra, pero adap­ta­da, por exi­gen­cia de los nue­vos tiem­pos, en algu­na de sus for­mas y con­cep­tos.

Toda esta tra­yec­to­ria está tenien­do unas con­se­cuen­cias y deri­va­cio­nes que se están plas­man­do en actos como el Guda­ri Egu­na cele­bra­do en Zarautz con la pre­sen­cia de repre­sen­tan­tes ins­ti­tu­cio­na­les, inclui­dos los corres­pon­dien­tes al gobierno de Gas­teiz.

lau-haizetara-gogoanMedian­te la carac­te­ri­za­ción que se ha que­ri­do dar a este even­to, pue­de lle­gar a pro­yec­tar­se una ima­gen y un men­sa­je abso­lu­ta­men­te dis­tor­sio­na­do de la reali­dad socio-polí­ti­ca de este país y la volun­tad de lucha de un impor­tan­te sec­tor de la socie­dad de Eus­kal Herria. No esta­mos hablan­do del dolor o del daño sufri­do, esta­mos hablan­do sobre la pre­ten­sión de equi­pa­rar la legi­ti­mi­dad his­tó­ri­ca, social, polí­ti­ca y cul­tu­ral de la lucha anti­fran­quis­ta y en defen­sa de los dere­chos civi­les y polí­ti­cos de los ciu­da­da­nos de Eus­kal Herria. La inten­ción de los repre­sen­tan­tes ins­ti­tu­cio­na­les de reco­no­cer par­cial­men­te el dolor y la injus­ti­cia sufri­das por unos mili­tan­tes repre­sa­lia­dos en 1975 no tie­ne otro fin que el de dotar­se de argu­men­tos para seguir negan­do las vul­ne­ra­cio­nes de dere­chos sufri­das por los ciu­da­da­nos de Eus­kal Herria a par­tir de 1978 y, en con­se­cuen­cia, afir­mar la ile­gi­ti­mi­dad de la lucha de los com­pa­ñe­ros de mili­tan­cia de los ase­si­na­dos el día 27 sep­tiem­bre de 1975.

A par­tir de aquí, que­rer pre­sen­tar esta esce­ni­fi­ca­ción como un peque­ño pero pri­mer paso hacia la nor­ma­li­za­ción, ante­sa­la de otros que imple­men­ta­rá el adver­sa­rio (Azpei­tia 29/​IX/​2012), es que­rer dis­tor­sio­nar la ver­da­de­ra volun­tad de los res­pon­sa­bles polí­ti­cos del gobierno de Gas­teiz, cuya úni­ca fina­li­dad ha sido (y es) con­se­guir la cer­ti­fi­ca­ción de la derro­ta his­tó­ri­ca (en sus con­te­ni­dos y en sus for­mas) de una lucha cuyo ori­gen se sitúa mucho más allá del año 1960. Fra­cuen­te­men­te, se ha hecho auto­crí­ti­ca sobre los per­jui­cios de los dis­cur­sos arti­cu­la­dos en un len­gua­je her­me­néu­ti­co, crean­do unas expec­ta­ti­vas polí­ti­cas sobre ges­tos y pala­bras que, en la mayo­ría de los casos, no se corres­pon­den con nues­tros deseos. La pre­sen­cia de los car­gos ins­ti­tu­cio­na­les del Gobierno de Gas­teiz en los actos de Zarautz res­pon­de a una estra­te­gia medi­ta­da por los par­ti­dos refor­mis­tas que está vin­cu­la­da al deba­te par­la­men­ta­rio sobre las víc­ti­mas por exce­sos poli­cia­les (apo­ya­do por el PNV, EB y los sec­to­res escin­di­dos de Ara­lar) que han sido denun­cia­dos por el con­jun­to de los movi­mien­tos socia­les de defen­sa de DDHH y un amplio espec­tro socio­po­lí­ti­co disi­den­te.

Mien­tras que no exis­ta un com­pro­mi­so y pro­gra­mas espe­cí­fi­cos dota­dos con sus corres­pon­dien­tes medios mate­ria­les y huma­nos para supe­rar las vul­ne­ra­cio­nes de DDHH no es admi­si­ble, des­de un pun­to de vis­ta éti­co y socio­po­lí­ti­co, par­ti­ci­par en actos con­jun­tos (esto mis­mo les ha sido expre­sa­do ante la con­vo­ca­to­ria ins­ti­tu­cio­nal del día de la memo­ria, el 10 de noviem­bre) pro­yec­tan­do a la socie­dad una ima­gen y un men­sa­je que no se corres­pon­de con la reali­dad disi­mé­tri­ca de las situa­cio­nes de vul­ne­ra­ción de DDHH y una prác­ti­ca polí­ti­ca, social y legis­la­ti­va (…) agre­si­va en con­tra de nues­tros dere­chos. Todo ello se hace aún más evi­den­te en el con­tex­to de cam­pa­ña elec­to­ral en el que nos encon­tra­mos.

La con­clu­sión es cla­ra: el obje­ti­vo de estos actos es man­te­ner el esta­do de impu­ni­dad. Si no fue­se así, ¿a qué espe­ran las ins­ti­tu­cio­nes para per­so­nar­se como par­te y finan­ciar las denun­cias inter­pues­tas por los fami­lia­res de las per­so­nas des­apa­re­ci­das, ase­si­na­das, tor­tu­ra­das…? ¿A que espe­ran para exi­gir la anu­la­ción de las leyes de pun­to final aún en vigor? Jun­to a todo ello, es nece­sa­rio sub­ra­yar que la legi­ti­mi­dad y con­di­ción socio-polí­ti­ca y cul­tu­ral de los lucha­do­res y ciu­da­da­nos anti­fas­cis­tas no pue­de equi­pa­rar­se con la de aque­llos mili­ta­res fran­quis­tas, los sec­to­res socio-polí­ti­cos que los apo­ya­ron y los que, sien­do sus here­de­ros, se afe­rran en el pre­sen­te al actual esta­do de impu­ni­dad.

La recon­ci­lia­ción no pue­de esta­ble­cer­se como un obje­ti­vo socio-polí­ti­co, en la medi­da en que esta es una opción indi­vi­dual que no pue­de impo­ner­se por enci­ma de la volun­tad del pro­pio repre­sa­lia­do y, en cual­quier caso, debe tener como con­di­ción pre­via e incues­tio­na­ble, el res­pe­to de los dere­chos de los repre­sa­lia­dos a cono­cer la ver­dad, a la jus­ti­cia efec­ti­va y la repa­ra­ción, inclui­das las garan­tías de no repe­ti­ción. Solo así podrá esta­ble­cer­se un entorno pro­pi­cia­to­rio para una con­vi­ven­cia que pudie­ra deri­var en accio­nes de recon­ci­lia­ción como una opción per­so­nal e indi­vi­dual de aque­llos que quie­ran rea­li­zar­la.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *