Hace 45 años, el impe­ria­lis­mo ase­si­nó a Ernes­to «Che» Gue­va­ra, revo­lu­cio­na­rio, gue­rri­lle­ro y comunista

El Che sigue sien­do faro y guía

Pode­mos afir­mar con abso­lu­ta con­fian­za que las ideas del Che man­tie­nen su vigen­cia en nues­tro pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio y, muy espe­cial­men­te, en los esfuer­zos para actua­li­zar nues­tro mode­lo eco­nó­mi­co, expre­só este lunes el Coman­dan­te de la Revo­lu­ción Rami­ro Val­dés Menén­dez, miem­bro del Buró Polí­ti­co del Partido.

El tam­bién Vice­pre­si­den­te de los Con­se­jos de Esta­do y de Minis­tros pro­nun­ció aquí las pala­bras cen­tra­les del acto por los ani­ver­sa­rios 45 de la muer­te en Boli­via de Ernes­to Che Gue­va­ra y 15 del regre­so a la Patria de sus res­tos, jun­to a su Des­ta­ca­men­to de Refuerzo.

Tras des­ta­car la nece­si­dad de cul­ti­var el ejem­plo del Che para que su lega­do sea impe­re­ce­de­ro y sir­va de faro y guía en la lucha por un mun­do nue­vo y mejor, exhor­tó a tra­ba­jar día a día aunan­do volun­ta­des y resal­tan­do la vigen­cia de sus ideas y de su vida para que lle­gue a cada rin­cón de cada aldea, a cada región de cada país, a cada con­ti­nen­te, por­que no pode­mos dejar que el por­ve­nir rue­de por tierra.

El Coman­dan­te de la Revo­lu­ción argu­men­tó que más allá de su genio en el orden mili­tar, sus con­tri­bu­cio­nes fue­ron nume­ro­sas y abar­ca­do­ras, fun­da­men­tal­men­te en los temas eco­nó­mi­cos, polí­ti­cos y socia­les, sobre todo en aspec­tos esen­cia­les para la cons­truc­ción del socialismo.

Evo­có sus cer­te­ras crí­ti­cas a lo mal hecho; su com­ba­te con­tra el buro­cra­tis­mo y la tec­no­cra­cia; la lucha por el empleo efi­cien­te de la jor­na­da labo­ral y con­tra las plan­ti­llas infla­das. Fue un pro­pul­sor y defen­sor del tra­ba­jo volun­ta­rio, cuan­do este real­men­te se jus­ti­fi­ca­ba y apro­ve­cha­ba, puntualizó.

Se refi­rió, ade­más, a cómo los ase­si­nos del Che no ima­gi­na­ron que en La Higue­ra nacía una ban­de­ra de com­ba­te, un gigan­te moral que, como ha dicho el com­pa­ñe­ro Fidel: «Cre­ce cada día y cuya ima­gen, influen­cia y pre­sen­cia se han mul­ti­pli­ca­do por toda la tie­rra y no podrán ser des­trui­das jamás».

El sen­ci­llo pero emo­ti­vo acto polí­ti­co-cul­tu­ral comen­zó cuan­do cin­co jóve­nes des­ta­ca­dos colo­ca­ron una ofren­da flo­ral al pie de la escul­tu­ra del Gue­rri­lle­ro Heroi­co, y segui­da­men­te se escu­chó el Himno Nacional.

Con ante­rio­ri­dad 39 jóve­nes des­ta­ca­dos rea­li­za­ron el cam­bio de flo­res en los nichos don­de des­can­san los res­tos de los gue­rri­lle­ros caí­dos en Bolivia.

Un gru­po de 45 niños, en repre­sen­ta­ción de todos los que ingre­sa­ron este lunes a la Orga­ni­za­ción de Pio­ne­ros José Mar­tí, reci­bie­ron sus paño­le­tas azu­les de manos de sus familiares.

En el acto par­ti­ci­pa­ron tam­bién los miem­bros del Buró Polí­ti­co Ricar­do Alar­cón, pre­si­den­te de la Asam­blea Nacio­nal del Poder Popu­lar y Miguel Díaz-Canel Ber­mú­dez, vice­pre­si­den­te del Con­se­jo de Minis­tros; el Coman­dan­te de la Revo­lu­ción Gui­ller­mo Gar­cía, inte­gran­te del Comi­té Cen­tral; Julio Lima Cor­zo, pri­mer secre­ta­rio del Par­ti­do en Villa Cla­ra; y fami­lia­res del Che y de los com­pa­ñe­ros caí­dos en Boli­via, entre otros invitados.

— — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — —

Pró­lo­go de Fidel al «Dia­rio del Che en Bolivia» 

Una intro­duc­ción necesaria

Noviem­bre 7, 1966 a octu­bre 7, 1967

Era cos­tum­bre del Che en su vida gue­rri­lle­ra ano­tar cui­da­do­sa­men­te en un Dia­rio per­so­nal sus obser­va­cio­nes de cada día. En las lar­gas mar­chas por terre­nos abrup­tos y difí­ci­les, en medio de los bos­ques húme­dos, cuan­do las filas de los hom­bres, siem­pre encor­va­dos por el peso de las mochi­las, las muni­cio­nes y las armas, se dete­nían un ins­tan­te a des­can­sar, o la colum­na reci­bía la orden de alto para acam­par al final de fati­go­sa jor­na­da, se veía al Che —como cari­ño­sa­men­te lo bau­ti­za­ron des­de el prin­ci­pio los cuba­nos— extraer una peque­ña libre­ta y con su letra menu­da y casi ile­gi­ble de médi­co, escri­bir sus notas.

Lo que pudo con­ser­var de esos apun­tes le sir­vió lue­go para escri­bir sus mag­ní­fi­cas narra­cio­nes his­tó­ri­cas de la gue­rra revo­lu­cio­na­ria en Cuba, lle­nas de con­te­ni­do revo­lu­cio­na­rio, peda­gó­gi­co y humano.

Esta vez, gra­cias a aquel inva­ria­ble hábi­to suyo de ir ano­tan­do los prin­ci­pa­les hechos de cada día, pode­mos dis­po­ner de una infor­ma­ción por­me­no­ri­za­da, rigu­ro­sa­men­te exac­ta e inapre­cia­ble de aque­llos heroi­cos meses fina­les de su vida en Bolivia.

Esas ano­ta­cio­nes, no escri­tas pro­pia­men­te para la publi­ca­ción, le ser­vían como ins­tru­men­to de tra­ba­jo para la eva­lua­ción cons­tan­te de los hechos, las situa­cio­nes y los hom­bres, a la vez que daban cau­ce a las expre­sio­nes, de su espí­ri­tu pro­fun­da­men­te obser­va­dor, ana­lí­ti­co, y muchas veces mati­za­do de fino humo­ris­mo. Están sobria­men­te redac­ta­das y poseen inin­te­rrum­pi­da cohe­ren­cia des­de el prin­ci­pio has­ta el fin.

Tén­ga­se en cuen­ta que fue­ron escri­tas en los ratos esca­sí­si­mos de des­can­so, en medio de épi­co y sobre­hu­mano esfuer­zo físi­co y de sus ago­ta­do­ras obli­ga­cio­nes como jefe de un des­ta­ca­men­to gue­rri­lle­ro en la difí­cil eta­pa de los comien­zos de una lucha de esta natu­ra­le­za, que se des­en­vol­vía en con­di­cio­nes mate­ria­les increí­ble­men­te duras, lo que reve­la una vez más su esti­lo de tra­ba­jo y su volun­tad de hierro.

En este Dia­rio, al ana­li­zar en deta­lle los inci­den­tes de cada día, se hacen cons­tar fal­tas, crí­ti­cas y recri­mi­na­cio­nes que son pro­pias e inevi­ta­bles en el desa­rro­llo de una gue­rri­lla revolucionaria.

En el seno de un des­ta­ca­men­to gue­rri­lle­ro esas crí­ti­cas se tie­nen que pro­du­cir ince­san­te­men­te, sobre todo en la eta­pa en que está cons­ti­tui­do sólo por un peque­ño núcleo, enfren­ta­dos a con­di­cio­nes mate­ria­les suma­men­te adver­sas y a un enemi­go infi­ni­ta­men­te supe­rior en núme­ro, cuan­do el menor des­cui­do o la más insig­ni­fi­can­te fal­ta pue­den resul­tar fata­les y el jefe debe ser exhaus­ti­va­men­te exi­gen­te, a la vez que uti­li­zar cada hecho o epi­so­dio, por insig­ni­fi­can­te que parez­ca, para edu­car a los com­ba­tien­tes y futu­ros cua­dros de los nue­vos des­ta­ca­men­tos guerrilleros.

El pro­ce­so de for­ma­ción de la gue­rri­lla es un ince­san­te lla­ma­do a la con­cien­cia y al honor de cada hom­bre. El Che sabía tocar las fibras más sen­si­bles de los revo­lu­cio­na­rios. Cuan­do Mar­cos, reite­ra­da­men­te amo­nes­ta­do por el Che, fue adver­ti­do de que podía ser expul­sa­do des­hon­ro­sa­men­te de la gue­rri­lla, res­pon­dió: “¡Antes fusi­la­do!” Más ade­lan­te dio su vida heroi­ca­men­te. Simi­lar fue el com­por­ta­mien­to de todos los hom­bres en los que puso su con­fian­za y a los cua­les se vio en la nece­si­dad de amo­nes­tar por algu­na u otra cau­sa en el trans­cur­so de la lucha. Jefe fra­ter­nal y humano sabía tam­bién ser exi­gen­te y en oca­sio­nes seve­ro; pero lo era en pri­mer lugar y en mayor gra­do que con los demás, con­si­go mis­mo. Che basa­ba la dis­ci­pli­na en la con­cien­cia moral del gue­rri­lle­ro y en la fuer­za tre­men­da de su pro­pio ejemplo.

El Dia­rio con­tie­ne tam­bién nume­ro­sas refe­ren­cias a Debray y evi­den­cian la enor­me preo­cu­pa­ción que sus­ci­tó en el Che el arres­to y encar­ce­la­mien­to del escri­tor revo­lu­cio­na­rio a quien había enco­men­da­do una misión en Euro­pa, aun­que en el fon­do habría desea­do que aquél per­ma­ne­cie­ra en la gue­rri­lla. Por eso mani­fies­ta cier­ta incon­for­mi­dad, y en oca­sio­nes algu­nas dudas, sobre su comportamiento.

Che no tuvo posi­bi­li­dad de cono­cer la odi­sea vivi­da por Debray en las garras de los cuer­pos repre­si­vos y la acti­tud fir­me y vale­ro­sa man­te­ni­da por éste ante sus cap­to­res y torturadores.

Des­ta­có, sin embar­go, la enor­me impor­tan­cia polí­ti­ca del pro­ce­so, y, el 3 de octu­bre, seis días antes de su muer­te, en medio de amar­gos y ten­sos suce­sos, con­sig­na: “Se escu­chó una entre­vis­ta de Debray muy valien­te fren­te a un estu­dian­te pro­vo­ca­dor”, sien­do ésta su últi­ma refe­ren­cia al escritor.

Como en este Dia­rio la Revo­lu­ción Cuba­na y sus rela­cio­nes con el movi­mien­to gue­rri­lle­ro apa­re­cen reite­ra­da­men­te seña­la­das, algu­nos pudie­ran inter­pre­tar que su publi­ca­ción por nues­tra par­te cons­ti­tu­ye un acto de pro­vo­ca­ción que dará argu­men­tos a los enemi­gos de la Revo­lu­ción y a los impe­ria­lis­tas yan­quis y sus alia­dos, los oli­gar­cas de Amé­ri­ca Lati­na, para redo­blar sus pla­nes de blo­queo, ais­la­mien­to y agre­sión a Cuba.

A los que así juz­gan los hechos, es bueno recor­dar­les que el impe­ria­lis­mo yan­qui no ha nece­si­ta­do nun­ca de pre­tex­tos para per­pe­trar sus fecho­rías en cual­quier lugar del mun­do y que sus esfuer­zos para aplas­tar la Revo­lu­ción Cuba­na se ini­cia­ron des­de la pri­me­ra ley revo­lu­cio­na­ria pro­mul­ga­da en nues­tro país, por el obvio y cono­ci­do hecho de que ese impe­ria­lis­mo es el gen­dar­me de la reac­ción mun­dial, pro­mo­tor sis­te­má­ti­co de la con­tra­rre­vo­lu­ción y pro­tec­tor de las estruc­tu­ras socia­les más retró­ga­das e inhu­ma­nas que sub­sis­ten en el mundo.

La soli­da­ri­dad con el movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio pue­de ser toma­da como pre­tex­to, pero nun­ca será la cau­sa de las agre­sio­nes yan­quis. Negar la soli­da­ri­dad para negar el pre­tex­to es ridí­cu­la polí­ti­ca de aves­truz, que nada tie­ne que ver con el carác­ter inter­na­cio­na­lis­ta de las revo­lu­cio­nes socia­les con­tem­po­rá­neas. Dejar de soli­da­ri­zar­se con el movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio no es negar­le un pre­tex­to sino soli­da­ri­zar­se de hecho con el impe­ria­lis­mo yan­qui y su polí­ti­ca de domi­nio y escla­vi­za­ción del mundo.

Cuba es un peque­ño país de eco­no­mía sub­de­sa­rro­lla­da, como todos los que fue­ron duran­te siglos domi­na­dos y explo­ta­dos por el colo­nia­lis­mo y el impe­ria­lis­mo, situa­da sólo a 90 millas de las cos­tas de Esta­dos Uni­dos, con una base naval yan­qui en su pro­pio terri­to­rio, que se enfren­ta a nume­ro­sos obs­tácu­los por lle­var a cabo su desa­rro­llo eco­nó­mi­co-social. Gran­des peli­gros se han cer­ni­do sobre nues­tra Patria des­de el triun­fo de la Revo­lu­ción, pero no por ello con­se­gui­rá el impe­ria­lis­mo doble­gar­la, sin que deban impor­tar­nos las difi­cul­ta­des que una línea revo­lu­cio­na­ria con­se­cuen­te pue­da conllevar.

Des­de el pun­to de vis­ta revo­lu­cio­na­rio la publi­ca­ción del Dia­rio del Che en Boli­via no admi­te alter­na­ti­va. El Dia­rio del Che que­dó en poder de Barrien­tos, que de inme­dia­to entre­gó copia a la CIA, al Pen­tá­gono y al gobierno de Esta­dos Uni­dos. Perio­dis­tas alle­ga­dos a la CIA tuvie­ron acce­so al docu­men­to en la pro­pia Boli­via y saca­ron copias fotos­tá­ti­cas del mis­mo, aun­que con el com­pro­mi­so de abs­te­ner­se, por el momen­to, de publicarlo.

El gobierno de Barrien­tos y los más altos jefes mili­ta­res tie­nen sobra­das razo­nes para no publi­car el Dia­rio, don­de se pue­de cons­ta­tar la inmen­sa inca­pa­ci­dad de su ejér­ci­to y las incon­ta­bles derro­tas que sufrie­ron en manos de un puña­do de gue­rri­lle­ros deci­di­dos que en unas pocas sema­nas le arre­ba­tó en com­ba­te cer­ca de dos­cien­tas armas.

Che des­cri­be ade­más a Barrien­tos y su régi­men en los tér­mi­nos a que es acree­dor con pala­bras que no podrán borrar­se de la historia.

Por otro lado, el impe­ria­lis­mo tenía tam­bién sus razo­nes: Che y su ejem­plo extra­or­di­na­rio cobran fuer­za cada vez mayor en el mun­do. Sus ideas, su retra­to, su nom­bre, son ban­de­ras de lucha con­tra las injus­ti­cias entre los opri­mi­dos y los explo­ta­dos y sus­ci­tan inte­rés apa­sio­na­do entre los estu­dian­tes y los inte­lec­tua­les de todo el mundo.

En los pro­pios Esta­dos Uni­dos el movi­mien­to negro y los estu­dian­tes pro­gre­sis­tas, que son cada vez más nume­ro­sos, han con­ver­ti­do en algo suyo la figu­ra del Che. En las mani­fes­ta­cio­nes más com­ba­ti­vas por los dere­chos civi­les y con­tra la agre­sión a Viet­nam, sus retra­tos son esgri­mi­dos como emble­mas de lucha. Pocas veces en la his­to­ria, o tal vez nun­ca, una figu­ra, un nom­bre, un ejem­plo, se han uni­ver­sa­li­za­do con tal cele­ri­dad y apa­sio­nan­te fuer­za. Es que el Che encar­na en su for­ma más pura y desin­te­re­sa­da el espí­ri­tu inter­na­cio­na­lis­ta que carac­te­ri­za al mun­do de hoy y cada vez al de mañana.

De un con­ti­nen­te opri­mi­do ayer por las poten­cias colo­nia­les, explo­ta­do hoy y man­te­ni­do en el retra­so y en el sub­de­sa­rro­llo más ini­cuo por el impe­ria­lis­mo yan­qui, sur­ge esa sin­gu­lar figu­ra que se con­vier­te en alien­to uni­ver­sal de lucha revo­lu­cio­na­ria has­ta en las pro­pias metró­po­lis impe­ria­lis­tas y colonialistas.

Los impe­ria­lis­tas yan­quis temen la fuer­za de ese ejem­plo y todo lo que pue­da con­tri­buir a divul­gar­lo. Es el valor intrín­se­co del Dia­rio, expre­sión viva de una per­so­na­li­dad extra­or­di­na­ria, lec­ción gue­rri­lle­ra escri­ta al calor y la ten­sión de cada día, pól­vo­ra infla­ma­ble, demos­tra­ción real de que el hom­bre lati­no­ame­ri­cano no es impo­ten­te fren­te a los escla­vi­za­do­res de pue­blos y sus ejér­ci­tos mer­ce­na­rios, lo que les ha impe­di­do has­ta hoy dar­lo a la publicidad.

Pudie­ran estar tam­bién intere­sa­dos en que este Dia­rio no se cono­cie­ra nun­ca. Los seu­do­rre­vo­lu­cio­na­rios, opor­tu­nis­tas y char­la­ta­nes de toda laya, que auto­con­cep­tuán­do­se mar­xis­tas, comu­nis­tas y otros títu­los por el esti­lo, no han vaci­la­do en cali­fi­car al Che de equi­vo­ca­do, aven­tu­re­ro, y cuan­do más beg­nig­na­men­te, idea­lis­ta, cuya muer­te es el can­to de cis­ne de la lucha arma­da revo­lu­cio­na­ria en Amé­ri­ca Lati­na. “¡Si el Che —excla­man — , máxi­mo expo­nen­te de esas ideas y expe­ri­men­ta­do gue­rri­lle­ro, fue muer­to en las gue­rri­llas y su movi­mien­to no libe­ró a Boli­via, eso demues­tra cuán equi­vo­ca­do esta­ba…!” ¡Cuán­tos de estos mise­ra­bles se habrán ale­gra­do de la muer­te del Che, sin son­ro­jar­se siquie­ra de pen­sar que sus posi­cio­nes y razo­na­mien­tos coin­ci­den por ente­ro con los de los oli­gar­cas más reac­cio­na­rios y el imperialismo!

De este modo se jus­ti­fi­can a sí mis­mos, o jus­ti­fi­can a diri­gen­tes trai­do­res que en deter­mi­na­do momen­to no vaci­la­ron en jugar a la lucha arma­da con el ver­da­de­ro pro­pó­si­to —según se pudo ver lue­go— de des­truir a los des­ta­ca­men­tos gue­rri­lle­ros, fre­nar la acción revo­lu­cio­na­ria e impo­ner sus ver­gon­zo­sas y ridí­cu­las com­po­nen­das polí­ti­cas, por­que eran abso­lu­ta­men­te inca­pa­ces de nin­gu­na otra línea; o a los que no quie­ren com­ba­tir, ni com­ba­ti­rán jamás, por el pue­blo y su libe­ra­ción y han cari­ca­tu­ri­za­do las ideas revo­lu­cio­na­rias hacien­do de ellas opio dog­má­ti­co sin con­te­ni­do ni men­sa­je a las masas, y con­ver­ti­do las orga­ni­za­cio­nes de lucha del pue­blo en ins­tru­men­tos de con­ci­lia­ción con los explo­ta­do­res inter­nos y exter­nos, y pro­pug­na­do­ras de polí­ti­cas que no tie­nen nada que ver con los intere­ses reales de los pue­blos explo­ta­dos en este continente.

Che con­tem­pla­ba su muer­te como algo natu­ral y pro­ba­ble en el pro­ce­so y se esfor­zó en recal­car, muy espe­cial­men­te en sus últi­mos docu­men­tos, que esa even­tua­li­dad no impe­di­ría la mar­cha inevi­ta­ble de la revo­lu­ción en Amé­ri­ca Lati­na. En su men­sa­je a la Tri­con­ti­nen­tal reite­ró ese pen­sa­mien­to: “Toda nues­tra acción es un gri­to de gue­rra con­tra el impe­ria­lis­mo… En cual­quier lugar que nos sor­pren­da la muer­te, bien­ve­ni­da sea, siem­pre que ese, nues­tro gri­to de gue­rra, haya lle­ga­do has­ta un oído recep­ti­vo y otra mano se tien­da para empu­ñar nues­tras armas”.

Se con­si­de­ró a sí mis­mo sol­da­do de esa revo­lu­ción, sin preo­cu­par­le en abso­lu­to sobre­vi­vir a ella. Los que ven en el des­en­la­ce de su lucha en Boli­via el fra­ca­so de sus ideas, con el mis­mo sim­plis­mo pudie­ran negar la vali­dez de las ideas y las luchas de todos los gran­des pre­cur­so­res y pen­sa­do­res revo­lu­cio­na­rios, inclui­dos los fun­da­do­res del mar­xis­mo, que no pudie­ron cul­mi­nar la obra y con­tem­plar en vida los fru­tos de sus nobles esfuerzos.

En Cuba, ni la muer­te en com­ba­te de Mar­tí y de Maceo, a las que siguió más tar­de la inter­ven­ción yan­qui cuan­do fina­li­za­ba la Gue­rra de Inde­pen­den­cia, frus­tran­do en lo inme­dia­to el obje­ti­vo de sus luchas, ni la de bri­llan­tes pro­pug­na­do­res de la revo­lu­ción socia­lis­ta como Julio Anto­nio Mella, ase­si­na­do por agen­tes al ser­vi­cio del impe­ria­lis­mo, pudie­ron impe­dir a la lar­ga el triun­fo de un pro­ce­so que comen­zó hace cien años, y nadie en abso­lu­to podría poner en duda la pro­fun­da jus­te­za de la cau­sa y la línea de lucha de aque­llos pró­ce­res, ni la vigen­cia de sus ideas esen­cia­les que ins­pi­ra­ron siem­pre a los revo­lu­cio­na­rios cubanos.

En el Dia­rio del Che se pue­den apre­ciar cuán reales eran sus posi­bi­li­da­des de éxi­to y cuán extra­or­di­na­rio el poder cata­li­za­dor de la gue­rri­lla, como él con­sig­na en sus apun­tes. En cier­ta oca­sión, ante los evi­den­tes sín­to­mas de debi­li­dad y rápi­do dete­rio­ro del régi­men boli­viano, expre­só: “El gobierno se desin­te­gra rápi­da­men­te, lás­ti­ma no tener cien hom­bres más en este momento”.

Che cono­cía por su expe­rien­cia en Cuba cuán­tas veces nues­tro peque­ño des­ta­ca­men­to gue­rri­lle­ro estu­vo a pun­to de ser exter­mi­na­do. Pudo ocu­rrir así en depen­den­cia casi abso­lu­ta de los aza­res e impon­de­ra­bles de la gue­rra, mas, tal even­tua­li­dad, ¿habría dado a nadie el dere­cho a con­si­de­rar erró­nea nues­tra línea y tomar­la ade­más como ejem­plo para des­alen­tar a la revo­lu­ción e incul­car en los pue­blos la impo­ten­cia? ¡Muchas veces en la his­to­ria los pro­ce­sos revo­lu­cio­na­rios estu­vie­ron pre­ce­di­dos de epi­so­dios adver­sos! Noso­tros en Cuba, ¿no tuvi­mos aca­so la expe­rien­cia del Mon­ca­da ape­nas seis años antes del triun­fo defi­ni­ti­vo de la lucha arma­da del pueblo?

Para muchos, entre el 26 de julio de 1953, ata­que al Cuar­tel Mon­ca­da en San­tia­go de Cuba, y el 2 de diciem­bre de 1956, des­em­bar­co del “Gran­ma”, la lucha revo­lu­cio­na­ria en Cuba fren­te a un ejér­ci­to moderno y bien arma­do care­cía de toda pers­pec­ti­va y la acción de un puña­do de lucha­do­res era vis­ta como qui­me­ra de idea­lis­tas e ilu­sos “que esta­ban pro­fun­da­men­te equi­vo­ca­dos”. La derro­ta aplas­tan­te y la dis­per­sión total del inex­per­to des­ta­ca­men­to gue­rri­lle­ro el 5 de diciem­bre de 1956 pare­ció con­fir­mar por ente­ro los pesi­mis­tas augu­rios… Pero, sólo 25 meses des­pués, los res­tos de aque­lla gue­rri­lla habían desa­rro­lla­do ya la fuer­za y expe­rien­cia nece­sa­rias para ani­qui­lar aquel ejército.

Para no luchar habrá siem­pre sobra­dos pre­tex­tos en todas las épo­cas y en todas las cir­cuns­tan­cias, pero será el úni­co camino de no obte­ner jamás la liber­tad. El Che no sobre­vi­vió a sus ideas, pero supo fecun­dar­las con su san­gre. Con toda segu­ri­dad sus crí­ti­cos seu­do­rre­vo­lu­cio­na­rios, con su cobar­día polí­ti­ca y su eter­na fal­ta de acción, sobre­vi­vi­rán a la evi­den­cia de su pro­pia estupidez.

Es nota­ble, como se verá en el Dia­rio, que uno de esos espe­cí­me­nes revo­lu­cio­na­rios que ya van sien­do típi­cos en Amé­ri­ca Lati­na, Mario Mon­je, esgri­mien­do el títu­lo de Secre­ta­rio del Par­ti­do Comu­nis­ta de Boli­via, pre­ten­dió dis­cu­tir­le al Che la jefa­tu­ra polí­ti­ca y mili­tar del movi­mien­to. Y pues­to que ale­gó, ade­más, el pro­pó­si­to de renun­ciar pre­via­men­te para ello a su car­go par­ti­dis­ta, a su jui­cio, por lo vis­to, le bas­ta­ba el títu­lo de haber­lo sido para recla­mar tal prerrogativa.

Mario Mon­je, por supues­to, no tenía nin­gu­na expe­rien­cia gue­rri­lle­ra ni había libra­do jamás un com­ba­te, sin que por otro lado su auto­con­cep­tua­ción de comu­nis­ta lo obli­ga­se siquie­ra a pres­cin­dir del gro­se­ro y mun­dano cho­vi­nis­mo que ya habían logra­do supe­rar los pró­ce­res que lucha­ron por la pri­me­ra independencia.

Con seme­jan­te con­cep­to de lo que debe ser la lucha antim­pe­ria­lis­ta en este con­ti­nen­te, tales “jefes comu­nis­tas” no han reba­sa­do siquie­ra el nivel inter­na­cio­na­lis­ta de las tri­bus abo­rí­ge­nes que sojuz­ga­ron los colo­ni­za­do­res euro­peos en la épo­ca de la conquista.

Así, el jefe del Par­ti­do Comu­nis­ta de un país que se lla­ma Boli­via, y su capi­tal his­tó­ri­ca, Sucre, en honor de sus pri­me­ros liber­ta­do­res que eran vene­zo­la­nos uno y otro, que tuvo la posi­bi­li­dad de con­tar para la defi­ni­ti­va libe­ra­ción de su pue­blo con la coope­ra­ción del talen­to polí­ti­co, orga­ni­za­dor y mili­tar de un ver­da­de­ro titán revo­lu­cio­na­rio, cuya cau­sa por demás no se limi­ta­ba a las fron­te­ras estre­chas, arti­fi­cia­les e inclu­so injus­tas de ese país, no hizo otra cosa que entrar en ver­gon­zo­sos, ridícu­los e inme­re­ci­dos recla­mos de mando.

Boli­via, por no tener sali­da al mar nece­si­ta más que nin­gún otro país, para su pro­pia libe­ra­ción, sin tener que expo­ner­se a un atroz blo­queo, del triun­fo revo­lu­cio­na­rio de los veci­nos. Che era, ade­más, por su pres­ti­gio enor­me, su capa­ci­dad y su expe­rien­cia, el hom­bre que habría podi­do ace­le­rar ese proceso.

Che había esta­ble­ci­do rela­cio­nes con diri­gen­tes y mili­tan­tes del Par­ti­do Comu­nis­ta boli­viano, des­de antes de pro­du­cir­se en el mis­mo la esci­sión, reca­ban­do de ellos la ayu­da para el movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio en Amé­ri­ca del Sur. Algu­nos de esos mili­tan­tes, auto­ri­za­dos por el Par­ti­do, tra­ba­ja­ron con él duran­te años en diver­sas tareas. Al pro­du­cir­se la esci­sión en dicho Par­ti­do, se creó una situa­ción espe­cial pues­to que varios mili­tan­tes de los que habían esta­do tra­ba­jan­do con él que­da­ron ubi­ca­dos en uno u otro gru­po. Pero Che no con­ce­bía la lucha en Boli­via como un hecho ais­la­do sino como par­te de un movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio de libe­ra­ción que no tar­da­ría en exten­der­se a otros paí­ses de Amé­ri­ca del Sur. Era su pro­pó­si­to orga­ni­zar un movi­mien­to sin espí­ri­tu sec­ta­rio, para que a él se incor­po­ra­sen todos los que qui­sie­ran luchar por la libe­ra­ción de Boli­via y demás pue­blos sojuz­ga­dos por el impe­ria­lis­mo en Amé­ri­ca Lati­na. Pero en la fase ini­cial de pre­pa­ra­ción de la base gue­rri­lle­ra venía depen­dien­do fun­da­men­tal­men­te de la ayu­da de un gru­po de valio­sos y dis­cre­tos cola­bo­ra­do­res que al pro­du­cir­se la esci­sión habían per­ma­ne­ci­do en el Par­ti­do de Mon­je. Fue por defe­ren­cia con ellos que invi­tó, en pri­mer tér­mino, a éste, a visi­tar su cam­pa­men­to, aun­que cier­ta­men­te no expe­ri­men­ta­ba hacia él nin­gu­na sim­pa­tía. Des­pués invi­tó a Moi­sés Gue­va­ra, líder mine­ro y polí­ti­co que se había sepa­ra­do de aquel Par­ti­do para coope­rar en la for­ma­ción de otra orga­ni­za­ción, y que lue­go tam­bién se había mar­gi­na­do de ella incon­for­me con Oscar Zamo­ra, otro Mon­je que hacía algún tiem­po se había com­pro­me­ti­do con el Che a tra­ba­jar en la orga­ni­za­ción de la lucha arma­da gue­rri­lle­ra en Boli­via, rehu­yen­do des­pués los com­pro­mi­sos y cru­zán­do­se cobar­de­men­te de bra­zos a la hora de la acción, para con­ver­tir­se con pos­te­rio­ri­dad a su muer­te en uno de sus más vene­no­sos crí­ti­cos, en nom­bre del “mar­xis­mo-leni­nis­mo”. Moi­sés Gue­va­ra se unió sin vaci­la­ción al Che, como le había ofre­ci­do des­de mucho antes de que éste lle­ga­ra a Boli­via, le brin­dó su apo­yo y entre­gó su vida heroi­ca­men­te a la cau­sa revolucionaria.

Otro tan­to hizo el gru­po de gue­rri­lle­ros boli­via­nos que había per­ma­ne­ci­do has­ta enton­ces en la orga­ni­za­ción de Mon­je. Diri­gi­dos por Inti y Coco Pere­do, que des­pués demos­tra­ron ser vale­ro­sos y des­ta­ca­dos com­ba­tien­tes, se apar­ta­ron de aquél y res­pal­da­ron deci­di­da­men­te al Che. Pero Mon­je, no satis­fe­cho del resul­ta­do, se dedi­có a sabo­tear el movi­mien­to, inter­cep­tan­do en La Paz a mili­tan­tes comu­nis­tas bien entre­na­dos que iban a unir­se a las gue­rri­llas. Estos hechos demues­tran cómo exis­ten en las filas revo­lu­cio­na­rias hom­bres bien dota­dos de todas las con­di­cio­nes nece­sa­rias para la lucha, cuyo desa­rro­llo es cri­mi­nal­men­te frus­tra­do por diri­gen­tes inca­pa­ces, char­la­ta­nes y maniobreros.

Che fue hom­bre al que nun­ca le inte­re­sa­ron per­so­nal­men­te car­gos, man­dos ni hono­res, pero esta­ba fir­me­men­te con­ven­ci­do de que en la lucha revo­lu­cio­na­ra gue­rri­lle­ra —fun­da­men­tal for­ma de acción para la libe­ra­ción de los pue­blos de Amé­ri­ca Lati­na, par­tien­do de la situa­ción eco­nó­mi­ca, polí­ti­ca y social de casi todos los paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos— el man­do mili­tar y polí­ti­co de la gue­rri­lla debía estar uni­fi­ca­do y que la lucha sólo podía ser diri­gi­da des­de la gue­rri­lla y no des­de cómo­das y buro­crá­ti­cas ofi­ci­nas urba­nas. Y en este pun­to no esta­ba dis­pues­to a tran­si­gir, ni a entre­gar­le a un inex­per­to seso-hue­co de estre­chas miras cho­vi­nis­tas el man­do de un núcleo gue­rri­lle­ro des­ti­na­do a des­en­vol­ver en su ulte­rior desa­rro­llo una lucha de amplia dimen­sión en Amé­ri­ca del Sur. Che con­si­de­ra­ba que ese cho­vi­nis­mo, que muchas veces infec­ta a los pro­pios ele­men­tos revo­lu­cio­na­rios de los diver­sos paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na, debía ser com­ba­ti­do como un sen­ti­mien­to reac­cio­na­rio ridícu­lo y esté­ril. “Que se desa­rro­lle un ver­da­de­ro inter­na­cio­na­lis­mo pro­le­ta­rio —dijo en su men­sa­je a la Tri­con­ti­nen­tal — … la ban­de­ra bajo la que se luche sea la cau­sa sagra­da de la reden­ción de la huma­ni­dad, de tal modo que morir bajo las ense­ñas de Viet­nam, de Vene­zue­la, de Gua­te­ma­la, de Laos, de Gui­nea, de Colom­bia, de Boli­via…, para citar sólo los esce­na­rios actua­les de la lucha arma­da, sea igual­men­te glo­rio­sa y desea­ble para un ame­ri­cano, un asiá­ti­co, un afri­cano, y aún, un euro­peo. Cada gota de san­gre derra­ma­da en un terri­to­rio bajo cuya ban­de­ra no se ha naci­do, es expe­rien­cia que reco­ge quien sobre­vi­ve para apli­car­la lue­go a la lucha por la libe­ra­ción de su lugar de ori­gen. Y cada pue­blo que se libe­re es una fase de la bata­lla por la libe­ra­ción del pro­pio pue­blo que se ha ganado”.

Che pen­sa­ba igual­men­te que en el des­ta­ca­men­to gue­rri­lle­ro par­ti­ci­pa­sen com­ba­tien­tes de dis­tin­tos paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos y que la gue­rri­lla en Boli­via fue­se escue­la de revo­lu­cio­na­rios que harían su apren­di­za­je en los com­ba­tes. A su lado qui­so tener para ayu­dar­lo en esa tarea, jun­to a los boli­via­nos, un peque­ño núcleo de gue­rri­lle­ros con expe­rien­cia, que habían sido casi todos com­pa­ñe­ros suyos en la Sie­rra Maes­tra, duran­te la lucha revo­lu­cio­na­ria en Cuba, cuya capa­ci­dad, valor y espí­ri­tu de sacri­fi­cio cono­cía. De esos hom­bres nin­guno vaci­ló en res­pon­der a su soli­ci­tud, nin­guno lo aban­do­nó y nin­guno se rindió.

Che actuó en su cam­pa­ña de Boli­via con el tesón, la maes­tría, el estoi­cis­mo y la ejem­plar acti­tud que eran pro­ver­bia­les en él. Pue­de decir­se que impreg­na­do de la impor­tan­cia de la misión que se había asig­na­do a sí mis­mo, pro­ce­dió en todo ins­tan­te con un espí­ri­tu de res­pon­sa­bi­li­dad irre­pro­cha­ble. En aque­llas oca­sio­nes en que la gue­rri­lla come­tía algún des­cui­do, se apre­su­ra­ba en adver­tir­lo y enmen­dar­lo, con­sig­nán­do­lo en su Dia­rio.

Fac­to­res adver­sos se com­bi­na­ron increí­ble­men­te en su con­tra. La sepa­ra­ción —que debía ser por unos bre­ves días— de una par­te de la gue­rri­lla, don­de se encon­tra­ba un gru­po valio­so de hom­bres, algu­nos de ellos enfer­mos o con­va­le­cien­tes, al per­der­se el con­tac­to entre ambos en un terreno suma­men­te acci­den­ta­do, se pro­lon­gó duran­te inter­mi­na­bles meses, que ocu­pa­ron el esfuer­zo de Che en su bús­que­da. En ese perío­do el asma —una dolen­cia que solía domi­nar fácil­men­te con sen­ci­llos medi­ca­men­tos, pero que fal­tan­do éstos se con­ver­tía para él en un terri­ble enemi­go— lo ata­có des­pia­da­da­men­te, devi­nien­do esto en un pro­ble­ma serio por el hecho de que las medi­ci­nas que pre­vi­so­ria­men­te había acu­mu­la­do para la gue­rri­lla fue­ron des­cu­bier­tas y ocu­pa­das por el enemi­go. Este hecho, uni­do al ani­qui­la­mien­to a fines de agos­to de la par­te de la gue­rri­lla con la que había per­di­do el con­tac­to, fue­ron fac­to­res que gra­vi­ta­ron con­si­de­ra­ble­men­te en el desa­rro­llo de los acon­te­ci­mien­tos. Pero Che, con volun­tad de ace­ro, se sobre­pu­so al males­tar físi­co y en nin­gún ins­tan­te su acción ami­no­ró, ni deca­yó su ánimo.

Fue­ron nume­ro­sos sus con­tac­tos con los cam­pe­si­nos boli­via­nos. El carác­ter de éstos, suma­men­te des­con­fia­dos y cau­te­lo­sos, no podía sor­pren­der al Che, que cono­cía per­fec­ta­men­te bien su men­ta­li­dad por haber­los tra­ta­do en otras oca­sio­nes, y sabía que para ganar­los a su cau­sa se reque­ría una labor pro­lon­ga­da, ardua y pacien­te, pero no alber­ga­ba nin­gu­na duda de que a la lar­ga lo obtendría.

Si se sigue con cui­da­do el hilo de los acon­te­ci­mien­tos se verá que aun cuan­do el núme­ro de hom­bres con que con­ta­ba en el mes de sep­tiem­bre, algu­nas sema­nas antes de su muer­te, era muy redu­ci­do, toda­vía la gue­rri­lla man­te­nía su capa­ci­dad de desa­rro­llo y algu­nos cua­dros boli­via­nos, como los her­ma­nos Inti y Coco Pere­do, se iban ya des­ta­can­do con mag­ní­fi­cas pers­pec­ti­vas de jefes. Fue la embos­ca­da de Higue­ras, úni­ca acción exi­to­sa del ejér­ci­to con­tra el des­ta­ca­men­to que man­da­ba el Che, matán­do­le la van­guar­dia e hirién­do­le varios hom­bres más en pleno día, cuan­do se tras­la­da­ban a una zona cam­pe­si­na de mayor desa­rro­llo polí­ti­co —obje­ti­vo este que no apa­re­ce con­sig­na­do en el Dia­rio, pero que se sabe por los sobre­vi­vien­tes — , lo que les creó una situa­ción insu­pe­ra­ble. Ese avan­ce de día por la mis­ma ruta que venían siguien­do duran­te varias jor­na­das en inevi­ta­ble­men­te amplio con­tac­to con los mora­do­res de aque­lla zona que cru­za­ban por pri­me­ra vez, y la obvia cer­te­za de que el ejér­ci­to debe­ría inter­cep­tar­los en algún pun­to, era sin duda peli­gro­so. Pero el Che, ple­na­men­te cons­cien­te de esto, deci­dió correr el ries­go para ayu­dar al médi­co que venía en muy mal esta­do físico.

El día ante­rior a la embos­ca­da, escri­be: “Lle­ga­mos a Pujio, pero allí había gen­te que nos había vis­to aba­jo el día ante­rior, vale decir: esta­mos sien­do pre­vis­tos por Radio Bem­ba…” “El cami­nar en mulo se hace peli­gro­so, pero tra­to que el médi­co vaya lo mejor posi­ble pues vie­ne muy débil”.

Al día siguien­te escri­bió: “A las 13 salió la van­guar­dia para tra­tar de lle­gar a Jagüey y allí tomar una deci­sión sobre las mulas y el médi­co”. Es decir, bus­ca­ba una solu­ción para el enfer­mo, a fin de aban­do­nar aque­lla ruta y tomar las pre­cau­cio­nes nece­sa­rias. Pero aque­lla mis­ma tar­de, antes de que la van­guar­dia lle­ga­ra a Jagüey se pro­du­jo la fatal embos­ca­da que lle­vó al des­ta­ca­men­to a una situa­ción insostenible.

Días des­pués, cer­ca­do en la que­bra­da del Yuro, libró su últi­mo combate.

Impre­sio­na pro­fun­da­men­te la proeza rea­li­za­da por este puña­do de revo­lu­cio­na­rios. La sola lucha con­tra la natu­ra­le­za hos­til en que des­en­vol­vían su acción cons­ti­tu­ye una insu­pe­ra­ble pági­na de heroís­mo. Nun­ca en la his­to­ria un núme­ro tan redu­ci­do de hom­bres empren­dió una tarea tan gigan­tes­ca. La fe y la con­vic­ción abso­lu­ta en que la inmen­sa capa­ci­dad revo­lu­cio­na­ria de los pue­blos de Amé­ri­ca Lati­na podía ser des­per­ta­da, la con­fian­za en sí mis­mo y la deci­sión con que se entre­ga­ron a ese obje­ti­vo, nos da la jus­ta dimen­sión de estos hombres.

Che dijo un día a los gue­rri­lle­ros en Boli­via: “Este tipo de lucha nos da la opor­tu­ni­dad de con­ver­tir­nos en revo­lu­cio­na­rios, el esca­lón más alto de la espe­cie huma­na, pero tam­bién nos per­mi­te gra­duar­nos de hom­bres; los que no pue­dan alcan­zar nin­guno de estos dos esta­díos deben decir­lo y dejar la lucha”.

Los que con él lucha­ron has­ta el final se hicie­ron acree­do­res a estos hon­ro­sos cali­fi­ca­ti­vos. Ellos sim­bo­li­zan el tipo de revo­lu­cio­na­rios y de hom­bres a quie­nes la his­to­ria en esta hora con­vo­ca para una tarea ver­da­de­ra­men­te dura y difí­cil: la trans­for­ma­ción revo­lu­cio­na­ria de Amé­ri­ca Latina.

El enemi­go que enfren­ta­ron los pró­ce­res de la pri­me­ra lucha por la inde­pen­den­cia, era un poder colo­nial deca­den­te. Los revo­lu­cio­na­rios de hoy tie­nen por enemi­go al baluar­te más pode­ro­so del cam­po impe­ria­lis­ta, equi­pa­do con la téc­ni­ca y la indus­tria más moder­na. Ese enemi­go no sólo orga­ni­zó y equi­pó de nue­vo un ejér­ci­to en Boli­via, don­de el pue­blo había des­trui­do la ante­rior fuer­za mili­tar repre­si­va y le brin­dó inme­dia­ta­men­te el auxi­lio de sus armas y asis­ten­tes mili­ta­res para la lucha con­tra la gue­rri­lla, sino que brin­da su apor­te mili­tar y téc­ni­co en la mis­ma medi­da a todas las fuer­zas repre­si­vas de este con­ti­nen­te. Y cuan­do no bas­tan esas medi­das, inter­vie­ne direc­ta­men­te con sus tro­pas, como hizo en San­to Domingo.

Para luchar con­tra ese enemi­go se requie­re el tipo de revo­lu­cio­na­rios y de hom­bres de que habló el Che. Sin ese tipo de revo­lu­cio­na­rios y de hom­bres, dis­pues­tos a hacer lo que ellos hicie­ron; sin el áni­mo de enfren­tar­se a enor­mes obs­tácu­los que ellos tuvie­ron; sin la deci­sión de morir que a ellos los acom­pa­ñó en todo ins­tan­te; sin la con­vic­ción pro­fun­da de la jus­ti­cia de su cau­sa y la fe incon­mo­vi­ble en la fuer­za inven­ci­ble de los pue­blos que ellos alber­ga­ron, fren­te a un poder como el impe­ria­lis­mo yan­qui, cuyos recur­sos mili­ta­res, téc­ni­cos y eco­nó­mi­cos, se hacen sen­tir en todo el mun­do, la libe­ra­ción de los pue­blos de este con­ti­nen­te no sería alcanzada.

El pro­pio pue­blo nor­te­ame­ri­cano, que empie­za a tomar con­cien­cia de que la mons­truo­sa super­es­truc­tu­ra polí­ti­ca que rige su país no es ya hace mucho rato la idí­li­ca repú­bli­ca bur­gue­sa que sus fun­da­do­res esta­ble­cie­ron hace casi dos­cien­tos años, está sufrien­do en un gra­do cada vez más alto la bar­ba­rie moral de un sis­te­ma irra­cio­nal, ena­je­nan­te, des­hu­ma­ni­za­do y bru­tal, que cobra en el pue­blo nor­te­ame­ri­cano cada vez más víc­ti­mas de sus gue­rras agre­si­vas, sus crí­me­nes polí­ti­cos, sus abe­rra­cio­nes racia­les, su mez­qui­na jerar­qui­za­ción del ser humano y el repug­nan­te derro­che de recur­sos eco­nó­mi­cos, cien­tí­fi­cos y huma­nos de su des­me­su­ra­do apa­ra­to mili­tar, reac­cio­na­rio y repre­si­vo, en medio de un mun­do en sus tres cuar­tas par­tes sub­de­sa­rro­lla­do y hambriento.

Pero sólo la trans­for­ma­ción revo­lu­cio­na­ria de Amé­ri­ca Lati­na per­mi­ti­ría al pue­blo de Esta­dos Uni­dos ajus­tar sus pro­pias cuen­tas con ese mis­mo impe­ria­lis­mo, a la vez que en la mis­ma medi­da la lucha cre­cien­te del pue­blo nor­te­ame­ri­cano con­tra la polí­ti­ca impe­ria­lis­ta podría con­ver­tir­lo en alia­do deci­si­vo del movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio en Amé­ri­ca Latina.

Y si esta par­te del hemis­fe­rio no sufre una pro­fun­da trans­for­ma­ción revo­lu­cio­na­ria, la enor­me dife­ren­cia y des­equi­li­brio que se pro­du­jo a prin­ci­pios de este siglo entre la pujan­te nación que se indus­tria­li­za­ba rápi­da­men­te, al mis­mo paso que mar­cha­ba por la pro­pia ley de su diná­mi­ca social y eco­nó­mi­ca hacia cum­bres impe­ria­les, y el haz de paí­ses débi­les y estan­ca­dos, some­ti­dos a la coyun­da de oli­gar­quías feu­da­les y sus ejér­ci­tos reac­cio­na­rios, en el bal­ca­ni­za­do res­to del con­ti­nen­te ame­ri­cano, será ape­nas un páli­do refle­jo no ya del enor­me des­ni­vel actual en la eco­no­mía, en la cien­cia y en la téc­ni­ca, sino del espan­to­so des­equi­li­brio que, a pasos cada vez más ace­le­ra­dos, en vein­te años más, la super­es­truc­tu­ra impe­ria­lis­ta impon­drá a los pue­blos de Amé­ri­ca Latina.

Por ese camino esta­mos lla­ma­dos a ser cada vez más pobres, más débi­les, más depen­dien­tes y más escla­vos de ese impe­ria­lis­mo. Esta som­bría pers­pec­ti­va afec­ta en gra­do igual a los pue­blos sub­de­sa­rro­lla­dos de

<199>frica y Asia.

Si las nacio­nes indus­tria­li­za­das e ins­trui­das de Euro­pa, con su Mer­ca­do Común y sus ins­ti­tu­cio­nes cien­tí­fi­cas supra­na­cio­na­les, se inquie­tan ante las posi­bi­li­da­des de que­dar­se reza­ga­das y con­tem­plan con temor la pers­pec­ti­va de con­ver­tir­se en colo­nias eco­nó­mi­cas del impe­ria­lis­mo yan­qui, ¿qué le depa­ra el futu­ro a los pue­blos de Amé­ri­ca Latina?

Si fren­te al cua­dro de esta situa­ción real e incues­tio­na­ble, que deci­si­va­men­te afec­ta al des­tino de nues­tros pue­blos, algún libe­ral o refor­mis­ta bur­gués, o seu­do­rre­vo­lu­cio­na­rio char­la­tán, inca­paz de la acción, tie­ne una res­pues­ta que no sea una pro­fun­da y urgen­te trans­for­ma­ción revo­lu­cio­na­ria que pue­da hacer aco­pio de todas las fuer­zas mora­les, mate­ria­les y huma­nas de esta par­te del mun­do y lan­zar­las hacia ade­lan­te, para recu­pe­rar el atra­so eco­nó­mi­co y cien­tí­fi­co-téc­ni­co de siglos, cada vez mayor, con el mun­do indus­tria­li­za­do, del que somos tri­bu­ta­rios y lo sere­mos cada vez más, y en espe­cial de Esta­dos Uni­dos; y ade­más de la fór­mu­la, el camino mági­co de lle­var­la a cabo, dife­ren­te a la con­ce­bi­da por el Che, que barra oli­gar­quías, dés­po­tas, poli­ti­cas­tros, es decir: cria­dos, y a mono­po­lios yan­quis, es decir: amos, y lo haga con toda la urgen­cia que las cir­cuns­tan­cias requie­ren, que levan­te enton­ces la mano para impug­nar al Che.

Como real­men­te nin­guno tie­ne res­pues­ta hon­ra­da ni acción con­se­cuen­te que impli­que una espe­ran­za real a los casi 300 millo­nes de seres huma­nos que com­po­nen la pobla­ción de Amé­ri­ca Lati­na, deso­la­do­ra­men­te pobres en su abru­ma­do­ra mayo­ría, que serán 600 millo­nes a la vuel­ta de 25 años, y que tie­nen dere­cho a la vida mate­rial, la cul­tu­ra y la civi­li­za­ción, enton­ces lo más deco­ro­so sería el silen­cio ante el ges­to del Che y los que con él caye­ron defen­dien­do sus ideas con cora­je, por­que la haza­ña que este puña­do de hom­bres reali­zó, guia­dos por el noble ideal de redi­mir un con­ti­nen­te, que­da­rá como la prue­ba más alta de lo que pue­den la volun­tad, el heroís­mo y la gran­de­za huma­nas. Ejem­plo que ilu­mi­na­rá las con­cien­cias y pre­si­di­rá la lucha de los pue­blos de Amé­ri­ca Lati­na, por­que el gri­to heroi­co del Che lle­ga­rá has­ta el oído recep­ti­vo de los pobres y explo­ta­dos por los que él dio su vida, y muchos bra­zos se ten­de­rán para empu­ñar las armas y con­quis­tar su defi­ni­ti­va liberación.

El 7 de octu­bre escri­bió el Che sus últi­mas líneas. Al día siguien­te, a las 13 horas, en una estre­cha que­bra­da don­de se pro­po­nía espe­rar la noche para rom­per el cer­co, una nume­ro­sa tro­pa enemi­ga hizo con­tac­to con ellos. El redu­ci­do gru­po de hom­bres que com­po­nían en esa fecha el des­ta­ca­men­to, com­ba­tió heroi­ca­men­te has­ta el ano­che­cer des­de posi­cio­nes indi­vi­dua­les ubi­ca­das en el lecho de la que­bra­da y en los bor­des supe­rio­res de la mis­ma con­tra la masa de sol­da­dos que los rodea­ban y ata­ca­ban. No hay nin­gún sobre­vi­vien­te de los que com­ba­tie­ron en las posi­cio­nes más pró­xi­mas al Che. Como jun­to a él esta­ban el médi­co, cuyo gra­ve esta­do de salud se ha seña­la­do antes y un gue­rri­lle­ro peruano tam­bién en muy malas con­di­cio­nes físi­cas, todo pare­ce indi­car que el Che hizo el máxi­mo para pro­te­ger la reti­ra­da a lugar más segu­ro, de esos com­pa­ñe­ros, has­ta caer heri­do. El médi­co no fue muer­to en ese mis­mo com­ba­te, sino varios días más tar­de, en un pun­to no dis­tan­te de la que­bra­da del Yuro. Lo abrup­to del terreno roco­so e irre­gu­lar hacía muy difí­cil y a veces impo­si­ble el con­tac­to visual de los gue­rri­lle­ros entre sí. Los que defen­dían la posi­ción por la otra entra­da de la que­bra­da a varios cien­tos de metros del Che, entre ellos Inti Pere­do, resis­tie­ron el ata­que has­ta el oscu­re­cer en que logra­ron des­pe­gar­se del enemi­go y diri­gir­se hacia el pun­to pre­via­men­te acor­da­do de concentración.

Se ha podi­do pre­ci­sar que el Che estu­vo com­ba­tien­do heri­do has­ta que el cañón de su fusil M‑2 fue des­trui­do por un dis­pa­ro, inu­ti­li­zán­do­lo total­men­te. La pis­to­la que por­ta­ba esta­ba sin “maga­zi­ne”. Estas increí­bles cir­cuns­tan­cias expli­can que lo hubie­sen podi­do cap­tu­rar vivo. Las heri­das de las pier­nas le impe­dían cami­nar sin ayu­da, pero no eran mortales.

Tras­la­da­do al pue­blo de Higue­ras per­ma­ne­ció con vida alre­de­dor de 24 horas. Se negó a dis­cu­tir una sola pala­bra con sus cap­to­res, y un ofi­cial embria­ga­do que inten­tó vejar­lo reci­bió una bofe­ta­da en pleno rostro.

Reu­ni­dos en La Paz, Barrien­tos, Ovan­do y otros altos jefes mili­ta­res, toma­ron fría­men­te la deci­sión de ase­si­nar­lo. Son cono­ci­dos los deta­lles de la for­ma en que pro­ce­die­ron a cum­plir el ale­vo­so acuer­do en la escue­la del pue­blo de Higue­ras. El mayor Miguel Ayo­roa y el coro­nel Andrés Sel­nich, ran­gers entre­na­dos por los yan­quis, ins­tru­ye­ron al sub-ofi­cial Mario Terán para que pro­ce­die­ra al ase­si­na­to. Cuan­do éste, com­ple­ta­men­te embria­ga­do, pene­tró en el recin­to, Che —que había escu­cha­do los dis­pa­ros con que aca­ba­ban de ulti­mar a un gue­rri­lle­ro boli­viano y otro peruano— vien­do que el ver­du­go vaci­la­ba le dijo con ente­re­za: “¡Dis­pa­re! ¡No ten­ga mie­do!” Éste se reti­ró, y de nue­vo fue nece­sa­rio que los supe­rio­res Ayo­roa y Sel­nich le repi­tie­ran la orden, que pro­ce­dió a cum­plir, dis­pa­rán­do­le de la cin­tu­ra hacia aba­jo una ráfa­ga del metra­lle­ta. Ya había sido dada la ver­sión de que el Che había muer­to varias horas des­pués del com­ba­te y por eso los eje­cu­to­res tenían ins­truc­cio­nes de no dis­pa­rar sobre el pecho ni la cabe­za, para no pro­du­cir heri­das ful­mi­nan­tes. Esto pro­lon­gó cruel­men­te la ago­nía del Che, has­ta que un sar­gen­to —tam­bién ebrio— con un dis­pa­ro de pis­to­la en el cos­ta­do izquier­do lo rema­tó. Tal pro­ce­der con­tras­ta bru­tal­men­te con el res­pe­to del Che, sin un sola excep­ción, hacia la vida de los nume­ro­sos ofi­cia­les y sol­da­dos del ejér­ci­to boli­viano que hizo prisioneros.

Las horas fina­les de su exis­ten­cia en poder de sus des­pre­cia­bles enemi­gos tie­nen que haber sido muy amar­gas para él; pero nin­gún hom­bre mejor pre­pa­ra­do que el Che para enfren­tar­se a seme­jan­te prueba.

La for­ma en que lle­gó a nues­tras manos este Dia­rio no pue­de ser aho­ra divul­ga­da; bas­te decir que fue sin mediar remu­ne­ra­ción eco­nó­mi­ca algu­na. Con­tie­ne todas las notas que escri­bió des­de el 7 de noviem­bre de 1966, día en que el Che lle­gó a Ñan­cahua­zú, has­ta el 7 de octu­bre de 1967, vís­pe­ras del com­ba­te de la que­bra­da del Yuro. Fal­tan sólo unas pocas pági­nas que no han lle­ga­do toda­vía a nues­tro poder, pero que por corres­pon­der a fechas en que no tuvie­ron lugar hechos de impor­tan­cia, no alte­ra en abso­lu­to el con­te­ni­do del mismo.

Aun­que el docu­men­to por sí mis­mo no ofre­cía la menor duda acer­ca de su auten­ti­ci­dad, todas las copias fotos­tá­ti­cas fue­ron some­ti­das a un rigu­ro­so examen a fin de com­pro­bar no sólo dicha auten­ti­ci­dad sino inclu­so cual­quier posi­ble alte­ra­ción, por peque­ña que fue­se. Los datos fue­ron ade­más cote­ja­dos con el Dia­rio de unos de los gue­rri­lle­ros sobre­vi­vien­tes, coin­ci­dien­do ambos docu­men­tos en todos los aspec­tos. El tes­ti­mo­nio por­me­no­ri­za­do de los demás gue­rri­lle­ros sobre­vi­vien­tes que fue­ron tes­ti­gos de cada uno de los acon­te­ci­mien­tos, con­tri­bu­yó asi­mis­mo a la com­pro­ba­ción. Se lle­gó a la más abso­lu­ta cer­te­za de que todas las foto­gra­fías eran copia fiel del Dia­rio del Che.

Cons­ti­tu­yó una fati­go­sa tarea des­en­tra­ñar la letra peque­ña y difí­cil de la escri­tu­ra, lo que se reali­zó con la par­ti­ci­pa­ción labo­rio­sa de su com­pa­ñe­ra Alei­da March de Guevara.

El Dia­rio será publi­ca­do en for­ma apro­xi­ma­da­men­te simul­tá­nea en: Fran­cia, por Edi­to­rial Fran­co­is Mas­pe­ro; Ita­lia, Edi­to­rial Fel­tri­ne­lli; RFA, Tri­kont Ver­lag; EUA, Revis­ta Ram­parts; Fran­cia, en espa­ñol, Edi­cio­nes Rue­do Ibé­ri­co; Chi­le, Revis­ta Pun­to Final; Méxi­co, Edi­to­rial Siglo XXI; y en otros países.

¡Has­ta la vic­to­ria siempre!

Fidel Cas­tro

— — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — -

Ernes­to Gue­va­ra en lo más profundo

He vis­to al niño y al joven empi­nar sus ojos hacia la esta­tua del Coman­dan­te Ernes­to Che Gue­va­ra que, al pasar las nubes, pare­ce que avan­za hacia Suda­mé­ri­ca; fren­te a su nicho he obser­va­do la lágri­ma des­pren­di­da de sus cora­ju­dos com­pa­ñe­ros de bata­llas, la emo­ción de jefes de Esta­do, de renom­bra­dos inte­lec­tua­les y has­ta del ser más humilde.He teni­do el gran pri­vi­le­gio de estar allí des­de los ini­cios de la cons­truc­ción del Monu­men­to; en su inau­gu­ra­ción, cuan­do lle­ga­ron los res­tos del Coman­dan­te Gue­va­ra y sus her­ma­nos de lucha, y en cada oca­sión en que miles de villa­cla­re­ños les rin­den tributo.

Este 8 de octu­bre se cum­plie­ron 45 años de su caí­da en com­ba­te en tie­rras boli­via­nas, pero cada día resur­ge más reno­va­do este hom­bre dota­do del encan­to supre­mo de moti­var a unos y otros.

Son muchí­si­mos los ges­tos impac­tan­tes sobre la admi­ra­ción y el cari­ño que se le pro­fe­sa al Coman­dan­te, que he pre­sen­cia­do a lo lar­go de casi 15 años. Y los hay que se cla­van en la memoria.

El ins­tan­te más espe­cial, solem­ne e ínti­mo que viven los visi­tan­tes sobre­vie­ne en el recin­to don­de repo­san los gue­rri­lle­ros, un espa­cio sen­ci­llo que seme­ja la sel­va boliviana.

Fren­te al nicho del Che Gue­va­ra hay a quie­nes les bro­tan las lágri­mas, pare­jas que se abra­zan o susu­rran y otros que mues­tran en sus ros­tros sig­nos de abatimiento.

Inusi­ta­da colección

Resul­ta difí­cil, a estas altu­ras, tener la dicha de encon­trar algo iné­di­to que con­tar. Sin embar­go, siem­pre hay his­to­rias menos cono­ci­das, como esa de muchí­si­mos que asu­men el home­na­je al Che en la inti­mi­dad más absoluta.

Per­so­nas de los más disí­mi­les paí­ses le donan obje­tos de par­ti­cu­lar valor sen­ti­men­tal, y en la actua­li­dad sobre­pa­san los 700. La mues­tra la inte­gran poe­mas, can­cio­nes, car­tas, flo­res, ban­de­ras, pren­das per­so­na­les, con­de­co­ra­cio­nes, dibu­jos de niños, pin­tu­ras al óleo, velas…

El Cen­tro de docu­men­ta­ción del Com­ple­jo Escul­tó­ri­co regis­tró, como el pri­mer obje­to de esta colec­ción, a los pocos días de la lle­ga­da de los res­tos del Che, una flor roja envia­da por Chi­chi­na Ferrei­ra, la pri­me­ra novia del Coman­dan­te Gue­va­ra. La envió con su ami­ga, Lilia G. Chá­vez, quien a su vez le dedi­có un poe­ma titu­la­do Tu final.

El 8 de octu­bre de 2000, la boli­via­na Lena Vicen­te depo­si­tó un búca­ro con un rami­lle­te de flo­res y dos ban­de­ras, una cuba­na y otra boli­via­na, en el que gra­bó unas pala­bras dedi­ca­das al gue­rri­lle­ro Casil­do Con­do­rí Coche. Este ges­to lo tuvo poco tiem­po des­pués de cono­cer que este era su ver­da­de­ro padre, y que su madre, por pro­tec­ción, lo ocul­tó jus­to has­ta ese entonces.

Un chi­leno envió la lla­ve con que se eva­dió de la pri­sión en los tiem­pos de la san­grien­ta dic­ta­du­ra de Pino­chet, por­que pro­me­tió ofre­cér­se­la al Gue­rri­lle­ro Heroi­co don­de­quie­ra que este se encon­tra­ra y en el momen­to en que le fue­ra posi­ble hacerlo.

Hay his­to­rias tris­tes tam­bién, que vale la pena des­em­pol­var de nue­vo, como la de un matri­mo­nio ale­mán que gra­cias a una orga­ni­za­ción de soli­da­ri­dad con Cuba pudo via­jar a San­ta Cla­ra para cum­plir un encar­go sagra­do de su hija Julia Lorez, muer­ta a los 17 años.

Ella les había pedi­do a sus padres que si moría debían depo­si­tar ante los res­tos de Gue­va­ra un reci­pien­te de cerá­mi­ca, una foto suya y un poe­ma. Los padres llo­ra­ron el día que cum­plie­ron la peti­ción de su hija, pero les recon­for­tó haber cum­pli­do el com­pro­mi­so, según declararon.

El alcal­de de la ciu­dad grie­ga de Byron le tra­jo al Coman­dan­te Gue­va­ra un escu­do de esa loca­li­dad. Dijo que lo hacía por­que el gran poe­ta inglés luchó por la liber­tad de Gre­cia, y fue un inter­na­cio­na­lis­ta como el Che: «Ese hom­bre que mere­ce honor por sus ideas», dejó con­sig­na­do en el libro de visitantes.

Entre esos modos impre­de­ci­bles del ser humano de expre­sar su admi­ra­ción está el de los fran­ce­ses Muriel Jean­ne Pau­let­te Couzi y Phi­lip­pe Mau­ri­ce Benoit, quie­nes cele­bra­ron su boda allí. Se les veía dicho­sos aquel día en el que decla­ra­ron que habían cum­pli­do el sue­ño de sus vidas.

Uno de los obje­tos más ori­gi­na­les y lla­ma­ti­vos lo cons­ti­tu­ye el envia­do por unos cam­pe­si­nos boli­via­nos que en la semi­lla de una fru­ta de durazno plas­ma­ron el ros­tro del Che.

Son solo sim­ples ejem­plos de las nume­ro­sí­si­mas ofren­das que con­for­man hoy la pecu­liar colec­ción que posee un valor sen­ti­men­tal y has­ta artís­ti­co. Esto reafir­ma, ade­más, la admi­ra­ción que las gran­des mayo­rías le pro­fe­san al Gue­rri­lle­ro Heroico.

El mayor orgu­llo de mi vida

En el salón de pro­to­co­lo del Com­ple­jo escul­tó­ri­co des­ti­na­do al reci­bi­mien­to de las per­so­na­li­da­des, se esta­ble­ce con el visi­tan­te el con­tac­to ini­cial. Este le per­mi­te cono­cer gene­ra­li­da­des de la vida eco­nó­mi­ca, polí­ti­ca, social y cul­tu­ral de Villa Cla­ra, ade­más de que se le pro­yec­tan docu­men­ta­les rela­cio­na­dos con el Che.

Allí se inau­gu­ró el libro de visi­tan­tes el 17 de octu­bre de 1997, cuan­do lle­ga­ron los res­tos del Che. Fidel escri­bió aquel día: ¡Has­ta la vic­to­ria siem­pre!, mien­tras Raúl le dedi­có un ¡Has­ta siem­pre Comandante!

Comen­zó así una tra­di­ción que ha per­mi­ti­do que innu­me­ra­bles per­so­na­li­da­des de la polí­ti­ca, la cul­tu­ra y el depor­te expre­sen sus más ínti­mos sen­ti­mien­tos de admi­ra­ción al Gue­rri­lle­ro Heroico.

El libro ha deja­do ya para la his­to­ria un tes­ti­mo­nio valio­sí­si­mo sobre el Che. Aquí les va un peque­ño mues­tra­rio de lo hil­va­na­do y escri­to en medio de la emoción.

«Tu pue­blo que es mío», decía el Che a Fidel… y ¡cuán­to apor­tó a la obra revo­lu­cio­na­ria en los bre­ves años que estu­vo entre noso­tros! ¡Y cuán valio­sas sus ense­ñan­zas, su ejem­plo, vivos hoy en la con­cien­cia de este, su pue­blo; pre­sen­tes en lo mejor de la for­ma­ción de cada nue­va gene­ra­ción de cubanos!

«Que siga sien­do por siem­pre este lugar don­de se ate­so­ren sus reli­quias, los recuer­dos de su vida, con­se­cuen­te siem­pre con sus con­vic­cio­nes, lugar don­de niños y jóve­nes pue­dan beber de su ejem­plo. (Vil­ma Espín de Castro)

«Hace algún tiem­po visi­to este lugar, des­de octu­bre pasa­do no vol­vía, es difí­cil, yo no voy casi nun­ca al lugar don­de que­dan los res­tos de los hom­bres, pre­fie­ro los luga­res don­de la vida flo­re­ce por el recuer­do de esos hom­bres, pero algo espe­cial me suce­de aquí, es don­de repo­san los res­tos de mi papá y sus com­pa­ñe­ros, pero no repo­san en paz, pues por la patria en pie res­plan­de­cen y tra­ba­jan. Apro­ve­cho para agra­de­cer a mi pue­blo su amor y res­pe­to a mi padre y les ase­gu­ro mi entre­ga total a la cau­sa más her­mo­sa: la dig­ni­dad ple­na del hom­bre». (Alei­da Gue­va­ra March, Este­fa­nía Machín Gue­va­ra y Celia Machín Guevara)

«Che: Sien­to en pro­sa lo que el genio poé­ti­co de Ernes­to sien­te en ver­sos. Che: la poe­sía es tu vida. Gra­cias, Che». (Arman­do Hart Dávalos)

«En este lugar mag­ní­fi­co don­de la muer­te no exis­te y la vida sigue a torren­tes, don­de está el ejem­plo exi­gen­te de los com­ba­tien­tes lati­no­ame­ri­ca­nos enca­be­za­dos por el Che, sen­ti­mos que los sue­ños más nobles son rea­li­za­bles, si hay seres huma­nos más revo­lu­cio­na­rios ínte­gros como el Che». (Gladys Marín, secre­ta­ria del Par­ti­do Comu­nis­ta de Chile)

«He sen­ti­do el mayor orgu­llo de mi vida al con­tem­plar la ima­gen de mi foto cubrien­do la lápi­da del “Gue­rri­lle­ro Heroi­co”. Esto vale una vida». (Kor­da, fotó­gra­fo cubano que hizo la foto más impre­sio­nan­te y cono­ci­da del Che)

«Se sobre­co­ge el cora­zón al visi­tar este her­mo­so monu­men­to a la memo­ria de nues­tro Che y de sus heroi­cos com­pa­ñe­ros». (Ser­gio Vitier, des­ta­ca­do com­po­si­tor y músico)

«En nom­bre de Fabio, el mucha­cho de Copa­ca­ba­na. Che: fue víc­ti­ma de una bom­ba el 4 de sep­tiem­bre de 1997. Los man­dan­tes con­fe­sos de la mafia cuba­no­ame­ri­ca­na nun­ca fue­ron juz­ga­dos y espe­ra­mos jus­ti­cia en tu nom­bre por­que mi hijo te ado­ra­ba». (Gius­tino Di Cel­mo, padre de Fabio Di Cel­mo, joven ita­liano víc­ti­ma de un aten­ta­do terrorista)

«Nun­ca la his­to­ria se vuel­ve tan aplas­tan­te como al entrar a este lugar. Se sien­ten los gri­tos de com­ba­te, el galo­pe de Roci­nan­te, el table­teo de ame­tra­lla­do­ras victoriosas.

«Jamás exis­ti­rá un lugar más apro­pia­do para gri­tar a los cua­tro vien­tos Has­ta la vic­to­ria siem­pre». (Inti Pere­do, hijo de Inti Pere­do, com­ba­tien­te de la gue­rri­lla boliviana)

«Como argen­tino, como cubano voca­cio­nal, como lati­no­ame­ri­cano, ven­go a ren­dir home­na­je al Che, que nos ense­ñó a todos a ser mejo­res, que nos hizo com­pro­me­ter­nos para siem­pre con el des­tino de nues­tro pue­blo. Y me mar­cho con­mo­vi­do de este extra­or­di­na­rio monu­men­to que lo recuer­da jun­to a sus com­pa­ñe­ros. Por la memo­ria y la lucha, siem­pre». (Miguel Bonas­so, escri­tor argentino)

Así, entre estas sen­ti­das ofren­das, Che Gue­va­ra está colo­sal, des­de que par­tió, con nue­vos bríos, des­de la sel­va boliviana.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *