«Creo que bus­can más tiem­po para mani­pu­lar las prue­bas». Gara entre­vis­ta al aita de Iñi­go Caba­cas

p002_f01.jpg

Con el cora­zón roto por el dolor seis meses des­pués de la muer­te de su Iñi­go, de los ojos de Manuel Caba­cas siguen bro­tan­do lágri­mas cuan­do recuer­da a su hijo, pero al mis­mo tiem­po es fir­me al exi­gir una y otra vez jus­ti­cia. No es fácil expre­sar­se, pero él lo hace para denun­ciar la acti­tud del Eje­cu­ti­vo auto­nó­mi­co, des­de el lehen­da­ka­ri al excon­se­je­ro Ares.

A pesar de que el vacío que ha deja­do la muer­te de su hijo no pue­de expre­sar­se, ¿quién era Iñi­go Caba­cas Lice­ran­zu?

Era un chi­co estu­pen­do, ami­go de sus ami­gos, muy de casa. Cari­ño­so con los padres, ayu­da­ba en todo lo que podía en el nego­cio fami­liar; aun­que no le gus­ta­ba el bar, él siem­pre esta­ba, jamás fal­tó y eso le hon­ra más. Tenía un carác­ter estu­pen­do, siem­pre esta­ba rién­do­se, siem­pre tenía una gra­cia con los clien­tes, siem­pre le recor­da­rán con la son­ri­sa en los labios. Hin­cha del Ath­le­tic, si esta­ba en Bil­bao nun­ca fal­ta­ba a San Mamés. Ade­más, siem­pre esta­ba ocu­pa­do con sus ami­gos allá don­de le nece­si­ta­ran, al igual que aho­ra los ami­gos están vol­ca­dos con él y con la fami­lia.

Le gus­ta­ba prac­ti­car can­ti­dad de depor­tes. A fút­bol, había juga­do en el Loiu, en Pri­me­ra Regio­nal, y aho­ra entre­na­ba en el Amo­re­bie­ta B ‑el segun­do equi­po- con la inten­ción de que­dar­se. A mí eso me entu­sias­ma­ba, por­que es el pue­blo don­de me he cria­do. Nor­mal­men­te no le iba a ver mucho, por­que no podía, pero esta­ba desean­do poder ver­le jugar en el Amo­re­bie­ta. Tam­bién tenía afi­ción al surf; iba mucho a Bakio, a Lare­do… Le encan­ta­ba la músi­ca y la poe­sía. Aun­que no le gus­ta­ba que le dije­ras eso de poe­ta, escri­bía muy bien. Toca­ba la gui­ta­rra y el saxo, por­que tam­bién de peque­ño había estu­dia­do músi­ca en la Aca­de­mia Ariz­goi­ti, en Basau­ri. De joven lo dejó, pero lue­go se apun­tó en otro cen­tro en Pérez Gal­dos, en Indautxu, don­de tie­nen un buen recuer­do de él. Yo, como siem­pre me ha gus­ta­do mucho la músi­ca, esta­ba muy vin­cu­la­do a él.

Ese per­fil de «ami­go de sus ami­gos» ha teni­do su refle­jo en el apo­yo de estos cuan­do se han uni­do a uste­des para pedir jus­ti­cia. ¿Ha sido impor­tan­te?

Sí, nos hemos dado cuen­ta de que tie­ne unos ami­gos impre­sio­nan­tes. Muchas veces, yo le decía: «¡Qué lle­gas tar­de! Siem­pre esta­ba con sus ami­gos, no le daba el tiem­po de sí. El me decía «no cono­ces a mis ami­gos», cuan­do le decía que siem­pre esta­ba con ellos. Aho­ra le ten­go que dar la razón y decir que, efec­ti­va­men­te, no los cono­cía. Son unos cha­va­les como no hay otros, a cual­quier hora que les lla­mas, que tie­nes una nece­si­dad, están con noso­tros.

En Okon­do, don­de la fami­lia de ama­ma tie­ne un case­río, en una cam­pa ane­xa, han cons­trui­do un dol­men en su honor, tra­yen­do pie­dras del mon­te e ins­ta­lan­do un ban­co. Una mues­tra más de que no le olvi­dan. Son los artí­fi­ces del home­na­je que se hizo el domin­go, antes del der­bi con­tra Osa­su­na, y del que se le tri­bu­ta­rá en Basau­ri.

Que­re­mos agra­de­cer el apo­yo del Ayun­ta­mien­to de Basau­ri, que nos ha dado mucho áni­mo, han esta­do muy cari­ño­sos, tam­bién en el pri­mer home­na­je en el par­ti­do del Bas­ko­nia. El domin­go estu­vi­mos con el alcal­de y tres con­ce­ja­les, y quie­ren estar maña­na [por hoy], a las 20.00, cuan­do se colo­que la pla­ca en la pla­zo­le­ta Axu­lar, don­de nació y se crió has­ta los 20 años.

La res­pues­ta de la ciu­da­da­nía ha sido nota­ble, pero hay quien toda­vía cues­tio­na lo que suce­dió la noche del 5 de abril.

Sí, es cier­to que hay quien pone en entre­di­cho toda­vía lo que suce­dió. Lo que pasó es que la Poli­cía esta­ba muy ner­vio­sa por el par­ti­do que era, ante el Schal­ke 04, por­que en par­ti­dos ante­rio­res se habían pro­du­ci­do inci­den­tes y man­da­ron a los ama­teurs. Lle­ga­ron allí, y como esta­ban tan ner­vio­sos, vie­ron lo que no vio nadie más que ellos y Ares, que dijo que jun­to a la herri­ko solo había vio­len­cia y que por eso man­da­ron las fur­go­ne­tas. Ese día, pre­ci­sa­men­te, fue uno de los que no pasó nada, abso­lu­ta­men­te nada. Lo dicen los tes­ti­gos y los ami­gos de mi hijo: que si no apa­re­cen, no pasa nada de nada.

Los ertzai­nas esta­ban super exci­ta­dos, no en sus caba­les. Lle­ga­ron, se para­pe­ta­ron detrás de los coches, sin diá­lo­go ni un avi­so por mega­fo­nía a los cha­va­les si que­rían des­alo­jar, y comen­za­ron a dis­pa­rar. Tie­nen una obse­sión des­de hace años con el entorno de la herri­ko; en ese sitio es muy fácil ase­si­nar, pegar y matar, por­que todo se tapa, se jus­ti­fi­ca por­que todo lo que hay ahí es eta­rra. Si nos ven a mí y al obis­po toman­do un vino en la herri­ko, somos unos eta­rras. Esa obse­sión les lle­vó a come­ter esa bar­ba­ri­dad.

¿Que­dan aspec­tos por acla­rar?

Lle­va­mos seis meses hacien­do lla­ma­mien­tos a la cola­bo­ra­ción ciu­da­da­na, espe­cial­men­te bus­can­do a una chi­ca joven ‑nos dicen que su edad ron­da­rá los 16 años- que esta­ba jun­to a otro chi­co tam­bién joven, al lado de Iñi­go y a quien, según nos rela­tan ami­gos que fue­ron tes­ti­gos de lo que allí suce­dió, al sufrir un ata­que de páni­co por la actua­ción poli­cial, Iñi­go pro­te­gió. Su tes­ti­mo­nio sería muy impor­tan­te en el caso. Sabe­mos del rece­lo o del mie­do que pue­de tener, pero su tes­ti­mo­nio pue­de ayu­dar mucho a esta­ble­cer las res­pon­sa­bi­li­da­des en la muer­te de nues­tro hijo.

¿Han encon­tra­do res­pues­ta a su exi­gen­cia de jus­ti­cia?

No, des­gra­cia­da­men­te vemos muy poca. Hay volun­tad por par­te del juz­ga­do, de la jue­za, espe­cial­men­te de la pri­me­ra fis­cal, a la que se le veía muy intere­sa­da per­so­nal­men­te en escla­re­cer el caso, pero su sus­ti­tu­ta pare­ce que está rela­ja­da, sin tan­to inte­rés. Lo que decía el fis­cal supe­rior, Juan Cal­par­so­ro, de que la prác­ti­ca de dili­gen­cias sería rápi­da, no lo veo tan cla­ro; lo veo casi impo­si­ble por ese sor­pre­si­vo e incom­pren­si­ble cam­bio de acti­tud de su subor­di­na­da. Tam­po­co es lo que más me preo­cu­pa. Cono­cien­do y oyen­do en poco tiem­po a Rodol­fo Ares, sí estoy alar­ma­do por­que en ese tiem­po de demo­ra tra­ten de con­fun­dir con las prue­bas y las decla­ra­cio­nes de los ertzai­nas, que no sean reales, sobre qué suce­dió aque­lla noche. Al Gobierno, al Depar­ta­men­to de Inte­rior, no les veo que estén cola­bo­ran­do para des­cu­brir la ver­dad, más bien para tapar­la. Tie­nen ganas de que se enfríe el tema, a ver si la socie­dad se va olvi­dan­do del caso para tener una sali­da más airo­sa.

¿En este medio año, el Gobierno se ha diri­gi­do a uste­des?

No se han diri­gi­do a noso­tros nun­ca, tan solo una lla­ma­da recien­te de Idoia Men­dia. Dicen en tele­vi­sión, en los deba­tes en los que les han pre­gun­ta­do, que sien­ten nues­tro caso, cuan­do les pre­gun­tan por Iñi­go Caba­cas, pero ense­gui­da cor­tan, se mar­chan. Pien­so que no lo sien­ten, no lo sien­te Patxi López por­que nun­ca nos ha lla­ma­do; no le sien­te Ares por­que no nos ha lla­ma­do nun­ca; que hay que decir que ha sido has­ta cobar­de para sal­var su culo. No nos han lla­ma­do para arro­par­nos, para dar­nos cari­ño, que es lo que nece­si­ta­mos; esta­mos des­tro­za­dos, solo tenía­mos un hijo.

¿Se que­jan de la fal­ta de huma­ni­dad del Eje­cu­ti­vo, espe­cial­men­te del excon­se­je­ro Ares?

Sí, ha sido total. Nos que­ja­mos y no olvi­da­mos que jamás han esta­do al lado nues­tro, ni cuan­do estu­vi­mos en el hos­pi­tal ni des­pués en la ins­truc­ción.

Hace tres meses, tras la con­cen­tra­ción del Con­sis­to­rio bil­baino en la que se incre­men­tó el arro­pe ins­ti­tu­cio­nal, con sus decla­ra­cio­nes Rodol­fo Ares no hizo sino empeo­rar las rela­cio­nes con uste­des. ¿Fue así?

Como no podía arre­me­ter con­tra mis ideas polí­ti­cas, la empren­dió con­tra mi abo­ga­da, Jone Goi­ri­ze­laia, a la que acu­só de mani­pu­lar­me para hacer polí­ti­ca. Está cla­ro que noso­tros no somos polí­ti­cos y no vamos a entrar en esa bata­lla, lo úni­co que que­re­mos es jus­ti­cia, que se acla­re la muer­te de Iñi­go.

¿No ha habi­do nin­gún acer­ca­mien­to pos­te­rior con res­pon­sa­bles del Gobierno de Lakua?

No. Una lla­ma­da de Ares y un encuen­tro en el des­pa­cho de mi abo­ga­da al prin­ci­pio, don­de nos pro­me­tió que iba a estar con noso­tros en todo momen­to, a nues­tra dis­po­si­ción, que íba­mos a reci­bir la infor­ma­ción de pri­me­ra mano, que él era el pri­mer intere­sa­do en acla­rar el tema por el bien nues­tro y el de la Ertzain­tza. No hemos teni­do más con­tac­to con él.

¿Cómo valo­ran que el con­se­je­ro de Inte­rior renun­cia­se para hacer cam­pa­ña elec­to­ral?

El señor Ares pien­sa que huyen­do se va a olvi­dar el tema y que va a tener menos reper­cu­sión el caso de Iñi­go en la cam­pa­ña polí­ti­ca al no estar él. Se olvi­da de una cosa que es muy evi­den­te, que los muer­tos en estas cir­cuns­tan­cias nun­ca se olvi­dan. Lo que­rrá hacer él pero la socie­dad nun­ca olvi­da y eso lo va a lle­var a la espal­da has­ta que fallez­ca. ¡Qué se acuer­de de Fra­ga!

Una recien­te fil­tra­ción perio­dís­ti­ca tra­ta de res­tar res­pon­sa­bi­li­dad a la Ertzain­tza, apor­tan­do supues­tos deta­lles de la inves­ti­ga­ción.

Resul­ta curio­so, según las noti­cias de las que dis­po­ne­mos, que esta infor­ma­ción poli­cial no esté en manos del juz­ga­do. Inte­rior fil­tra supues­ta­men­te una infor­ma­ción a un perió­di­co en vez de remi­tir­la a la jue­za. ¿Dón­de está el tra­ba­jo de estos seis meses de los cin­co ertzai­nas des­ti­na­dos a la inves­ti­ga­ción? ¿Y el supues­to inte­rés en escla­re­cer la muer­te de nues­tro hijo?

Creo que tra­tan de enfriar, tapar y con­fun­dir a la opi­nión públi­ca con el obje­ti­vo de obte­ner más tiem­po para mani­pu­lar las prue­bas. De hecho, la comi­sión inter­na de inves­ti­ga­ción de la Ertzain­tza no nos ha faci­li­ta­do nin­gu­na infor­ma­ción, tam­po­co a la jue­za.

¿Con­fían en que un cam­bio de gobierno pue­de ayu­dar a lle­gar a la ver­dad?

Debe ser así, se nos debe ayu­dar, por­que nues­tro hijo fue una víc­ti­ma ino­cen­te. Está cla­ro que lo ase­si­na­ron. Esta­ba con unos ami­gos, toman­do una copa, y resul­tó muer­to, pero podían haber sido muchos más. Es una res­pon­sa­bi­li­dad para el nue­vo gobierno, tie­ne que tra­tar de ayu­dar.

Home­na­je del Ayun­ta­mien­to de Basau­ri, creen que el de Bil­bo debe­ría hacer un nue­vo ges­to para arro­par­les?

La con­cen­tra­ción de julio fue un poco fría, pero creo que se va a enca­rri­lar el asun­to. Hace unos días he esta­do con Iña­ki Azku­na y creo que el alcal­de va a tener ganas de sumar­se a ese tipo de ges­tos. Le vi bien y me dio bue­na impre­sión, pero tie­ne mie­do a las pre­sio­nes polí­ti­cas. Me dijo que, sin inter­me­dia­rios, lle­ga­re­mos a un buen puer­to. A mí lo que me intere­sa es que haya un recuer­do a Iñi­go, una víc­ti­ma ino­cen­te, inne­ce­sa­ria, y que el alcal­de, que es lo que se le ha pedi­do, pon­ga la pla­ca con el ber­tso que hemos pen­sa­do, ya que él era muy sen­si­ble, le gus­ta­ba la poe­sía, y que sea en el lugar don­de cayó heri­do, jun­to a la herri­ko taber­na de Indautxu.

Las flo­res siguen estan­do allí…

Su madre no pasa una sema­na que no vaya varias veces por allí para poner flo­res y arre­glar­las. A mí me gus­ta­ría pasar más pero la timi­dez me fre­na. Sue­lo ir cuan­do hay menos gen­te, pero lo cier­to es que a mi hijo lo lle­vo y lo lle­va­ré en el cora­zón.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *