La vio­len­cia: Del deba­te que nos ate­na­za al deba­te que nece­si­ta­mos- Darío U. Cristobal

Con los últi­mos acon­te­ci­mien­tos del 25S pare­ce que la cues­tión, nun­ca resuel­ta, de la natu­ra­le­za de la vio­len­cia como herra­mien­ta de libe­ra­ción o como coar­ta­da del poder para la repre­sión sigue sien­do espi­no­sa. No pre­ten­do resol­ver la cues­tión, ni para este caso ni para los que pue­dan pre­sen­tar­se en el futu­ro. Pre­ten­do con­tri­buir a des­pla­zar el foco del deba­te de los plan­tea­mien­tos que enfren­tan y debi­li­tan las posi­cio­nes de quie­nes que­re­mos acu­mu­lar poder del lado del pue­blo a otros que nos ayu­den a avan­zar en acuer­dos y com­bi­na­ción de tác­ti­cas en una estra­te­gia común a medio plazo.

El deba­te actual se enro­ca en la bron­ca mora­lis­ta. De un lado las posi­cio­nes «paci­fis­tas», apo­lo­gé­ti­cas de la inde­fen­sión, cri­mi­na­li­zan la auto­de­fen­sa y dan al esta­do el dere­cho de repri­mir­nos cuan­do nos sali­mos de sus cau­ces, lle­gan a seña­lar y entre­gar a «los vio­len­tos» a la poli­cía, demos­tran­do la subor­di­na­ción inte­lec­tual del ciu­da­dano medio (inclui­do el mani­fes­tan­te) a la éti­ca apro­pia­da y des­ti­la­da por el poder («El sen­ti­do común es la racio­na­li­za­ción de los que obe­de­cen de lo que dicen los que man­dan» que decía Grams­ci). Es habi­tual en los sec­to­res suma­dos recien­te­men­te a la lucha, sin for­ma­ción polí­ti­ca y con una cul­tu­ra demo­crá­ti­ca a la altu­ra de nues­tra «ejem­plar tran­si­ción» que, en con­tra de las ilu­sio­nes que pudié­ra­mos alber­gar, no ha sol­ven­ta­do su iden­ti­fi­ca­ción de lo mode­ra­do con lo cier­to a pesar del esta­lli­do asam­blea­rio naci­do de las plazas.
Su posi­cio­na­mien­to moral escon­de la per­cep­ción de no estar pre­pa­ra­dos para una lucha en un terreno en el que la inmen­sa mayo­ría no sabe ni quie­re des­en­vol­ver­se. Si plan­tea­sen su posi­ción sin los velos pseu­do­éti­co-esté­ti­cos con­tri­bui­rían a un deba­te nece­sa­rio sobre los tiem­pos y las for­mas de la movi­li­za­ción des­ti­tu­yen­te, evi­tan­do caer en una fal­sa con­cien­cia que impi­da medir cuan­to con­sen­ti­mien­to sus­ten­ta el r€gimen y has­ta que pun­to la coer­ción esta sus­ti­tu­yén­do­lo y/​o refor­zán­do­lo como vale­dor últi­mo («no pode­mos ganar»).

Del otro lado, los «radi­ca­les» mayo­ri­ta­ria­men­te mili­tan­tes des­mo­vi­li­za­dos o «ciber­ac­ti­vis­tas», hacen una apo­lo­gía apo­lí­ti­ca de la vio­len­cia que cho­ca con las líneas de flo­ta­ción de cual­quier ideal eman­ci­pa­dor, espe­cial­men­te el liber­ta­rio, y con­tri­bu­yen a engran­de­cer, como mons­truos, a unos fun­cio­na­rios que no se atre­ven a des­obe­de­cer a sus jefes polí­ti­cos, que a su vez son ser­vi­les bien­pa­ga­dos de la éli­te eco­nó­mi­ca que está bene­fi­cián­do­se de nues­tra rui­na; con­vir­tien­do al perro del lim­pia­bo­tas del sis­te­ma en el chi­vo expia­to­rio de toda nues­tra frustración.

Se auto-mar­gi­nan de las movi­li­za­cio­nes por ser dema­sia­do «blan­das» o par­ti­ci­pan de ellas miran­do por enci­ma del hom­bro a casi todo el mun­do. El posi­cio­na­mien­to pseu­do­éti­co-esté­ti­co se pue­de resu­mir en la «valen­tía» como excu­sa para la ausen­cia de tác­ti­ca y estra­te­gia, una cues­tión de cojo­nes a la que es impo­si­ble con­tra­ar­gu­men­tar. El prin­ci­pal cri­men de este sec­tor es renun­ciar a hacer peda­go­gía y lle­gar a acuer­dos con quie­nes no están dis­pues­tos a enfren­tar la repre­sión físi­ca­men­te, en oca­sio­nes la coar­ta­da es la hori­zon­ta­li­dad en for­ma de «quien quie­ra enten­der que entien­da» o el van­guar­dis­mo en for­ma de «tene­mos que agu­di­zar las con­tra­dic­cio­nes»; en ambos casos se renun­cia a la comu­ni­ca­ción y se opta por impo­ner tor­pes inten­tos de imi­ta­ción de méto­dos aje­nos a las expe­rien­cias moyo­ri­ta­ria­men­te compartidas.

Ambos posi­cio­na­mien­tos con­vier­ten el nece­sa­rio deba­te sobre la vio­len­cia en una cié­na­ga de mutuos repro­ches que debi­li­tan la res­pues­ta social a la ver­da­de­ra vio­len­cia ins­ti­tu­cio­nal, sin pre­ce­den­tes, que esta­mos sufriendo.

Un prin­ci­pio de acer­ca­mien­to sería evi­tar que las dis­tin­tas tác­ti­cas se entor­pe­cie­ran, evi­tan­do vio­len­tar movi­li­za­cio­nes pací­fi­cas o estig­ma­ti­zar la resis­ten­cia acti­va, ahon­dan­do en el deba­te sobre la defi­ni­ción de la vio­len­cia («600€») para evi­tar que sea el poder el que deci­da cómo nom­bra­mos y pen­sa­mos la reali­dad, pro­fun­di­zan­do en la crea­ción de una moral autó­no­ma, que nos demos y que limi­te nues­tro reper­to­rio de tác­ti­cas, no por lo que defi­nan nues­tros enemi­gos como aceptable/​inaceptable, sino por lo que nues­tro pro­yec­to moral y de socie­dad sea capaz de asu­mir como medio para su con­se­cu­ción sin con­ver­tir­nos en los mons­truos que tra­ta­mos de combatir.

Octu­bre de 2012, Sie­rra de Madrid.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *