«Si algo abun­da en Cuba, son las elec­cio­nes». Entre­vis­ta con Ricar­do Alar­cón, pre­si­den­te de la asam­blea nacio­nal cuba­na

Tiem­po argen­tino

Ricar­do Alar­cón es el pre­si­den­te del máxi­mo órgano legis­la­ti­vo de la isla. Des­de la expe­rien­cia que le da su car­go, y una lar­ga mili­tan­cia revo­lu­cio­na­ria, ana­li­za el actual perío­do elec­to­ral en ese país. Tam­bién abor­da la lucha que Cuba y la soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal gene­ran por la liber­tad de los cin­co anti­te­rro­ris­tas cuba­nos, dete­ni­dos des­de hace 14 años en Esta­dos Uni­dos.

–Fue­ra de Cuba hay una idea de que aquí las vota­cio­nes son rela­ti­vas en fun­ción de que exis­te un par­ti­do úni­co. ¿Cómo es el sis­te­ma elec­to­ral cubano y cuá­les son sus valo­res, hablan­do en tér­mi­nos de demo­cra­cia?
–Noso­tros esta­mos aho­ra en un pro­ce­so elec­to­ral. Esa es una de las dife­ren­cias fun­da­men­ta­les con el mode­lo en boga, con el supues­to para­dig­ma. La esen­cia del sis­te­ma de comi­cios en el mun­do occi­den­tal con­tem­po­rá­neo impli­ca que los elec­to­res, que no son todos los ciu­da­da­nos sino una par­te, son lla­ma­dos a votar por algún can­di­da­to que ha sido selec­cio­na­do por las maqui­na­rias elec­to­ra­les o par­ti­dos polí­ti­cos. La ciu­da­da­nía tie­ne enton­ces esca­sa par­ti­ci­pa­ción en la selec­ción de los can­di­da­tos. En Cuba, ya lle­va­mos varias sema­nas en un pro­ce­so que con­sis­te en que la gen­te selec­cio­ne median­te el voto aque­llas per­so­nas a quie­nes quie­ra lle­var como can­di­da­tos. Eso no creo que sea pare­ci­do a lo que pre­do­mi­na en el res­to del mun­do. Aquí, pode­mos decir que hace rato que millo­nes de cuba­nos ya han vota­do, debi­do a las lla­ma­das asam­bleas de nomi­na­ción o de pos­tu­la­ción de can­di­da­tos. El 21 de octu­bre, esa mis­ma gen­te está con­vo­ca­da a ir a las urnas para optar entre los varios can­di­da­tos que ella mis­ma nomi­nó. Los can­di­da­tos son ele­gi­dos, no desig­na­dos. No están allí por deci­sión de una maqui­na­ria elec­to­ral.
–¿En base a qué carac­te­rís­ti­cas o cua­li­da­des son ele­gi­dos?
–Obvia­men­te la pro­pa­gan­da que se hace en los dia­rios o en la tele­vi­sión habla de apo­yar a los mejo­res, a los más capa­ces. Pero la reali­dad pasa por que un vecino, por ejem­plo, levan­ta la mano en las asam­bleas que se rea­li­zan en todos los barrios y pro­po­ne a alguien que con­si­de­ra repre­sen­ta­ti­vo, o direc­ta­men­te dice que se can­di­da­tea él mis­mo, que tam­bién se pue­de hacer y ya ha ocu­rri­do. Si algo abun­da en Cuba, son las elec­cio­nes. Esta eta­pa cul­mi­na el 21 de este mes, y la segun­da vuel­ta es el 28, don­de con­cu­rren los votan­tes de aque­llas cir­cuns­crip­cio­nes don­de nin­guno de los can­di­da­tos hubie­ra obte­ni­do más del 50% de los votos.
–¿Por qué no abrir las puer­tas a más par­ti­dos?
–La idea que aso­cia la demo­cra­cia con la par­ti­do­cra­cia es his­tó­ri­ca­men­te recien­te. No siem­pre fue así. Demo­cra­cia había en el mun­do, como con­cep­to y como prác­ti­ca, mucho antes que sur­gie­ra la ins­ti­tu­ción de los par­ti­dos polí­ti­cos. La idea del gobierno, basa­do en la sobe­ra­nía popu­lar, es bas­tan­te ante­rior a estos par­ti­dos. Ade­más, no somos los úni­cos que cree­mos que la demo­cra­cia no debe asen­tar­se en la exis­ten­cia de par­ti­dos: entre otros nota­bles crí­ti­cos de ese sis­te­ma, está el mis­mí­si­mo Geor­ge Washing­ton. Cuan­do él se des­pi­de del accio­nar ins­ti­tu­cio­nal, en un men­sa­je que se con­vir­tió en un tes­ta­men­to polí­ti­co, exhor­ta a no caer en el sis­te­ma de par­ti­dos, eso pre­ci­sa­men­te que aho­ra los nor­te­ame­ri­ca­nos exhi­ben como un dog­ma.
Por cier­to, Washing­ton fue pre­si­den­te sin mili­tar en nin­gu­na estruc­tu­ra par­ti­da­ria. El con­cep­to de que la socie­dad ten­ga que orga­ni­zar­se y divi­dir­se en fac­cio­nes, y que estas estruc­tu­ras o apa­ra­tos asu­men la sobe­ra­nía popu­lar, es arbi­tra­ria. Son muchos los que la con­de­na­ron, inclu­yen­do a Washing­ton o el pro­pio Rous­seau, que embis­tió, des­de su ori­gen, a la lla­ma­da demo­cra­cia repre­sen­ta­ti­va, como algo fic­ti­cio e irreal. La úni­ca for­ma de demo­cra­cia era, para él, la que se ejer­cía en for­ma direc­ta, en que el ele­gi­do depen­de­ría de los elec­to­res y no se arro­ga­ba la repre­sen­ta­ción de estos. Fíje­se lo que ha ocu­rri­do estos días en Madrid, don­de el Par­la­men­to fue rodea­do por miles de ciu­da­da­nos, y la poli­cía espa­ño­la se lució gol­pean­do a dies­tra y sinies­tra. ¿Quié­nes esta­ban aden­tro del Con­gre­so?: repre­sen­tan­tes que lle­ga­ron allí de la mano de algún par­ti­do polí­ti­co. Afue­ra están los que no se con­si­de­ran repre­sen­ta­dos por nin­guno de los que están den­tro. Esa es una mues­tra cla­ra de la inuti­li­dad de esos par­ti­dos.
–En las elec­cio­nes de la mayo­ría de los paí­ses, si un can­di­da­to defec­cio­na, los votan­tes lo pue­den cas­ti­gar, no votán­do­lo, cuan­do se pro­duz­can los nue­vos comi­cios. ¿Qué alter­na­ti­vas tie­nen los elec­to­res cuba­nos en ese caso?
–Muy sen­ci­llo: a cual­quie­ra de las per­so­nas ele­gi­das se le pue­de revo­car el man­da­to en cual­quier momen­to, por quie­nes lo eli­gie­ron. En los últi­mos años, yo he sido dipu­tado por el Muni­ci­pio de Pla­za de la Revo­lu­ción. La pri­me­ra vez que esto ocu­rría, en 1993, me invi­ta­ron como a los demás dipu­tados de la zona, a par­ti­ci­par en la asam­blea muni­ci­pal, cuyo pun­to prin­ci­pal era la sus­ti­tu­ción de su pre­si­den­te. Yo me sen­té con el res­to de los par­ti­ci­pan­tes y se dio una inten­sa dis­cu­sión: algu­nos no esta­ban de acuer­do con revo­car al com­pa­ñe­ro, y habla­ban mara­vi­llas de su fun­cio­na­mien­to. Otros lo cri­ti­ca­ron dura­men­te. De pron­to se paró un com­pa­ñe­ro, que tenía anti­güe­dad en el tra­ba­jo en ese dis­tri­to y dijo: «Caba­lle­ro, quí­ten­le dra­ma­tis­mo a esto, si aquí en Pla­za, nin­gún pre­si­den­te ha ter­mi­na­do su man­da­to. A todos los hemos sus­ti­tui­do.» No exis­te ni pla­zo, ni res­tric­ción algu­na para revo­car car­gos. Se pue­de hacer en cual­quier momen­to, pero obvia­men­te sin que esto se con­vier­ta en un caos, don­de este­mos votan­do todos los meses.
–En las imá­ge­nes que se pro­pa­gan en el exte­rior sobre las elec­cio­nes cuba­nas, se tra­ta de ridi­cu­li­zar­las con las cifras de par­ti­ci­pa­ción que siem­pre son altas y en muchos casos supe­ran el 90 por cien­to.

–Yo ten­go una expli­ca­ción sobre eso. Cuan­do tú vas a votar en Cuba para ele­gir entre varias per­so­nas, y se sabe que una de ellas fue pro­pues­ta en tu asam­blea de nomi­na­ción, lo cono­ces, lo sien­tes más cer­cano, te da con­fian­za. Es muy dis­tin­to a las elec­cio­nes de otros paí­ses, don­de el can­di­da­to inun­da las pare­des con car­te­les con su foto, son­rien­do y pro­me­tien­do de todo. En segun­do lugar, si hay algo fácil en Cuba, es votar. Los cen­tros elec­to­ra­les están a muy poca dis­tan­cia de don­de vive la gen­te, a una cua­dra, o a dos a lo sumo. Esto hace que par­ti­ci­pe mucha más gen­te que en luga­res don­de las mesas de vota­ción están muy apar­ta­das. Otra cosa es la lis­ta de elec­to­res. Si aho­ra se reco­rre la isla, se podrá ver en la puer­ta de los edi­fi­cios, en las bode­gas, en las tien­das, el lis­ta­do de los elec­to­res, some­ti­do al escru­ti­nio públi­co y al con­trol popu­lar. Yo voy allí y veo si está mi nom­bre, y si no me pusie­ron recla­mo para que lo hagan. Pero veo tam­bién que te han pues­to a ti, y enton­ces digo, este es argen­tino y no vive en La Haba­na, y no pue­de votar aquí. De mane­ra que cuan­do voy a votar ya sé que votan tan­tas per­so­nas que están iden­ti­fi­ca­das en la puer­ta con su nom­bre y ape­lli­do. Des­pués, lle­ga­do el momen­to del escru­ti­nio, la comi­sión encar­ga­da invi­ta a los veci­nos que están en la puer­ta del local, a que los ayu­den a con­tar. Com­pa­re­mos eso, con situa­cio­nes don­de la gen­te ni sabe cuán­tos pue­den votar don­de él vota, ni sabe cuán­tos vota­ron, ni siquie­ra cuál es el resul­ta­do.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *